¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

La Moneda Romana


La moneda romana. Orígenes y primeras acuñaciones. La moneda republicana y al crisis de la república. La ceca de Roma: poderes emisores y magistrados monetales. Evolución de los sistemas monetales romanos de época alto imperial. Reformas monetales durante el bajo imperio.

 

 

Orígenes y primeras acuñaciones

La moneda romana no es tan homogénea como la griega. Roma empezará tarde a acuñar monedas, siglo –III, aunque con el concepto de moneda esta familiarizado por la cercanía de los griegos, las colonias griegas del sur de Italia suministraban monedas a las poblaciones cercanas a Roma, a principios del –III Roma ya controla casi toda Italia, es la época de la primera guerra púnica, en este contexto comienza la amonedación romana, lo primero que nos encontramos son tanteos, no tenían muy claro que es lo que querían, el primer tipo de monedas que nos encontramos son trozos de bronce regulares llamados aes rode (bronce bruto), más tarde serán lingotes de bronce llamados aes signatum (bronce sellado) su peso en de 1 kilo y medio, algunos de estos lingotes tienen leyendas romanom, el signo no tiene nada que ver con el valor, pero parece que identifican a la ceca emisora, este sistema es tomado de los etruscos. Desde el –280 comienzan a utilizar una moneda más real, en un principio serán muy confusas ya que no siguen un patrón único, las referencias de valor tampoco están muy claras, son emisiones muy semejantes a las griegas, en plata nos encontramos con unas monedas acuñadas en la Campania son llamadas romano campana, se encargan  alas cecas de Nápoles, al poco comenzaran a fabricarse en Roma, pesan 6.8 gramos, suelen tener el valor de la didracma griega, son estéticamente como las monedas griegas incluso las leyendas van en griego, con la implantación de las cecas romanas estas ya serán en latín, las primeras suelen tener a Heracles en el anverso y una loba en el reverso que alude a la comunidad de romana al igual que la leyenda romanom, más tarde esta leyenda pasa a ser Roma, con lo cual ya se designa a la ciudad y no a la comunidad, los tipos cambian, son tipos mitológicos como el caballo que esta identificado con el Marte romano, buscan introducir temas que hagan relación a Roma, son emisiones escasa y limitadas en su circulación. En el último tercio del –III desaparece la didracma y aparece la primera pieza con un patrón romano el cuadrigato, esta moneda tienen una cuadriga en el reverso y pesa 7.5 gramos, en el anverso tenemos una doble cabeza que representa a Haniformes, no tienen marcas de valor. A mediados del –III comienzan a tener una equivalencia con las monedas de bronce, el cambio sería tres ases por una de plata, las monedas de bronce pueden ser acuñadas o fundidas, estas últimas desaparecen más tarde y solo quedan las acuñadas, los valores son parecidos, se basan en un patrón local romano, la libra que pesa 324 gramos, las piezas tiene tipos de divinidades y en el reverso leyendas de Roma, algunas aparecen aculadas en Sicilia esto pude ser debido a la cercanías del desarrollo de la guerra púnica, las fundidas suelen tener tipos variados, no tienen leyendas, pero tienen marcas de valor. El sistema de valores para el bronce parte de la referencia de valor que es el as, una unidad de as son 324 gramos, libra, este valor esta indicado en las monedas con un palito, el segundo valor que nos encontramos  mirar cuadrante, los tipos son cambiantes en las primeras emisiones y a finales del –III se adopta un sistema en el que el reverso es único y el anverso tiene una divinidad diferente para cada valor, el peso del as se va reduciendo con el tiempo mirar cuadrante.

El oro es el metal más escaso y esporádico en el –III, la moneda de oro es llamada áureo, tienen el peso de la estátera griega, en el anverso tiene una marca de valor LX ,flecha, 60, es la equivalencia del as, 60 ases un áureo, tres monedas de plata son un áureo, se conoce alguna pieza fraccionaria de oro que equivale a 40 o 30 ases, pero son muy pocas. Algunos investigadores se preguntan que es lo que mueve a Roma a emitir monedas, unos opinan que fue por la I guerra púnica, pero es una teoría débil ya que las primeras emisiones son muy cortas, insuficientes para el pago de la soldada, sabemos que Cartago emitió 72 veces más que Roma en estas fechas, además el patrón monetal romano es muy débil para competir con el de Cartago, otras opciones las relacionan con el mantenimiento y construcción de las infraestructuras, pero para los pagos necesitarían una moneda fuerte que no existía, otros piensan que se debió a un impulso cultural debido a las incorporaciones culturales de Grecia.

Este sistema se mantiene hasta el final de la II guerra púnica, tras ella se crea un nuevo sistema más claro, este nuevo sistema esta basado en un suministro propio de metales procedentes ya de la P.I.

República:

El nuevo sistema monetario arranca en el 212, se retira todas las monedas anteriores y se refunde la plata usando esta como base para el nuevo sistema monetario que estará basado en el denario de palta de ley muy pura, en estos momentos 10 ases equivalen a un denario, (esto lo vemos en la marca de valor X =10), durante cierto tiempo se emitirá el victoriato con el signo de la victoria, hasta el –168 se hacen acuñaciones con un porcentaje de plata más bajo 80% el resto cobre, debido a los gastos del ejército, una curiosidad es que cuando aparecen tesorillos, nunca aparecen mezclados victoriatos con denarios. Los primeros denarios tienen un peso de 4 gramos, con el tiempo se le ira quitando plata, tenemos una división, el quinario de plata que equivale a medio denario con la marca v, otro divisor es el sestercio de plata ¼ pero es muy rara. .... en el bronce se mantiene la escala anterior, pero se reduce el peso de las monedas, el sistema sextantal, se usa para el comercio cotidiano. Los tipos suelen ser fijos, bronce con anverso de divinidad y reverso de proa de barco, en la plata anverso con cabeza de Roma casco alado y enjoyado, en el reverso temas que se repiten, dos jinetes dióscuros Cástor y Pólux, una cuadriga tirada por dos centauros o tirada por la victoria. El bronce a lo largo de la república seguirá perdiendo peso quedando para el comercio menudo y la plata para las grandes transacciones comerciales. En el –II el denario bajara de peso hasta los 3.90 gramos aunque su valor sigue siendo el mismo, el bronce se va depreciando también, un denario serán 16 ases. El oro durante los siglos –II y –I, será muy excepcional, habrá un único valor, el áureo que pesa 7.9 y tiene un valor de 60 ases LX, más tarde 50 ases IL, con Sila tenemos algunas emisiones con el retrato de su caballo, la tendencia es a personalizar el poder. con Pompeyo el motivo sigue siendo propagandístico, el denario continua así hasta el –I, en el –II aparecen los nombres de los magistrados monetales, el bronce cada vez se emite menos, la razón es que el ejército cobra en plata, se usan durante mucho tiempo y están muy desgastadas, la plata se emite todos los años y también son usadas para donaciones al pueblo, para costear los gastos públicos, el bronce se acuñara para uso local en las cecas provinciales ya que no es rentable producirla en Roma para luego exportarla, de esta manera se fomenta que las autoridades locales emitan sus monedas con el patrón romano.

La ceca de Roma:

La ceca se instala en el capitolio aconsejado por Juno Moneta (de aquí el uso monetal) se coloca al lado de su  templo, cerca se guarda el tesoro público. Funcionamiento: el senado elabora un presupuesto, pide el dinero al tesoro aerarium que esta custodiado por los cuestores, estos autorizan que el metal salga para la ceca donde se hacía cargo del dinero los triunviros monetales que son los que firman la moneda IIIvir, suelen ser miembros jóvenes de la clase senatorial, sus nombres no aparecen regularmente hasta el –180, con su firma al ser cargo anual se ayuda a fechar con exactitud los denarios. Las monedas son acuñadas por un cuerpo de artesanos especializados,  estos suelen ser libertos o esclavos, 24 especialistas, dos ayudantes y el magistrado, luego devuelven la moneda al tesoro hasta que el senado toma la decisión de ponerla en circulación. En el siglo I el sistema se caracteriza por las luchas de poder, personificación del poder, como causa de esta confrontación cada bando emitirá su moneda, César tendrá su propia ceca en Roma paralela a la del capitolio (áureos con el retrato de César). Con Augusto se introduce un nuevo tipo de metal, el oricalco (cobre y zinc), las necesidades monetales estarán ligadas a los enfrentamientos de los distintos bandos de la guerra civil, aparecen durante la guerra civil retratos de personajes vivos con recordatorios familiares, así llegamos a la llegada de Augusto como pacificador del Imperio.

Imperio:

Una de las reformas de Augusto (-63 al 14) será la del sistema monetario, la remodelación afecta a los tres metales y las clases de monedas, una de las claves es que se pondrán en circulación regularmente monedas de los tres metales todos los años, la base será el áureo Mirar cuadrante, un áureo se cambia por 25 denarios de plata, lo que equivale que un gramo de oro es igual a 12 gramos de plata, la reforma también afecta al cobre , el sestercio deja de ser de plata y se hace de oricalco (cobre y zinc) con 27.3 gramos, será la gran moneda de la propaganda al ser grandes monedas, dentro de la gama del cobre el sestercio será el de mayor valor, además la fortuna de una persona se calcula en sestercios,  seguido del dupondio en oricalco mirar cuadrante, las monedas de cobre o bronce no son muy exactas en su peso, el color de las aleaciones ayuda a distinguir los valores altos de los más bajos según lleve más o menos cobre, al igual que pasa con los valores altos, las coronas del emperador también son diferentes en los distintos valores de cobre, el uso del oricalco recuerda al oro y de esta manera ofrece más confianza, este sistema de Augusto se mantienen hasta época de Nerón (54-68), desde Augusto se añade a las monedas el título completo del emperador y sus cargos anuales, con lo cual podemos saber el año de acuñación de la moneda, con Tiberio (14-37) tenemos una etapa de austeridad que se refleja en las monedas,  con Calígula (37-41) la austeridad es cambiada por la popularidad y el gasto público, juegos, ostentación, etc. se cierran las cecas de Occidente, con Claudio (41-54) regresa la buena administración y la contención creando la hacienda, con Nerón se vuelve a otra época de espectáculos y ostentación, parece que se van turnando los emperadores ostentosos con los conservadores, este emperador reforma el sistema de Augusto, rebaja el peso del áureo a 7.39 gramos y el denario de 3.89 a 3.41, aunque la equivalencia al cambio de un áureo por 25 denarios se mantiene, esto es una devaluación del oro ya que ahora un gramo de oro equivale a 11 de plata y no a 12 como antes, los quinarios de oro y plata no los acuña y emite muchas monedas de bronce y oricalco, sobre todo valores altos para sustituir al quinario de plata y de oro, Nerón realiza muchos gastos en infraestructuras y en campañas militares, esto hace que circule mucho la moneda de alto valor como el áureo y el denario, tras Nerón tenemos tres emperadores más que tendrán sus propias monedas, es una etapa un poco caótica, pero tras esta etapa inestable llegan los Flavios, estos son de origen ecuestre que se hace notar en los retratos de las monedas, reflejan la cara de un campesino curtido más cercano al pueblo y no la de un aristócrata, Vespasiano (69-79) centraliza la producción monetal en Roma, el senado continua teniendo autoridad sobre las monedas de cobre (S.C. senado consulto, sobre todo las del sestercio llevan esta marca) y el emperador sobre las amonedaciones de oro y plata, este emperador será el primero que realice emisiones para tener reservas en el tesoro, intenta equilibrar los ingresos con los gastos, emite todos los años regularmente, Tito (79-81) continua con la misma política y el segundo hijo Domiciano (81-96) vuelve a romper la tendencia y se dedica a lo popular vaciando las arcas, es muy asimilado a Nerón, con la llegada de los Flavios el peso del oro subió ligeramente, pero ya con Domiciano el peso del áureo vuelve a disminuir, con Trajano (98-117) tenemos un peso para el áureo de 7.25 gramos, pero gracias a la conquista de Dacia se maneja más cantidad de monedas de alto valor ya que el imperio se apodera de las minas de oro de la zona, esta llegada de oro hace caer su valor, por eso se emiten monedas con más cantidad de oro ya que su puesta en circulación detiene la devaluación del oro, pero ahora tenemos un problema con la plata ya que se necesitan más monedas de plata para cambiar la abundancia de monedas de oro, pero plata no llega, por lo tanto se rebaja la ley a un 805 para poder emitir más monedas, esta tendencia continuará llevando a la moneda de palta a ejercer un valor fiduciario ya que su ley será muy baja, el oro cada vez será más valorado, ahora también se ira utilizando para el pago de funcionarios además de ser utilizada para los grandes pagos, el denario en cambio queda para operaciones más de diario, esto unido a su poca ley hace que acabe compitiendo con los valores altos de la gama del cobre, el sestercio y el dupondio, estas son ya utilizadas como monedas fraccionarias, con lo cual el semi y el cuadrante dejan de utilizarse, el as se convierte en una moneda ceremonial, con el tiempo y manteniendo esta línea de inflación, a las monedas de oricalco y bronce se le añadirán otros metales como el plomo para abaratar costes, con la llegada de Marco Aurelio (169-180) las calidades de las monedas serán muy pobres. Vemos que este sistema no tiene solución, ira a peor, desde Trajano se consigue la máxima expansión del imperio, los emperadores siguientes explotan esta situación de superioridad con las arcas llenas, pero la falta de conquistas y los problemas internos, unido a los irrefrenables gastos de algunos emperadores llevan al sistema al caos, vaciando las arcas del estado, se gasta más de lo que se ingresa volviéndose a emitir las monedas imprescindibles para la demanda, el denario sigue bajando su ley y nos encontramos monedas con el 75%, esto vuelve a revalorizar el oro y se esta utilizando para uso cotidiano, , Marco Aurelio ya no realiza batallas de conquista, sino defensivas, esto agota las reservas del estado que no se renuevan, hace falta más moneda, la inflación se deja notar y el incremento de los precios llega al 50% con respecto a etapas anteriores, el oro se impone como valor estable y el denario será ya una moneda totalmente fiduciaria asegurada por ele estado ya que su valor en la calle no coincide con el valor del metal que lleva, con Cómodo (180-192) se vuelve a la política de ostentación dejando las arcas del estado temblando, mantener este sistema llevará a la crisis del III , con los Severos en el poder la situación se hace insostenible, cuando asume el poder Septimio Severo (193-198) confisca los bienes de las familias rivales, pero estos bienes irán a englobar su patrimonio particular y no las arcas del estado, de esta manera tenemos un principio fuerte pero que dura poco, la moneda de plata se emite bastante, pero con un 50% de plata, Caracalla (212-217) se intenta frenar la inflación reformando el sistema monetario, propone crear un sistema de tres valores, oro, plata y bronce, en plata se crea una nueva moneda, el antoniniano que pesa 5 gramos y tiene un 50% de plata, esta al cambio equivale a dos denarios de plata que ya ha caído su ley en picado y se convierte ya en una moneda fiduciaria total, el antoniniano es la moneda que sustituye al denario, para sustituir una por otra, el emperador realiza todos los pagos en antoniniano, pero las recaudaciones las realiza en denarios, con lo cual gana algo de plata, el áureo también baja de peso 6.5 gramos, se reajustan los cambios y un áureo equivale a 20 antoninianos y 40 denarios, para la época del último Severo, Alejandro (222-235) la equivalencia será de 50 denarios, se acuñan muchos antoninianos, pero no son muy aceptados por que su plata también decae, llegando a finales del III a tener un 5% de plata, las cecas debido a la demanda de moneda se multiplican, pero las monedas no sacian el mercado ya que se necesitan muchas para pagar los precios que estan por las nubes, en esta época tenemos muchos emperadores efímeros que acuñan en sus propias cecas limitadas emisiones, en los antoninianos podemos apreciar al emperador con corona de rayos, la equivalencia entre un áureo y un antoniniano será ya de 1 por 50, con Claudio II (268-270) aún más 1 a 800 ya que los antoninianos serán de vellón, a finales del III el áureo puro se queda en 5 gramos y se convierte en el patrón del sistema ya que es la moneda fuerte, la plata tiende a desaparecer, en el 274 el emperador Aurelio vuelve a intentar frenar la inflación sin cambiar el sistema monetal, aumenta el peso del áureo, los antoninianos se estabilizan al 5% de plata, pero esta plata será un baño exterior, se recupera el sestercio y el dupondio sus tipos están relacionados con el sol, pero su reforma no consigue imponerse en todo el imperio y los gastos de la administración no pueden mantenerlo, para fines del III hay que cambiar radicalmente el sistema monetario. En el bajo Imperio las ciudades pierden importancia en beneficio del campo, esto conlleva a reorganizar el mercado, la moneda que circulaba más en la ciudad, ahora circula menos, solo se mantendrá la circulación entre los grandes centros comerciales. El cambio del sistema monetal en el bajo imperio será obra de Dioclesiano en el 294, con Diocleciano se reactiva el imperio, acaba con la anarquía e instaura el principio monárquico absolutista, esta es la llamada fase del dominado (señor), Diocleciano permanece en la parte Oriental del Imperio, los asuntos de Occidente los encarga a Marco Valerio Maximiano que en el 285 es nombrado Cesar y la año siguiente Augusto al igual que Diocleciano, de esta manera el imperio pasa a tener dos emperadores, pero tampoco se puede controlar bien el imperio y se decide que cada Augusto nombre a un Cesar para que le ayude, por lo tanto en el 293 tenemos dos Augustos y dos Cesares, , Diocleciano elige a Valerio Maximiano, Marco Valerio nombra César a Constantino, cada uno de los césares recibe una parte del imperio, por lo tanto tenemos al imperio dividido en cuatro partes, es la llamada tetrarquía, Italia, Africa e Hispania quedan bajo la autoridad de Maximiano, este sistema  busca el orden en la sucesión, de esta manera los generales pueden llegar  a ser César y esperar su turno ya que hay cuatro, además  ningún Augusto pude estar en el cargo más de 20 años, de esta manera el que ocupa el cargo de Cesar pasa a Augusto y nombra a un nuevo César, las expresiones de los retratos son poco realistas durante la época, pero los atributos de poder serán muy visibles, en la reforma tendremos un sistema de valores completo con el oro como patrón de referencia, la pieza será de 5.40 gramos Mirar Esquema, la pieza de plata será el argento de 3.38 gramos vale 100 denarios, pero esta al igual que las piezas de oro cuando salen a circulación se atesoran para tiempos peores, con lo cual circula poco, el argento tiene un divisor de cobre plateado llamado follis, se considera plata pero solo tiene un 5% de este metal en el mejor de los casos, normalmente es de un 2% y bañada, esta moneda a su vez tiene fracciones en monedas de cobre, los tipos de estas monedas suelen representar a un genio del pueblo romano, figura masculina con el cuerno de la abundancia. Con estos cambios Dioclesiano intenta estabilizar la plata y que se reconozca el oro como patrón, pero la moneda de plata no se recupera, las emisiones serán muy pocas y con escasas monedas, la que llegan al mercado se atesoran, la moneda que más se acuña y más circula es el follis y sus fracciones. En el Alto Imperio se valoraba las monedas con aleaciones doradas, ahora en cambio se valoran las aleaciones plateadas que recuerdan al antiguo denario. Con Dioclesiano funcionan un nutrido grupo de cecas oficiales bajo el control del Imperio, las monedas son iguales pero con la diferencia del signo de cada ceca, cada una de estas cecas tiene un ámbito de circulación que suele estar en sus alrededores, pero las monedas se pueden utilizar en todo el imperio, además del cambio en el sistema monetal, Dioclesiano intenta frenar la inflación mediante un edicto de precios máximos, se fija el precio máximo al que deben venderse todos los productos, también los sueldos para los gremios, etc. más tarde se vuelve a reajustar el cambio entre las monedas, el áureo ahora se cambia por 100 monedas de plata, pero con todo, el imperio no tiene medios para poner en marcha esta reforma en todo el imperio, con lo cual la inflación continua su camino. A la muerte de Diocleciano el sistema de la tetrarquía deja de funcionar y entramos en un nuevo periodo de guerras, en estos momentos las monedas que circulan son el follis y sus fracciones, tras este periodo oscuro tenemos a Constantino que vuelve a plantear una reforma monetaria, en el 310 sustituye el áureo por otra moneda de oro llamada solidus, este se mantiene hasta el final del imperio y es tomada como referencia por los germanos, pesa 4.5 gramos, en el 318 cambia el resto del sistema monetal, retira las antiguas monedas y lanza nuevos tipos, el solidus se conserva, en plata se acuña moneda fraccionaria que realmente son de vellón con un 5% de plata como las fracciones del follis, pesa 3 gramos, no hay una moneda intermedia entre el oro y esta, suelen llevar tipos militares, el solidus tiene una leyenda típica soli invicto comiti (a su compañero el sol invicto) otro tipo será la imagen del sol con una corona, otro será victoria laeta principis (feliz victoria del príncipe). En el 335 solo tienen un 1 % de plata, el peso es la mitad 1.7 gramos, los tipos se simplifican con imágenes militares y con la leyenda de la gloria del ejército en el reverso, como se esta depreciando constantemente es difícil ajustar los cambios entre ellas, ni tampoco es estable el cambio con el solidus, lo que se crea son dos círculos diferentes de operaciones, uno con las monedas de oro y otro con las fracciones sin monedas intermedias. En el 355 Constancio II crea una nueva moneda de plata llamada siliqva de 2 gramos de plata pura y también crea tres valores fraccionarios denominados según el tamaño en ae1, ae2, ae3, la pieza grande pesa 5.20 con un 2.5 % de plata, la mediano 4.20 con 1.5 % de plata y el pequeño 2.5 gramos y no lleva plata, pero más tarde solo queda la grande por que las pequeñas no tienen valor adquisitivo, todas estas piezas tienen la misma leyenda fel(icis) temp(oris) reparatio con escenas militares (vuelta a los tiempos felices), algunas con una corona que hace alusión a los votos de felicidad, continuidad, etc. ( en la siliqva), las puertas de las ciudades se repiten mucho, las piezas tiene poca calidad estética, son flanes finos y se estropean muy rápido, tenemos momentos de recuperación de la moneda con los valentinianos, se emite una buena moneda de oro, su peso es estable de 4.5 gramos, con Valentiniano II se crean divisores del solidus, 1/3 de solidus llamado tremis, esto nos da a entender que el oro se esta utilizando mucho, también se emite muchas siliqvas y también se hacen la piezas de vellón ae1, etc. para la circulación más cotidiana, en la leyendas encontramos temas republicanos antiguos como la victoria, la seguridad, la loba capitolina, etc.

En el 395 el imperio queda repartido y el sistema monetario de Oriente será diferente al de Occidente, solo se emite oro en las cecas de la capitales principales, la plata se suspende, las piezas que más circulan son los ae, los retratos son irreconocibles y los temas militares, lo que sobrevive al final del imperio es el solidus y su divisor el tremis.

Bibliografía:

- ALFARO, C.: “Numismática”, Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología 30-31, Homenaje al Dr. Emeterio Cuadrado Díaz (1991), pp. 271-278 (Dpto.).


- ALFARO, C.: La moneda, algo más que dinero. Leganés-Madrid, 1996. (Dpto.)


- ALFARO, C. - MARCOS, C. - OTERO, P.: Dinero exótico. Una nueva colección del Museo Arqueológico Nacional. Madrid, 2001 (Dpto.).


- ARÉVALO, A.: “El origen de la moneda, estado de la cuestión”, Gaceta Numismática 133 (1999), pp. 5-13.


- BELTRÁN, A.: Introducción a la Numismática universal. Madrid, 1987. (Dpto.)


- BELTRÁN MARTÍNEZ, A.: “Reflexiones sobre técnicas y métodos de estudio y exhibición de la moneda”, Numisma 232 (1993), pp. 223-237 (Dpto).


- BREGLIA, L.: Numismatica antica: storia e metodologia. Milán, 1964.


- CASEY, J.: Understanding ancient coins. Londres, 1986. (Dpto.)


- COOPER, D. R.: The art and craft of coinmaking. A history of minting technology. Londres, 1998.


- ELAYI, J. - ELAYI, A.G.: La monnaie à travers les âges. París, 1989.


- FINETTI, A.: Numismatica e tecnologia. Produzione e valutazione della moneta nelle società del passato. Roma, 1987.


- HERRERO ALBIÑANA, C.: Introducción a la Numismática antigua. Grecia y Roma. Madrid, 1994. (Dpto.)


- HOWGEGO, C.: Ancient History from coins. Londres, 1995.


- PARISE, N.: La nascita della moneta. Segni premonetari e forme arcaiche dello scambio. Roma, 2000. (Dpto.)


- PÉREZ, C.: Monnaie du pouvoir, pouvoir de la monnaie. París, 1986. (Dpto.)


- REBUFFAT, F.: La monnaie dans l’Antiquité. París, 1996. (Dpto.)


- SERVET, J. M.: Nomismata. État et origines de la monnaie. Lyon, 1984.


- VILLARONGA, L.: Estadística aplicada a la Numismática. Barcelona, 1985 (Dpto.).


- VV.AA.: Coin find and coin use in the Roman World, Oxford Symposies on Coinage and Monetary History (Oxford, 1993). Berlín, 1996 (Dpto.).


- VV.AA.: I luoghi della moneta: le sedi delle zecche dall'Antichità all'Età Moderna. Atti del Convegno Internazionale (Milán, 1999). Milán, 2001. (Dpto.)



MONEDA EN EL MUNDO ROMANO


- BREGLIA, L.: Roman Imperial coins: their art and technique. Londres, 1968.


- BURNETT, A.: Coinage in the Roman world. Londres, 1986. (Dpto.)


- BURNETT, A. Y OTROS: Roman Provincial Coinage, vol. I. Cambridge, 1992. (Dpto.)


- CARSON, R. A. G.: Principal coins of the Romans. Londres, 1978. (Dpto.)


- CRAWFORD, M.: Roman Republican coinage. Londres, 1974. (Dpto.)


- CRAWFORD, M.: Coinage and money under the Roman Republic. Londres, 1985.


- DEPEYROT, G.: Le Bas Empire romain. Économie et Numismatique (284-491). París, 1987. (Dpto.)


- FORZONI, A.: La moneta nella Storia. I. Dalle Origini a Giulio Cesare. II. Dalla rivoluzione cesariana alla riforma di Caracalla. III. Dai Severi a Costantino il Grande. Roma, 1995.


- PEDRONI, L.: Nuove ricerche sulla prima monetazione di Roma. Nápoles, 1996. (Dpto.)


- ZEHNACKER, H.: Moneta. Recherches sur l’organisation et l’art des émissions monétaires de la République romaine. París, 1973.



Visita mi blog donde puedes descargar maquetas históricas recortables http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/
Saludos J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex