La Crisis de la Polis Griega



Las crisis de la polis griega: las hegemonías espartana y tebana. La emergencia de Macedonia, Filipo II. Alejandro Magno. Los estados helenísticos: la lucha por el imperio, los Diádocos. Los reinos helenísticos, los Epígonos. El helenismo, sociedad, economía y cultura.

---------     ---------  ---------------   -------------      -------------     -------------  -----------   ------ ---

Las crisis de la polis griega:

El final de la guerra del Peloponeso se saldo con la victoria de Esparta y la Liga Peloponésica sobre Atenas y sus aliados, esto origino una situación de inestabilidad generalizada, frecuentes vacíos y relevos de poder mostraban las limitaciones existentes en el sistema de las poleis clásicas, se propusieron soluciones teóricas y prácticas para intentar sacar a Grecia de la crisis que la amenazaba, en el pensamiento político intervinieron filósofos, demagogos, etc. todos intentaban aportar sus ideas para solucionar la crisis, no existiendo ningún tipo de acuerdo  sobre los principios en los que debería basarse la nueva configuración política, en el ámbito de las alternativas teóricas propuestas había tres fundamentales, una tradicionalista (Isócrates) una vuelta al pasado y restauración de la llamada constitución ancestral de los supuestos fundadores Solón y Clístenes, idealista (Platón) que negaba la vuelta al pasado la ciudadanía debe ser restringida a dos categorías socio políticas, una de los sabios para dirigir el estado, otra de guerreros para defender sus intereses, en ellas los productores no tendrían derechos políticos, la tercera propuesta es la realista (Aristóteles) esta de acuerdo con Platón en que no se puede volver a la constitución ancestral, pero propone reformar los fundamentos económicos, sociales y políticos con un pensamiento mucho más diversificado y ajustado a la realidad, pero basándose en un fundamento ético en el cual tiene cabida la desigualdad (diferencia natural). Aunque se discuta la naturaleza y el alcance de la crisis, parece evidente que el desarrollo político del siglo –IV se corresponde con las tentativas de supervivencia de una forma de estado en proceso de desintegración, una de las alternativas en la práctica política fue el Panhelenismo (Doctrina o movimiento que propugna la unión política de todos los pueblos de estirpe griega) esto adquirió un fuerte contenido nacionalista, pero realmente lo que prevaleció fue la unión para formar un frente común contra los extranjeros, pero imposibilitando la paz común debido a las continuas rivalidades entre las diferentes hegemonías de la confederación griega.

 

Las hegemonías espartana y tebana:

La victoria de Esparta y sus aliados en la guerra del Peloponeso tuvo un alto coste político para Atenas no solo por las pérdidas materiales y humanas o el cambio de régimen político que implicaba la revolución oligárquica del –404, sino también que Esparta se convirtió en heredera del dominio marítimo ateniense, esta hegemonía espartana fue acogida en muchas poleis con recelos y criticaban a Esparta el haber configurado su imperio a expensas de la servidumbre de los lacedemonios. Ello obligo a Esparta a emprender una política realista atendiendo a la situación particular de cada polis, pero se observan dos tendencias, una respecto a las ciudades aliadas de Atenas  asignarles una contribución de 1.000 talentos anuales y les obligo a elegir un gobierno oligárquico pro espartano constituido por diez miembros reforzado por una guarnición espartana en la ciudad, y la otra tendencia concreto una nueva relación de Esparta con la ciudades miembros de la Liga Peloponésica interviniendo Esparta en ellas violando el principio de autonomía política. Pero estas relaciones impuestas militarmente no eran muy estables y en consecuencia no fueron muy duraderas, los aliados de Esparta se sintieron explotados como con Atenas y pronto surgió la II confederación ateniense, y los aliados de Esparta en la guerra debido a la violación de los derechos por parte de Esparta alentaron los deseos de independencia dentro de la Liga, esta situación la pretende capitalizar Corinto en su provecho, pero finalmente fue Tebas la que puso fin a la hegemonía espartana.

Tebas ostentaba la primacía entre los beocios, de los siete magistrados que conformaban la confederación beocia tres eran tebanos, además Tebas supo sacar provecho de la confederación antiespartana liderada por Atenas, el general Epaminondas derroto al ejército del rey espartano Cleombroto en el –371, la derrota se saldo con la perdida hegemónica de Esparta. Durante diez años los tebanos mantuvieron su hegemonía y mantuvieron relaciones con los persas a fin de quitar protagonismo a Atenas en el Egeo, pero las pretensiones marítimas de Tebas obligaron a Atenas a entablar nuevas negociaciones con Esparta para reconstruir su imperio, pero solo logran asentamientos en el Egeo, el general tebano intento evitar esta alianza y en la batalla de Mantinea –362 pereció terminándose igualmente la hegemonía tebana. 

 

La emergencia de Macedonia, Filipo II:

Los macedonios habían mantenido estrechos contactos con los griegos antes del siglo IV cuando Macedonia entra con fuerza en la historia, estos se proclamaban descendientes directos de los héroes homéricos, el dialecto macedonio procedía de un tronco étnico común al griego, incluso la opinión pública griega no consideraba a los macedonios como extranjeros, incluso participaban en los juegos olímpicos. Los griegos habían llegado a dominar el litoral macedónico estableciendo colonias en el norte del Egeo para explotar los recursos de la región, los miembros de la nobleza macedónica debido a la hegemonía griega procuraban a sus hijos una educación a la griega, como Filipo que estuvo al amparo de Epaminondas y el propio Aristóteles aleccionó a su hijo Alejandro Magno. Un consejo de ancianos nombraba a los nuevos reyes macedónicos o legitimaban a los usurpadores mientras la asamblea del pueblo criticaba  las decisiones del rey y ratificaba las decisiones del consejo, cada rey a su llegada al trono tenía que recurrir a expedientes diversos para consolidar su poder, aún así las usurpaciones siguieron siendo frecuentes, el propio Filipo había sido regente del hijo mayor de Pérdicas II, su hermano, muerto en batalla contra lis ilirios, pero Filipo se deshizo de su sobrino y ocupó el trono matando o exiliando a sus oponentes. Filipo integro en su reino a ilirios, tracios y peonios, se aprovecho de la debilidad de los nobles y reforzó su poderío militar sentando las bases para una posible expansión de Macedonia sobre suelo griego, creó una guardia personal y configuró la nueva falange macedónica de tipo hoplítico, de esta forma consiguió elevar a Macedonia a primera potencia de la península balcánica, Filipo consiguió el acceso al mar para Macedonia con la toma de Anfípolis –357, también ocupo territorios tracios ocupados por la Liga Calcídica, esto provoco revuelo en la sociedad ateniense que se dividía en dos grupos, uno tradicionalista que veían con buenos ojos la política de Filipo para restaurar la libertad y autonomía de los estados griegos y otra que quería constituir una alianza helénica para luchar contra Filipo, pero Atenas hizo poco para recuperar los dominios perdidos y a Anfípolis siguieron Olinto, Metona y Potidea y aprovechado la inestabilidad interna de los griegos del –356 al –346 con la tercera guerra sagrada, extendió su dominio a toda Tracia, la Calcídica y Tesalia, poco después intervino directamente en los asuntos internos griegos prestando apoyo a grupos conservadores de las poleis enfrentadas, así fue cuajando la idea de una unidad griega bajo el liderazgo de Filipo, en el enfrentamiento de las tropas de Filipo con la Liga Queronea  -338 concluyó con una rotunda victoria macedónica y ya la hegemonía macedónica sobre Grecia no sería cuestionada constituyéndose la Liga Helénica de Corinto, de esta manera Grecia perdió su independencia política, pero en el mundo griego se iniciaba una nueva época de recuperación económica y social.

 

Alejandro Magno –336-323 reinado:

Alejandro Magno como buen conocedor de la tradición y cultura griegas se proclamaba descendiente de Heracles y destinado a vengar la afrenta sufrida por sus antepasados griegos, como discípulo de Aristóteles y lector de la Ilíada conocía la influencia del lenguaje simbólico de los mitos en la propaganda política de la época, emprender una empresa como la conquista de oriente no se podía justificar con simples argumentos imperialistas, se trataba de construir un nuevo mundo asentado sobre el principio de unidad étnica, lingüística, política e ideológica, esta unidad básica propiciaría un mayor contacto entre las culturas orientales y la griega, más tarde se extendería a todo el mundo bajo la autoridad de un mismo soberano, estas son las ideas que nutrieron el mito de Alejandro Magno. Fue un buen estratega al modo griego con una enorme ambición de poder y como todos los imperios antiguos, Alejandro se sirvió de las bases institucionales y económicas ya existentes en los reinos conquistados, este recogió el legado de sus padre Filipo a quien sorprendió la muerte cuando preparaba una campaña contra los persas y es posible que ya incluyera en sus planes políticos la conquista de Oriente. Todo esto sirvió a Alejandro para desarrollar su labor expansionista, con tan solo 18 años había demostrado su pericia militar acompañando a su padre en varias campañas como Tracia y Queronea, dos años más tarde subió al trono con el compromiso de continuar la política de su padre, con dificultades heredó el título de strategós autocrator que los griegos otorgaron a su padre para dirigir la Liga Panhelénica, pero algunos estados como Atenas y Tebas intentaron sublevarse y al reacción de Alejandro no se hizo esperar, en el –335 puso sitio a Cadmea sede institucional de la Liga beocia y saqueó Tebas, este castigo resulto desproporcionado pero sirvió como ejemplo a las demás ciudades griegas. Del –334 al –333 se realiza la expedición contra Persia, Alejandro contaba con un ejército de más de 40.000 hombres 6.000 de ellos jinetes, el resto arqueros, lanceros, hoplitas, etc. en formación de falange típica macedónica, casi todos los estados griegos miembros de la Liga Panhelénica enviaron efectivos, excepto Esparta. El primer enfrentamiento con los persas –334 fue a orillas del río Gránico, más tarde se liberaron las ciudades jonias de Asia Menor como Frigia, Caria, Licia, ect. Algunas como Halicarnaso opusieron resistencia esta no sirvió de mucho, en ellas se implanto el régimen democrático de las poleis y una nueva administración macedónica, desde Cilicia la expedición se dirigió hacía Anatolia alcanzando Godión en Frigia (donde ocurrió el episodio del nudo gordiano, que según la leyenda el que lo desatara tendría el dominio universal), en Noviembre del-333 Alejandro descendió hasta Issos en Siria donde obtuvo la segunda victoria contra los persas que en esta ocasión estaban dirigidos por el propio Darío III, esto permitió a los griegos y macedónicos controlar las ricas tierras de Siria y Fenicia clave del comercio de la época, Alejandro decidió primero dominar a los Persas y más tarde conquistar Oriente.

Recuperado el tesoro de Damasco, la expedición se dirigió hacía el Sur consiguiendo sin resistencia las ciudades fenicias excepto Tiro, que resistió durante siete meses, a comienzos del –332 Alejandro entró en Egipto que era una satrapía del imperio Persa, donde fue aclamado como un autentico faraón ya que estos egipcios no eran partidarios del sátrapa persa, en febrero del mismo año Alejandro fundó la ciudad de Alejandría en una de los brazos occidentales del Delta del Nilo, Alejandro a su vez fue respetuoso con las instituciones egipcias restituyendo la organización administrativa, en el –331 Alejandro abandono Egipto y en octubre tuvo lugar la tercera gran victoria contra los persas en Arbela al este del Tigris donde Darío consiguió huir hacía el mar Caspio, pero Alejandro en vez de perseguirle se dirigió hacía Babilonia donde restauro los cultos caldeos y se hizo reconocer como gran rey, de Babilonia obtuvo un botín importante procedente del tesoro real aqueménida, mientras Darío se había refugiado en Ecbatana la capital del antiguo reino medo, de esta perseguido por Alejandro también huyó y poco después el cadáver de Darío fue hallado en Partia, Alejandro se convirtió en vengador de su muerte y fue proclamado rey de los persas.

Durante tres años no hubo nuevos avances territoriales, pero si una consolidación del poder personal de Alejandro convirtiéndose en un rey casi despótico, en esta época se dan varias conspiraciones contra Alejandro procedentes de sus propios oficiales como Filotas jefe de la caballería, esto demuestra el descontento de sus oficiales por la política expansiva seguida por Alejandro, Filotas fue acusado de traición  y ejecutado junto a su padre que era el general Parmenio y sus amigos fueron procesados, pero Alejandro resuelto a configurar un nuevo Imperio en el –327 emprendió la conquista de las Satrapías orientales donde adopto las costumbres de los reyes persas, esto no gusto mucho a los macedonios y griegos, la última expedición sería hacía India –326 donde se enfrento a Poro rey de Punjab, pero las tropas de Alejandro se negaron a continuar y tras muchas vacilaciones de decidió el regreso, esto puso fin a trece años de campañas sin apenas conocer la derrota, a la vuelta Alejandro se vio obligado a adoptar nuevas medidas contra algunos colaboradores como Cleandro acusados de traición, más tarde se caso con Barsine hija de Dario III y exigió a sus generales que se casaran con mujeres iranias de familias aristócratas y sanciono formalmente la unión de 10.000 griegos y macedonios con mujeres nativas. En junio del –323 Alejandro visito de nuevo Babilonia donde murió a los 33 años víctima de unas extrañas fiebres sin dejar sucesor en el trono y sus generales fueron los encargados de repartirse el imperio. su cadáver fue trasladado a Menfis y posteriormente recibió culto en la tumba de su nombre en Alejandría. Tras 15 años de campaña Alejandro fracaso en organizar su imperio, pero durante ellos se sentaron las bases políticas, económicas y sociales del helenismo.

 

 

 

Los estados helenísticos:

La lucha por el imperio, los Diádocos:

Las tres grandes monarquías helenísticas de Antigónidas (Macedonia), Seléucidas (Asia) y Lágidas o Ptolomeos (Egipto) no se constituyeron hasta finales del siglo –IV o comienzos del –III, durante casi un siglo los sucesores de Alejandro Magno llamados tradicionalmente los Diádocos estuvieron enfrentados entre sí para controlar el poder. A la muerte de Alejandro sus sucesores legítimos Filipo III y Alejandro IV fueron desplazados por las ambiciones políticas de los generales Pérdicas, Crátero y Antípatro, entre ellos existió una serie de enfrentamientos en los cuales Pérdicas y Crátero perdieron la vida, Antípatro se proclamo el único virrey tras la paz de Triparadisos –321, esto le colocaba en una situación predominante sobre Asia y Egipto, la satrapía de  Egipto era gobernada por Ptolomeo y el nuevo arbitro en Asia fue Antígono que contaba con el apoyo del sátrapa de Babilonia Seleuco, de Lisímaco de Tracia y de Eumenes de Capadocia. La muerte de Antípatro en el –319 desencadeno de nuevo las hostilidades (segunda guerra de los Diádocos), su sucesor Poliparco en calidad de regente decreto la libertad de los griegos, esto origino la reacción de Casandro hijo de Antípatro que controlo de nuevo Grecia en contra de las pretensiones de Poliparco y Eumenes, Antígono que en principio apoyo los planes de Casandro decidió eliminar de la escena política a los sucesores de la familia real macedónica, pero más tarde el enfrentamiento entre Casandro y Antígono fue inevitable, (tercera guerra de los Diádocos –316), esta guerra implico a Ptolomeo que en la anterior había sido neutral, este se anexionaba Chipre y Casandro se hizo fuerte en Grecia con el apoyo de Atenas, en el –306 Antígono y su hijo, Casandro, Seleuco y Lisímaco se proclaman reyes mientras Ptolomeo lo haría el año siguiente. La cuarta guerra de los Diádocos consistió en una coalición contra Antígono liderada por Seleuco y Lisímaco que acabo con la implicación de todos los afectados en Frigia –30, Antígono es derrotado y muere en el campo de batalla, Demetrio aliado de Antígono abandona Grecia, Lisímaco extiende su poder hasta el litoral de Asia Menor, Seleuco mantiene sus posiciones en el norte de Siria aunque cede a Ptolomeo la Celesiria, la delimitación territorial aunque confusa estaba diseñada configurándose así las nuevas monarquías helenísticas, pero esta unidad imperial era solo una ficción, ya que quizás esta unidad nunca haya existido, ni siquiera bajo el llamado imperio de Alejandro.

 

Los reinos helenísticos, los Epígonos:

A pesar de las conquistas de Alejandro en Oriente y Egipto, la capitalidad del imperio se mantuvo durante varias décadas en Macedonia, tras las guerras de los Diádocos –321-301, los sucesivos repartos territoriales del imperio acabarían fragmentados en tres grandes estados territoriales con tres grandes capitales: Seleucia en el asiático, Alejandría en Egipto y Pella en Macedonia. Durante mucho tiempo dinastas asiáticos y egipcios aspiraron a controlar el trono macedonio ya que este daba acceso a Grecia considerada como símbolo de la cultura de la época, estos conflictos característicos de los reinos helenísticos (sobre todo la alianza de Filipo V con Aníbal) permitió a Roma intervenir directamente en la política exterior de Macedonia, desencadenando la guerra de Iliria –214.

Asia helenística: el Imperio seléucida: este imperio se asentaba sobre la base territorial y administrativa del antiguo imperio persa y se convirtió en el estado más poderoso en el ámbito asiático durante esta época. El núcleo más denso de población se concentraba en Mesopotamia y Siria, donde se ubicaban las dos grandes capitales, Seleucia y Antioquía. Este reino estaba marcado por la diversidad de culturas existentes en la zona, todas ellas controladas por la estructura de las Satrapías bajo el gobierno de un sátrapa que era responsable ante el monarca, el fundamento de la realeza seléucida no se asentaba sobre las bases del origen divino como en Macedonia o Egipto, sino en la existencia de un territorio conquistado que engrosaba el patrimonio real mediante el derecho de conquista, el monarca se apoyaba en un reducido grupo de funcionarios familiares o amigos, estos mantenían el imperio apoyándose en un ejército permanente constituido por mercenarios y oficiales profesionales. Junto a este imperio se encontraban monarquías periféricas como la de la región Indo irania, estos territorios poco después de su conquista por Alejandro  tendieron a la secesión, ya que estaban muy alejados de los grandes centros occidentales, estos reyes se movieron por lo tanto con una cierta libertad ya que el seléucida Antíoco III orientaba su política expansiva hacía el Mediterráneo, uno de estos reyes sería Meandro que logro extender su control hasta el valle del Ganges. Otro imperio periférico sería el de Pérgamo con la llamada dinastía atálida fundada por Atalo I que se mantuvieron en el poder hasta la desaparición del reino de Pérgamo en el –133 que fue incorporado al Imperio romano debido a  la alianza mantenida entre ambos durante todo el periodo.

El Egipto ptolemaico: en el –305 Ptolomeo I se convirtió en el primer rey de la dinastía lágida, la frágil constitución de los estados vecinos permitió a Egipto dominar un territorio incluso mayor que el controlado por los faraones de la época ramesida, controlando toda la franja sirio palestina, gran parte del Levante Mediterráneo y algunas islas del Egeo, esto convertía a Egipto en un imperio muy rico ya que controlaba la mayor parte de las rutas comerciales de la época, esto convertía a Egipto en un territorio muy codiciado por los demás reinos helenísticos.

En estos reinos helenísticos coexistían ciudades estado independientes tipo poleis, con ciudades dependientes del poder real, los órganos políticos de las poleis griegas (asambleas, consejos y magistraturas) perdieron sus funciones tradicionales, los magistrados se convirtieron en funcionarios locales, los ciudadanos se convirtieron en súbditos o subordinados al rey y la defensa de las ciudades recaía en los mercenarios al servicio del reino. La consistencia del poder político helenístico radicaba en el mantenimiento de la autoridad real en el interior y del poder militar en el exterior, de tal manera que si uno de ellos fallara peligraría la vigencia del otro, por otro lado esto era difícil de controlar ya que los conflictos importantes siempre terminaban en guerra, por lo que todo el periodo se ha llegado a definir como una época militar.

 

El helenismo, sociedad, economía y cultura:

Economía y comercio: La agricultura constituyó la fuente de riqueza básica, es una economía concebida como desarrollo de la vida urbana a expensas de la explotación de los recursos naturales y del campesinado que permanecía en unas condiciones precarias agobiado por la presión fiscal y la baja productividad del suelo. Algunas áreas destacaban por su especialización en determinados productos, como los cereales en Egipto, aceite en Grecia, vinos de Siria, etc. en Egipto la administración real tomo medidas drásticas para garantizar la recaudación llegando a ceder a los campesinos libres tierras reales mediante contratos de arrendamiento, estos se trasmitían de forma hereditaria a sus hijos, con esto se pretendía mantener la productividad del suelo real y asegurarse la recaudación, estas medidas fueron tomadas tras el abandono de los campesinos de las tierras de cultivo por la precariedad de sus condiciones, entre las soluciones para solucionar el problema estaba la adaptación al campesinado de nuevos medios tecnológicos que paliara esta situación de precariedad, se implantaron nuevas mejoras en los canales de riego y drenaje,  el arado de hierro, el molino de agua, las prensas, etc. El comercio experimento una mejora notable durante la época helenística, las conquistas de Oriente abrieron el mundo asiático a los griegos, los egipcios se convertían en puente de las rutas comerciales que comunicaban Asia, África y Europa, Alejandría, Pérgamo, Efeso, etc. se convirtieron en grandes centros políticos, religiosos y activos centros comerciales. La presencia griega aumento en el mundo oriental de tal manera que en poco más de 50 años los griegos constituyeron una minoría importante en todos los estados helenísticos. Los monarcas se interesaron por la apertura de nuevos mercados que satisficieran las nuevas demandas, como las de artículos de lujo, especies, seda, marfil, perfumes, etc. todos procedentes de países exóticos como China, India y Arabia, los productos mediterráneos exportables siguieron siendo trigo, aceite, vino, pescados, etc. todas estas transacciones comerciales favorecieron el desarrollo de los intercambios monetarios que a su vez impulsaron la banca para servir a las nuevas exigencias financieras ya que el mantenimiento de los grandes estados helenísticos fue extraordinariamente costoso, el rey, la corte y la administración fueron los capítulos más importantes en la escala de gastos, la restauración de ciudades, así mismo la fundación de otras nuevas,  el mantenimiento del ejército, etc. las situaciones fueron distintas en los diferentes estados helenísticos:

Egipto: en Egipto más que en cualquier otro estado la riqueza básica fue la agricultura, la mayor parte de la tierra pertenece al rey, esta se distribuye en parcelas asignadas a los campesinos de las aldeas que la cultivan en calidad de tenenses, pero con la obligación de cultivar además la tierras reales, son los campesinos del rey, otra parte de la tierra real es cedida en lotes a los altos funcionarios de palacio, de la administración y del ejército, el resto de las tierras pertenecían a los templos o a manos privadas, todas ellas estaban sujetas a tributación, excepto la de los altos funcionarios. La base social era el campesinado tanto para la explotación de tierras como para el ejército, sin que por ello recibieran ninguna recompensa.

Asia Menor: al igual que en Egipto una minoría privilegiada se beneficia de la producción social de una masa de campesinos explotada, los habitantes de las aldeas explotan generalmente tierras pertenecientes a la chora (dominios del ámbito rural que junto a la ciudad compone la polis) de la polis, existían varias maneras de explotación de las tierras por estos campesinos: los Gueorgoi serían los campesinos libres que cultivan sus propias tierras, los paroikoi trabajan la tierra pública perteneciente a la comunidad, los katoikoi vinculados a las tierras reales cedidas al templo, los laoi basilikoi campesinos privilegiados dependientes de la corona, laoi dependientes de la tierra, hierodouloi esclavos dependientes de los templos y los douloi esclavos que explotan las tierras particulares.

 

 

 

 


Bibliografía: Universidad de Sevilla, asignatura Historia Antigua

Maquetas históricas recortables gratis
Visita mi blog donde puedes descargar maquetas históricas recortables http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/
Saludos J. Ossorio

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex