¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

Los descubrimientos geográficos en la Historia Moderna: motivaciones, conocimientos geográficos y capacidades técnicas

La expansión europea, sobre todo Atlántica, sienta las bases del que iba a ser uno de los fenómenos de mayor desarrollo de la Europa Moderna. Simplemente estableceremos algunas razones que hicieron posible que este fenómeno empezara a desarrollarse precisamente en este momento:
El afán por conocer la raíz de las cosas, típicamente humanista, está detrás del interés por investigar sobre el arte de la navegación (Infante Enrique el Navegante, de Portugal, con su Escuela de Navegación en Sagres) y por encontrar rutas nuevas que llevaran a los confines del mundo o, al menos, al mundo menos conocido.
Las circunstancias políticas del Lejano Oriente (Pax mongolica) estimularon en gran medida los deseos de Europa por un mejor conocimiento de las rutas y posibilidades que ésta ofrecía para el descubrimiento de nuevas rutas y posibilidades comerciales, al que incitaba también la fascinación por los productos venidos del comercio asiático.
El desarrollo tecnológico, que había generado algunas importantes novedades en cuestiones referentes a la navegación marítima y que, además, aportaría cada vez mayor cantidad de conocimientos sobre los interiores africanos y sobre el litoral atlántico.
La propia situación estratégica y el efervescente desarrollo de los puertos atlánticos de Castilla y de Portugal, que explican el denominado “privilegio ibérico” en la denominada expansión europea.
El desarrollo de los nuevos sentimientos nacionales o pre-nacionales, a veces empujado por notables crisis dinásticas, hacía que las aventuras por los confines del
mundo fueran ocasiones para legitimar nuevos Estados o para fortalecer débiles monarquías.
La propia estructura social bajomedieval en la que las burguesías financieras buscaban siempre nuevas posibilidades para el enriquecimiento y la gestión económica.
No es casualidad que los pueblos ibéricos hayan realizado estos grandes descubrimientos, pues estaban en el momento preparados para llevarlos a cabo. España y Portugal, a finales del XV, rivalizan en la búsqueda de la ruta de la India, que seria la causa eficiente del descubrimiento del Nuevo Mundo. Las motivaciones que actúan en un pequeño número de personas (algunos príncipes con visión futura o idealista, negociantes y armadores, marineros y aventureros) son varias: económicas, demográficas, sociales, políticas,  psicológicas y religiosas:
Económicas, demográficas y sociales:
Económicas. La organización económica de la Europa del siglo XV había desarrollado el espíritu de lucro y con él el deseo de dominar los mercados y las especias, el incienso, la seda y el oro, materias básicas del gran comercio de aquella época. El afán de enriquecerse con rapidez inducía a sustituir a los árabes como intermediarios del tráfico de mercancías entre Oriente y (la India y el país de las Especias) y Occidente, mucho antes de que los turcos bloquearan en beneficio propio los puestos de Egipto y de Siria. Comercio: El cierre del Mediterráneo debido a los turcos otomanos repercutió no solo en el Mediterráneo, sino también en el Norte de Europa. En el XVI la capital de la economía se encuentra repartida entre Sevilla, Venecia, Lisboa y Amberes.  El lugar físico donde se realiza el comercio son los mercados de carácter local (plaza del mercado), es un mercado semanal. Cuando el comercio local tiene más desarrollo se construye una lonja para tener un lugar físico donde celebrarlo que también sirve de almacén. Las ferias pueden celebrarse una vez al año durante 7 o 15 días, estas son de tipo comarcal e incluso internacional, la feria de Medina es una de las principales ferias europeas, estas ferias se celebran con el privilegio del rey, son ferias de muestras donde no solo se vende el producto, sino que sirven para establecer comercio.
A partir de 1550 los indicadores señalan un crecimiento de las riquezas en general, se ha dejado atrás la recesión hay una primera etapa que se prolonga hasta finales de 1600. Los indicadores de este crecimiento son: la expansión agrícola, la recuperación demográfica, la demanda de manufactura y el protagonismo del capital comercial como eje de toda actividad comercial a gran escala.
Demográficas y Sociales- se tarda un siglo y medio en está recuperación y se consigue duplicar la población de 100 millones a 200 millones, aunque el crecimiento no se da igual en toda Europa, dándose mayor crecimiento de la población en el norte del continente, tampoco fue igual en el tiempo, en la primera mitad del XVI, más que en la segunda, donde este fenómeno se ralentiza. Este crecimiento demográfico es debido a que disminuyen las epidemias, las catástrofes naturales debido a un cambio en la climatología, hay menos plagas, mejor distribución, las ciudades están mejor comunicadas, por lo tanto mejor abastecidas y con ello la población mejor alimentada, diminuye la mortalidad, hay más casamientos y cada vez entre personas más jóvenes, por lo tanto más nacimientos, todo esto va unido al proceso de urbanización de las ciudades, hay un éxodo del campo a la ciudad, por lo atractivo de estas.
Hay un incremento de la producción agrícola, especialmente de la recuperación del cereal para consumo, no se abandona la diversificación de cultivo, después del XIV se da una especialización del cultivo en Europa, cultivos extensivos en Europa central y del este, en los países bajos, una agricultura de alto rendimiento, practicada para el comercio con productos de segunda necesidad (textil, lino).
Manufacturas aumento de productos industriales, el empresario invierte más, esto está relacionado con el aumento de la población. Hay más minería, productos derivados del metal, textil, aunque se mira más la calidad que la cantidad, pero esta demanda de la manufactura no se mantuvo en la segunda mitad del XVI, aquí hay un declive que está relacionado con el descenso del poder adquisitivo de la población (la familia) al aumentar el precio de los cereales, esto anticipa la crisis del XVII, aunque este descenso queda amortiguado por el gasto estatal (construcción, actividad mercantil, industria militar), surge la industria del papel, la expansión de la imprenta, la navegación, el metal para la guerra y los medios de producción.
Aumenta la actividad económica debido al capital del negocio mercantil, a las grandes fortunas que se han formado en el comercio a larga distancia, a las rutas marítimas y fluviales en el Mediterráneo y más tarde hacia el Atlántico sobre todo en la primera mitad del XV, todo esto favorece el crecimiento de las riquezas.
En los Países Bajos, al principio, eran dependientes de las casas italianas más tarde estos se expande hacia el norte de Europa. El control que ejercen los primeros comerciantes en el mediterráneo sobre algunos sectores específicos, generalmente los productos que mayores beneficios les reportan, artículos exclusivos que vienen de Asia, y son escasos en Europa. El segundo elemento, los buenos precios y la buena venta que tienen, sobre todo el textil, el paño (la lana), el algodón, la seda, y el sector asociado, el colorante (pastel), tintes y más tarde a este sector se añade la minería. En el XVI tenemos la formación de los primeros consorcios mineros, inversiones en tecnología minera, se trata de controlar todo el ciclo de este sector, sobre todo se da en el sur de Alemania, en centro Europa el textil, emprenden una estrategia de abaratar los precios de este producto, por ello quieren obtener la materia prima a bajo precio, esta es la razón por la que quieren controlar el monopolio, también son los encargados de transportar los productos hasta Italia, en barcos genoveses y venecianos, donde son llevados a los gremios, donde cada operación que requiere la fabricación del producto, se efectúa en un taller diferente. Uno de los costes más caros es la mano de obra, esto fue un problema que tuvieron que solventar con la mano de obra esclava, sobre todo en la minería, al final del proceso se hacía cargo del producto el capitalista.
El tintado era un proceso muy caro y los gremios no podían hacerse cargo de esto, necesitaban las minas de alumbre, después tenían que colorear el producto en las delegaciones, para su distribución había que conocer el mercado, la relación entre las monedas, en otros sectores no se da esto. Estos productos de lujo, se venden en grandes cantidades, la relación, de distancia, precio y cantidad es muy importante, unido a esto, para garantizar que esta actividades se lleven a cabo con una continuidad, se forman sociedades capitalistas con excedentes de capital, las primeras se forman en Génova y la mayoría están formadas por dos socios, el capitalista y el que se arriesga llevando a cabo la operación, ambos se reparten los beneficios, más tarde se forman sociedades mercantiles con distintos socios que se reparten los beneficios dependiendo del capital aportado por cada uno de ellos, además de riesgos asumidos. Más tarde se necesita más dinero y se van creando acciones o participaciones de cantidades fijas, esto sirvió para que parte del ahorro familiar y los excedentes de capital que se habían estado acumulando se canalizara, esto se da en el XVI “el primer capitalismo, sociedad mercantil”. A veces había que recurrir a prestamos, las primitivas casas de cambio, letras de cambio, prestamos privados, un efecto de este proceso de expansión económica fue, el incremento sostenido de los precios, antes esto no se había conocido en Europa.
En el XVI, hay conciencia de la subida de precios en todos los sectores, agrarios, industriales, etc. es la revolución de los precios, los contemporáneos querían buscar remedio a esta situación y se dan los primeros textos de teoría económica, es una primera aproximación empírica de los problemas, aunque no elaboran leyes.
 Motivaciones políticas:
España y Portugal eran reinos que se habían formado en lucha con los países islámicos, que sabían bien del peligro de los grandes Estados musulmanes de África y el imperio Turco en expansión. Las expediciones en África son una continuidad de la Reconquista. En el caso de Portugal impulsado por los soberanos de la Casa de Avis (sobre todo de Enrique el navegante) y en España por Isabel la católica.
 Motivaciones religiosas:
Al lado del incentivo económico, el religioso; el deseo de alcanzar la fabulosa tierra del Preste Juan, de encontrar el Paraíso Terrenal y de convertir a los salvajes al Cristianismo, como reflejo del espíritu de cruzada y misionero.
 Motivaciones psicológicas:
El hombre del Renacimiento es el sujeto de los descubrimientos, y sin comprenderle falta el elemento esencial, el motor de los mismos. El Renacimiento crea un tipo de hombre particular: independiente, libre, de fuerte personalidad, creador del espíritu de empresa, de la aventura heroica y gloriosa y del gran capitán a estilo antiguo; que rompe los marcos intelectuales, sociales y geográficos de la Edad Media; que acepta el peligro por la fama, el renombre y el provecho personal que pueden reportarle. Asimismo, el incentivo de la aventura, despertado por las narraciones de los más inverosímiles viajes y por los mitos prodigiosos de ignoradas tierras (El Dorado), que son divulgados por la imprenta y aceptados por la sociedad coetánea.
 La expansión mercantil y los descubrimientos geográficos
La expansión europea no fue planeada ni aceptada voluntariamente por todos los no europeos, pero fue un hecho que los siglos XVIII y XIX produjo numerosos conflictos entre los diversos estados por controlar las zonas de influencia, los cimientos de esta preponderancia europea se prepararon durante los siglos XV, XVI y XVII, en sus expediciones los europeos encontraron y conquistaron una gran variedad de razas primitivas, pero también hallaron muchos pueblos con un alto grado de civilización para los cuales los europeos éramos los bárbaros, pero ninguno escapo a la influencia europea. En conjunto el Islam era el mayor obstáculo que se oponía a la expansión europea que en un principio fue religiosa, para más tarde convertirse en un objetivo político comercial, importante fue la necesidad de metales preciosos y la búsqueda de especias muy demandadas por Occidente.
Los instrumentos de expansión: Una de las características de la expansión europea fue la transformación del pensamiento científico que dieron resultados técnicos y fueron aplicados en la navegación, la geografía y astronomía, la construcción de barcos y el desarrollo de las armas de fuego, la supremacía de los barcos europeos fue muy importante para la expansión.
Evolución de las técnicas de navegación: Estas técnicas hacen posible la navegación por los distintos mares y océanos. Los navíos del Mediterráneo se mostraban inútiles para el Atlántico, las galeras eran demasiados bajas en estas aguas, mostrando sus inconvenientes frente al oleaje, los nuevos barcos Carabelas, eran navíos de pequeño tonelaje y tres mástiles, de poco calado pero muy veloz y capaz de afrontar olas de diez metros de altura y recorrer más de 250 Km. diarios con viento favorable. Era pequeño tamaño 130 a 150 toneladas, pero suficiente para llevar tripulación, alguna tropa y víveres para un largo periodo en alta mar,  están llevadas por los presos. Tenemos una evolución en el casco, antes la tripulación  iba al aire libre, más tarde aumenta el sitio para la tripulación y la capacidad para la carga, a finales del XVI se impone la holandesa que es más veloz pero con menos capacidad, esta será su defensa, otras utilizan cañones para la defensa. El casco antiguamente era en tabladillo, ahora cambia a enrevesado que evita que los moluscos se introduzcan entre las tablas y acaben rompiéndolas. El astrolabio fue otro adelanto técnico, también llamado bastón de Salomón, sirve para averiguar la longitud y latitud. En esta época hablar del mundo redondo era una herejía.
El mundo de Tolomeo, geógrafo alejandrino del siglo II, cuyas concepciones se estudiaban entonces con ahínco, tenía una distribución equivocada de los continentes y océanos (la prolongación oriental de Asia con la consiguiente "absorción del Pacífico"). Esto permitía fomentar ilusiones sobre nuevas rutas, que la realidad irá destruyendo o desvirtuando (rutas del Sudeste y del Oeste hacia las Indias).



Isabel la Católica, Luis Suárez



Bibliografía:


BENNASAR y Cols. HISTORIA MODERNA. Editorial Akal, Madrid, 2005.

FLORISTAN, A. (Coord.) y otros. HISTORIA MODERNA UNIVERSAL. Ariel Historia.

Barcelona. 2002.

TENENTI, A. LA EDAD MODERNA SIGLOS XVI-XVIII. Editorial Crítica. Barcelona. 2003.

RIBOT, L- HISTORIA DEL MUNDO MODERNO. Ed. ACTAS, Madrid, 2006
Univesidad de sevilla
UNED

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex