La Religión en la Alta Edad Media



La organización episcopal: el 711 supuso un brusco cambio en la política de los reinos cristianos con respecto a Al-Andalus, en el terreno eclesiástico esta ruptura es también muy clara, cuando los reinos cristianos como Asturias y Navarra comienzan su lucha contra el Islam, algunos recuerdan el periodo visigodo y se titulan reyes, condes, etcétera, pero en el plano eclesiástico esta vuelta a lo visigodo no vale ya que el espacio es nuevo y la población también es diferente a la época visigoda, se eclipsó todo el mapa administrativo de la iglesia visigoda, ahora comienzan desde cero, los Reyes van a ir formando un nuevo mapa administrativo de la iglesia.
El primer obispado será en el Reino Asturleonés, es el de Oviedo, éste no había existido en época visigoda, al igual que Lugo, Iria Flavia (Santiago de Compostela), esta obra es llevada a cabo por Alfonso II y con su sucesor Alfonso III se amplía esta red con Orense, Zamora y Tuy, los monarcas leoneses apenas intervienen en la designación de los obispos, los obispos proceden de familias aristocráticas.
En la marca hispánica ocurre lo mismo, el obispado hispano visigodo de Tarragona no acepta la autoridad del obispo de Toledo, ahora se crean nuevas sedes episcopales, Gerona, Barcelona, Urgel, Elna y Vic, los territorios tenían un problema que no se dio en el reino Asturleonés, estos obispados dependían del metropolitano de Narvona y fue mal aceptado por los condes catalanes ya que la resistencia tenía que ser política y religiosa, querían que los obispos no fueran designados por los francos ya que hasta el X son de ascendencia carolingia, pero a partir de este siglo serán ya hispanogodos miembros de la aristocracia, estos obtendrán más independencia que los de los leoneses ya que desde la época de los francos tienen grandes beneficios económicos.
En el Reino de Navarra pasa lo mismo, los Reyes en el siglo X conforman la red con el obispado de Pamplona, Nájera, Aragón y Alava, los obispos de Navarra son también nobles pero suele estar vinculados a los monasterios.
La organización administrativa se completa con las creaciones monacales que a partir del X se acrecientan:
En el Reino Asturleonés tenemos los monasterios San Froilan, Genadio y San Vicente de Oviedo en Oviedo.
En Galicia los monasterios de Samos y Sobrado.
En León los de Martín de Liebana, San Miguel de la Escalada y el de Sagunto.
En Castilla  tenemos San Pedro de Cardeña.
En el Reino de Navarra San Salvador de Leire y San Pedro de Siresa.
En Aragón San Juan de la Peña.
En Cataluña el de Ripoll, San Cugat del Vallés, y Santa María de Ripoll.
En La Rioja San Millán de la Cogolla, estos serán los monasterios más importantes.

Los monasterios se organizan siguiendo una doble corriente, primero de tradición visigoda que aquí se mantiene, se regían por el código de la época visigoda llamado Codex Regularum, (código de las reglas), donde se agrupan las reglas monacales de época visigoda con autores como San Leandro y San Isidoro, también se registró la regla de San Benito de Nursia regla benedictina. La reglas visigodas descansan en el principio de pacto (traditio) es una fórmula por la cual el monje entra en la comunidad monástica y mediante la costumbre de la traditio entregan la autoridad al abad, pero está no es incondicional, sino con condiciones, el abad detenta la autoridad pero con unos requisitos. A partir del X la visigoda convive con la regla de San Benito de Nursia que empezó a introducirse a través de la marca hispana,  esto fue debido a que en el resto de los núcleos cristianos rebeldes se había extendido la creencia de que aún se practicaba el adopcionismo y lo por tanto todo lo que existiera desde un punto de vista religioso fue confundido con el pensamiento herético, para evitar esto la marca hispana mediante la influencia franca se aparta de la regla visigoda y esta es sustituida por la benedictina, a esto tenemos que añadir que Luis de piadoso, realizó una reforma monástica que llega a la marca hispana, ésta está inspirada en la regla benedictina y apuestan por los monasterios que se rijan por ella. En las tierras occidentales por el contrario la llegada de la regla benedictina fue más lenta, aparecen los primeros ejemplos a mediados del siglo X y sobre todo a finales del X, en Navarra el rey García Sánchez II a mediados del X es el que favorece estas reglas junto con Sancho III El mayor, después tenemos en León el monasterio de Albelda en el 958, en el 971 San Millán de la Cogolla y el de Sahagún en el 985. Castilla en un territorio del que no tenemos noticias sólo existe un caso en el siglo X. En Galicia y norte de Portugal en el siglo XI se hace benedictino. La tradición visigoda era muy fuerte y se resisten a perecer en estos lugares, la reforma de las reglas monacales en León, Navarra y Castilla coinciden con la aparición de otra regla monástica, la de Cluny, de tal manera que el éxito de las dos reglas coinciden temporalmente arrinconando a las visigodas. La reforma del Cluny proviene de un monasterio de la provincia de Cluny en Borgoña del siglo X, tiene un claro motivo, y es que el monasterio no esté controlado por los obispos ni por los nobles, esto lo evitan por que están bajo la protección del papa de Roma. Pero tuvo incidencia está reforma aquí,  en los territorios de resistencia cristiana? Durante el X fue muy escasa, en la Marca Hispánica aparece en primer lugar, esta implantación no se debió a los misioneros llegados de allí para fundar monasterios, sino que serán los propios monasterios como el de Ripoll los que consiguieron privilegios de los condes para librarse de la jurisdicción episcopal y de la invassio (injerencia económica de los nobles), parece  que en el mundo franco existía la necesidad de protegerse contra los obispos y los nobles. Tras esto se crea un caldo de cultivo que hace que posteriormente la mayoría de los centros monacales sigan la orden de Cluny, no fue de manera rápida, ya que durante el X  Cluny se identifica con los francos y en este siglo es la Marca Hispánica está en proceso de independencia y esta recelosa de implantar esta regla, en el resto de los territorios también es lenta la implantación, pero su influencia aparece a principios del XI en Navarra y en Aragón con el rey Sancho III el mayor, en Castilla León Fernando I tuvo a mitad del XI buenas relaciones con la orden del Cluny y anualmente le entregaba 1000 monedas de oro como limosna, esto no significa que el rey aceptara ser vasallo de Cluny, sino que se da cuenta de la importancia religiosa  y económica de Cluny en Europa, Fernando I se da cuenta que podría necesitar su ayuda, podemos hablar de fraternidad y no de vasallaje, y efectivamente más adelante le vendrá muy bien esta ayuda. 


Fuente:
Universidad de Sevilla, Asignatura Edad Media en España.

Maquetas históricas recortables gratis http://librosgratispapercraftymas.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex