La Administración en el Alto Imperio (Hispania)


Al comienzo de las conquistas romanas en la P. Itálica, Roma no tenía una idea muy clara de cómo iba a organizar los territorios conquistados, lo que si tenía claro es que no podía concederles los mismos derechos que a los romanos para no perder el monopolio de la explotación del territorio. Cuando conquistan la P.Ibérica tienen ya algunas fórmulas experimentadas en otros lugares, el municipio, la colonia y la provincia. La provincia se consideraba la opción más satisfactoria para asegurar la explotación y la administración de amplios territorios. En un principio Hispania se dividió en dos provincias, la Citerior y la Ulterior. En el –27 la política de Augusto en Hispania no afecta solo al orden militar, una serie de disposiciones reestructuran administrativa, social y económicamente la P.I. por estas reformas Octavio obtiene del senado el título de Augusto. Divide Hispania en tres provincias, esto coincidió con la reorganización de las provincias en senatoriales o imperiales según estuvieran en guerras o pacificadas, provincia de Hispania Ulterior Baetica, provincia senatorial administrada por un procónsul por un año, sus funciones serán administrativas y judiciales, con capital en Córdoba, Hispania Ulterior Lusitania e Hispania Citerior Tarraconensis,  las dos serán imperiales a cargo de un legado designado por el emperador, Lusitania con capital en Emerita Augusta y Tarraconense con capital en Tarraco, en estas provincias el legado no tienen un tiempo predefinido de estancia, este será impuesto por el emperador, a sus funciones se añaden las militares, tanto los senatoriales como los imperiales tendrán el título de Legati Augusti propraetore. 

Diócesis:
La división tripartita de Hispania plantea problemas de control, en las fuentes tenemos disparidad en los datos, Plinio cuando habla de divisiones provinciales se refiere a los conventus carácter judicial, Estrabón utiliza el término diócesis al menos en la Citerior (este término no equivale a la diócesis que será utilizado en el Bajo Imperio) y añade que tienen funciones judiciales, financieras y militares, son tres las diócesis, Galicia y Asturias, Cantabria y Tarraconensis, sus características son peculiares, las funciones que tienen que cumplir se realizan de diferente manera, la Tarraconensis cumple funciones judiciales y militares, en las otras dos recientemente sometidas y poco romanizadas su funcionalidad es militar. El problema sigue siendo compatibilizar los datos de Estrabón con los de Plinio, esta diferencia puede deberse a la cronología, Plinio escribe más tarde que Estrabón y puede ser que en un principio la organización fuera como nos la menciona Estrabón y más tarde pasara a ser como nos lo relata Plinio en conventus.

Conventus:
En la Citerior se crean siete conventus, Braccarum, Lucensis, Asturum, Cluniensis, Carthaginensis, Caesaraugustanus y Tarraconensis, dice Plinio que abarcan 291 núcleos, los límites son imprecisos, en Lusitania hay tres, Scalabitanus, Emeretensis y Pacensis, en la Bética cuatro, Gaditanus, Hispalensis, Cordubensis y Astigitanus, que se repartían 175 núcleos. Los conventus son demarcaciones de carácter jurisdiccional, suelen extenderse como sabemos por la Bética agrupados en territorios homogéneos, en su constitución también se tiene en cuenta las vías de comunicación, pero la función de estos conventus puede ir más allá, pueden constituir una circunscripción financiera para el cobro de impuestos y además participa en el consilium de la provincia y formaban también su propio consilium, otra función es la de distrito militar en las provincias imperiales, proporcionaban grandes contingentes de tropas auxiliares, en la Bética al ser una provincia senatorial no se darán las funciones militares.

Civitates:
Para designar los distintos tipos de ciudades, los romanos utilizan varios términos, pero los rasgos que distinguen unas de otras son muy leves, podemos decir que con el tiempo dos de estos términos son los que aparecen más claros, son la colonia y el municipium:
Colonia:
Con este término se designa a toda comunidad de nueva creación o que sin ser esta la circunstancia ha recibido el título de colonia, por el contrario los municipios son comunidades que existían con anterioridad, desde el punto de vista de las relaciones que mantenían con Roma, ambas eran similares, pero en principio el municipio es más autónomo que la colonia ya que tienen más libertades, esto cambia en época imperial y se valora más a la colonia que al municipio, en Itálica se pide el cambio de municipio a colonia ya que aunque el municipio tenga más libertades, la colonia tiene más prestigio, más tarde será lo mismo una que otra. En la creación de las colonias podían participar personas de diferentes status legales, latinos, romanos, extranjeros, etc. , esto constituye un rasgo característico de las mismas.
Para que se funde una colonia se necesita una ley de fundación colonial propuesta por el cónsul o tribuno y aprobada por el senado, define el lugar, número de colonos, etc. En la época imperial el derecho a fundar las colonias  es del emperador y de una comisión formada por tres funcionarios especializados, la fundación tenía carácter militar, por ser una ceremonia religiosa la línea es inviolable, es el rito etrusco, antes de la ceremonia se medía el terreno por parte de los agrimensores que con un instrumento llamado groma trazaban dos líneas, el cardo y el decumano que dividían el territorio en cuatro partes, después se trazan líneas paralelas y los cuadrados resultantes se llaman centurias, donde las líneas se cruzan se colocan hitos y  cada cinco líneas se considera una unidad (quintuario). El punto donde se corta el cardo y el decumano debe ser el centro de la colonia. La centuria normalmente es igual a 25 áreas, los campos dentro de los límites son agri intra censi, otros terrenos que no se centurian reciben el nombre de subcesiva, además las colonias pueden poseer terrenos de pastos. Esto es lo que se llama la divisio, después la datio asignatio, para eso cada centuria se divide en lotes que se reparten entre los colonos, En época imperial los soldados reciben la mitad que los oficiales, se realiza un mapa (llamado fórmula) de la colonia y se extrae un ejemplar en bronce y se pone en el foro junto a la ley, un duplicado en tela se envía a Roma, una comisión hace el primer censo, nombra los primeros magistrados y sacerdotes. Todas estas labores para la creación de una colonia pude durar una o dos generaciones.
La centuración no es siempre la misma, está cambia por la venta o compra de tierras. Cuando una colonia se inserta en el ámbito rural supone una profunda transformación y las comunidades locales coexisten y pierden sólo parte de sus territorios, funciona como una unidad administrativa de carácter dependiente de la colonia. En la misma línea estarán los contributii de Urso, éstos quedan excluidos de las colonias y de la vida ciudadana porque no son ciudadanos, puede servir como braceros de las colonias, la convivencia en principio no es fácil pero lo largo del tiempo se produce una asimilación social hasta que queden admitidos en Colonia al cabo de generaciones. Los colonos se distribuyen en tribus o normalmente en curias, se organizan como el modelo de la Roma republicana, cada comunidad tiene dos magistrados superiores, dos magistrados inferiores, el equivalente a un senado, sacerdocio, personal administrativo, etc.. En la colonia hay ciudadanos libres, libertos y esclavos.
Municipium:
Los municipios serían ciudades que habían recibido como presente del pueblo romano el derecho de ciudadanía romana, parcial o completa. Por medio de un tratado se establecían las obligaciones del municipio con Roma, se trata de ciudades existentes que ya tenían una organización administrativa, dentro de estos municipios no todos los habitantes tienen que ser ciudadanos romanos.

Magistrados provinciales:
El cuadro administrativo esta formado por el gobernador legatus augusti pro praetore, pero no todas las provincias imperiales tenían al misma importancia, de esta manera se estableció una diferencia clasificatoria de consulares y praetoriales, tomando como base el rango de los senadores que debían ocupar el cargo de gobernador, las provincias imperiales consulares tenían que ser gobernadas por miembros del senado que anteriormente hubieran sido cónsules, las praetoriales por miembros del senado que hubieran sido pretores. Tienen Imperium sobre las tropas acantonadas en las provincias, para sus funciones cuentan con personal subordinado y delegado como el encargado del registro escrito, el legado jurídico, los especuladores inspectores. Los gobernadores también dirigen la administración civil y se rigen por edictum, este cada vez fue más fijo, termina con el edictum perpetuo que se puede ampliar aunque nunca llegaran a tener la misma libertad que los primeros gobernadores, contaban para las finanzas con la ayuda de un procurador que solía ser del orden ecuestre que a su vez contaba con personal subalterno. Algunos cargos tienen funciones específicas de la provincia como en Tarraconensis el praefectus orae maritimae que será el encargado del litoral que vigila las costas Cataluña y Baleares, otro cargo específico será el praefecti metallorum, encargado de los metales en los distritos mineros, pero la mayoría son cargos más generales. Por otro lado un consejo local asesora al gobernador en cuestiones técnicas, judiciales o económicas según las peculiaridades fijadas en la lex provinciae.

Asamblea provincial:

Se ha dado por supuesto que las asambleas provinciales eran instrumentos idóneos para acelerar el proceso de romanización, las ciudades eligen a sus representantes para la asamblea y suelen estar en proporción con el numero de habitantes de la ciudad, estos votaban individualmente, el cargo más importante de la asamblea (flamen) sería elegido y no nombrado por el gobernador ya que una de las funciones de estas asambleas era discutir sobre los informes del gobernador e incluso emitir protestas contra su actuación, para este cargo principal se tenía que estar en posesión de la ciudadanía romana, su duración era de un año, otras de las funciones de esta asamblea era mantener el culto imperial, pero con toda seguridad las asambleas tenían pocas competencias, a estas asambleas tenían obligación de acudir los primates, personajes principales de la provincia, los honorati antiguos altos funcionarios y los altos cargos sacerdotales. 


Fuente: Universidad de Sevilla, Apuntes de J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex