¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

Clases Sociales en el Antiguo Egipto

En el vocabulario egipcio no existía un termino para definir las clases o grupos sociales, tampoco encontramos definición para ciudadano, esto no significa que la sociedad no estuviera jerarquizada, podemos distinguir a grandes rasgos tres tipos de ciudadanos:
-         la nobleza (Pat) esta nobleza es normalmente hereditaria, entre ellos tenemos a la familia real, altos funcionarios civiles, religiosos y militares
-         la masa del pueblo (Rhyt)
-         este último (Henmemet) gentes del sol, no sabemos quienes eran
La gran mayoría de la población es campesina y de condición humilde, estos campesinos dependen de la cosecha, generalmente es analfabeta, su condición puede ser de libre o dependiente del Estado, del templo o de algún terrateniente.
Los artesanos y artistas son valorados en esta sociedad, podríamos definirlos como la clase media, sobre todo en el I.N. y aunque tengan gran relevancia social nunca tendrán el poder que maneja la clase alta.
Visto todo esto y dejando a un lado a los grandes artesanos y artistas, podemos decir que la sociedad egipcia esta dividida entre la alta clase y la masa de la población campesina, además esta situación es prácticamente inamovible, los oficios suelen ser hereditarios y la masa campesina tiene pocas opciones de promoción, en el I.N. tenemos una excepción a lo dicho mediante la militarización, estos militares serán promocionados por medio del faraón, llegando a puestos de responsabilidad en la administración del Estado e incluso obteniendo altos cargos sacerdotales, en los periodos intermedios bien pudiera ser que esta movilidad fuera más acusada, debido a la falta de centralización del Estado. Otra excepción a lo anterior lo encontramos, otra vez, en el reinado de Akenatón, este faraón resta el poder a los sacerdotes de Amón para promocionar a los de Atón. En la base de esta pirámide tenemos a los esclavos, la mayoría de estos esclavos son prisioneros de guerra, aunque también proceden de los comercios de esclavos y también existe el esclavo por deudas. Todos estos esclavos son considerados como mercancías, son utilizados como servicio domestico, como mano de obra para realizar los trabajos más duros como las minas, canteras, etc. el faraón podía recibir esclavos procedentes de Estados vasallos o de otros reinos para afianzar las amistades, estos esclavos los podía entregar a los templos, como recompensa a sus oficiales o bien se los podía quedar para su servicio personal. Como norma general estos esclavos podían casarse con otra persona libre o con otra esclava (este último matrimonio aumentaba el patrimonio del señor, ya que los hijos estarían a su servicio), también podían comprar su libertad.
En Egipto hubo muchos extranjeros comerciantes, militares (sobre todo Nubios), en el I.N. abundan los asiáticos y la época Saita tenemos a los mercenarios griegos, en la corte también encontramos extranjeros, estos suelen ser embajadores de otros reinos o princesas reales que se acompañan de su séquito personal.
En el Egipto antiguo no existían los abogados como tal, lo más parecido a ellos pueden ser los escribas dedicados a preparar discursos para los acusados, ya que estos no tenían la suficiente preparación para defenderse en un juicio. Tampoco existían jueces, estas tareas eran realizadas por funcionarios, tampoco tenemos un código de leyes, se suelen regir por la experiencia anterior, en el mundo antiguo la ley y la tradición van de la mano, es lo que llamamos las leyes consuetudinarias, los asuntos menores eran tratados según las leyes o costumbres locales, para otros asuntos que incumbían a todo el territorio se aplicaba la ley del faraón. La mayoría de la documentación que tenemos al respecto procede de la época ramesida, pero es probable que estas leyes fueran utilizadas antes, la justicia en las pequeñas aldeas eran realizadas por funcionarios que estaban de paso, en los poblados mayores se realizaban tribunales populares, aunque no sabemos la forma electiva de estos tribunales, suponemos que estaría formado por miembros influyentes de la comunidad, los asuntos más importantes de ofensas contra el Estado o de apelación, eran llevados por una corte de funcionarios reales y en algunas ocasiones por sacerdotes, estos eran presididos por el Visir, otros casos como los robos en las tumbas o los atentados a la familia real, en estos casos el faraón personalmente era el que designaba el tribunal. En casos de poca monta el propio afectado era el encargado de llevar al culpable ante la justicia, la falsedad en la acusación era penado con 100 golpes, algunas veces para intentar encontrar al culpable de un delito se podía recurrir a los oráculos, en los casos más graves el Estado era el que realizaba todas las funciones, policía, juez y verdugo. El caso más conocido sobre un atentado al faraón fue sobre Ransés III, aunque murió más tarde se cree que fue a consecuencia de esto, las personas que estaban enteradas del atentado y no lo comunicaron recibieron el mismo castigo que los culpables, en este caso la pena de muerte, cuando se sabían quienes eran los sospechosos intervenía una especie de policía (Medjai) que los capturaban e interrogaban mediante la tortura, el objetivo de los interrogatorios era conseguir información sobre los cómplices y la manera en la que realizaron el delito, para poder evitarlo la próxima vez, si merecía la pena la información obtenida recibían inmunidad, como norma general el tribunal que seguía el caso fijaba también la sentencia, la pena de muerte era trasladada a una autoridad más alta, el visir o el faraón, solo se aplicaba en casos extremos como el atentado a la familia real, el saqueo de las tumbas o la corrupción de los funcionarios, estos funcionarios en algunos casos en vez de la muerte perdían su trabajo. El adulterio se consideraba asunto privado entre la pareja y aunque los textos nos digan que un marido se puede tomar la justicia por su mano en caso de adulterio, sabemos que en la práctica no era lo normal. En el decreto de Nauri se nos habla de los castigos contra los delitos a la propiedad divina, es de época de Seti I referido a la fundación Nubia que era propiedad del dios Osiris, este decreto dice que cualquiera que entrara en la propiedad divina para asuntos privados, que robaran o que utilizaran las embarcaciones de la propiedad, serían castigados con 200 golpes y 5 heridas abiertas, cualquiera que moviera las marcas fronterizas que delimitan los campos o robara ganado, se le cortaba la nariz y las orejas, vender un animal de la fundación era castigado con la muerte por empalamiento y se esclavizaba a su familia. Los castigos se podían clasificar en criminales: muerte, golpes, mutilaciones, trabajos forzados. Y los castigos civiles: sanciones económicas o golpes, también puede ser ambas cosas.

Gracias a la Universidad de Sevilla donde realice mis primeros estudios de Historia, sobre todo al departamento de Historia Antigua y a la asignatura (Historia del Antiguo Egipto) impartida por los profesores Salvador Ordoñez y César Fornis, basada en las siguiente bibliografía:

J. Assman, Egipto a la luz de una teoría pluralista de la cultura, Madrid 1996
J. Baines- j. Malek, Egipto, Dioses, templos y faraones, Barcelona 1988
F. Cimmino, Vida cotidiana de los egipcios, Madrid 1991
S. Curto, LÀntico Egitto: Società e costume, Torino 1981
S. Donadoni, El hombre egipcio, Madrid 1991
E. Driotom-J. Vandier, Historia de Egipto, Buenos Aires 1962
A. Erman, Life in Ancient Egypt, Nueva York 1971
A. H. Gardiner, El Egipto de los Faraones, Barcelona 1994
N. Grinal, Historia del Antiguo Egipto, Madrid 1996
E. Hornung, Introducción a la egiptología, Madrid 2000

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex