¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

Técnicas de fabricación de la moneda antigua

Técnicas de fabricación:
Los procedimientos y las técnicas de fabricación no han variado mucho a lo largo del tiempo hasta la época medieval, hay dos procedimientos fundamentales, la fusión y la acuñación, el proceso de fusión es más pobre y da un resultado de menor calidad que la acuñación.
El taller es llamado ceca, este término procede del árabe, algunas veces la ceca se denomina con el nombre de la ciudad donde se encuentra. La puesta en circulación de la moneda es competencia de los gobernantes, ellos son los responsables de los talleres, es una institución oficial, lo normal es que cada estado tenga su propia ceca, la actual casa de la moneda, aunque si pueden existir varias sedes de la misma ceca en diferentes lugares, las cecas suelen estar situadas junto a los centros de poder, juzgados, aduanas, prisiones, esto se hace por seguridad y control debido a los metales preciosos que se almacenan en su interior y para controlar su producción, podemos comprobar que cuando el poder reinante cambia y se desplaza a otro lugar, la ceca se desplaza también, esto lo observamos en varios lugares como en Barcelona que tenemos hasta seis localizaciones distintas. Cuando tenemos más de un taller, suelen estar en lugares cercanos, pero también podemos tener sedes en lugares lejanos del territorio debido a la falta de infraestructura para movilizar el dinero a lugares tan lejanos como las fronteras, esto lo apreciamos en Roma, también podemos tener talleres móviles que acompañan a los soldados para abastecer su soldada, en la P.I. tenemos algunos casos comprobados. Otras veces en el mundo antiguo sobre todo, nos podemos encontrar con que un mismo taller acuña monedas para varios estados, muestra de ello lo encontramos en el Sur de Italia, incluso la ciudad de Roma en sus orígenes encarga la acuñación de monedas a la ciudad de Nápoles, pero estos serán casos excepcionales, lo normal es que cada estado tenga su propia ceca.
Como hemos dicho estas cecas estan llevadas por los centros de poder y sus empleados son funcionarios del estado, solo en algunos casos excepcionales nos encontramos con artesanos particulares como es el caso de Francia en la Plena Edad Media que realiza acuñaciones pero por encargo de la autoridad pertinente, o en Portugal Coimbra.
Todo este concepto de la ceca perdura hasta nuestros días, conocemos bastantes cecas sobre todo de época medieval y más modernas, las más antiguas son más difíciles de localizar. Las cecas suelen estar en edificios fortificados en el centro de las ciudades, algunos aprovechan los foros romanos, esto se hace por motivos de seguridad, aunque sea una actividad molesta para los demás ya que emite humos, ruidos, etc. Suelen ser edificios cerrados al exterior con una gran patio desde el que se accede a las dependencias, incluso algunas tendrían los aposentos de los trabajadores.
Un elemento que no falta nunca en los talleres es el horno para fundir los metales, son todos muy parecidos, están semienterrados con una parte abovedada y con un corredor para alimentar el fuego, además de puertas para introducir los crisoles que contienen los metales, en ellos encontramos restos de los metales utilizados.
Los procedimientos empleados son dos y se utilizan hasta la llegada de la maquinaria eléctrica, tenemos el proceso de fusión y el de acuñación, ambas se practican desde la antigüedad.
La fusión:
Este sistema es menos habitual y consiste en verter el metal liquido en un molde, las leyendas y los tipos ya están en el molde. Tenemos diferentes tipos de moldes, en ellos la moneda se realiza en un solo paso, suelen tener dos caras, estos son llamados bivalvos, además suelen tener varios huecos para sacar varias monedas a la vez, algunas veces los huecos están descubiertos pero esto no es lo normal, también pueden ser de un solo hueco, estos huecos son llamados alvéolos y pueden distribuirse en el molde de diferentes formas, los tenemos en rosario donde cada alvéolo se comunica con el anterior y el siguiente y por tanto presenta dos lengüetas de unión, en ramas, en filas o también los tenemos no comunicantes, cuando el metal se solidifica hay que cortarlos ya que salen unidos, hay que limarlos y realizado esto ya están listos para su circulación. Hay varias características para distinguirlas, suelen tener una superficie granulada, esto es debido al molde de arcilla que puede crear burbujas y al metal fundido que también crea estas burbujas, por lo que las monedas parecen porosas, es normal que alrededor de la pieza queden algunos rebordes ya que el molde no se ajusta bien, a veces por el desgaste o por defectos, esto hace que el metal rebose, las caras pueden quedar desplazadas, además estas piezas salen unidas y hay que recortarlas, las monedas son muy circulares, en general los tipos están muy suavizados, redondeados y poco nítidos. Entre las ventajas tenemos que son más fáciles de hacer y con más rapidez, permite crear muchas piezas de una vez, entre sus inconvenientes tenemos que su peso es muy difícil de ajustar ya que el metal cae por el molde y como este no este bien nivelado puede penetrar más cantidad de metal en el fondo o en los lados, con lo cual las monedas quedan descompensadas, la calidad final de la moneda es mediocre, además por esta técnica son fáciles de falsificar, se coge una moneda existente y se plasma en un trozo de arcilla blanda se deja endurecer y se le añade el metal, es el mismo proceso que para su fabricación, por todos estos motivos con esta técnica solo se suelen hacer las monedas de poco valor como el cobre o bronce que no importa tanto que varíen un poco el peso ya que esto no cambia su valor, tenemos muchos ejemplos de casos de este tipo de falsificaciones en la antigüedad, incluso con esta técnica se falsifican las monedas realizadas mediante el proceso de acuñación, aunque estas son más fáciles de distinguir ya que al falsificarlas les queda la rebaba por la fusión y que en la acuñación no existe. Por todos estos motivos, para el oro y la plata se suele utilizar la técnica de la acuñación. Encontramos este tipo de técnica en muchos lugares, sobre todo en la antigüedad, en Sicilia, Galicia, extremo Oriente China y Japón, pero casi siempre son monedas de poco valor, esta técnica perdura hasta épocas recientes.
La acuñación:
Por los problemas que acarrea la fusión, sobre todo en monedas de alto valor, se utiliza la técnica de la acuñación, esta requiere de varios pasos:
El primer paso es preparar el flan, este se realiza de varias maneras, la fundición será la forma más corriente, al igual que en la fusión se realiza en moldes, pero estos son lisos, en algunos casos estos moldes eran globulares, sobre todo en épocas muy antiguas ya que eran muy gruesas, una vez que el flan este frío se liman muy bien todos los rebordes y se ajusta bien el peso de la moneda ya que suelen ser metales preciosos, con todo siempre quedan algunos defectos, el resultado de esto es el flan listo para ser acuñado, existen otras formas de realizar el flan, pero son menos frecuentes, algunas veces se sacan de cilindros de metal cortados en fichas como las monedas de bronce encontrados en el ágora de Argos, otra forma de hacer el flan es recortándolos de una chapa de metal, estos suelen ser muy irregulares, esto lo encontramos en la Galia, Bizancio, Suecia, etc. suelen ser también monedas de bajo valor, algunas veces son cortadas de los calderos de bronce, de aquí procede el apelativo de calderilla actual, también se puede recurrir a reacuñar monedas que han quedado en desuso, se les pone el nuevo cuño y listo, algunas veces se hace sobre el anterior con los que nos llegan restos de los tipos que tenían, esto nos sirve para obtener información de las cecas. Como hemos dicho en los metales valiosos el peso del flan es muy importante, se intenta que salgan lo más exacto posible, el oro y la plata se pesarían antes y después de la fabricación del flan para controlar el peso, además los cortes sobrantes son nuevamente utilizados, para las monedas de bronce y cobre suelen tener menos cuidado y se utiliza el cálculo al marco, esto es que de una determinada cantidad de cobre debe salir una determinada cantidad de monedas, no importa si unas tienen más o menos cantidad, lo importante es que siempre salga la misma cantidad.
Con esto pasamos al siguiente paso, se debe de fabricar el cuño, es una pieza grabada en hueco que se plasma sobre el flan por presión, en el cuño, el tipo y la leyenda deben de estar en negativo, tenemos dos propuestas para saber la forma de fabricación del cuño. Para la antigüedad se piensa que se realizaban en hueco, pero no sabemos como se realizaban. Otra propuesta dice que los cuños no se hacían directamente, primero se hacía un punzón llamado patriz, este se utilizaba para la creación del cuño. Para la época moderna si se conoce el uso del punzón. El cuño está en hueco, mientras que el punzón está en relieve. El cuño suele ser de un metal muy duro para que se pueda estrujar sobre otro metal, en la antigüedad se hace de bronce con mucho estaño, posteriormente serán de hierro y acero. Para cada moneda existen dos cuños, uno para el anverso y otro para el reverso. El cuño del anverso esta colocado fijo en un yunque, en cambio el del reverso va situado en una pieza móvil a modo de cincel. El flan se coloca entre los dos cuños y el de arriba es golpeado con un martillo.
Con este sistema también tenemos algunos problemas, los cuños acaban por romperse debido al uso, a veces se agrieta y se continua usando, esto se aprecia en la impresión, otro problema es que el metal de la moneda no esta lo suficientemente caliente y la impresión no es muy buena. A veces se dan golpes descentrados y esto provoca que el tipo no aparezca en el centro de la moneda, los flanes se deforman con el golpe y la moneda puede quedar irregular. El cuño del reverso se rompe antes que el del anverso ya que este es el que recibe el martillazo, esto provoca que el mismo anverso tenga distintos reversos, o sea que anverso y reverso no se sustituyen al mismo tiempo. A veces el mismo tipo aparece en el anverso y en el reverso, en el anverso en relieve y en el reverso en hueco, esto pude ser fortuito o realizado a propósito, se denomina moneda incusa.
Sin embargo la moneda acuñada tiene un mejor acabado que la fundida, el tipo, la leyenda, etc. son más nítidos y la superficie es más lisa, esta técnica es más difícil de falsificar, tienen que hacer un cuño igual al oficial y para esto se necesitan grandes conocimientos, si se hace a molde la pieza tendrá las características de la moneda fundida.
Secuencia de cuños: Hay que ordenar las piezas según la combinación de anverso y reverso producidos por una ceca, esto es importante para las culturas que utilizan monedas sin fechar como las antiguas griegas, ibéricas, etc. el estudio de los cuños se conoce como cavacteroscopia, lógicamente no de los cuños originales ya que estos se destruyen para evitar las falsificaciones, a veces la imagen del cuño se difumina y se retoca con una punta, las monedas reflejan los retoques realizados en el cuño.
Tenemos algunas técnicas especiales en la fabricación de monedas que afectan a los flanes, son monedas de un metal pero recubiertos de otro metal, como la moneda de cobre recubierta con una capa de plata, primero se fabrica el flan de cobre, se aplasta en frío sobre superficies lisas, después se le hecha la plata fundida y el calor de la misma reblandece el cobre quedando la plata añadida al flan. Otro procedimiento especial es la moneda incusa realizada a propósito, en las imágenes de estas monedas se observan diferencias entre el anverso y el reverso, son pequeños detalles.
Monedas bracteadas, son típicas de la Alemania medieval, tienen un flan muy fino que no resiste el golpe simultaneo de dos cuños, por lo tanto solo se acuña por el anverso, en el reverso solo tenemos la huella en negativo del anverso, los bordes tienden a curvarse, por lo tanto no son monedas muy habituales.
Desde el siglo 16 se comienzan a modificar los sistemas de acuñación, se comienzan a utilizar las prensas manuales hasta la llegada de la electricidad, tenemos diferentes tipos de prensas, pueden ser a base de rodillos con cuños que ruedan sobre una plancha de metal, con este sistema se consiguen algunas ventajas, se produce mayor cantidad de monedas ya que de una tirada salen varias, la presión es mayor y más uniforme, no hay problemas de desplazamiento del cuño, además las monedas son más planas. Las prensas aparecen a la vez que la imprenta, más bien en vez de acuñar lo que hacen es troquelar, con el tiempo y la llegada de la electricidad las prensas se van perfeccionando, con lo que el resultado final de las monedas cada vez es mejor.

Bibliografía:

- ALFARO, C.: “Numismática”, Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología 30-31, Homenaje al Dr. Emeterio Cuadrado Díaz (1991), pp. 271-278 (Dpto.).

- ALFARO, C.: La moneda, algo más que dinero. Leganés-Madrid, 1996. (Dpto.)

- ALFARO, C. - MARCOS, C. - OTERO, P.: Dinero exótico. Una nueva colección del Museo Arqueológico Nacional. Madrid, 2001 (Dpto.).

- ARÉVALO, A.: “El origen de la moneda, estado de la cuestión”, Gaceta Numismática 133 (1999), pp. 5-13.

- BELTRÁN, A.: Introducción a la Numismática universal. Madrid, 1987. (Dpto.)

- BELTRÁN MARTÍNEZ, A.: “Reflexiones sobre técnicas y métodos de estudio y exhibición de la moneda”, Numisma 232 (1993), pp. 223-237 (Dpto).

- BREGLIA, L.: Numismatica antica: storia e metodologia. Milán, 1964.

- CASEY, J.: Understanding ancient coins. Londres, 1986. (Dpto.)

- COOPER, D. R.: The art and craft of coinmaking. A history of minting technology. Londres, 1998.

- ELAYI, J. - ELAYI, A.G.: La monnaie à travers les âges. París, 1989.

- FINETTI, A.: Numismatica e tecnologia. Produzione e valutazione della moneta nelle società del passato. Roma, 1987.

- HERRERO ALBIÑANA, C.: Introducción a la Numismática antigua. Grecia y Roma. Madrid, 1994. (Dpto.)

- HOWGEGO, C.: Ancient History from coins. Londres, 1995.

- PARISE, N.: La nascita della moneta. Segni premonetari e forme arcaiche dello scambio. Roma, 2000. (Dpto.)

- PÉREZ, C.: Monnaie du pouvoir, pouvoir de la monnaie. París, 1986. (Dpto.)

- REBUFFAT, F.: La monnaie dans l’Antiquité. París, 1996. (Dpto.)

- SERVET, J. M.: Nomismata. État et origines de la monnaie. Lyon, 1984.

- VILLARONGA, L.: Estadística aplicada a la Numismática. Barcelona, 1985 (Dpto.).

- VV.AA.: Coin find and coin use in the Roman World, Oxford Symposies on Coinage and Monetary History (Oxford, 1993). Berlín, 1996 (Dpto.).

- VV.AA.: I luoghi della moneta: le sedi delle zecche dall'Antichità all'Età Moderna. Atti del Convegno Internazionale (Milán, 1999). Milán, 2001. (Dpto.)



MONEDA EN EL MUNDO GRIEGO

- CARRADICE, J.: Greek coins. Londres, 1995.

- CARRADICE, J. - PRICE, M.: Coinage in the Greek world. Londres, 1988.

- CRAWFORD, M.: La moneta in Grecia e a Roma. Roma, 1982.

- DAVIS, N. - KRAAY, C. M.: The Hellenistic kingdoms. Portrait coins and history. Londres, 1980. (Dpto.)

- KRAAY, C.M.: Greek coins and history. Londres, 1969.

- KRAAY, C.M. - HIRMER, M.: Greek coins. Londres, 1966. (Dpto.)

- MARTIN, T. R.: Sovereignity and coinage in Classical Greece. Princeton (N.J.), 1985. (Dpto.)

- MEADOWS, A. - SHIPTON, K. (eds.): Money and its uses in the ancient Greek world. 2001. (Dpto.)

MONEDA EN EL MUNDO ROMANO

- BREGLIA, L.: Roman Imperial coins: their art and technique. Londres, 1968.

- BURNETT, A.: Coinage in the Roman world. Londres, 1986. (Dpto.)

- BURNETT, A. Y OTROS: Roman Provincial Coinage, vol. I. Cambridge, 1992. (Dpto.)

- CARSON, R. A. G.: Principal coins of the Romans. Londres, 1978. (Dpto.)

- CRAWFORD, M.: Roman Republican coinage. Londres, 1974. (Dpto.)

- CRAWFORD, M.: Coinage and money under the Roman Republic. Londres, 1985.

- DEPEYROT, G.: Le Bas Empire romain. Économie et Numismatique (284-491). París, 1987. (Dpto.)

- FORZONI, A.: La moneta nella Storia. I. Dalle Origini a Giulio Cesare. II. Dalla rivoluzione cesariana alla riforma di Caracalla. III. Dai Severi a Costantino il Grande. Roma, 1995.

- PEDRONI, L.: Nuove ricerche sulla prima monetazione di Roma. Nápoles, 1996. (Dpto.)

- ZEHNACKER, H.: Moneta. Recherches sur l’organisation et l’art des émissions monétaires de la République romaine. París, 1973.



MONEDA HISPANA

- ALFARO, C. Y OTROS: Historia monetaria de Hispania antigua. Madrid, 1998. (Dpto.)

- CENTENO, R. M. S. - GARCÍA-BELLIDO, Mª P. - MORA, G. (coords.): Rutas, ciudades y moneda en Hispania. Actas del II Encuentro Peninsular de Numismática Antigua (Oporto, 1997). Madrid, 1999.

- GARCÍA-BELLIDO, Mª P. - CENTENO, R. M. S. (eds.): La moneda hispánica: ciudad y territorio. Actas del I Encuentro Peninsular de Numismática Antigua. Anejos de Archivo Español de Arqueología 14. Madrid, 1995.

- GUADÁN, A. Mª: Numismática ibérica e ibero-romana. Madrid, 1969

- VILLARONGA, L.: Las monedas hispano-cartaginesas. Barcelona, 1973.

- VILLARONGA, L.: Numismática antigua de Hispania. Barcelona, 1979 (2ª ed. 1987) (Dpto.)

- VIVES, A.: La moneda hispánica. Madrid, 1926 (Dpto.)

- VV.AA.: Numismática hispano-púnica. Estado actual de la investigación. VII Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica. Ibiza, 1993.

- VV.AA.: La moneda en la societat ibèrica. II Curs d’Història Monetària d’Hispània (Barcelona, 1998). Barcelona, 1998.



MONEDA MEDIEVAL

- BARCELÓ, M.: “Monedas visigodas de Hispania: un estado de la cuestión y algunos problemas de metrología y organización de las emisiones monetarias”, Numisma año 27 nº 147 (1977), pp. 55-80.

- BARRAL i ALTET, X.: La circulation des monnaies suèves et visigotiques: contribution à l’histoire économique du royaume visigot. Munich, 1976. (Dpto.)

- CANTO, A. - IBRAHIM, T.: Moneda andalusí en la Alhambra. Catálogo de la Exposición, Granada, 1997. Sevilla, 1997. (Filología Árabe) - muy buen estudio introductorio.

- CHAVES, Mª J. y R.: Acuñaciones previsigodas y visigodas en Hispania desde Honorio a Achila II. Madrid, 1984. (Hª Antigua)

- CRUSAFONT i SABATER, M.: El sistema monetario visigodo: cobre y oro. Barcelona, 1994. (Hª Medieval)

- HENDY, M. F.: Studies in Byzantine monetary economy. Cambridge, 1990.

- PELLICER i BRU, J.: Al-Ándalus: las fuentes y la numismática. Barcelona, 1988. (Hª Medieval)

- SPUFFORD, P.: Dinero y moneda en la Europa medieval. Barcelona, 1991. (Hª Medieval)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex