¿QUIERES PUBLICAR CON NOSOTROS?

Si quieres subir algún artículo sobre la historia, me lo puedes enviar a jossorioleon@gmail.com y lo subiré encantado

Proclama del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros



Proclama del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros dando cuenta de las noticias que llegaban de España, con motivo de la invasión francesa, y llamando a sus súbditos a vivir unidos y a respetar el orden.


18 de mayo de 1810 

Baltasar Hidalgo de Cisneros


Acabo de participaros las noticias últimas conducidas por una fragata mercante inglesa, que habiendo salido de Gibraltar, arribó a Montevideo el 13 del corriente. Ellas son demasiado sensibles, y desagradables al filial amor que profesáis a la Madre Patria, por quien habéis hecho tan generosos sacrificios. Pero ¿qué ventajas produciría su ocultación, si al cabo ha de ser preciso que apuréis toda la amargura que debe produciros su inexcusable conocimiento? Por otra parte es de mi obligación manifestaros el peligroso estado de la Metrópoli de toda la Monarquía, para que instruidos de los sucesos redobléis los estímulos más vivos de vuestra lealtad y de vuestra constancia contra los reveses de una fortuna adversa, empeñada por decirlo así, en probar sus quilates. […] Encargado por la Autoridad Suprema de conservar intactos y tranquilos estos dominios, he dedicado a tan justo y tan interesante objeto todos mis desvelos y fatigas. Nada he omitido de cuanto he creído conducente, al desempeño de tan elevada confianza: vosotros sois testigos de que no me dispenso una alabanza a que no tenga justos y conocidos derechos; pero ni estos, ni la general benevolencia que os debo, y a que siempre viviré agradecido, me dispensan del deber que me he impuesto de que en el desgraciado caso de una pérdida total de la Península, y falta del Supremo Gobierno, no tomará esta Superioridad determinación alguna que no sea previamente acordada en unión de todas las representaciones de esta Capital a que posteriormente se reúnan las de sus Provincias dependientes, entre tanto que de acuerdo con los demás Virreinatos se establece una representación de la Soberanía del Sr. Don Fernando VII. Y yo os añado con toda la ingenuidad que profeso; que lejos de apetecer el mando veréis entonces como toda mi ambición se ciñe a la gloria de pelear entre vosotros por los sagrados derechos de nuestro adorado Monarca, por la libertad, e independencia de toda dominación extranjera de estos sus dominios, y por vuestra propia defensa, si alguno la perturba. Después de una manifestación tan ingenua nada más me resta que deciros, sino lo que considero indispensable a la conservación de vuestra felicidad, y de toda la Monarquía. Vivid unidos, respetad el orden, y huid, como de áspides los más venenosos, de aquellos genios inquietos y malignos que os procuran inspirar celos, y desconfianza recíprocas, y contra los que os gobiernan: aprended de los terribles ejemplos que nos presenta la historia de estos últimos tiempos, y aun de los que han conducido a nuestra Metrópoli al borde de su precipicio; la malicia ha refinado sus artificios de un modo tal, que apenas hay cautelas suficientes para libertarse de los lazos que tiende a los Pueblos incautos y sencillos. Todo os lo dejo dicho:  aprovechaos si queréis ser felices de los consejos de vuestro Jefe, quien os lo franquea con el amor más tierno y paternal.

Buenos Aires, 18 de Mayo de 1810 

Baltasar Hidalgo de Cisneros 


Fuente:  Martha B. Etchart y Martha C. Douzon, Documentos de historia argentina (selección). Buenos Aires, Cesarini Hnos. Editores, S/F. ///          http://www.educ.ar/

Reformas administrativas y militares de Augusto


En el –27 la política de Augusto en Hispania no afecta solo al orden militar, una serie de disposiciones reestructuran administrativa, social y económicamente la P.I. por estas reformas Octavio obtiene del senado el título de Augusto. Divide Hispania en tres provincias, esto coincidió con la reorganización de las provincias en senatoriales o imperiales según estuvieran en guerras o pacificadas, provincia de Hispania Ulterior Baetica, provincia senatorial administrada por un procónsul por un año, sus funciones serán administrativas y judiciales, con capital en Córdoba, Hispania Ulterior Lusitania e Hispania Citerior Tarraconensis,  las dos serán imperiales a cargo de un legado designado por el emperador, Lusitania con capital en Emerita Augusta y Tarraconense con capital en Tarraco, en estas provincias el legado no tienen un tiempo predefinido de estancia, este será impuesto por el emperador, a sus funciones se añaden las militares, tanto los senatoriales como los imperiales tendrán el título de Legati Augusti propraetore. 
Cada gobernador de provincia tenía subordinados a su cargo, algunos cargos tienen funciones específicas como en Tarraconensis el praefectus orae maritimae que será el encargado del litoral que vigila las costas Cataluña y Baleares, otro cargo específico será el praefecti metallorum, encargado de los metales en los distritos mineros, pero la mayoría son cargos más generales. Por otro lado un consejo local asesora al gobernador en cuestiones técnicas, judiciales o económicas según las peculiaridades fijadas en la lex provinciae.
La división tripartita de Hispania plantea problemas de control, en las fuentes tenemos disparidad en los datos, Plinio cuando habla de divisiones provinciales se refiere a los conventus carácter judicial, Estrabón utiliza el término diócesis al menos en la Citerior (este término no equivale a la diócesis que será utilizado en el Bajo Imperio) y añade que tienen funciones judiciales, financieras y militares, son tres las diócesis, Galicia y Asturias, Cantabria y Tarraconensis, sus características son peculiares, las funciones que tienen que cumplir se realizan de diferente manera, la Tarraconensis cumple funciones judiciales y militares, en las otras dos recientemente sometidas y poco romanizadas su funcionalidad es militar. El problema sigue siendo compatibilizar los datos de Estrabón con los de Plinio, esta diferencia puede deberse a la cronología, Plinio escribe más tarde que Estrabón y puede ser que en un principio la organización fuera como nos la menciona Estrabón y más tarde pasara a ser como nos lo relata Plinio en conventus, estas divisiones no solo se encuentran en Hispania, también las tenemos en Asia y en Ilírico, luego no es una razón geográfica.
En la Citerior se crean siete conventus, Braccarum, Lucensis, Asturum, Cluniensis, Carthaginensis, Caesaraugustanus y Tarraconensis, dice Plinio que abarcan 291 núcleos, los límites son imprecisos, en Lusitania hay tres, Escalabitanus, Emeritenses y Pacensis, en la Bética cuatro, Gaditanus, Hispalensis, Cordubensis y Astigitanus, que se repartían 175 núcleos. Los conventus son demarcaciones de carácter jurisdiccional, suelen extenderse como sabemos por la Bética agrupados en territorios homogéneos, en su constitución también se tiene en cuenta las vías de comunicación, pero la función de estos conventus puede ir más allá, pueden constituir una circunscripción financiera para el cobro de impuestos y además participa en el consilium de la provincia y formaban también su propio consilium, otra función es la de distrito militar en las provincias imperiales, proporcionaban grandes contingentes de tropas auxiliares, en la Bética al ser una provincia senatorial no se darán las funciones militares.
El cuadro administrativo esta formado por el gobernador legatus augusti pro praetore, pero no todas las provincias imperiales tenían al misma importancia, de esta manera se estableció una diferencia clasificatoria de consulares y praetoriales, tomando como base el rango de los senadores que debían ocupar el cargo de gobernador, las provincias imperiales consulares tenían que ser gobernadas por miembros del senado que anteriormente hubieran sido cónsules, las praetoriales por miembros del senado que hubieran sido pretores. Tienen Imperium sobre las tropas acantonadas en las provincias, para sus funciones cuentan con personal subordinado y delegado como el encargado del registro escrito, el legado jurídico, los especuladores inspectores, los gobernadores también dirigen la administración civil y se rigen por edictum, este cada vez fue más fijo, esto termina con el edictum perpetuo que se puede ampliar aunque nunca llegaran a tener la misma libertad que los primeros gobernadores, contaban para las finanzas con la ayuda de un procurador que solía ser del orden ecuestre que a su vez contaba con personal subalterno.

El nacimiento del culto al emperador.
Durante la época de Augusto nace el culto al emperador, este procede de un programa de divinización del poder iniciado por César, esto sirve de instrumento a la política romana en la provincia, los orígenes del culto son discutibles, la mayoría de los historiadores piensan que el origen se encuentra en la tradición hispana, hay varias instituciones precedentes como el devocio, hospitio y la clientela, Octavio se vincula a Hispania mediante las clientelas, el culto al emperador se desarrolla en Hispania antes que en otros lugares, en Tarraco pronto se erigen altares para rendir culto a Augusto, desde Tiberio el culto toma rango provincial y oficial, monedas, templos y estatuas se harán eco del desarrollo de este culto, aunque también tenemos detractores de este culto como Séneca que se burla de ello. El propio Virgilio deja bien sentado en la Eneida el carácter divino del Imperio Romano y de Cesar y Augusto que rigen los destinos de Roma, de esta manera se conjuga la fidelidad hispana al jefe con la aceptación del poder divino de César, la implantación del culto al emperador es una etapa más en la evolución del divino poder personal en Roma.

El despertar económico:
Con Augusto tenemos nuevos presupuestos económicos:
El desarrollo de las obras públicas. se potencia la construcción de vías romanas, la vía Hercúlea se llamara a partir de ahora Augusta, se construye otra nueva en el Norte y otra para comunicar la costa de Portugal, además se restauran muchas vías secundarias. Otra obra pública será en el Guadalquivir que se hace navegable hasta Córdoba para los barcos de alto tonelaje, se construyen muchos diques y esclusas para facilitar la navegación, de ello tenemos testimonios literarios y arqueológicos, la principal esclusa se encuentra en Ilipa (Alcalá del Río), con estos cambios el Guadalquivir se convierte en una vía importante para economía y el comercio, facilita la salida de vino y aceite en grandes cantidades
Las acuñaciones monetarias. Desaparece la moneda indígena por la gran expansión monetaria de principios del Imperio, durante la época de Augusto el interés bajo del 12 al 4% por que había mucho oro y plata. Augusto acuñará monedas de oro y plata, el senado emitía monedas de cobre y bronce, las colonias pudieron emitir con el permiso imperial la moneda de cobre.
Augusto se da cuenta de que esto es posible en Chipre y decide que el estado monopolice las minas de oro de Hispania, estas se centran en el Oeste, Augusto contribuye a crear el desarrollo que se extiende dos siglos, basado en el comercio, la industria y la agricultura, ahora surgen grandes explotaciones agrícolas con mano de obra esclava, se cultiva sobre todo la vid y el olivo.
También tenemos una obra política pero sobre esta no sabemos lo que debemos a Cesar o lo que es de Augusto. Los resultados de la colonización afectan sobre todo a la Ulterior por que aquí se desarrolla el Bellum Hispaniense (guerra de Hispania). Se crean una serie de centros, colonia genetiva Iulia urbanorum Urso en Osuna para asentar las familias romanas civiles, colonia Iulia Romula Hispalis para colonos de Cesar, Hasta Regia, Itucci Virtus Iulia, Ucubiclaritas Iulia, Latini Veteres, Oppida Latini Antiqui, Latio Antiquitus Donata, Augurina, Fidentia, Forum Iulium, Iuli Genius, Fortunales, aeneanici, Caesaris salutarienses, Pontificiense, Ilia.

En el 69 Vespasiano otorgó la ciudadanía a numerosas ciudades hispanas, por eso se crean municipios que reciben el apelativo de Flavios, pero en esta nomenclatura aparece el nombre familiar Iulius y por eso suponemos que son creados antes que Vespasiano. En Plinio leemos ciudades de nombre indígena con cognomen latino, staus de privi, refundación, estas cognomenas estan relacionadas con Cesar que fue el que extendería la latinidad en Ulterior, creando colonias latinas. Esta tesis ha sido negada por muchos autores, pero si aceptan que pudo ser Cesar el que otorgó la latinidad a la Bética, además esa concesión vendría avalada por que en la Narbonense fue genero en este sentido, lo que se discute es el concepto de colonia latina por que Cesar abandonó esa noción a favor de la de municipio latino que permite pervivencias indígenas. Pero no queda claro si es cesar o Augusto, la mayoría de los ciudadanos de las ciudades de la Bética se encuadran en la tribu Galeria lo que indica que la latinidad fue anterior a Vespasiano. La latinidad es más obra de Cesar que de Augusto, pero la interpretación más correcta sería pensar en una continuidad. Todas las comunidades de la Ulterior promocionadas por Cesar obtendrían la latinidad y por ello sus cognomina recuerdan el nombre de Cesar, su vida... pero cualquier ciudad no es privilegiada, se necesitas unos requisitos para obtener el estatus de municipio latino: probada fidelidad a Roma (a Cesar), desarrollo urbanístico, aumento del numero de ciudades, disolución de la estructura gentilicia, mano de obra esclava, etc. esta base en la Bética estaba bastante asentada cuando se inicia la guerra civil. Plinio habla de que en Ulterior había 9 colonias, 10 municipios de derecho romano y 28 de derecho latino antiguo, esto es una cifra muy elevada que se explicaría por el Bellum Hispaniense. En Lusitania 3 oppida latinini antiqui, de derecho latino antiguo, estas fundaciones tienen un carácter diferente a la Bética pro que mantienen carácter militar, vigilan los terrenos al Sur del Tajo. En la Citerior aunque no tendrá el mismo impulso que la Ulterior, Cartago Nova y Tarraco se convierten en colonias. Con esto cesar estableció directrices coloniales quedando la P.I. dividida en dos ámbitos diferentes: uno será la Bética, Sur de Lusitania, Costa Oriental y el valle del Ebro, el otro ámbito lo forma el resto. Cuando se crean las colonias se establece el ordenamiento jurídico romano, esto conlleva una refundación mediante una carta constitucional, estas ciudades se rigen por una lex data (ley aprobada por sufragio). Se conocen leyes municipales y coloniales por que en la parte más visible de la ciudad se colocaba la ley escrita en bronce y parcialmente se han conservado, se observan muchos paralelismos entre las leyes de diferentes lugares, de estas leyes dimanarían disposiciones. La ley municipal en la mayoría de los casos sigue el modelo de Augusto y no el de cesar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex