¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

Colón y el descubrimiento de América

Imperio colonial de Castilla:
La posesión de las Islas Canarias por parte del reino de Castilla, confirmada por el tratado de Alcacovas de 1479 con Portugal, era la prueba del interés castellano por el Atlántico y el continente africano. Colón concibió su proyecto de abrir una ruta naval hacia Asia por el oeste, basado en la acertada hipótesis de que la Tierra era redonda y en el doble error de suponerla más pequeña de lo que es e ignorar la existencia del continente americano, que se interponía en la ruta proyectada. Colón planteo su idea al Rey Juan II de Portugal, El monarca puso como condición que no se zarpase desde las Canarias, pues en caso de que el viaje tuviera éxito, la Corona de Castilla podría reclamar las tierras conquistadas en virtud del Tratado de Alcacovas. A Colón, que sólo confiaba en los cálculos que había trazado desde las Canarias, le pareció demasiado arriesgado partir de Madeira, de modo que no hubo acuerdo. Hay quien dice que el monarca recelaba de aquel extranjero sin títulos ni estudios, y envió en secreto otra expedición que terminó en fracaso. Resentido por este engaño, o más probablemente a causa de sus apuros económicos y la ilusión de encontrar otro protector, Cristóbal abandonó Lisboa y por el camino se detuvieron en el cercano convento franciscano de La Rábida, fray Juan Pérez, que había sido confesor de la reina, se entusiasmó con el proyecto del extranjero que se hacía llamar Xrobal Colón (XR era en la época el anagrama de Cristo), e interesó en él a su erudito cofrade fray Antonio de Marchena, experto en astronomía y cosmografía. Ambos frailes le dieron recomendaciones para el duque de Medinaceli, quien se apasionó por la idea y retuvo a Colón durante más de un año, con el propósito de preparar la expedición. Pero los Reyes Católicos desautorizaron tal proyecto, por varios motivo: uno fue la guerra de Granada y otro las pretensiones exorbitantes de Colon; pretendía el cargo de almirante del Océano, gobernador y virrey de todos los países que descubriera y el diezmo de todas sus rentas para si y sus descendientes, de mantenerse estas exigencias, América no habría sido de España sino de la familia Colón. Pero Isabel, pese a estar enzarzada en la guerra de Granada, no descartó del todo la idea de llevar a las Indias el pabellón de Castilla. Otorgó una pensión al navegante y le rogó que permaneciera en Córdoba.
Una vez finalizada la reconquista, los reyes católicos firman las capitulaciones de Santa Fe con Cristóbal Colón el 17 de abril de 1492, en ellas se declara el señorío del Océano, desde Canarias hacía Occidente de los monarcas españoles, la reina Isabel II empeña sus joyas para financiar una expedición a la India con 3 navíos a cargo de Colón.
Los viajes de Colón:
Primer viaje: El 3 de agosto de 1492 Colón salió del puerto de Palos, llegando a las Antillas el 12 de Octubre de 1492. Colón parte con dos carabelas, la Pinta y la Niña dirigidas por los hermanos Pinzones, y una Nao, la Santa María capitaneada por él, con destino hacía las Islas Canarias. Tras aprovisionarse en la Gomera pusieron rumbo al Oeste. Tras innumerables dificultades incluido el amotinamiento de la tripulación el 12 de octubre alcanzaron tierra, llega a la isla de Guanahaní (en las Bahamas) a la que llamaron San Salvador. Más tarde descubrieron Cuba a la que llamaron Juana y Haití bautizada como la Española, allí levanto el fuerte Navidad con los restos del naufragio de la nao Santa María, primer establecimiento español en el Nuevo Mundo. El 16 de enero iniciaron el regreso. Separados por las tormentas tropicales, Alonso Pinzón llegó a Bayona, desde donde hizo informar a los Reyes que se encontraban en Barcelona de su aventura, Colón por su parte llegó a Madeira. El 4 de marzo de 1493 llego a Lisboa, aunque no se media todavía la dimensión exacta del descubrimiento se adivinaba su inmenso alcance. No era una nueva ruta, ni eran unas islas, era un Mundo Nuevo. En cambio, Colon permaneció firme hasta el fin en su error, identificando, contra toda evidencia, las tierras que había descubierto con Asia.
Aparte de las incalculables consecuencias del involuntario descubrimiento del continente americano, el primer viaje de Colon tuvo ya un resultado inmediato, la corona busca la ratificación papal de los derechos que considera tener sobre los territorios descubiertos, en 1493, las bulas Alejandrinas lo confirman, en bulas sucesivas se dividen los territorios entre España y Portugal, se traza una línea que divide el mundo en dos partes, el territorio al occidente de las Azores sería de España y el situado al oriente portugués.
Segundo viaje: Tuvo una mayor envergadura y se le puede considerar ya como una verdadera empresa colonizadora, en el participan 17 naves y 1500 hombres que partieron de Cádiz el 25 de septiembre de 1493. Al llegar a la Española los 39 hombres que había dejado en el primer viaje habían sido asesinados y a pesar de fundar en la Española, las dos primeras ciudades europeas en América, Isabela y Santo Domingo, la riqueza se mostraba esquiva, el hambre y las tensiones agravaron las disensiones entre los españoles reprimidas con mano dura por Colón. Las medidas de fuerza, los repartimientos de indios y la esclavitud devengaron en un sonado fracaso de Colón, que con la salud quebrantada regresó a España sin poder ejecutar su proyecto de seguir hacia el Oeste. Empiezan a surgir los primeros choques con la corona, Colón solicita permiso para mantener el comercio de esclavos con los indios, para discutir sobre este problema los Reyes Católicos convocaron una junta de teólogos. Por otro lado, la situación insostenible en las dos coronas ibéricas tras la invalidación del Tratado de las Alcaçovas hizo que fuera sustituido por el Tratado de Tordesillas, el 7 de junio de 1494. Además de establecer el reparto del Magreb occidental entre Castilla y Portugal, se fijó la línea divisoria del océano Atlántico en el meridiano señalado a 370 leguas al oeste de Cabo Verde, quedando el hemisferio occidental para Castilla y el oriental para Portugal. Castilla podía ejercer derecho de paso por aguas de dominio lusitano hasta alcanzar las suyas propias, aunque comprometiéndose a no efectuar exploración alguna.
Tercer viaje: Parte de Sanlúcar de Barrameda el 30 de mayo de 1498, la expedición se divide en Canarias y él se dirige hacia el sur llegando a isla Trinidad y a la desembocadura del río Orinoco. A su regreso a La Española encontró a la población enzarzada en una contienda civil. El tener que dedicar atención prioritaria a la resolución de problemas domésticos limitaba muchísimo la búsqueda de los objetivos originales. Su requerimiento a los Reyes de un jurisperito para administrar justicia y poner orden en aquel caos determinaría el envió de Francisco de Bobadilla. Éste acabó instruyendo un proceso contra Colón y sus hermanos, y los devolvió encadenados a España en octubre de 1500.
Cuarto viaje: Ya rehabilitado Colón inicia su cuarto y último viaje 1502 partiendo de Sevilla con 4 carabelas y 140 hombres, exploro las costas de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, llega a Veragua y Jamaica y funda Santa María de Belén, desanimado y convencido de que los Reyes Católicos no le reconocían sus méritos y derechos, regreso a España en 1504 , instalándose en Valladolid donde moriría poco después.

En el primer viaje y en el tercero, Colón toma la ruta desde Canarias siempre hacía el Oeste hasta las llamadas por él Islas de los mares oceánicos. En cambio en el segundo y cuarto viaje, toma la llamada ruta de los alisios, siempre hacía el Sur buscando la India cuyas características geográficas y culturales no concordaban con las de las tierras que hasta entonces había descubierto. Colón no quiso reconocer que había llegado a un continente nuevo, desconocido de la Geografía antigua. En su cuarto viaje se empeñó en situar en el litoral de América central los accidentes que sus lecturas le indicaban en Malasia e Insulindia. Una cuestión muy discutida, es si Colón buscaba solo un nuevo camino o nuevas tierras. No son finalidades incompatibles; ahora bien, las palabras y los actos de Colón indican que su idea básica era hallar un nuevo camino a las indias orientales, a los países del oro, marfil y las especias. A esta idea básica del provecho material se sumaba otra idea religiosa, incluso mística: extender la fe cristiana, hacer la Cristiandad rica y fuerte, capaz de derrotar al Islam y recuperar los santos lugares. Ir a China y Japón, a los países que describió Marco Polo, navegando hacia el oeste, era una idea que ya se les había ocurrido a otros, y que se basaba en un cálculo erróneo de las dimensiones terrestres. Desde Ptolomeo se habían hecho cálculos que variaban entre los 30.000 y los 43.000 Km. para la circunferencia ecuatorial (la cifra verdadera es de 40.000), Colon eligió la más corta. Las fuentes en las que bebía Colón, al menos desde 1477, cuando llegó a su poder el mapa de las costas orientales de Asia provenían de la geografía clásica: Aristóteles, Estrabón, Séneca, Plinio y Ptolomeo, entre otros. El error estaría en la distancia que separaba las costas europeas de las de Asia, calculadas en tan sólo 3.000 millas Toscanelli, reducidas a 2.400 por Colón, cuando en realidad eran 10.600 millas. La errada proximidad y la presunta rentabilidad de la empresa de alcanzar Asia y la Especiería, compitiendo con genoveses, venecianos y portugueses, sustentaban el plan de Colón.

Bibliografía:

BENNASAR y Cols. HISTORIA MODERNA. Editorial Akal, Madrid, 2005.

FLORISTAN, A. (Coord.) y otros. HISTORIA MODERNA UNIVERSAL. Ariel Historia.

Barcelona. 2002.

TENENTI, A. LA EDAD MODERNA SIGLOS XVI-XVIII. Editorial Crítica. Barcelona. 2003.

RIBOT, L- HISTORIA DEL MUNDO MODERNO. Ed. ACTAS, Madrid, 2006
Universidad de sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex