Historia Moderna: Los Estamentos Sociales

LA SOCIEDAD ESTAMENTAL Y LOS GRUPOS EMERGENTES.
Tradicionalmente la sociedad del antiguo Régimen europeo ha venido definiéndose como una sociedad estamental, de carácter jerárquico, heredera de la antigua sociedad de órdenes medievales. La sociedad europea del Siglo XVI era básicamente agraria, y en ella dominaba la nobleza en un sistema que la historiografía marxista definió como “feudalismo tardío”. Rasgos esenciales:
- Posición determinada por la sangre, que separa desde el nacimiento a los nobles de los que no lo son.
- Desigualdad ante la ley, diferencias jurídicas en torno al concepto de privilegio.
- Articulación social en tres estamentos: la nobleza y el clero jurídicamente privilegiados con respecto al tercer estado o estado llano, mayoritario.
- Estanqueidad de los estamentos, aunque con una cierta dinámica hasta superar la rigidez medieval.
Teóricamente, cada estamento desempeñaría una función complementaria de las funciones del resto. Los nobles velarían por la seguridad del cuerpo social. El clero se encargaría de la dirección espiritual. El pueblo, receptor de ambos bienes, sostendría con su trabajo al conjunto. Los privilegios se legitimarían como medio de recompensar la delicada función de los primeros. Dentro de los grupos privilegiados, se podría distinguir una alta, una media y una baja nobleza, así como un alto, medio y bajo clero. En el Estado llano las diferencias incluso serían más numerosas. La pertenencia al grupo social del clero no venía determinada por la cuna. El acceso podía efectuarse desde la nobleza como desde el estado llano. Se trataba, por lo tanto, de un estamento abierto, utilizado frecuentemente como vía de promoción social, por encima de la vocación religiosa. Para los miembros integrantes de los grupos acomodados y para los segundones de familias nobles, no llamados a heredar el patrimonio familiar, el clero representaba una forma de alcanzar un medio de vida y una posición, con posibilidades de ascender en la carrera eclesiástica. En cambio, para los individuos de los estratos sociales más modestos, suponía un estamento- refugio desde el que se podían eludir las fatigas de la miseria. En líneas generales, el alto clero (obispos, arzobispos y canónigos de los cabildos catedralicios) se nutría de elementos de la aristocracia; el clero medio (abades de monasterios, párrocos urbanos), de la mediana y baja nobleza y, en general, de las capas medias de la sociedad; el bajo clero (capellanes, párrocos rurales y frailes), de las clases más populares.
Las clases privilegiadas:
Se trata del principal estamento privilegiado y referencia para otros grupos sociales, definida como una clase terrateniente hereditaria de origen militar. A nivel europeo, representaba entre el 1% y el 2% del total de la población. En Hungría, Polonia y España llegó al 10 % Dentro de la nobleza se diferencian dos sectores diferenciados por su origen:
- La Vieja nobleza feudal, con fuerte poder económico, de base territorial, por la acumulación de señoríos jurisdiccionales y por su grado de influencia político social. En algunos casos, los territorios bajo su jurisdicción constituían pequeños estados con una gran autonomía que obstaculizaban el poder centralizado de las Monarquías renacentistas.
- Una nueva nobleza fruto de la ascensión de oligarquías urbanas: “patriciado”. Los reyes ante la necesidad de asistentes de formación jurídica y universitaria, para ejercer eficazmente funciones burocráticas en la Administración, recompensaron los servicios, en ocasiones, con la concesión real del estatuto de nobleza. Durante el siglo XVI los monarcas no abusaron en exceso de esta prerrogativa, pero en el siglo XVII los ascensos desde la burguesía fueron mucho mayores.
En algunos países (Ej.:Castilla) la alta nobleza evolucionó de rural a cortesana. En el siglo XVI era habitual que los grandes nobles titulados permanecieran en las localidades que eran cabeza de sus estados señoriales. Con el tiempo, se desplazaron a la corte, proceso agudizado al fijar la monarquía una capital política. La condición nobiliaria se transmitía por herencia a todos los hijos, pero el título era heredado por el hijo mayor (influencia del Derecho Romano) En lo que se refiere al reparto de bienes, se hacía entre los hijos varones por igual, contribuyendo a aumentar la fragmentación política (ej.: Alemania) Los privilegios disfrutados por la nobleza, afectaban por igual a todos los miembros independientemente del origen de su condición, eran de varios tipos:
- Fiscales : no tenían obligación de pagar impuestos
- Judiciales: Derecho a ser juzgados por sus iguales, eludiendo los tribunales ordinarios; derechos jurisdiccionales que les permitían impartir justicia en sus señoríos, no podían ser encarcelados por deudas. Dentro de la cárcel también tienen el privilegio de estar en celdas individuales con ventilación, el clero en el convento. Si la condena es a muerte también existirán diferencias, al noble se le corta la cabeza, el estado llano se ahorca. La inquisición es la única que igualaba a todos los estamentos con el fuego.
- Militares: Estaban exentos de las levas obligatoria militares: Ocupaban los puestos de dirección de los ejércitos.
- Políticos y sociales: Nombramiento de las autoridades locales, monopolio de los altos puestos de las casas reales actuaban como embajadores de la monarquía.
- Honor: De exhibición de blasones, lugares preferentes en los desfiles, en las iglesias
(incluso para sus enterramientos. La nobleza, sobre todo de la vieja nobleza feudal, rechazaba la práctica de negocios mercantiles (excepto la nobleza inglesa) y al ejercicio del trabajo manual. La nobleza era, por excelencia una clase ociosa.
- Vivían del trabajo de sus súbditos a la vez que dictaban las normas que regulaban su trabajo.
- Cobraban rentas a los campesinos por la cesión de la explotación de las tierras
- Monopolizaban los medios técnicos (molinos, herrerías).
- Cobraban impuestos sobre vías de comunicación.
- Los derechos de caza y pesca eran de su uso exclusivo.
Estos elevados ingresos eran empleados para llevar una vida suntuosa, sin reparan en gastos, pero no eran suficientes, por lo que a fines del Siglo XVI muchas casas nobiliarias tenían serios problemas económicos y de endeudamiento.
Entre la nobleza distinguimos entre los titulados y los no titulados, los primeros son marqueses, condes, duques, etc. la élite de la nobleza, entre los no titulados tenemos varias distinciones, como ser caballero de una orden que tendrá más privilegios que el hidalgo, etc.. También tenemos diferencias en el nivel de renta, no tiene la misma renta los titulados que los hidalgos, estos últimos pueden pasar apuros para comer. En teoría lo más importante es el linaje, la antigüedad en el título de la familia, pero en la práctica lo más importante será la renta, las diferencias las marcará el dinero. La nobleza en principio será un estamento privado, pero con el tiempo los banqueros y comerciantes ricos tienen posibilidades de acceder a ella, los títulos de nobleza, los certificados de hidalgo, etc. están en venta, esto da lugar también a la depreciación del título, el único título que no estaba en venta era el de duque, este estaba reservado solo para la alta nobleza. Existían oficios que impedían acceder a la nobleza como el artesanado, por otro lado mediante los emparejamientos con la sangre acomodada y manteniendo un buen nivel de renta, con el tiempo se podía acceder a la nobleza. En España y Francia las monarquías están tan arruinadas que facilitaban el ascenso a la nobleza ya que esto les proporcionaba ingresos económicos. Dorar blasones se llamada al enlace entre un noble sin dinero con una familia no noble pero con dinero, los nobles consiguen dinero y los ricos la nobleza, otra forma de conseguir el título es la movilidad geográfica, estos hidalgos se trasladaban de población en población para ir perdiendo el apellido judío por el camino, también se podía conseguir el título por medio de la condonación de deudas.
El clero:
Sus privilegios jurisdiccionales están por encima de los de la nobleza porque tienen un fuero especial y separado que es el fuero de la Iglesia.  Su conjunto ofrece más diversidad de situaciones que la nobleza, tenemos: clero secular, clero regular, y dentro de este diferentes reglas monacales. En el estamento eclesiástico se reproduce la sociedad en miniatura con sus diferentes clases sociales. Sin embargo existe una mayor flexibilidad que en la sociedad, aquí se puede pasar de un grupo a otro con mayor facilidad, hay una carrera eclesiástica.
El clero vive de las donaciones de los feligreses. Tenemos el clero regular que es el clero bajo reglamento, es un clero conventual, también tenemos al clero secular, resto del clero que depende del arzobispo. También podemos realizar una distinción entre alto, medio y bajo clero, el alto clero son los obispos, arzobispos, sus propiedades proceden del diezmo que todos tienen que pagar a la iglesia. El medio clero es el que vive de las rentas de una catedral, como los canónigos. El bajo clero son párrocos y clérigos si función fija, pero tendrán diferencias dependiendo de la riqueza de la parroquia. En las grandes ciudades existe una proporción mayor de clero que en las zonas rurales.
El Alto clero lo forman por una parte la Autoridad Episcopal y sus familiares, es decir aquellos cargos que dependen directamente del Obispo y que se encargan de la administración de la diócesis como el vicario, el arcediano. Por otra parte están los jueces y fiscales de la Curia que provienen del Llamado destierro de Avignon. Existe por tanto un funcionariado eclesiástico que en el siglo XVIII, por algunos se intenta que sean a cargo y bajo dependencia del Estado. Este grupo siempre ha ostentado una cuota importante de poder. Frente a estos, están los canónigos, beneficiados de catedrales que pertenecen al alto clero y que disfrutan de cuantiosas rentas por las donaciones de tierras que los reyes y nobles realizan a favor de las catedrales y principales templos. Estas donaciones se realizan tanto a los cabildos catedralicios como a los propios obispos. La función del obispo y la de sus vicarios y clero secular en general es la cura de almas, impartir los sacramentos. La función del cabildo es distinta, son los encargados del rezo por los fieles y para ello tienen establecidas, así como los monjes del clero regular, una serie de rezos determinados a unas horas concretas. Es un clero fundamentalmente de ciudad. En el nombramiento de los altos cargos eclesiásticos, Obispo, Arzobispos, hay una intervención conjunta del Rey y del Papado.
El clero medio secular son los beneficiados, los presbíteros, los sacerdotes que tiene como privilegio un beneficio eclesiástico. Cada parroquia, cada templo era muy frecuente que contara con un terreno que atendía el sustento del sacerdote adscrito a ella. A veces estas tierras por donaciones eran extensas y por tanto producían unas rentas. El sacerdote se mandaba a estas parroquias de las que era beneficiado.
El bajo clero es el resto, el que no tiene ningún benéfico eclesiástico y que sólo vive de un mísero sueldo.
Para entrar en el sacerdocio se requerirá unos requisitos que, por una parte, son fundamentalmente culturales como nociones de latín; para recibir las órdenes mayores se requieren una requisitos económicos ya que se ordenaban a título de patrimonio y la familia tenía que ayudarlos económicamente, y para garantizarles una renta anual decorosa al candidato, la familia tenía que depositar una cantidad respetable que se denominaba LA CONGRUA; otras veces se ordenaban a título de beneficio eclesiástico, la propia Iglesia se encargaba de proporcionar lo necesario al sacerdote, pero esto no era lo normal.
Muchos disfrutaban de capellanías, que era una concesión que hacía una familia para tener un sacerdote que efectuase los cultos en beneficio de los antepasados. Era común que un sacerdote acumulase varias capellanías y si no podía cumplir con todas le cediera alguna a algún sacerdote sin medios.
El diezmo que los fieles entregaban a la Iglesia se repartía de la siguiente forma: 2/9 partes para el Rey, otra parte iba al Cabildo Eclesiástico; otra al arzobispo y a la diócesis; otra a las Parroquias y Cabildo y 1/3 a los beneficiados eclesiásticos. El bajo clero no recibía nada del diezmo.
En relación al clero regular, la situación es diversa. Para profesar en algunas órdenes religiosas llegó a pedirse el estatuto de limpieza de sangre como los jerónimos; en otros casos se exigía una formación intelectual como los jesuitas.
Hay una diversidad de reglas y estatutos; incluso la denominación de los principales de cada orden tienen denominación distinta y estatuto diverso, como los Abades, Priores, Generales etc. Las antiguas órdenes monásticas de gran prestigio, benedictinos, cartujos etc., vivían de sus propias rentas ya que poseían grandes latifundios que podían arrendar o establecer censos perpetuos. Luego estaban las órdenes mendicantes, normalmente urbanas, como los carmelitas, franciscanos que no poseen tierras y que teóricamente se mantienen con las limosnas, pero que sus principales ingresos lo constituían los derechos de pie de altar, los derechos funerarios, el alquiler de algunas capillas a hermandades o cofradías y especialmente contaban con el patrocinio de alguna familia que a cambio de una renta perpetua se les cedía una parte preferente de la Iglesia para los enterramientos familiares.

Las clases emergentes. La burguesía mercantil y financiera:
El término burgués designa al habitante del burgo o ciudad, por oposición al campesino. El desarrollo de la burguesía vino de la mano de la expansión del mundo urbano. La burguesía es una clase social que surge ya en la Edad Media los siglos medievales y que rompe con la sociedad feudal de relaciones sociales basadas en el vínculo del vasallaje, aunque se adaptó a esta forma de organización social cumpliendo ciertas funciones económicas dentro de ella. Características:
- Mentalidad económica basada en el espíritu de empresa y el afán racional de ganancias.
- Concepción diferente de la vida (prudencia reflexiva, el gusto por el orden y el ahorro, etc.)
- Respeto a los convencionalismos sociales.
- Grupo de composición heterogénea.
- Mantenía con frecuencia aspiraciones aristocráticas.
- Notable grado de diversificación en su seno, con un elevado grado de movilidad dentro del grupo social
En los estratos superiores de la burguesía se estaban los grandes comerciantes, fabricantes y financieros. En los estratos medios se encontraban funcionarios, algunos profesionales y
comerciantes de mediana fortuna. Finalmente, en los estratos inferiores estaban artesanos prósperos, funcionarios modestos, tenderos y pequeños comerciantes en general.
La burguesía en el ámbito mercantil, fue la protagonista del desarrollo económico europeo y su evolución hacia formas capitalistas. Formaba un grupo que era experto en el manejo de las complicadas técnicas comerciales y que controlaba las redes del tráfico internacional de mercancías. Sus inversiones no se limitaron al ámbito comercial, interesándose en ocasiones por la producción industrial e ideando formas originales de romper el rígido monopolio gremial sobre las manufactura en el ámbito urbano.
En el ámbito financiero, los grandes comerciantes al por mayor que negociaban con su dinero mediante la especulación y el giro de letras de cambio se dedicaron a la actividad del préstamo de dinero a interés, tanto créditos concedidos a particulares como al Estado. A estos grandes financieros del siglo XVI en Historia Económica, se les denomina “comerciantes banqueros”. Parte de esta burguesía se ennobleció con la obtención de privilegios reales. La fusión entre la baja nobleza y la gran burguesía se ve favorecida por enlaces familiares entre ambos grupos y compra de posesiones agrícolas por parte burguesa.
La burguesía media está ligada al desarrollo de las profesiones libres ejercidas por graduados universitarios especialmente en medicina y leyes. Estos trabajos eran considerados “honorarios”, término que ha llegado hasta nuestros días. Los monarcas se sirvieron frecuentemente de elementos burgueses para la recaudación de impuestos. Las profesiones liberales no eran incompatibles con en ennoblecimiento (sí lo era el ejercicio del comercio). Por ejemplo, en Francia se inicia la “noblesse de robe“, una nueva nobleza especial vinculada al cargo y transmisible por herencia.
La baja burguesía está relacionada con la organización del trabajo en las ciudades, con un
asociacionismo laboral de fuerte contenido corporativo y de origen medieval. Los gremios
jugaron un papel destacado en la articulación de la sociedad urbana.
En resumen, la burguesía juega un papel importante, tanto por su potencia económica como por su creciente intervención en los gobiernos municipales y en la administración pública al servicio de la realeza. A su alrededor se desarrolla el espíritu humanista renacentista, cuyas inquietudes espirituales desembocarán en la revuelta religiosa de principios del siglo XVI.
El artesanado y el sistema gremial:
Los gremios: asociación laboral corporativista de origen medieval para la organización del trabajo en las ciudades, que encuadraban a los artesanos según su oficio. Fueron decisivas en la coyuntura social urbana, afectando incluso a la distribución espacial, ya que los artesanos de un mismo oficio solían agruparse en una calle o barrio. El número de gremios y artesanos en general aumentó notablemente durante e siglo XVI. Características:
- Organizaciones cerradas y exclusivistas de artesanos especializados. El acceso era restringido excluyendo por razones religiosas y étnicas, incluso a los hijos ilegítimos. Igualdad entre los agremiados sin competitividad entre sus miembros.
- Casi nula innovación técnica.
- Regido por ordenanzas muy estrictas que regulaban la formación profesional y el sistema de aprendizaje, así como la organización de condiciones de trabajo, fabricación y venta.
Categorías laborales:
- Maestros: propietarios de los talleres, que generalmente se transmitían hereditariamente de padres a hijos (continuidad familiar del oficio). Controlaban la institución gremial. Para acceder a la maestría, además de demostrar su capacitación técnica, era necesaria una elevada inversión económica, así como un soborno a los examinadores. Estos pagos eran menos cuantiosos para los hijos de los maestros y para los naturales de la ciudad.
- Mancebos, oficiales y jornaleros: trabajaban en los talleres de los maestros a cambio de un salario, generalmente pactado por las autoridades gremiales. El ascenso se limitaba al acceso a la maestría, cuyo examen casi nunca superaban. En los oficios más numerosos se agrupaban en cofradías de mancebos.
- Aprendices: jóvenes adolescentes que trabajaban a cambio del aprendizaje del oficio. Realizaban trabajos poco cualificados. La duración y condiciones del aprendizaje se establecían en un contrato, a veces notarial, entre el padre y el maestro. El maestro se comprometía a alojarlo, alimentarlo, vestirlo y enseñarle el oficio en un plazo de tiempo determinado.
- Trabajadores no cualificados: grupo numeroso que realizaba trabajos eventuales por un sueldo diario. Despectivamente eran llamados “ganapanes”, “peones” o “bergantes”.
Los aspirantes a un ascenso de categoría eran examinados por las autoridades gremiales.
La mayoría de los gremios tenían cofradías de origen religioso, con un fondo económico común formado por aportaciones de maestros y oficiales, para atender las necesidades apremiantes de los agremiados que caían enfermos y de sus familias. En ciudades pequeñas las distintas especialidades artesanales se reunían en “cofradías de diversos oficios” bajo la
protección de un patrón común. Muy relacionados con los gobiernos municipales, por detrás de ciudadanos y comerciantes. Participaban en Londres (Guild-Hall) y en París (Six Corps des Marchands) En Alemania disminuyeron su representación y en Italia incluso fueron excluidos. En caso necesario, los gremios podían formar compañías armadas para la defensa de la ciudad. Los artesanos solían participar en las protestas populares. Fuera de las ciudades el ejercicio de los oficios era libre, teniendo resolver tanto el acceso a
las materias primas, como a la comercialización de sus productos.
El grupo de los campesinos:
Cerca del 80 % de la población europea estaba compuesta por campesinos. Las rentas del campo, percibidas por la nobleza territorial en especies hasta el siglo XV, se monetizan, y los propietarios, que cuentan sólo con esta fuente de ingresos, intentan elevarlas mediante el aumento de las cargas serviles. Esto repercute negativamente en las clases campesinas, que experimentan un cambio desfavorable en su situación social, puesto que los grandes y pequeños señores presionaban para mantener y aumentar las rentas del campo. Existen en Europa tres tipos de campesinos de acuerdo a la organización social, desde el punto de vista jurídico:
- Campesinos libres de derechos señoriales, con libertad jurídica, que no estaban adscritos a la tierra y a las cargas de trabajo. En esta situación estaba casi toda la Península Ibérica, el sur de Italia y Francia, Inglaterra y los Países Bajos.
- Campesinos sometidos a un régimen señorial, aunque menos férreo que en la Edad Media, sometidos a derechos jurisdiccionales y con obligación de pago de determinados impuestos al señor y, en ocasiones, cargas de trabajo. La mayor parte de Francia y Alemania se encontraba en esta situación.
- Campesinos sometidos a un régimen feudal absoluto, donde estaban adscritos a la tierra y dependían personalmente del señor en un estricto sistema medieval. Se daba en toda la Europa al Este del Elba.
Todos estaban obligados al pago del diezmo eclesiástico, incluso en los países protestantes,
donde se pagaba a las iglesias reformadas o a la nobleza que se había apropiado de las antiguas tierras del clero. En cuanto a la tenencia de la propiedad. La mayoría no eran propietarios libres o alodiales, por lo que estaban obligados al pago de una renta de la propiedad. Los tipos de arrendamiento son:
- Contratos de arrendamiento eran los de larga duración, perpetuos y hereditarios, que consistían en cesiones de tierras no cultivadas que el campesino explotaba pagando un canon moderado, según el modelo romano de la enfiteusis. El campesino era usufructuario de la propiedad.
- Arrendamientos de menor duración en los que el campesino corría con los gastos de explotación. Los propietarios preferían los contratos de corta duración pues les eran más rentables.
- Contratos de aparcería en los que el propietario asumía parta de los gastos a cambio de percibir una parte de la producción (1/2 ó 1/3).
En la sociedad rural estaban muy arraigados las propiedades comunales y los derechos colectivos. Las parroquias tenían el derecho de uso de montes y prados (obtención de madera, pastos). Una vez realizada la cosecha, las propiedades individuales estaban sometidas a derechos de uso colectivo, para lo que era necesario que lo que los campos permanecían abiertos y que el ritmo de trabajo fuese uniforme y regulado por la comunidad.
Capacidad económica de los campesinos:
- Solo un 5% de los campesinos eran ricos o grandes arrendatarios, los llamados “labradores honrados o villanos ricos”. Eran intermediarios del régimen señorial, tenían ganado y empleaban asalariados.
- Un 25% eran campesinos medios, independientes.
- El resto de la población rural eran campesinos dependientes, con pocas tierras, que tenían que realizar trabajos estacionales. Vivían a merced de las carestías. Estos pequeños propietarios sufrieron con mayor fuerza el proceso de deterioro de la propiedad campesina que comenzó en el siglo XVI y culminó en el XVII, debido a los desastres naturales, a la presión fiscal y al diezmo.
También existía un considerable número de campesinos sin tierras y sin capacidad económica para acceder al mercado de arrendamientos, trabajando como asalariados por cuenta ajena, con condiciones de trabajo y vida muy precarias. Es más numerosos en las zonas de predominio latifundista. Había jornaleros (casados y con domicilio propio) y mozos de labranza (jóvenes solteros que eran acogidos temporalmente por la familia del patrón).
La marginalidad social:
Se estima que el 10% de la población vivía en condición de pobreza. El incremento del número de pobres coincidía con las dificultades económicas, que aunque a veces eran transitorias, podían dejar consecuencias graves. Durante la segunda mitad del siglo el nivel de vida se deterioró más debido a la carestía de los productos alimenticios. Afectó a gran parte de la población rural, jornaleros, pequeños arrendatarios y aparceros, viviendo muchas veces en situación malnutrición y hacinamiento. La ciudad era también foco de pobreza donde, muchos asalariados sufrían grandes carencias. Causas de pobreza:
- La muerte o incapacidad del cabeza de familia, principal sustento familiar, reducía a la mendicidad ancianos, viudas y enfermos.
- La pérdida de las tierras de los campesinos pobres.
Las instituciones asistenciales religiosas (por ejemplo las órdenes mendicantes de dominicos y franciscanos), basadas en las ideas caritativas del cristianismo medieval, resultaban insuficientes para paliar un problema que las desbordaba por sus dimensiones. Durante el primer tercio del siglo, preocupaba a las autoridades la cantidad creciente de vagabundos y mendigos, lo que propició la promulgación de disposiciones por los poderes públicos para tratar de limitar estas prácticas. Eran medidas represivas que quedaron muchas veces sin efecto por las dificultades para su aplicación. Esta política de represión de la mendicidad comenzó en los Países Bajos y Alemania, coincidente con el discurso humanista sobre la pobreza, afectando a la mayor parte de la Europa Occidental. Moro y Erasmo se manifestaron en contra la mendicidad. Los reformadores religiosos consideraban el trabajo como un deber, condenando severamente la pobreza. Fue muy activa entre 1520 y 1540. Estas normas fueron promulgadas tanto por poderes centrales, como por autoridades municipales, prohibiendo mendigar y obligando a trabajar a todos los que no estuvieran físicamente impedidos. Se institucionalizó y reglamentó la asistencia social con instituciones como:
- “Aumônes generales” (Limosnas generales) o “Bureaux de pauvres” (Oficinas de pobres) en Francia.
- “Albergues de pobres” y “Montes de piedad” (instituciones que concedían créditos a las clases populares ) en Italia
- En Inglaterra el Parlamento legisló que cada parroquia se responsabilizase de sus pobres.
- “Casas de misericordia” en España
La legislación penal contra delincuentes y vagabundos solía ser arbitraria y selectiva. Las condenas consistían en castigos físicos y trabajos forzados (ej. condena a galeras, que dependía más de la necesidad de remeros que del delito cometido)
El bandolerismo fue un fenómeno general en Europa (en especial en el ámbito mediterráneo), provocado por los hábitos violentos de la vida social y por enfrentamientos familiares. Eran personas proscritas de su comunidad mediante un bando. Eran cobijados por grupos privilegiados (nobles y eclesiásticos)
Tenemos una discusión abierta entre pobres marginados y pobres no marginados. Pero si tenemos a grupos marginados por razón de su raza, sobre todo judíos, estos tendrán normas restrictivas en las ciudades, solo pueden vivir en la judería, tienen toque de queda, tienen que salir a la calle con una prenda distintiva, no pueden tener propiedades rústicas o urbanas por encima de un límite, no pueden tener sirvientes que no sean judíos, no pueden acceder a la administración ni estudios de leyes, etc. se les esta permitido el comercio, el artesanado, banca y medicina. A lo largo de la Edad Moderna siguen sufriendo estas restricciones. En España los judíos que quieran profesar la religión hebrea se tienen que marchar a partir de 1492, los que salieron se fueron a Asia Menor y Portugal, los judíos conversos fueron víctimas de la inquisición, en 1478 funciona un tribunal de la inquisición que acusa a los judíos conversos de seguir practicando su antigua religión. Una vez convertidos los judíos dejaban de tener limitaciones. Durante el XVI se prohibió a los de origen judío hasta la cuarta generación acceder a órdenes religiosas (excepto los jesuitas) y otras limitaciones, pero estas no llegaron a más por que si se ascendía en familiares de casi cualquiera se hallaría algún judíos, en Sevilla y Valencia se daba la mayor concentración de judíos. Los súbditos del rey tenían que tener la misma religión que su rey, en cada país existirán momentos de tolerancia y otros de intolerancia. Las emigraciones de los perseguidos por su religión terminaron en América del Norte, también Holanda se convierte en refugio de exiliados religiosos.
Esclavos:
Existe el mercado de esclavos hasta 1821 aprx. Después del congreso de Europa se decide dejar la esclavitud. Los esclavos están en grandes centros mercantiles como en Lisboa, son los tratantes portugueses los que traen los esclavos negros, también se da en Sevilla, Valencia, Venecia, en las colonias si hay necesidad de estos esclavos , pero en el continente son solo para el servicio doméstico, no todos los negros son esclavos, existen los liberados por sus dueños a la muerte de este, también pueden comprar su libertad. Cuando en el XIX fueron liberados se fueron para Huelva (la Palma y Trigueros). También en el XVI tenemos esclavos o cautivos de guerra, estos están obligados a los trabajos forzados, estos cautivos pueden ser rescatados, el esclavo no, pero el esclavo si se podía convertir a la religión cristiana y el cautivo no. En Argel en 1530 había 100000 cautivos cristianos , cuando en esta época son pocas las ciudades que llegan a esta cantidad de habitantes. En Europa Oriental Polonia, Lituania, Rusia, hay siervos, si los esclavos y cautivos cada vez son menos, los siervos van a más, en el XVI son pequeños arrendatarios que terminan siendo siervos con peores condiciones ya que Europa Occidental compra el cereal de Oriente, se convierte en un negocio para Europa Oriental, donde el señor va convirtiendo a sus jornaleros en siervos. En el XVIII siervos y esclavos no hay diferencia. Los reyes hacen concesiones para que el campesinado se convierta en siervo y que estén bien atados al señor para que no se puedan escapar, los señores dejan que los reyes se afiancen en el poder.
BIBLIOGRAFÍA:
BENNASAR y Cols. HISTORIA MODERNA. Editorial Akal, Madrid, 2005.
FLORISTAN, A. (Coord.) y otros. HISTORIA MODERNA UNIVERSAL. Ariel Historia.
Barcelona. 2002.
TENENTI, A. LA EDAD MODERNA SIGLOS XVI-XVIII. Editorial Crítica. Barcelona. 2003.
RIBOT, L- HISTORIA DEL MUNDO MODERNO. Ed. ACTAS, Madrid, 2006.
Universidad de Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex