El método científico



El método científico:

Método significa etimológicamente camino. En ciencia, método es el procedimiento más o menos estable, formado por una serie de reglas dirigidas a la obtención de un fin.  A lo largo de la historia se han utilizado diversos métodos en ciencia.  Veamos los siguientes:

Método deductivo: consiste en extraer una conclusión particular a partir de principios o premisas generales. En este método, como la conclusión está implícita en las premisas, si estás son ciertas, la conclusión también lo será. La validez del sistema está garantizada.

Todos los hombres son mortales. / Pepe es hombre. (Premisas)
Luego Pepe es mortal. (Conclusión)

La deducción es el método característico de las ciencias formales.
Método inductivo: en él se llega a conclusiones generales partiendo de datos o premisas particulares. El razonamiento inductivo consiste en generalizar lo concreto. Para ello, se observa lo que ocurre en un gran número de hechos de la misma clase y se considera que eso ocurrirá siempre para todos y cada uno de los hechos de esa clase, incluso los futuros.

Pepe es mortal. / Juan es mortal. / Manolo es mortal.  (Premisas)
Luego todos los hombres son mortales. (Conclusión)

Este método es un proceder fundamental en el ámbito de las ciencias empíricas, pues sirve para poder establecer leyes o principio generales a todos los sucesos del mismo tipo. Sin embargo, tiene un problema, no aporta seguridad, sino probabilidad, pues por muchos casos iguales que hayamos observado, nada nos asegura que será así siempre.

Método hipotético-deductivo: es el método que actualmente se considera como científico. Tiene su ámbito de aplicación en las ciencias empíricas, sobretodo en las ciencias naturales, donde la deducción es tan importante como la inducción a la hora de formular hipótesis, leyes y teorías. En efecto, el método es una combinación de los dos anteriores y sus fases son las siguientes:

         1ª) Observación de la realidad. Es el punto de partida de toda investigación científica. Se observa un hecho cuya explicación se desconoce (problema para el hombre).

         2ª) Formulación de hipótesis. Consiste en proponer una explicación posible del hecho. No es válida cualquier explicación, ésta debe ser coherente y contrastable por medio de la experiencia.

         3ª) Deducción de consecuencias a partir de la hipótesis formulada. Por ejemplo, observado como flota un cilindro de madera, formulamos la hipótesis de que flota por su forma cilíndrica, con lo que podemos deducir que todos los objetos cilíndricos flotan. Si la hipótesis es verdadera las consecuencias también lo serán.

         4ª) Contrastación de la hipótesis. Se trata de comprobar si se cumplen o no las consecuencias derivadas de la hipótesis. Para ello hay que recurrir a la experimentación y a la observación de la realidad. En nuestro ejemplo, debemos coger otros objetos cilíndricos (piedra, hierro, etc.) y lanzarlos al agua para ver si flotan. Ahora bien, por muchos experimentos que hagamos, no podemos comprobar todos los casos posibles, por lo que se han de escoger cuidadosamente un número suficiente de ellos, para establecer la validez de la hipótesis, lo que supone utilizar la inducción con los problemas de inseguridad que señalábamos anteriormente.    

Al final de esta fase podemos encontrarnos con dos resultados posibles y distintos: que se cumplan las consecuencias previstas o que no se cumplan. En el primero hablamos de confirmación de la hipótesis y en el segundo refutación de la hipótesis que nos obliga a rechazarla y a formular otra.

5ª) Formulación de leyes y teorías. Este es el objetivo final de toda investigación científica. Si hemos confirmado la hipótesis podemos formular una nueva ley o teoría, o confirmar las que ya conocíamos.

-         Hipótesis, leyes y teorías:

Hemos hablado de hipótesis, leyes y teorías, definámoslas:

Hipótesis: explicación probable (pero no probada) sobre algo de lo que ocurre en el mundo y sus causas.

Ley científica: Es una proposición universal (que vale para todos los casos del mismo tipo) que describe lo que ocurre en la realidad y explica por qué ocurre. Ya hemos visto las leyes científicas surgen de la contrastación de las hipótesis, pero hay mecanismos distintos para contrastar:

Verificación: consiste en comprobar la verdad de una hipótesis como hemos visto al explicar la contrastación, es decir, recurriendo a la experimentación con un número de casos determinados que confirman lo dicho en la hipótesis. Ahora bien, ¿queda así demostrada la verdad absoluta de la hipótesis? Evidentemente, no. Lo que hacemos es inducir una conclusión universal de casos particulares, pero ello no nos asegura que en todos los casos del mismo tipo se darán los mismos resultados.

Falsación: propuesta por Karl Popper como alternativa  al problema de la verificación, consiste en buscar hechos que demuestren que la hipótesis es falsa. Mientras no se encuentren esos hechos, la hipótesis se considera verdadera provisionalmente. Si se llega a encontrar un caso que se opone a la hipótesis, esta es falsada y por tanto rechazada.


Teoría científica: la ciencia pretende explicar ámbitos de la realidad lo más amplios posible. La leyes científicas no se muestra aisladas unas de otras, sino interconectadas formando sistemas. Estos forman la teorías.      

Fuente: Universidad Popular, apuntes de J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex