Repoblación de Al-Andalus


La repoblación que se va perfeccionando durante los siglos XI, XII y XIII. Ya se tenía la experiencia de la repoblación espontánea y particular de las montañas de Asturias y el norte del Duero, pero ahora la Plena E.M. esta repoblación esta más dirigida por el monarca, esto se traduce en una planificación y en una intervención más destacada de la corona en el proceso, esta ocupación del suelo esta relacionada con la economía feudalismo, tenemos una ocupación interior y otra exterior que serán las conquistadas a los reinos taifas. Tenemos tres fases de esta repoblación sin contar la que más tarde se producirá en Andalucía y Murcia.
La primera corresponde a las tierras que se encuentran entre el sistema central y el Duero, muy tímidamente los reyes van concediendo fueros a una serie de ciudades que serán las encargadas de mantener la defensa de los territorios y de la explotación de los recursos, la primera ciudad que se funda será Sepúlveda en el 1076, este modelo se difunde y aparece Salamanca, Ávila, Soria, Segovia, etc. son comunidades llamadas de villa y tierra, son tierras realengas por que pertenecen al rey que las entrega a las poblaciones concediéndoles muchos privilegios, los beneficiados son los pobladores de estas ciudades llamados caballeros villanos, son miembros acomodados del campesinado que tienen la posibilidad de comprar un caballo y armas, de esta manera se pueden dedicar a la guerra que es un trabajo privilegiado, forman parte de la baja nobleza y pueden aspirar a alcanzar mayor fortuna, estas ciudades se caracterizan por no tener una población artesana y mercantil, están habitadas por los villanos que son ganaderos, pastores y clérigos, esta población procede del norte, de Asturias, Aragón, Navarra, etc. Se encargan de mantener las fronteras contra Al-Andalus, además reciben del rey un gran término municipal donde fundan aldeas bajo su jurisdicción, pero esta zona en el 1085 deja de ser la vanguardia que pasa a Toledo con su conquista por Alfonso VI, esta conquista fue debido a la repoblación de las zonas anteriores que hicieron posible la anexión de Toledo y sus cercanías.
La segunda fase se corresponde con Toledo. Esta repoblación llega hasta el Tajo, en ella se produce otro desafío para la corona, las tierras anteriores estaban casi vacías, pero ahora el territorio esta poblado por una fuerte red urbana, Alfonso VI comprende que esto le puede proporcionar muchas riquezas y decide mantener a la población en las tierras, para ello les concede garantías jurídicas, esto fue un rotundo éxito ya que los musulmanes lo aceptaron y recibieron un fuero en el 1101 que garantiza su religión, sus costumbres, etc. estos musulmanes son llamados mudéjares y eran muy importantes para la repoblación ya que conocían bien las técnicas de los regadíos, además son grandes carpinteros, estos musulmanes que se quedaron pertenecen a las clases más humildes, ya que los pertenecientes a la hassa se exiliaron en el reino Nazarí de Granada o en el Norte de África, a parte de estos mudéjares también tenemos a los judíos y mozárabes, los judíos también reciben un fuero y son tratados de la misma manera, los mozárabes también reciben su fuero, pero estos no están bien vistos por los cristianos del norte que recelan de ellos por que les ven algo herejes, pero Alfonso VI comienza una política de integración quedando estos totalmente integrados con los demás cristianos, mediante esta formula los mozárabes introducen en los reinos cristianos muchos elementos árabes, se piensa que la herencia islámica no procede tanto de la convivencia con Al-Andalus, sino de la asimilación de estos grupos mozárabes. Dentro del grupo de los conquistadores tenemos dos clases, los extranjeros, francos, y los castellano leoneses, los francos habían llegado por la llamada de la cruzada y como compensación participan en el reparto de propiedades y señoríos al igual que los castellano leoneses, los francos no están de acuerdo con la política integradora de Alfonso VI, pero solo consiguen que el obispo franco Bernardo sea nombrado obispo de Toledo y que la mezquita mayor de Toledo fuera convertida en una catedral, el mismo sistema de repoblación se pone en marcha en las tierras circundantes como Madrid o Guadalajara, esta repoblación casi fracasa con la llegada de los almorávides y Almohades, pero Toledo se pude conservar gracias a estas comunidades de villas y tierras, los caballeros villanos pararan el avance de los musulmanes, cuando los Almohades dejan de ser efectivos en la P.I. se produce la tercera fase de repoblación.
La tercera fase se corresponde con la actual Extremadura y Castilla la Mancha, estas tierras son muy escasas en población, no existían ciudades importantes, además era un territorio muy inseguro que servía de frontera con los Almohades, para conquistarlo y mantener la estabilidad se otorgaron las tierras a las órdenes militares, las primeras fueron la órdenes de Calatrava, Santiago y Alcántara, el rey se desentiende y delega en estas órdenes la seguridad y repoblación de los territorios, concediéndoles señoríos, la mitad de Extramadura y gran parte de La Mancha era de estas órdenes, solo se escapó Cuenca conquistada en el 1147 que recibió un fuero diferente llegando a tener más autonomía que Toledo frente al poder real. Pero por que dejaron a las órdenes que fueran los responsables de estas zonas? Pues por que es un territorio difícil en el que las órdenes tenían experiencia, construyen castillos y protegen bien la zona, son ganaderos que no necesitan muchos recurso humanos. Tras el peligro de los Almohades se da el último paso hacía el sur.

Señorío

Estas tres fases de repoblación coinciden con el feudalismo mediante el señorío o sistema de difusión de la propiedad señorial, los campesinos viven encuadrados en los señoríos, son dependientes ya sea nobles, eclesiásticos o campesinos, todos dependen de un señor. Los campesinos viven en las tenencias o parcelas que en cada zona es llamada de diferente manera, en Castilla solar, en León Casal, en Cataluña mas, etc. estas tenencias están habitadas por una familia campesina que al igual que en el resto de Europa es conyugal o nuclear, cónyuges e hijos, el numero suele ser de tres hijos más la pareja, cada hogar recibía el nombre de fuego, tenían una unidad de explotación estable es aquí donde radica el éxito del señorío, el jefe de familia contaba con sus campos de donde sacaba el trigo y la cebada, tenía viñedos o parrales y otras zonas de pastos comunales, esto era completado con un huerto para las legumbres y las hortalizas y además completaban sus ingresos con el aprovechamiento de los montes, estas eran tierras salvajes improductivas que funcionaban como bienes comunales, el rey o señor permitía que el campesino sacara la miel, la leña que era la única fuente de energía de la época y los frutos del monte o bosque, también el campesino podía llevar a pastar a su animales en ciertos días predeterminados. Los campesinos vieron como las cosechas prosperaban, el rendimiento había pasado a ser de 5 x 1, el excedente se vendía en los mercados y la economía se disparó. Los campesinos tenían que pagar un canon por estas propiedades, una renta que en un principio era en especies para pasar a ser pagada en dinero, esta obligación estaba recogida en un contrato llamado enfiteusis, esto daba gran estabilidad al campesino ya que los campos en usufructo, que no en propiedad se podían heredar de padres a hijos, el derecho a la explotación de estas tierras se llama derecho útil, pero sobre este esta el derecho eminente que es el que posee el señor, es el título de propiedad de esas tierras, existe otro derecho que engloba a ambos que es el derecho señorial, en este es donde podemos ver la incidencia del feudalismo ya que el campesino no solo tienen que pagar una renta, sino que tiene que prestar otros servicios al señor que además se convierte en el juez del señorío imponiendo multas llamadas caloña, esto era un método para que el campesino aportara más al señor, si un campesino fallecía sin descendencia masculina, el señor también tenía el derecho a la mitad o un tercio de sus bienes. De esta manera el señor posee tres dominios el útil que es ceder las tierras en usufructo al campesino, el eminente que es el título de propiedad de dichas tierras y es recordado al campesino mediante la exigencia de algunas aves de corral y el dominio señorial y jurisdiccional que mediante la coacción todos los habitantes del señorío aceptan la dependencia del señor, es un sistema bastante complejo, el señorío de esta manera hace rico al señor. Los campesinos solariegos que tienen la tenencia en usufructo mediante el pago de un censo, tienen además que soportar otras cargas por parte del señor llamadas sernas (corveas), arar las tierras del señor, transporte, etc. esta serna desaparece pronto debido a varios motivos, uno es que al señor le interesa el dinero y no que trabajen para el, de esta manera el campesino cambia estas sernas por un pago, otro motivo es la repoblación de las nuevas tierras conquistadas, en ellas los señores tienen que conceder a los campesinos ciertos beneficios para que se asienten en la zona, de esta manera el campesinado mejora su forma de vida, el régimen señorial se dulcifica, por otro lado el señor era también juez del señorío y además de imponer multas exige otras compensaciones como las fazenderas reparar los caminos, dar alojamiento al señor y a su séquito, monopolio de molinos, hornos, etc. dentro del campesinado podemos hacer diferencias, tenemos al solariego que era el más frecuente, pero también tenemos a los que no tienen tierras ni animales, estos tienen un arado yunta y son llamados yugueros o quinteros, se alquilan como mano de obra, el señor le proporciona los animales y la tierra y él pone el arado, recibe un quinto de la cosecha por eso se le llama quintero, otros campesinos no tienen ni arado, son temporeros que trabajan en las tierras del señor, otros campesinos tienen tierras en propiedad dentro del señorío, pero todos son dependientes. Pero también tenemos a otros campesinos que no se benefician de las repoblaciones, estos son los campesinos catalanes, en este caso cada vez se depende más del señor, son llamados remensas, a partir del XIII en Cataluña se emplean los malos usos mediante los cuales el señor dispone del campesino para todo, si no tiene testamento y muere, parte de la herencia va al señor, si no tienen hijos y fallece también se que da el señor con parte de la herencia, si la mujer es adultera el campesino tiene que pagar una multa, para casarse también tienen que pagar un canon, etc. llegando incluso estos malos usos a autorizar al señor a disponer de la vida del campesino Ius maletractandi derecho a la violencia, estas condiciones se mantienen hasta las revueltas campesinas del XV, los malos usos fueron abolidos por Fernando el católico. El campesinado de Murcia, Valencia y Andalucía, si que mejoro en sus condiciones, sobre todo en Andalucía donde no existen las sernas.
El señorío podía ser de tres clases:
Eclesiástico: el eclesiástico esta en manos del abad o de un obispo, se dan las mismas condiciones que en el laico, pero tienen ciertas excepciones, los funcionarios regios no se entrometían y algunas funciones del vasallaje no las cumplían.
Laico: Los laicos pertenecen a la nobleza, son llamados señoríos solariegos, los que pertenecen al rey son llamados señoríos realengos, los señoríos realengos no son todas las tierras del estado, un dos % de las tierras más o menos, en un principio el señorío real es igual que el de los nobles, pero este aumenta con las repoblaciones, aumentando de esta manera su poder frente a los nobles.
Behetría: Los campesinos acomodados que viven dentro de los señoríos son llamados caballeros villanos, estos pueden llegar a ser caballeros hidalgos, pero a partir del XIII no podrán acceder a la nobleza, quedando como aristócratas de los poblados, los consejos rurales y urbanos estarán en manos de estos villanos, estos vivían en los señoríos de behetría que pertenecían a varios señores, son pequeños señoríos que se extienden por la Mancha, en un principio estaban constituidos poder caballeros villanos que debido al feudalismo no tuvieron más remedio que hacerse vasallo de un señor, en un principio gozaban de mucha libertad, pero en el XIII también pasan a ser dependientes.
Este régimen señorial tan complejo y las situaciones campesinas con las repoblaciones, originaron el debate sobre la existencia o no del feudalismo en la P.I. los defensores del no son historiadores del derecho como Albornoz, Valdeavellano, Hinojosa, etc. pertenecen a la escuela institucionalista, pero a partir de los 70 otros historiadores enfocan el tema desde el funcionamiento económico y no institucionalista, estos defienden la postura de que si hubo feudalismo, entre ellos tenemos a Cortázar, Vigil, Barbero que siguen las doctrinas de Marc Bloch y Lucían Febre, pero últimamente otro historiador institucionalista, Porras Arboleda, ha vuelto a reabrir el debate por tomar partido por el no.

Levante y Sur

En el sur se conquista el 90% del valle del Guadalquivir y por lo tanto tenían que poblar estas zonas incluyendo Murcia, estas zonas son muy diferentes a las anteriores ya que existen grandes ciudades con mucha demografía, en estas zonas intervienen directamente el rey ya que el aparato real ha ido madurando con el tiempo y ahora ha llegado a su plenitud, esto será una manifestación económica adelantada a su tiempo y demuestra una aplicación de la planificación, se esta diseñando la nueva realidad de estas zonas.
Con la incorporación de Andalucía, Murcia y Valencia el territorio de los distintos reinos de España queda conformado.
La repoblación se hizo en Andalucía por medio del repartimiento, este método consiste en registrar todos los bienes que han quedado vacíos en un libro llamado repartimiento, para realizar este catastro el rey nombró a unos funcionarios que eran ayudados por muladíes expertos en los terrenos, eran llamados la junta de partidores que limitaban los terrenos, la primera tarea era acumular los bienes y la segunda repartirlos, esto nos habla de una planificación por parte de Alfonso X, el mismo rey dirige, planifica y organiza. El libro de reparticiones nos da una idea del hábitat de la zona, de los paisajes, de los repartos y lo que es más importante de la política que Alfonso X quería emprender en Andalucía que se incorpora a los territorios de Castilla, los bienes se dividían en dos tipos:
Los donadíos: los donadíos podían ser mayores o menores, los mayores eran grandes latifundios reservados para los familiares del rey en pago por los servicios prestados durante la conquista y en pago también para la alta nobleza y para las órdenes militares, los donadíos menores eran terrenos más pequeños que también fueron repartidos por el rey entre el resto de nobles y extranjeros que participaron en la conquista, estas tierras se dedican para el cultivo del cereal y olivar principalmente
Los heredamientos: el resto de los bienes son llamados heredamientos que se distribuyen según la categoría social del repoblador, estos han participado como soldados en la conquista y tenemos tres grupos, los caballeros hidalgos o de linaje que son los que ocupan el último puesto en la nobleza, el segundo grupo es de los caballeros ciudadanos que son campesinos bien avenidos que tienen para poder comprar un caballo y luchar como caballeros y el tercer grupo son los campesinos o habitantes de la ciudad que pelean a pie y son llamados peones, los dos primeros grupos reciben heredamientos que son propiedades medianas formados por olivares, viñedos y cereales, los heredamientos más pequeños son para los peones.
Viendo estas reparticiones podemos saber cual era la voluntad de Alfonso X, los donadíos se corresponden con el 3 o 4 % del total de las tierras y el resto son heredamientos, por lo tanto apuesta por los pequeños y medianos campesinos libres, esta sería la política de Alfonso X, pero esto no se llego a cumplir por varios motivos, no sabemos exactamente el número de repobladores que entraron en Andalucía, pero podemos aproximar para Sevilla unos 4800 cabezas de familia con sus 4 respectivas familias, estos llegan de una manera entusiasta ya que Andalucía es vista como una tierra idílica, el 40% son aragoneses, navarros, portugueses y extranjeros, el resto castellano leoneses, pero pronto pierden la confianza y la mayoría termina volviendo a su lugar de origen debido a que en un primer momento Alfonso X cuenta también con los mudéjares que están familiarizados con las técnicas y los campos, contar con ellos sería fundamental para Alfonso X, pero estos habían pactado permanecer con las taifas independientes de Cádiz y Niebla, Alfonso X no cumple el pacto y les arrebata las taifas con lo cual se produce un levantamiento de estos mudéjares en Sevilla y Córdoba 1264 contra los recién llegados, aliados con el reino Nazarí y con los bereberes del Norte de África llegan a dominar algunas plazas fuertes como jerez y Sevilla que estuvo a punto de perderse, esta revuelta se conoce como la revuelta general de los mudéjares de 1264, fue tan peligrosa que toda la empresa de Fernando III y Alfonso X estuvo a punto de venirse abajo, la rebelión fue aplastada y para que no sucediera más Alfonso X expulsa a todos los mudéjares, solo quedan algunos artesanos especializados, los mudéjares se refugian en el reino de Granada o en el Norte de África, de esta manera se pierde una mano de obra fundamental, ahora solo tenemos a los conquistadores, pero como hemos dicho estos se dan cuenta de que no es una tierra tan idílica ya que Andalucía se convierte en al frontera con el Norte de África donde los Benimerines se quieren apoderar de los antiguos territorios de Al-Andalus con la ayuda del reino de Granada, estos ejércitos asolan las tierras de Cádiz, Córdoba y Sevilla causando verdaderos estragos, los repobladores viendo esto regresan a sus tierras y estas quedan casi desiertas, esta situación deja una toponimia clara que podemos apreciar en ciudades como Jerez de la frontera, Vejer de la frontera, etc. hablamos de un territorio fronterizo, en Andalucía no se crea el cargo de merino, sino que se nombra a un adelantado mayor que es lo normal en las tierras fronterizas, esto marca la diferencia de Andalucía con otras regiones. Las situación de las tierras semidesiertas en Andalucía es aprovechada por los nobles que la repueblan mediante el sistema de señoríos o cartas pueblo, de esta manera triunfa el latifundio y fracasa la idea de Alfonso X.
Lo mismo ocurre en Murcia donde para repoblar las tierras llegaron catalanes junto con castellano leoneses, estos serán los que pongan en marcha los huertos Murcianos. Valencia corresponde a la corona de Aragón al igual que las Baleares, pero las Baleares fueron repobladas directamente, se expulso a los mudéjares y se establecieron los conquistadores, Valencia se repobló al igual que Andalucía con el repoblamiento, los catalanes repoblaron el litoral, los aragoneses el interior, en el caso de Valencia si se quedaron los mudéjares hasta que fueron expulsados en el 1608, Alfonso X y Jaime I tenían muy claro el modelo de explotación colonial, los conquistadores son los propietarios y utilizan como mano de obra a los mudéjares, de esta manera funciono en valencia.
Repoblaciones del interior:
Pero no solo existió una repoblación de las nuevas tierras conquistadas, también tenemos una repoblación de las tierras del interior, una de estas repoblaciones fue conocida como la del camino de Santiago o camino francés, es la primera del interior y da comienzo en el XI, se trata de la apertura de un camino de peregrinación, movimiento piadoso que impulsa a los europeos a visitar la tumba del apóstol Santiago, Americ Picana nos ofrece en su Liber Sancti Iacobo información sobre este eje franco español de peregrinación, desde distintas procedencias de Francia se penetra por el Pirineo llegando a Pamplona, desde aquí a Logroño, Burgos, León, Lugo y Santiago, esta ruta propicia que muchos francos se queden a vivir en estos lugares propiciando un desarrollo urbano de estas localidades, serán un 20 o 30% de esta población, se crean fueros para fijar las nuevas poblaciones como el de Jaca 1077 o más tarde el de Logroño, tenemos un gran estallido urbano en Sahagún, Astorga, fuente de la Reina, etc. este camino no solo trae inmigrantes, sino también nuevas corrientes europeas políticas, económicas y culturales como el románico, existen otras rutas alternativas como la de Oviedo que se revitaliza junto a Lugo, también tenemos otra vía marítima que da lugar a un gran desarrollo de las ciudades costeras como La Coruña.
Tenemos otra repoblación de las tierras del interior en la segunda mitad del XII que se produce por dos factores:
Uno de ellos es gracias a las divisiones fronterizas de Castilla y León y León y Portugal, estas divisiones comportan tensiones que desembocan en repoblaciones para fijar las líneas divisorias, la rivalidad entre León y Castilla hace que esta última refuerce Valladolid con muevas poblaciones, por su lado León hace lo mismo y emergen ciudades como Villalpando, en Portugal también se creara ciudad Rodrigo
Otro factor será la expansión general del XIII donde se repueblan zona interiores muy rentables, aparecen ciudades como Ballona o La Guardia en Galicia, en Asturias tenemos Avilés, Gijón y las Polas o villas nuevas como Pola de Lena, en Santander tenemos creaciones nuevas como San Vicente de la Barquera y Laredo. Esto es un fenómeno general que se extiende a las vascongadas como ocurre con San Sebastián, Bilbao que se crea en el 1300.
Las fundaciones de las ciudades están destinadas al comercio, todas estas repoblaciones completan el marco de la organización del territorio.
Cultura:
Todas estas repoblaciones van acompañadas de un renacimiento cultural en la que podemos distinguir dos capítulos, la escuela de traductores de Toledo y las universidades, la primera es el resultado de la maduración de la convivencia entre las tres culturas, la cristiana, la musulmana y la judía, no todos los siglos fueron hostiles para las tres culturas, sino que existieron momentos para intercambiar conocimientos en las ciudades que el marco idóneo para ello, esto ocurre en Barcelona, Zaragoza y Tudela, en esta última hay una serie de autores que destacan como Benjamin de Tudela, pero ninguna de estas tres ciudades logro hacer permanente un centro de intercambio cultural, aunque si sembraron precedentes que fueron recogidos por Toledo donde se crea un foco de reuniones y trabajos comunes que termina siendo la escuela de traductores de Toledo, fue estudiada por varios autores entre ellos los españoles Pidal y Albornoz, esta escuela fue creada por intervención del obispo de Toledo Raimundo que quería reunir en Toledo a los intelectuales de la época para englobar los saberes musulmanes y judíos, esta escuela perdura tres generaciones, la primera generación de mediados del XII esta integrada por sabios de distintas nacionalidades como Domingo Gundizalvo, Juan Hispano, Hernán el Dálmata, Gervasio de Cremona, etc. se encargan de reunir una pléyade de lingüistas que supieran latín, hebreo y árabe, todas la obras se tradujeron al latín como las de Al Faribi, las de Ptolomeo (Planisferio) el corpus de Galeno, etc. estas eran obras desconocidas en Occidente que los árabes habían traducido del Griego. La segunda generación la tenemos a finales del XII, entre ellos destacan Daniel de Morlay, Miguel Scoto, Hernán el Alemán, etc. se traducen obras de Aristóteles, Galeno, etc. la tercera generación esta encabezada por Alfonso X el sabio, con él finaliza la tarea de esta escuela de la que destacan obras de la mano de Alfonso X como el lapidario y las tablas de astronomía, el final de la escuela se debe a la creación de las universidades, estas nacen en las ciudades. El conocimiento se transmite con un sentido corporativo al igual que todos los gremios u oficios, los precedentes de las universidades son las escuelas episcopales o monásticas y urbanas, los obispos tenían antes de la universidad, sus escuelas para formar a los clérigos, en los conventos pasaba lo mismo y en los gobiernos urbanos también había escuelas de cátedra de gramática, todas estas escuelas quedan absorbidas por las universidades, la mejor definición de universidad la realizó Alfonso X el sabio, dijo que la universidad es reunión de maestros y escolares, que es hecha en algún lugar con voluntad y entendimiento de aprender saberes, la universidad como una corporación más, se da a sí mismo los estatutos, las primeras universidades son llamadas estudios generales y aparecen en el XIII, con el tiempo terminan siendo universidades, la primera se fundó en Palencia 1215 (Castilla) se creó a instancias del obispo Don Tello, la iglesia fue una de las que propiciaron los estudios como forma de erradicar las herejías, la segunda fue en Salamanca 1218, Alfonso X consolido los estudios de Salamanca convirtiéndose, esta junto con la de Valladolid terminaron por eclipsar la de Palencia, en 1290 nace la de Lisboa y en 1300 en Lérida. En los nuevos espacios conquistados al islam también tenemos este resurgir de la cultura, en Murcia tenemos la continuidad de la escuela de traductores de Toledo donde sobresale Ricolí, esta escuela termina con dos grandes figuras Raimundo Lulio y Arnau Vilanova, Ricolí recoge toda esta enseñanza y la aplica al campo religioso, piensa que la conversión de los musulmanes es muy fácil, estos se darán cuenta de su error y abrazaran la fe cristiana, domina el latín, Hebreo, árabe, catalán, estuvo dos o tres veces en Túnez poniendo sus enseñanzas en práctica, en la última visita se encontró con un grupo de exaltados que lo mataron, pero dejo una gran obra, el colegio de Miramar especie de instituto de idiomas, uno de sus estudiantes fue Arnau Vilanova que fue medico de los reyes de Aragón, pero este médico tenía otra vertiente mística que le llevó a emitir juicios quiméricos y fuera de contexto. Alfonso X cuando conquista el valle del Guadalquivir también tenía ya pensado la planificación cultural en su mente y piensa que Sevilla debe de ser un foco cultural y creó un centro de estudios generales que en la crisis de la baja E.M. no fructífero y hay que esperar a finales del XV para que se creen otra vez los estudios generales, esta paso a ser universidad en 1505.
Los reyes de esta época tiene pocos medios y el poder es compartido con la nobleza, esto es debido a que aún no existe una administración central fuerte (hacienda), otro fenómeno ideológico es que se creía que el poder venía de dios y este lo delegaba en el rey por el pueblo y a través del pueblo, por lo tanto tenía que ser un rey justo moral y religioso ya que el poder procede del pueblo, es un pacto con los súbditos que aceptan su poder si este respeta las costumbres, por lo que hablamos de un poder limitado, pero poco a poco estos poderes se van ampliando, esto lo vemos en dos circunstancias, la primera es que se acaba con las divisiones del reino con Alfonso VI y la segunda es que en la segunda mitad del XIII se descubre el derecho romano y los reyes se acogen a este derecho como Alfonso X.




La baja Edad Media
Supone una ruptura con lo anterior porque el feudalismo, que está en pleno apogeo, se agotará por una profunda crisis. Toda Europa padeció una gran depresión y no se podía encontrar una solución para alimentar a toda la población. La técnica era la misma y la producción había tocado techo. Además el feudalismo, en el siglo XIV coincide con dos circunstancias que acentuarán esta contradicción interna:
  • la climatología cambia, es una circunstancia externa. El clima se hace lluvioso y caluroso, haciendo que las simientes no puedan desarrollarse. Se suceden malas cosechas, son los “malos años” que se inician en el año 1333. Son las hambrunas.
  • Una nueva forma de entender la guerra diferente a la de los siglos XII y XIII, esta es una circunstancia interna. Durante estos siglos se da una guerra de señores feudales, el feudalismo descansaba en una regulación de la violencia, pues es un sistema violento que es realizado por los señores feudales con grupos formados por ellos mismos, de modo que las secuelas eran padecidas por el círculo de feudales, el campesinado era un espectador. Pero a partir del siglo XIV se da un cambio, la guerra ya no es un conflicto exclusivo entre nobles, sino un conflicto general que afecta a todo el reino y a todos los súbditos. Además la guerra se convierte en una forma de economía, como fuente de ingresos alternativos. Estos nobles entran al servicio de los reyes como mercenarios, aparece, los soldados profesionales, reciben una remuneración y además viven del pillaje. La guerra de hace moderna, con un impacto sobre grupos sociales que no intervienen en las contiendas (campesinos, las ciudades…).
Ambas circunstancias desembocan en un descenso de la alimentación, lo que favorece la aparición y la expansión de la peste negra. A partir de 1348 la peste se difundió por toda Europa causando una gran mortandad.
En la Península Ibérica, su impacto fue muy duro en el reino de Aragón, en Cataluña hay zonas donde murió el 60 % de la población. Barcelona no se recuperaría, pasó de tener 50.000 habitantes a 30.000 a finales del siglo XV.
En la corona de Castilla hubo descensos demográficos. Un fenómeno es el de los despoblados, esto es, lugares habitados que se despueblan por el efecto de la peste y las hambrunas. Pero en Castilla el efecto negativo fue menor, así Sevilla pasó de 25.000 habitantes a 50.000 a finales del siglo XV.
Aragón apenas supera 1.000.000 de habitantes al final de la Baja Edad Media, al igual que en la Plena Edad Media. Castilla llega a los 5.000.000 y Navarra unos 2000.000.
Las minorías étnico-religiosas sufrieron una contracción, no sólo por estas razones, sino también por la persecución y la hostilidad hacia ellas. Se quebró la convivencia. A partir de 1390 aparecen los pogromos (asaltos contra estas minorías), al no poder pagar los préstamos, no consienten que sus bienes pasen a manos de los judíos prestamistas. Ante esto, reaccionan de dos maneras: el éxodo, o la conversión al cristianismo, aparecen los cristianos nuevos, los conversos. Los judíos redujeron su número por conversión, otros emigraron. Los mudéjares eran también deportados, reduciéndose también su número.
Pero los cristianos viejos recelan de estas conversiones, comenzando un odio hacia judíos y conversos, pues estos siguen practicando la fe mosaica en secreto. Los cristianos viejos actuaron a modo de espías denunciando a los no practicantes. Esto acabó en la Inquisición, en 1478. Fue una creación del siglo XII que ahora se rescata para resolver el conflicto con los cristianos nuevos. Pero la diferencia con los tribunales del siglo XII es que estos estaban en poder de la Iglesia, pero ahora están en poder civil, y sólo los miembros eran eclesiásticos (dominicos).
La Inquisición (de inquirir –investigar-) tenía un procedimiento nuevo, la tortura, admitiéndose como prueba. Los reos eran acusados normalmente por un cristiano viejo, el acusado no sabía nunca el nombre del acusador. Si se declaraba culpable era objeto de una multa o penitencia (san Benito –hábito con la cruz de san Benito-), una vez terminado, colgaba este hábito en la iglesia, a modo de exvoto. Pero si se declaraba inocente y no se arrepiente, era condenado a muerte en un acto público, el “acto de fe”. Además fue un tribunal político que impuso una moral singular, siendo un instrumento para que los reyes consolidasen este nuevo tipo de monarquía. Esta función duró hasta el siglo XIX.
La guerra es otra circunstancia que hará cambiar el sistema señorial. Fue constante a lo largo de los siglos XIV y XV. La más emblemática es la guerra de los dos Pedros. Es una guerra civil peninsular e internacional. Asoló todo el territorio peninsular y supuso un cambio de dinastía, desapareciendo la casa borgoñona, llegando la casa trastámara. En 1350 accedió Pedro I al trono de Castilla, era el hijo legítimo de Alfonso XI, pero tenía bastantes hermanos bastardos. La nobleza entabla alianzas con diferentes pretendientes al trono, uno de ellos es Enrique. Pedro I lleva una política contraria, pero su diferencia con otros monarcas era de carácter muy violento y actuando con mano dura, lo que le sirvió a la nobleza para aglutinarse en torno a Enrique. Se producen dos bandos: los petristas (los burgueses) y el nobiliario y la Iglesia con Enrique. Tras la guerra civil Enrique busca el apoyo peninsular, encontrando apoyo en Pedro IV el Ceremonioso. Pero tanto Castilla como Aragón saben que el contencioso no puede desaparecer por un empate de fuerzas. Los aragonesas suscriben un tratado con Carlos V de Francia, y Pedro con Inglaterra.

Esta guerra civil descubre un arma, la propaganda como un instrumento de guerra (Pedro I el cruel, el justiciero, emperogilado). Pedro I muere en Montiel. Con los trastámaras se culmina la unidad política de la península.


Fuente:
Universidad de Sevilla, Asignatura Edad Media en España

Maquetas históricas recortables gratis http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex