La Renovación de la Iglesia en la Edad Media


 

La renovación de la iglesia


A finales del IX se produce una importante renovación monástica, esto se puede poner en relación con el momento de crisis política, económica y social de la época de las segundas invasiones. Se han producido ataques  a monasterios y ataques espirituales en sentido de que muchos señores laicos controlaran los monasterios en virtud a las relaciones feudovasalláticas. En esta situación muchos monjes abandonan los monasterios y se entregan a la vida secular y a la mendicidad. Los monasterios reciben muchos bienes, esto les hace acabar como los nobles feudatarios de manera que al final del espíritu monástico de pobreza que promulgaba S. Benito prácticamente desaparece. Pronto se levantan voces en las reuniones episcopales que critican esta situación, en medio de esta crítica se fundan nuevos monasterios en los que se intenta controlar esa situación, uno de ellos será el de Cluny de finales del IX, esta abadía fue fundada en el sur de Borgoña por Guillermo de Aquitania y se convierte en centro fundamental de la renovación monástica. La reforma de la iglesia consiste en volver  a las reglas de San Benito, ahora se dará gran importancia a la liturgia y se abandonan otras obligaciones como el estudio y el trabajo manual, estos trabajos ahora serán realizados por los novicios y los seglares. El poder que consigue esta abadía es impresionante, recibe donaciones de muchos sitios, su importancia hizo que influyera incluso en Roma, además preparó la reforma gregoriana, sus hábitos eran de color negro. Finalmente este tipo de monasterios decaen debido al lujo y las riquezas, por lo que pronto aparecen nuevos reformadores.

A fines del XI tenemos nuevos intentos de reforma de la vida monacal, se intenta acabar con las riquezas y el lujo de los cluniacenses, es la época en la que los se producen nuevos asentamientos,  esta gente busca al monje más cercano a ellos, más austero y simple. El papado contribuye a esta reforma, a fines del XI destaca la reforma de Cister, su fundador fue Roberto de Molesme que había vivido en varios monasterios benedictinos y no se sentía satisfecho, con veinte compañeros se retiró a una zona apartada en Citeaux 1108 y crearon un monasterio, donde nacerá la orden de Cister, más tarde comienzan a surgir monasterios por toda Europa. La regla de los Cister implicaba un retorno a la austeridad en todos los aspectos que también se refleja en las construcciones, la decoración casi no existe, es un gótico primitivo y su característica principal es la limpieza, en la alimentación se suprime la carne y la grasa, la comida constaba de dos platos (en época anteriores eran 4 o 5), la liturgia de modifica, solo se mantienen las horas de oficio divino y se suprimen las procesiones, con todo esto tenían más tiempo para los trabajos manuales y para la oración personal, trabajaban en el campo y en principio rechazaban rentas y diezmos, solo vivían de su trabajo.

En el 1113 se crea el primer monasterio filial de Cister y desde ahí se extiende rápidamente, destaca en la propagación de la orden Bernardo de Claraval, este era originario de Dijon, ingreso en la orden en el 1111 y en el 1115 crea el monasterio de Claraval, su valor dentro de la orden hizo que fuera uno de los que firmaron el primer documento constitucional de la orden de Cister (carta caritatis), San Bernardo también participó en la cruzada y en las reglas templarias.

Nacimiento de las órdenes medicantes:

Las órdenes medicantes se incluyen dentro de la ciudad, estos viven en los conventos. A finales del XII y Principios del XIII se da una época compleja en la que tenemos muchos conflictos sociales, esto también afecta a la iglesia, las reformas que se producen en esta época vienen motivadas por problemas que se remontan a un siglos antes y que ahora se intentan solucionar mediante la reforma gregoriana del Papa Gregorio. Esta pretendía solucionar problemas como el concubinato del clero (vivir con una mujer sin estar casado), pero estas reformas no pueden acabar con todos los problemas, se pretendía una vuelta a la iglesia primitiva, acabar con el concubinato y solucionar los problemas de la compra y venta de cargos eclesiásticos y la castidad.

Inocencio III intenta solucionar estos problemas convocando el cuarto concilio de Letrán en 1215, intenta acabar con la relajación de las costumbres sociales, en este concilio se obliga a los laicos a confesar una vez al año y a no practicar ordalías (juicios de dios), también se intenta luchar contra los herejes, se prohibió la fundación de órdenes nuevas, el que quisiera levantar un convento se tenía que someter a las reglas existentes, se obligó a los obispos a vivir en diócesis y a no acumular riquezas. Más tarde en el 1209 en medio de esta relajación surgen las órdenes medicantes como la de los franciscanos, un poco más tarde los dominicos, carmelitas, agustinos, etc. estas serán realmente órdenes de protesta, los franciscanos estuvieron a punto de ser condenados por herejes debido a la solución que proponían  a los problemas de la burguesía, de la pobreza y del anticlericalismo. Para solucionar estos problemas realizan una serie de mediadas, en primer lugar se mezclan con el pueblo viven sus necesidades sus penas en respuesta de ese distanciamiento de los mojes que se habían refugiado aislados del mundo y no estaban en contacto con las necesidades labriegos y artesanas. Lo que hacen es rechazar cualquier tipo de posesión y van  a prohibir la construcción de grandes monasterios, en principio crean edificios dentro de la ciudad y adoptan nombres de hermanos frente al dominus que utilizaban los monjes. Desean que en su convento ingresen hombres sin distinción alguna, entre los monjes había categorías, no visten amplios ropajes de monjes, sino una sencilla túnica con un ceñidor y una capucha para la lluvia, es de color marrón en los franciscanos. A los medicantes se les encontraba en las calles predicando, acuden a visitar a los enfermos, ayudan en algunas labores a los necesitados, etc. por todo esto se les liberó del oficio divino, los primeros en acabar con esta obligación serían los dominicos.

La pobreza será otra característica, amor a la pobreza como testimonio del autentico cristiano, se adoptan medidas para que esta pobreza sea real, esto no solo era no tener dinero, sino también no tener un convento propio. Mientras que los monjes que ingresaban en un monasterio permanecían allí de por vida, en las órdenes medicantes no hacían voto de estabilidad, estaban siempre disponibles de traslado, acudiendo a lugares donde había necesidad. La falta de recursos económicos les obliga a trabajar como obreros, se hacían sus propios conventos, labraban sus huertos, se remendaban los hábitos, etc. otra característica será la predicación, principalmente en contra de la herejía y con tanto ardor que algunos murieron a manos de los herejes albigenses. Fueron también defensores de la jerarquía eclesiástica, de la inquisición. Los papas pondrán en manos de estas órdenes los cargos más importantes del tribunal del santo oficio de la inquisición, se preparan en las universidades, esta gran preparación hizo que se convirtieran en consejeros espirituales y políticos de reyes, papas, etc.

Los franciscanos:

Eran conocidos como frailes menores, fueron fundados por San Francisco de Asís, este era una persona influyente en Asís que pertenecía al patriciado urbano y que decidió vivir en pobreza, predico en los alrededores de la ciudad y junto a él se formó un grupo que se regia por el ideal de pobreza. Animaban a la gente a hacer penitencia, vivir en pobreza y santificar el trabajo diario. El numero de seguidores de San Francisco fue cada mayor, el escribió una regla por la que pronto surgieron problemas dentro de la comunidad, pero pronto empezó a ver disputas entre los frailes en relación a cuestiones como la pobreza y los estudios, algunos creían que debían estudiar teología suficiente para poder predicar, estos mismos pensaban que la pobreza debía interpretarse de forma menos vigorista, este grupo estaba encabezado por San Buenaventura y eran conocidos como los sapientes. Otros si embargo pensaban que la predicación debía ser sencilla, sin tanta preparación, algo más espontáneo surgido de la experiencia y además creían que debían mantener la pobreza en todo su rigor. Los problemas entre ambos grupos hicieron que San Francisco redactara una regla más precisa que fue aprobada en el 1223, en esa regla se afirma la vocación evangélica de la orden, la prohibición absoluta de recibir dinero, la humildad, sumisión y la castidad como base para la fundación de conventos estables. Tras la muerte de S. Francisco en 1226 la orden sigue creciendo, se calcula que a fines del XIII había 32000 franciscanos, continua en esta fecha las diferencias entre los que propugnan la pobreza extrema  y los sapientes (estos cada vez consiguen más poder).

Los dominicos:

Esta orden es fundada por santo Domingo de Guzmán, nació en Caleruega Burgos  en 1170. El rey de Castilla Alfonso VIII lo mando a un viaje a Dinamarca para concertar el matrimonio del príncipe Fernando III con la sobrina del rey danés, en ese viaje S. Domingo pasó por Francia donde se encontró con varios cistercienses que intentaban realizar una campaña contra los albigenses, este se incorpora a ella y comienza a predicar para solucionar la herejía albigense, más tarde de regreso a Castilla fundan en Tolosa la orden de los predicadores, su función básica es la predicación, el papa aprueba las reglas y la orden se dispersa por toda Europa.

Los carmelitas:

Esta orden surge en un retiro de los cruzados y peregrinos en tierra Santa, en el Monte Carmelo, estos lugares de retiro espiritual se llaman Lauras. Un cruzado francés, de la segunda cruzada , Berthold de Malafaina fue el fundador de la orden, estos viven aislados del mundo, en un lugar donde la comunidad solo tiene contacto con ellos a la hora del rezo. Cuando cae Tierra Santa XIII se instalan en Europa, no solo como eremitas, sino también fundando conventos dentro de la ciudad.

Los ermitaños de San Agustín:

Su fundador fue San Agustín de Hipona, en un principio iban a santificarse ellos mismos, pero con el tiempo se convierten en una orden medicante.

Clero secular:

En plena Edad Media hay importantes cambios de carácter religioso, se comienzan a criticar las órdenes morales de la iglesia, el matrimonio de los sacerdotes y la compra venta de cargos. El celibato era algo obligado desde el IV para clérigos mayores, de todas formas en la plena E. M. esa idea había caído en desuso en todos los países, los curas rurales hacían vida con su mujeres, en algunos casos en iglesias urbanas clérigos que también seguían estas costumbres, hay obispos y monasterios que tenían mujeres y niños. El concubinato del  personal religioso era bastante regular, pero no se toleraba al obispo, al monje o al canónigo, si a los curas rurales, se les permitía por su baja extracción social y con deficiente formación ideológica. La iglesia oficial empieza a mirar estas cuestiones, no por la moralidad, sino por que los hijos de los curas rurales disminuían las propiedades del clero. En el 1022 el papa Benedicto VIII promulga decretos para que se cumpliera el celibato, en principio tuvo pocas consecuencias, pero servirá para que los papas reformistas lo utilicen en su ideal de reforma  de mediados del XI.

La compra venta de cargos desde la época romana era habitual, Gregorio VII en su reforma gregoriana intento acabar con ella, en esta reforma también se lucha por los problemas de investidura. Todas las reformas buscaban la libertad eclesiástica, es decir, inmunidad jurídica del clero, la inviolabilidad de la iglesia, independencia del papa frente al emperador, etc. consecuencia de esta última reforma será el sínodo o concilio de Worms en el que el emperador depone al papa y pide su excomunión en el 1076, a continuación el papa excomulga al emperador, finalmente Enrique IV pide perdón y más tarde se firma el concordato de Worms en el que se establecía un acuerdo en relación al nombramiento de las autoridades eclesiásticas.

La religiosidad popular:

En esta época la distinción entre lo profano y lo religioso no era muy clara, entonces cualquier acto social tenía implicaciones religiosas. Perviven en Europa elementos sagrados anteriores ala conversión al cristianismo, una mezcla entre elementos tradicionales y cristianos. La permanencia de lugares de culto antiguo es un hecho, también se conservan prácticas paganas como los curanderos. Hay que remontar el origen de esta actitud religiosa a la percepción de los sagrado, propicias o terroríficas, estas creencias ancestrales se mantienen y el cristianismo se enfrenta a ellas, cuando aparecen percepciones negativas a la iglesia las achaca al pecado, cualquier perturbación en el orden establecido podía traer catástrofes si no se remediaban los errores, estos se remediaban mediante la penitencia que apacigua la ira de dios, aparecen ceremonias y cultos que buscan la armonía del mundo, se consideró que las procesiones eran uno de los mejores remedios. Todo lo que no es justificable mediante la razón se considera un milagro, la consecuencia de esto es la aparición de relatos milagrosos, de lugares donde las fuerzas sobrenaturales se manifiestan, etc. los santos realizaban milagros y el lugar donde estos están enterrados se convierten en lugares de culto y sus reliquias cobran gran importancia, los principales santuarios se convierten en centro de peregrinación para adorar a las reliquias.

En pleitos difíciles se invocaba a la justicia de dios, son las llamadas ordalías, estos suelen derivar en enfrentamientos armados, cruzar ascuas ardientes, etc. la cristiandad no puede desarraigar estas costumbres y las adopta para hacer brillar la verdad, esta será una práctica muy común en el XI. A los milagros y las ordalías tenemos que unir las profecías, estas las podían dar los santos, pero también los niños, los locos, pobres, ermitaños, etc. existen técnicas de adivinación de origen pagano que siguen existiendo, también las premoniciones, se intentan evitar con el cristianismo, pero se siguen realizando de forma clandestina. Desde la iglesia se prefieren los pronósticos ermitaños en relación con el futuro. Otro aspecto importante es el culto a los santos que estan vinculados a los milagros, el clero explica que los santos actuaban como intermediarios de dios y que por lo tanto son personajes sagrados, a consecuencia de esto surge un tipo de literatura, las hagiografías, poner por escrito la vida de los santos que se venía transmitiendo de forma oral, estos libros serán muy leídos, entre otras cosas por las reglas de San Benito que obligan a la lectura de un libro en cuaresma. Estas hagiografías dejan su impronta en la liturgia y se instituyen fiestas que honran la memoria de estos santos.

Otra práctica de esta época y que ya era conocida es la peregrinación, peregrino significa viajero que acude a un santuario por su devoción, esto se realiza normalmente como una forma de lavar los pecados, a veces era voluntario y otras impuesto a las personas que cometían faltas graves, normalmente a clérigos y monjes que no se les ponía pena pública. este peregrinaje penitencial se veía en las personas que iban semi desnudas, cargados de cadenas y con una carta que les permitía ser recogido por las autoridades religiosas. Este tipo de expiación provocó que en el camino se encontraran gentes poco recomendables y que seguirán cometiendo fechorías, las autoridades intentan solucionar estos problemas sin éxito y en todos los caminos había personas encargadas de la vigilancia de los peregrinos. Los lugares de peregrinación eran bien conocidos, en el XIII los principales eran Jerusalén, Roma y Santiago. Los peregrinos cuando iban por devoción se desplazaban acompañados, los itinerarios estaban bien establecidos con hospicios que ponían fin a las etapas, también aparecieron guías para los caminos de peregrinación. También tenemos la literatura relacionada con las peregrinaciones.

En los siglos XI y XII aparecen los predicadores a los que se les unía un grupo de adeptos, son de origen eclesiástico y también laicos que comienzan a predicar por los caminos practicando la vida apostólica que habían escuchado antes predicada, el problema es que su formación era débil y muchos caen en la herejía, junto a estos predicadores aparecen mujeres con un papel activo en la religión. En relación con las órdenes de medicantes destaca la aparición de la rama femenina de los franciscanos que son las clarisas, también hay mujeres que por propia voluntad se recluyen (beguinas).

La herejías:

A finales del Xi se produce una proliferación de herejías, (aunque estas desviaciones doctrinales existen desde la época carolingia), pero en Occidente ahora se manifiestan situaciones hasta entonces ocultas. Los antecedentes de las herejías eran de carácter mitológico, solo afectaba a cuestiones en relación a la divinidad de cristo y se daban entre eclesiásticos. Ahora es diferente son de carácter radical y la iglesia luchara contra ellas con fuerza utilizando la inquisición, en ocasiones estan relacionadas con la búsqueda de la pureza del cristianismo. Aparecen los heterodoxos por toda Europa sin ninguna conexión, si hubiera existido una represión sistemática se hubieran reprimido, pero el papa estaba ocupado enfrentándose con el imperio, de esta manera se fortalecen y en el XII serán más fuertes, hay predicaciones anticlericales de gentes que rompían sus votos como Pedro de Bruis que afirma ante su auditorio que había que quemar crucifijos y que se podía rezar tanto en un establo como en la iglesia, que el bautismo no tenía efecto ni tampoco las ofrendas ni las plegarias a los muertos. A mediados  del XII se constatan grupos de herejes organizados, en el 1144 encontramos en Colonia un grupo de hombres y mujeres que vivían en la pobreza, que trabajaban con sus manos y que decían que habían recibido el bautismo de fuego y el espíritu Santo, estos fueron quemados.

Estos movimientos estan vinculados con la necesidad de la búsqueda de la iglesia primitiva, también es consecuencia de la emotividad que surgen con las cruzadas, además las masas populares son cada vez más instruidas y cuestionan algunas ideas religiosas. Entre las herejías desarrolladas en Europa destaca en el 1163 los denominados cátaros (puros en griego) o abigenses, eran partidarios del dualismo bien mal, rechazaban la carne, estaban vinculados con las creencias de origen oriental, creían en el angelismo migración de los cuerpos de un alma a otro, en ese orientalismo, el maniqueísmo esta muy presente. En este dualismo el bien es el creador del mundo espiritual y el mal es el creador del mundo material, el enfrentamiento entre el bien y el mal se acentúa con la rebelión de Lucifer, en este sentido la tierra y la iglesia estaban corrompidos por ser creados por el espíritu del mal, ante esta situación había una minoría que se consideraban los perfectos, estos cumplían con la moral ascética, se privaban de ciertos alimentos y no tenían contactos sexuales, estos perfectos eran los consejeros del resto de los creyentes y aunque estos tenían libertad debían imitar la vida de los perfectos. Estos también rechazaban los santos sacramentos, se extienden por Francia, Alemania e Italia, aunque la zona de más influencia es Albi y Tolosa.

Otro movimiento herético importante es el de los valdenses, son un grupo fundado por Pedro Valdo rico comerciante de Lyon, se trata de un movimiento de pobreza voluntaria, en 1173 este Pedro se desprende de todo lo que tiene e inicia un movimiento para atraer adeptos, serán laicos que viven en un pobreza absoluta, pobres cristianos o pobres de Lyon, en principio no tenían nada herético, pero con el tiempo algunos compañeros de Valdo se dedicaron a dar pregones, la iglesia no veía bien que los seglares realizaran estos pregones y en el 1184 fueron condenados

Ante la proliferación de las herejías la iglesia intenta reprimir estos movimientos con formas cada vez más duras, una vía practicada fueron los coloquios entre herejes y teóricos, pero esto no tuvo éxito.

La segunda vía fue utilizar a los militares, se realizó una cruzada contra los cátaros, con un ejército procedente principalmente del norte de Francia que desde 1209 se lanzan contra los herejes, entre los caballeros que luchan en esta cruzada contra los albigenses destaca Simón de Monfort (ese más tarde derrota a las autoridades de Tolosa en la batalla de Muret, en la que el rey de Aragón Pedro II y el conde de Tolosa Raimundo VI murieron)

La tercera vía será la inquisición, este movimiento existía anteriormente en relación a la investigación, pero desde 1231 será un movimiento de búsqueda, captura y condena de los herejes. Gregorio IX crea toda la norma del movimiento de la inquisición, al que se unen los dominicos, en el sur de Francia será donde la inquisición tenga más actuaciones un ejemplo sería los 200 condenados a la hoguera en 1244 en Montsegur. La implantación de la inquisición no es uniforme, aparece también simultáneamente en Italia

Bibliografía: Universidad de Sevilla, asignatura Historia de la Edad Media, basada en los manuales de:
Alvarez Palenzuela, Historia Universal de la Edad Media, Ariel
Cabrera Muñoz, Historia de Bizancio, Ariel
Garcia Cortazar y Sesma Historia de la Edad Media, Ariel
Mitre, Historia de la Edad Media en Occidente, Cátedra
Entre otros...

Maquetas históricas recortables gratis
Visita mi blog donde puedes descargar maquetas históricas recortables http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/
Saludos J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex