Los califatos Omeya y Abbasí



 
 
Los califatos Omeya 650-750  y Abbasí 750-954

 

Califato Omeya 650-750:

Características:

Constitución dinástica.

Continuidad de la política expansiva de los tiempos de los califas legítimos, por Occidente se conquista el Magreb y la Península Ibérica, por Oriente se llega casi hasta la India.

Siria se convierte en el centro del poder de este vasto imperio, Siria tiene una profunda tradición de la época helenística, romana y Bizantina, esta tradición tuvo su impronta no solo en lo referente a la administración (donde hasta los principios del VIII se usó el griego), sino que también en otros aspectos como la arquitectura, la flota naval de tipo bizantino, etc.

El principal problema que supone el fin de la dinastía es que dentro del Islam surgieron movimientos religiosos extremistas como los Shiítas (Irán, Irak), Jariyíes (Egipto Túnez y Magreb) y sunnitas (Al-Andalus, Arabia Saudí). Estos grupos acusan a los Omeyas de convertirse en monarcas que dan la espalda a la religión (recordemos que el califa es como el papa y el emperador en Occidente), Mesopotamia será el área de mayor rebelión. Por otro lado en el mundo islámico los musulmanes pagan menos impuestos que los paganos. En el estado Omeya existió un proceso de conversión de los dimnies en muladíes, estos mawla no podían acceder a ningún cargo de administración Omeya y no tenían las mismas ventajas que los musulmanes, esto generó múltiples rebeliones.

Califato Abbasí 750-954:

(continuó más tiempo aunque con un área más reducida)

Todo lo anterior hizo que desde Mesopotamia y a partir de un tío de Mahoma, Abbis acabara asesinando al califa Omeya de la época y se asentase la dinastía Abbasida, esta estaba ligada a la familia del profeta lo que le da legitimidad, en este nuevo estado tenemos un desarrollo importante de la religión que se ve en los títulos de los califas de la época. Existe un proceso de control político y administrativo, esta última asume la tradición Persa, la capital de los abbasidas fue Bagdad creada con una planta circular donde en su centro esta el palacio y la mezquita mayor, a su alrededor están los barrios donde la gente está agrupada en tribus, el ejército también mantiene una estructura tribal. Se incorporan a la tradición persa cuando alcanzan la plena madurez en todos los aspectos, a la vez que se produce este esplendor musulmán también se produce una disgregación del califato, tenemos provincias que se declaran independientes y a partir del X serán califatos como el emirato de Córdoba 756, emirato de Marruecos 30 años más tarde, el emirato de Túnez a principios del IX y el emirato de Egipto segunda mitad del IX. En el área entre la India y Persia surgen también dinastías de carácter emiral que se disgregan del imperio abbasida. Desde el punto de vista cultural este periodo de disgregación no supone una decadencia ya que nuevos territorios imitan a la metrópolis.

Dentro del califato Abbasí los muladíes conversos son musulmanes de pleno derecho, existiendo una igualdad absoluta entre árabes y conversos.

Estructura del imperio: política y organización:

En el 762 se funda la ciudad de Bagdad, su diseño urbanístico tiene sus raíces en el mundo persa, (hoy no queda nada de aquella Bagdad, las incursiones mongoles del XIII acabaron con las ciudades de esta área y con las de Anatolia). La capital es trasladada a Bagdad que será la cabeza de la administración central y estará a cargo del visir (nuevo cargo), el califa Abbasí se convierte en un monarca absoluto, su naturaleza religiosa es la base de su poder, es entonces cuando los califas adoptan títulos que veremos en otros califatos como el almohade (amir al-muminin príncipe de los creyentes, imán guía de la comunidad mediante la ley). Todos los califatos sucesivos buscan sus orígenes en los descendientes del profeta, la idea de jefe político con la de religioso siempre irá unida.

En esta fecha se reconstruyen mezquitas como la Meca y Medina, se construyen otras nuevas como la de Jerusalén (llamada al-aqsa que será un modelo para mezquitas posteriores).

Los abbasidas eliminan la influencia de los grupos extremistas, los Jariyíes y los chiítas son desplazados del poder, los abbasidas adoptan la creencia religiosa de los Sunnitas como en Al-Andalus y la Península Arábiga. El Corán y la tradición (Sunna) serán la base de la vida pública, estas leyes otorgan gran respeto a los ulemas que se dedican al estudio del Corán y a los alfaquíes que elaboran los derechos a partir del Corán y de las tradiciones, a estos tenemos que añadir a los jueces qadies. En la ciudad la máxima autoridad será el gobernador y el juez, la figura del qadie corresponde a un hombre justo y formado en la ley, debe de ser un hombre piadoso y profundamente religioso. Aunque en el estado central se calmaron las influencias de los shiítas y de los jariyíes, no pudieron evitar que se instalaran en las áreas periféricas como en el Magreb y Egipto.. La base territorial del califato continua siendo la península arábiga, Siria, Irak y Egipto. Tenemos califas de gran importancia en la época como Harun al-Rasid y al-Mutasin. Hasta el IX se consiguió mantener gran parte del territorio, pero a partir de aquí el proceso de disgregación del territorio será más acusado, en el 836 se funda la ciudad de Samarra a 120 km. de Bagdad, ( es el yacimiento arqueológico más grande del mundo)la ciudad se extendía 46 Km. (el suelo no tiene valor ya que no hay agua), su existencia fue muy corta (parecido a lo acontecido con la ciudad de Medina A-zahra) Samarra fue abandonada y se volvió a instalar la capital en Bagdad. De estos años de esplendor tenemos algunos vestigios en los palacios y en arquitectura religiosa.

Al-Andalus del 711 1010 desarrolla procesos propios de los países musulmanes, su política económica, social y cultural es plenamente musulmana, pero también tenemos comunidades de judíos y cristianos (mozárabes) que viven en este territorio, a mediados del IX nos encontramos con una conversión sistemática y la huida de los mozárabes a incipientes reinos cristianos. En su historia hay una circunstancia que marca un cambio radical, es el momento de la llegada del príncipe Omeya a Al-Andalus, este es apoyado por la jerarquía militar árabe y es nombrado emir en el 756, del 711 al 756 nos encontramos con un emirato dependiente de Damasco y después será un emirato independiente para más tarde en el 929 al 1010 convertirse en el califato de Córdoba. La dinastía Omeya será la que reine en Al-Andalus, su historia esta marcada por la profunda orientalización y los problemas propios de Oriente, enfrentamientos entre árabes nómadas y sedentarios, árabes y bereberes, muladíes y resto de los musulmanes. Será un mundo complejo con muchas rebeliones y al parecer los Jariyíes tuvieron éxito en el oeste de Al-Andalus. Estos conflictos son corrientes en todo el mundo musulmán, pero también existe una férrea unión debido a la peregrinación a la Meca (todo musulmán deberá peregrinar una vez al menos en su vida a la Meca). En el mundo islámico tenemos que esperar al XI y XII para que surjan instituciones de enseñanza (madrasas) donde se alojan profesores y alumnos. (algunos autores arabistas defienden que no existe influencia de la etapa andalusí en la historia posterior de España).

La etapa abbasí tuvo una gran importancia económica, en los cultivos y sus técnicas aunque no se invento nada, si se difunden las técnicas conocidas en el Próximo Oriente como la irrigación y se produce la introducción y difusión de especies de cultivos como los cítricos que son traídos del lejano oriente (espinacas, arroz, caña de azúcar, lino, etc.). tenemos una cuestión que contribuye a transformar el paisaje agrario, y es que la dieta de los musulmanes se basa en la fruta y las hortalizas (la cristiana en el cereal y la carne o pescado).

En cuanto al régimen de la propiedad seguimos encontrando la importancia de la ciudad, del campo sabemos poco ya que las crónicas no hacen referencias a ellos, tenemos libros de agronomía que facilitan la información, las fatuas también permiten reconstruir el mundo agrario, estas son dictámenes jurídicos que permiten ver los tipos de contratos agrícolas, de esta manera sabemos que los hombres son libres y que los aparceros no propietarios son numerosos. El tipo de tierra es igual que en el estado Omeya. El comercio internacional se mantiene por vía marítima o terrestre, los productos confluyen en Bagdad y de allí llegan a la costa Sirio Palestina desde donde son distribuidas por el imperio.

Aunque a mediados del X el antiguo califato abbasí sufre importante fragmentaciones, dos elementos seguirán uniendo a este mundo, la religión y la lengua árabe.


Bibliografía: Universidad de Sevilla, asignatura Historia de la Edad Media, basada en los manuales de:
Alvarez Palenzuela, Historia Universal de la Edad Media, Ariel
Cabrera Muñoz, Historia de Bizancio, Ariel
Garcia Cortazar y Sesma Historia de la Edad Media, Ariel
Mitre, Historia de la Edad Media en Occidente, Cátedra
Entre otros...




Maquetas históricas recortables gratis
Visita mi blog donde puedes descargar maquetas históricas recortables http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/
Saludos J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex