La Moneda como Objeto de Estudio


LA MONEDA COMO OBJETO DE ESTUDIO: La moneda como patrimonio histórico. El coleccionismo privado y las grandes colecciones públicas. Criterios de exposición.

La moneda es un bien patrimonial, es un objeto de colección y exposición.

Coleccionismo privado y público:

El origen más remoto de las monedas se asocia a la numismática y al coleccionismo, pero desde el punto de vista científico va más allá. El interés del coleccionista no es cercano al del científico, el coleccionista solo se plantea tener ejemplares cuidados y bien catalogados, el coleccionismo siempre ha sido una actividad de prestigio, de poseer algo raro y escaso, este es el espíritu de los primeros coleccionistas y se conserva hoy en día.

Existen muchos criterios para realizar las colecciones, pueden ser económicos como una inversión, por su valor histórico, como recuerdo turístico, etc. pueden ser colecciones generales donde se agrupan varios periodos de la historia o especializadas en un periodo determinado, estas suelen tener más valor científico. Por lo general el interés del aficionado no pasa de la catalogación y clasificación, para ello son útiles los catálogos existentes de referencias, también les sirven los catálogos de las casas de subastas, estos no suelen dar mucha información científica. El coleccionista por lo general se interesa por las piezas bien cuidadas, estas suelen ser más caras, el científico por el contrario no tiene el mismo criterio. Hay que tener cuidado con las piezas excesivamente raras ya que estas pueden ser falsas. Las piezas que son muy limpiadas o han perdido su capa superficial pierden su valor y se destruye mucha información.

El problema del coleccionismo privado es que en este mercado hay mucha ilegalidad, tanto en la búsqueda como en la venta, la legislación es poco estricta al respecto, el patrimonio andaluz dice que los hallazgos casuales deben notificarse en la conserjería o en el ayuntamiento, el artículo 113 dice que el uso de detectores es una falta y esta penado con una pequeña multa, de hecho esto casi no se cumple. Solo se realizan confiscaciones sonadas para asustar un poco a los coleccionistas.

Una colección especializada puede ayudar mucho a los científicos, el problema es que se mezcla lo ilegal con lo legal, el destino para las antigüedades debería ser un museo y tener en cuenta los criterios científicos para la investigación. Muchas de las colecciones privadas de los siglos XVI, XVII y XVIII terminaron en los museos, esto comenzó con la revolución francesa y los regímenes liberales  en los cuales existía un interés por la educación, con este objetivo se crean los organismos oficiales, museos donde se pueden contemplar las colecciones que antes habían pertenecido a los nobles, iglesia, etc. estos donan sus colecciones a las que se les suma los ejemplares de las excavaciones reglamentarias.

Los grandes museos siempre han estado interesado en engrandecer sus colecciones y tienen más medios para hacerlo, como la colección numismática del museo británico que es una de las más completas

El caso del museo arqueológico nacional es representativo de estos casos, el origen del museo actual es fundación de Felipe V, era la real librería con más de 8.000 libros y muchas monedas, fue fundada por el rey en el 1711, estas monedas fueron acumuladas por los reyes, varios nobles también participan en la donación, en el 1715 cuenta con 20.000 monedas, estaban catalogadas con los criterios de la época, por culturas, por cronología, las romanas por emperadores y tamaños, etc. en principio disponía de pocos fondos y malas instalaciones, estuvo en varios lugares y sufrió dos incendios, también estaba muy desorganizado por los traslados, algunos directores se desentendieron de las colecciones y se perdieron muchas monedas, otros en cambio si estaban muy interesados como el director Perez Bayer que se interesó por el alfabeto de los indígenas de la P.I., otro sería Castellano de Losada.

En el XIX había 84.000 ejemplares, en 1826 se separa la biblioteca real del museo de medallas que era como se llamaban a las monedas, 10 años después todo deja de ser propiedad real y pasa a ser patrimonio nacional y en 1867 ese museo de medallas se convierte en el museo arqueológico nacional que ya contaba con otras antigüedades, también se creo un cuerpo de anticuarios para la conservación llegando de esta manera a la actualidad siendo el gabinete de monedas un centro bastante activo.

Criterios de exposición:

En general la forma de conservar y exponer las monedas va evolucionando, exponer las monedas es bastante complicado y depende de la información que se quiera transmitir, además las monedas son muy delicadas a las exposiciones debido a que los metales se estropean. Hay que cuidar la presentación ya que si no esta puede ser muy aburrida, tiene que estar en vitrinas cerradas por seguridad para su estado y por su valor, suelen estar expuestas en vitrinas tipo mesas, antes estaban en armarios que no servían para la exposición, en las vitrinas se reduce al máximo la madera para que la visión sea mayor, las piezas suelen estar colocadas en soportes ligeros como columnas o colgados en el aire mediante hilo para que se pueden apreciar bien, estas vitrinas suelen absorber los movimientos y hay que cuidar las condiciones de temperatura y humedad de las vitrinas para no dañar los metales, los expositores suelen estar blindados y con alarmas. Ahora se realizan las exposiciones en bandejas casi verticales y con soportes transparentes para que se puedan apreciar las dos caras de la moneda, se tiende a dar un mayor protagonismo a la moneda, todo esto depende en mucha mediada de los recursos que se tengan.

La forma de exposición depende del argumento o de la información que se quiera transmitir, pueden estar agrupadas por cecas, puede ser de una sola ceca alineadas por cronología y suelen ser lo más completa posible, puede ser de tipo temático donde se muestra solo el tema de la moneda que se quiere mostrar, también se pueden exponer de una forma arqueológica donde las piezas se muestran con el conjunto de los objetos de la excavación recreados como se encontraron (menos frecuente). También se suelen exponer con fotos y gráficos en gran tamaño o con una leyenda histórica, pero esto puede hacer que la moneda en sí pierda protagonismo, además las fotos ampliadas pueden deteriorar la imagen de la moneda, ya que los cuños llevan trazos no muy definidos pero al ser tipos pequeños no se aprecian, pero al ampliarlos se notan las anomalías. Es importante controlar el numero de monedas expuestas en cada vitrina ya que si ponemos muchas la información se pierde y por lo tanto la exposición no tendría sentido. Los museos no exponen todos las monedas que poseen, solo una selección de ellas, las monedas que no se exponen permanecen en los fondos del museo, normalmente están en la zona más segura del edificio y guardadas en cajas fuertes que contienen baldas donde se alojan las monedas con temperatura y humedad controlada, suelen estar cerca de la sala de conservación, tiene que ser un espacio amplio y que se pueda ampliar en un futuro, recientemente se guardan en sobres de papel individuales que contiene la información de la moneda y están más protegidas de la humedad. El museo tiene una ficha donde se contiene  toda la información pertinente a la moneda, descripción de la pieza, estado de la moneda, lugar donde se guarda en el museo, si hay fotos, etc. en algunos casos se estan realizando recatalogaciones de fondos ya que estos no estan muy organizados o por mejoras informáticas. Estos centros están siempre en renovación constante y además funcionan como centros de investigación y difusión cultural, se realizan cursillos, etc.
Bibliografía:


- ALFARO, C.: “Numismática”, Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología 30-31, Homenaje al Dr. Emeterio Cuadrado Díaz (1991), pp. 271-278 (Dpto.).
- ALFARO, C.: La moneda, algo más que dinero. Leganés-Madrid, 1996. (Dpto.)
- ALFARO, C. - MARCOS, C. - OTERO, P.: Dinero exótico. Una nueva colección del Museo Arqueológico Nacional. Madrid, 2001 (Dpto.).
- ARÉVALO, A.: “El origen de la moneda, estado de la cuestión”, Gaceta Numismática 133 (1999), pp. 5-13.
- BELTRÁN, A.: Introducción a la Numismática universal. Madrid, 1987. (Dpto.)
- BELTRÁN MARTÍNEZ, A.: “Reflexiones sobre técnicas y métodos de estudio y exhibición de la moneda”, Numisma 232 (1993), pp. 223-237 (Dpto).
- BREGLIA, L.: Numismatica antica: storia e metodologia. Milán, 1964.
- CASEY, J.: Understanding ancient coins. Londres, 1986. (Dpto.)
- COOPER, D. R.: The art and craft of coinmaking. A history of minting technology. Londres, 1998.
- ELAYI, J. - ELAYI, A.G.: La monnaie à travers les âges. París, 1989.
- FINETTI, A.: Numismatica e tecnologia. Produzione e valutazione della moneta nelle società del passato. Roma, 1987.
- HERRERO ALBIÑANA, C.: Introducción a la Numismática antigua. Grecia y Roma. Madrid, 1994. (Dpto.)
- HOWGEGO, C.: Ancient History from coins. Londres, 1995.
- PARISE, N.: La nascita della moneta. Segni premonetari e forme arcaiche dello scambio. Roma, 2000. (Dpto.)
- PÉREZ, C.: Monnaie du pouvoir, pouvoir de la monnaie. París, 1986. (Dpto.)
- REBUFFAT, F.: La monnaie dans l’Antiquité. París, 1996. (Dpto.)
- SERVET, J. M.: Nomismata. État et origines de la monnaie. Lyon, 1984.
- VILLARONGA, L.: Estadística aplicada a la Numismática. Barcelona, 1985 (Dpto.).
- VV.AA.: Coin find and coin use in the Roman World, Oxford Symposies on Coinage and Monetary History (Oxford, 1993). Berlín, 1996 (Dpto.).
- VV.AA.: I luoghi della moneta: le sedi delle zecche dall'Antichità all'Età Moderna. Atti del Convegno Internazionale (Milán, 1999). Milán, 2001. (Dpto.)



 

Maquetas históricas recortables gratis
Visita mi blog donde puedes descargar maquetas históricas recortables http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/
Saludos J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex