Organización Interna de las Ciudades Hispanas


Con el término oficial de ordo decurionum se designaba al consejo ciudadano que aseguraba la autonomía interna de las colonias, de los municipios y de las ciudades libres y federadas, en algunos lugares se emplea el término senatus, el numero de los miembros del consejo dependía del numero de habitantes, lo más normal es que fuesen unos 100, los miembros del consejo posiblemente fueran elegidos según las normas establecidas por César en su lex Iulia Municipalis, por lo tanto elegidos por los quinquenales cada cinco años, pero en algunos lugares fueron elegidos por los decuriones anteriores o por el pueblo, los elegidos eran las personas más destacadas de la ciudad, uno de los requisitos para ser elegidos era ser libres, aunque en Urso se admite a los libertos, no podían haber sufrido condena por calumnias, hurto, engaños, infamias, infidelidad o corrupción de menores, se exigía como mínimo tener 30 años, cuando se convirtió en un cargo hereditario la edad se redujo a los 18, se requería también que el domicilio estuviera en la ciudad en un área de 100 pasos a la redonda y tenía que tener un censo apropiado, este cargo era vitalicio aunque podían ser expulsados, eran el estrato más elevado de la ciudad, se distinguían por sus vestidos y calzados, tenían puestos de honor en los espectáculos públicos y uso gratuito del servicio de aguas municipales, en algunas ciudades algunas personas destacadas podían llegar a obtener este cargo de forma honorífica.
Las magistraturas más importantes de las ciudades eran las de duoviri (autoridad suprema de la ciudad, tenían intercessio frente a los otros magistrados, cada cinco años elaboraban un censo de los ciudadanos, por lo que recibían el nombre de quinquenales, se encargan de la administración de los ingresos de la ciudad, presiden las sesiones del senado, las elecciones y proclamación de magistrados, la administración de justicia y pueden borrar de la lista a los decuriones considerados indignos), sacerdotes (constituían dos colegios, el de los pontífices y el de augures), aediles (vigilaban los mercados con funciones de policía, visten toga praetexta, no cobran y tienen que dar fiestas poniendo una cantidad de dinero, tenían derecho a veto entre ellos y podían poner multas, pueden participar en las reuniones del senado pero no tienen derecho a voto), quaestores (era el escalón más bajo, eran generalmente dos, aunque podían ser más, se limitaban a custodiar el tesoro público, no tienen jurisdicción), quatoviri (cuando los duoviris forman un colegio con los ediles).
En los municipios existe un culto oficial al frente del cual tenemos a 3 pontífices y 3 augures que forman un colegio, los pontífices se encargan de los hospicios. Otro aspecto de la  religiosidad es el desarrollo al culto imperial,  para ello existe los flamines y flaminicas, es un culto que se fomenta para vincular estas ciudades con el emperador, las personas elegidas para ello eran cuasi sacerdotes y cuasi magistrados, son los seviri augustales, normalmente son libertos que así se promocionan socialmente, los libertos con mayor poder económico intentan ser escogidos, los serviri además de cuidar el culto hacen concesiones a la ciudad, costean  fiestas, monumentos, etc. para olvidar su origen de esclavo.  Todas la ciudades tienen un alto nivel monumental que sobrepasa el número y capacidad de sus habitantes,  desde que finalizan las guerras civiles con la Paz augusta, se inició una fiebre constructiva que dura hasta el siglo II, se levantan foros, Capitolios, basílicas, termas, acueductos, teatros, anfiteatros, se construyen casas lujosas, vías, puentes, etcétera. Este dinero sale de los curiales, de los patronos y a veces de la beneficencia imperial caso excepcional de Italia, esta actitud da prestigio, la gente que viene a las colonias quieren formar fortuna para acceder al orden decurional, el orden decurional está formado por hombres ricos que ganan fortuna en el comercio y lo invierten en tierras que es lo que les da prestigio, son importantes propietarios rurales que viven en la ciudad con un nivel de vida ostentoso, estas propiedades sirven de garantía ante una posible malversación de fondos públicos y ante el honor de ser descubierto pagan una suma honoraria, está actitud se llama evegertismo, que es favorecer a la comunidad porque se piensa que la única forma de vida digna en la ciudad, aunque les cueste dinero les gusta figurar. La clase decurional desde un punto de vista intelectual es mediocre, son el soporte vital de la cultura antigua y por ello el soporte del imperio, cuando esta clase desaparezca en el bajo imperio, la vida urbana decaerá porque ellos eran los que hacían que la vida urbana fuera atractiva, cuando una ciudad ya no es atractiva, la plebe se adscribe a la vida rústica, y cuando decae la vida urbana decae el imperio. Este panorama de alguna forma perdura hoy.
La administración fiscal municipal:
La gestión de los municipios o colonias, vienen del disfrute de patrimonios adscritos que son rentas públicas, esto libera al estado de cargas financieras que no puede soportar, de esta manera los municipios tienen libertad para recaudar tributos y libertad para manejar estos fondos, que no quiere decir que no hubiera intervención del estado que también necesita estos fondos.
Los municipios tienen el disfrute del patrimonio inmobiliario con los cuales hace frente a sus gastos, los propios municipios se autofinanciación, la capacidad para imponer las munemas es lo que magnífica una ciudad. Los municipios tienen unos gastos fijos que tienen que atender con sus propios recursos, algunos de estos gastos son aportados por personajes importantes de la ciudad, entre los gastos fijos tenemos el pago de personal subalterno que atiende a los magistrados, sufragar las fiestas, los cultos, las embajadas y mantener los edificios, además tienen que hacer frente a las retribuciones extraordinarias que les exige el estado de Roma, como el correo, mantener las redes pequeñas de comunicación, el ejército, etc. para hacer frente a estos gastos las ciudades se aprovechan de los recursos de las propiedades públicas, una parte del suelo público es inalienable, no se puede vender, pero sí arrendar, los arrendamientos de más de cinco años  derivan en perpetuos, de esta manera se prohibió arrendarlos por más de cinco años, aunque estos contratos se podían renovar, algunas propiedades puede estar muy lejos incluso en los territorios de otras ciudades, pueden ser canteras, bosques, minas, etc. las propiedades de los municipios pueden ser de tres tipos:
Tenemos los bienes dentro del territorio donde el titular es el populus, son los del pueblo vicus y pagus, otros bienes que también se encuentran dentro del territorio son llamados la rex públicas son terrenos del municipio y por último otros bienes que corresponden al emperador son los llamados Imperator.  las tierras con pascua son reservadas para los pastos comunales, éstos son necesarios para el ganado trashumante, el ager compascuas pertenece a la comunidad. Los agrimensores atestiguan que en los territorios se respetaban ciertos aspectos de la configuración preromana, Roma para no alterar esta situación aprovecha estas fórmulas de las que se benefician varias comunidades, esto es odioso para los romanos ya que a ellos les gusta marcar bien los límites territoriales. Las tierras municipales son muy pequeñas, por eso necesitan de estos terrenos comunales, éstos ager compascuas son tierras abiertas, pero dentro de ella tenemos tres categorías, la compacua que pertenece a la ciudad como ente jurídico diferente al ciudadano, son tierras destinadas al uso de la utilidad pública son inalienables, se inscriben en el catastro como Silvae y pascua, el propietario es la rex pública, el segundo tipo de tierras es de la ciudad pero no como ente jurídico, sino de todos los individuos, propiedad del populus, abierto al uso de todos los colonos mediante un canon, estas se pueden vender, pero por decisión de la curia municipal, y la tercera compascua son las propiedades particulares de uso colectivo, a partir de esto se evoluciona a la propiedades legales, proceso de privatización donde desaparece todo lo público, algunas fuentes dicen que en el suelo de la Bética había muchas tierras destinadas a este uso colectivo, Estrabón habla de los pastos de Gades, Columela habla de Córdoba donde se crían ovejas, etcétera. Esto no indica que hay un aprovechamiento ganadero grande que exige muchas tierras comunales ager compascuas. Junto a estas tierras también son importantes los suelos municipales de bosques públicos e inalienables, son comunitarias pero ocurre como en el caso anterior que poco a poco se privatizan, muchas comunidades tuvieron muchos de estos suelos sobre todo en las sierras, además las comunidades pueden ser dueños de canteras, minas, Salinas, etc. apenas tenemos datos de esto, pero por las fuentes sabemos que el emperador quitó muchas de estas propiedades a las comunidades, sobre todo minas o canteras, por eso sabemos que pertenecían a las comunidades.
Lo que determina la vida cotidiana es la administración municipal. Aunque es difícil saber los límites del municipio, estos existen. Dentro de la frontera municipal se establecen otras líneas para definir distintas categorías de suelos, estas diferencian las propiedades particulares de las públicas, son límites importantes y para controlarlos existe un personal especializado llamado agrimensor, tenemos información que procede de Osuna que nos dice que cuenta con más límites internos llamados fosos limítales, la ley prohibe obstaculizar estos fosos de agua que delimitan las zonas, pero esto ocurre y se habla de litigios entre municipios vecinos, o de poseedores que tienen sus terrenos en los límites del territorio y se apropian de tierra que no les pertenecen, cuando ocurría esto se llevaba ante el gobernador o ante el emperador, un juez era el encargado, se comprobaba el catastro por el agrimensor, en el catastro aparecían los límites de los terrenos y eran depositados todos los datos en el tabularium que se encontraba en la capital de la provincia.
Dentro del municipio hay entidades administrativas menores, estos a veces proceden de las comunidades antiguas y sobre ellos se establecen las nuevas practicas, existen hábitat de campesinos que mantienen sus instituciones tradicionales, estos sobreviven en el entorno rural de una manera ancestral, son núcleos pequeños y mal conocidos ya que excavarlos es casi imposible por que estos asentamientos son muy perecederos, a pesar de ello en cualquier excavación realizada en el valle del Guadalquivir aparecen restos de estos asentamientos, pero nos proporcionan pocos datos, los criterios para estos asentamientos son variados, se suelen situar cerca de fuentes termales, vías de comunicación, junto a centros de peregrinación, etc. la diferencia con las aglomeraciones urbanas no son muchas en cuanto a su economía ya que ambas son agrarias, en lo cultural si existirá esta diferencia, toda comunidad colonial o municipal se gobierna desde la ciudad y existen asentamientos subordinados, el primer nivel en estos asentamientos esta formado por el pagus, suele haber varios pagus en el territorio, estos hacen referencia a tierras comunales, bosques, pastos, etc. pero en el caso de Hispania tendrá otra definición, será una creación nueva de la administración romana para explotar el territorio, hablamos de un distrito rural delimitado con vistas a la recaudación de impuestos, una vez creados pueden funcionar con una personalidad jurídica propia que se proyecta al plano religioso como todo en la antigüedad y se consagra a una divinidad o espíritu particular.
Dentro de un pagus puede o no puede haber aldeas, es ante todo un concepto territorial, sus fronteras pueden ser artificiales o naturales, cada pagus tiene un núcleo central donde se realiza el mercado, es un espacio abierto y despejado llamado forum, es donde se producen las ferias, el intercambio de productos, como en todo lo sagrado esta relacionado con este mercado y es una fiesta, el pagus tiene sus propios magistrados que tiene  que saber de los habitantes del mismo, las propiedades que poseen, sus límites, ejecutan los sacrificios, cobran impuestos, etc.. puede darse algún caso de alguna comunidad tan pequeña que no se dividía en pagus, pero no era lo normal, donde más referencias encontramos de estos pagus es en la epigrafía, se suelen denominar pagus de seguido del nombre de un accidente geográfico que le haga conocido o por un nombre honorífico como el pagus de Augusto, etc. dentro de estos pagus podemos tener los vicus, estos vicus son asentamientos rurales de dimensiones variables, se localizan en el territorio municipal que depende de la ciudad a la que esta inscrita el vicus, puede tener personalidad jurídica ya que reciben subvenciones, pueden contener santuarios locales y eligen a sus propios magistrados anuales, pueden tener más o menos importancia pero con la misma funcionalidad agrícola y comercial, en el vicus se realizan las ferias ya que se encuentran en el paso de los caminos y es utilizado para el control de la recaudación fiscal, en Hispania los vicus suelen tener tipología indígena, pero estos vicus suelen encontrarse más en las zonas menos romanizadas, en las zonas como la Bética que están más romanizadas estos vicus acaban convirtiéndose en municipios, al haber más ciudades y menos espacios entre ellas, las propiedades rurales son muy accesibles desde la ciudad y no hace falta el vicus.
Otra entidad es el fundus, los pagus estan subdivididos en fundus, el fundus es una granja familiar, son construcciones muy modestas, no hablamos de villaes, sabemos muchos nombres de los fundus de la Bética, pueden terminar en S o ense, también pueden hacer referencia a la geografía del terreno, muchas de estas tipografías las encontramos en las ánforas, en ellas se marca el origen del producto, fundus de tal o cual, a partir de Cesar y Augusto es cuando más se desarrollan estos fundus, algunos se pueden convertir en villaes, pero no es lo normal ya que estan muy cerca de las ciudades y el propietario vive en la ciudad desplazándose de vez en cuando para ver su propiedad, por eso son muy humildes y alberga a la familia que lo trabaja, encontramos muchos de estos fundus en el valle del Guadalquivir y no son entidades administrativas, sino privadas. También nos encontramos dentro del territorio del municipio a los saltus, son lugares públicos donde se expande la ganadería, son lugares boscosos o de pastos, sobre todo los encontramos en las sierras. Otro termino es la contributio, en los municipios que no existen grandes ciudades para ejercer la capitalidad, se designan dos o más poblados que juntos obtienen esta capitalidad del municipio, son fusionados y no subordinados unos a otros, son todos iguales y juntos se encargan de llevar el municipio, esta práctica se utiliza mucho en época imperial, aunque procede de época republicana, si bien en sus funciones conservan ciertas autonomías en la administración ordinaria y cotidiana.
A partir de lo dicho podemos hablar de los modelos de convivencia cívica en las ciudades romanas, lo más característico es la diversidad estatutaria, esta hace que se aprecien bien las diferencias étnicas, jurídicas, etc. pero de que manera se integran en la estructura de la ciudad los diferentes grupos, esto será esencial para saber como se pasa de una entidad indígena a una ciudad romana, el primer punto a saber es como son las relaciones de los centros rurales con la ciudad, para esta gente la ciudad es un mundo de privilegios y de desarrollo económico, dentro de este recinto la población tiende a diluirse desapareciendo lo no romano, esto ocurre en Hispania desde la época de Cesar y Augusto. El componente básico de una ciudad es el disfrute de unos derechos para todos, donde más se viven estos derechos es en las colonias, esta palabra deriva del verbo cultivar, en sentido estricto sería una colonia agrícola, en principio el municipio es más autónomo que la colonia ya que tienen más libertades, pero esto cambia en época imperial y se valora más a la colonia que al municipio, en Itálica se pide el cambio de municipio a colonia ya que aunque el municipio tenga más libertades, la colonia tiene más prestigio, más tarde será lo mismo una que otra.
Las Fuentes nos dicen que en ocasiones surgía litigios entre comunidades y particulares que usaban tierras públicas  y por ese motivo existe una intervención imperial, Frontino dice que los particulares se apropiaban parte de las tierras públicas, también mucho arrendatarios de las tierras públicas en la práctica se convertirían en propiedades privadas porque se renovaban continuamente, con objeto de evitar esta intromisión en las tierras públicas, las comunidades efectúan un peritaje del terreno realizado por los agrimensores, la explotación de los terrenos públicos del municipio se hacía de dos formas: directamente o indirectamente, de una forma u otra está explotación era una fuente de ingreso para los municipios, muchas veces se arriendan las propiedades públicas, esto es lo que se llama una locatio, el procedimiento para efectuar las locationes esta recogido en las leyes municipales de Málaga, los duoviri son los facultados para realizar estos contratos que tienen que dar a conocer,  estos contratos se registran en el archivo municipal, eran de carácter personal, los bienes hipotecados por este procedimiento se llaman praedia. Los duoviri se encargan también de recibir las tazas de arrendamiento o arrendaban el cobro a particulares. Las locationes se refieren también a cualquier servicio público, se puede arrendar el cobro de la renta de una venta pública, esto lleva a una privatización continua por eso hace falta mucha administración, el importe de esa renta varía en función de la ciudad, las personas que contrataban una de estas casas se llaman conductores y están obligados a garantizar personalmente e inmobiliariamente el contrato y tienen que presentar avalistas que respondían con sus bienes incluso futuros.

El capítulo de ingresos municipales se completa con la suma honoraria, multas y explotación de aduanas locales excepcionalmente. Las leyes municipales son precisas en la gestión de los fondos comunales, la curia ejerce un control permanente sobre esta cuestión, los que efectuaban la gestión tenían que rendir cuentas, las comunidades tomaban precauciones por si había irregularidades, la ley de Osuna establece que los decuriones tenían que vivir en la ciudad o a cien pasos alrededor, y así la comunidad podría ejercer un control sobre sus propiedades. Cuando había comicios, los magistrados exigían a los candidatos la presentación de garantías para mantener intactas las finanzas comunitarias, para eso los candidatos tenían que ofrecer una garantía de carácter personal, podía exigírsele una garantía hipotecaria sobre sus bienes inmuebles, algo que tienen pocos, bienes sobretodo rústicos lo confirma que la oligarquía territorial es de carácter terratenientes. La garantía puede ser también de carácter urbano, porque el suelo urbano también era bueno para negociar, las comunidades también alquilan las propiedades urbanas igual que los particulares. La fortuna personal es requisito para ser candidato a magistrado, por eso los decuriones evalúan  previamente al candidato desde el punto de vista económico ya que tienen que impedir que los pobres accedan al ordo local, continuamente se revisaba la situación de los decuriones  para mantener el grado de dignidad de la curia, o sea su fortuna, cada cinco años los duoviri  revisaban la lista viendo cómo había evolucionado la fortuna de esas personas. Entre periodo y periodo a veces se producirán bajas en la curia que eran cubiertas por elección interna. Todos los magistrados son miembros del ordo decurional y los que no son miembros de ese ordo por falta de fortuna no pueden ser magistrados, para saber si la persona tiene dignidad, fortuna, existía un censo,  puede darse el caso de que ningún candidato se presente a una candidatura y se efectúa una nominatio, pero no de alguien sin capacidad económica, el mínimo exigido  varía según la ciudad, también hay que tener en cuenta el factor de la dispersión de la propiedad que explica que haya personas que desempeñan funciones públicas en diferente municipios. ¿Hasta qué punto los gobiernos municipales actuaban con sentido de responsabilidad?.  Después del II, el imperio tiene que designar curatores para que supervisen la gestión municipal, está nos indica que existe la corrupción, la ley de Osuna establece que los magistrados están vetados para recibir gratificaciones de los conductores esta prohibición se extendía a sus familiares más próximos, también al personal subalterno, tampoco se podían asociar a esos arrendatarios, si lo hacían la ley establecía sanciones graves, sabemos que la corrupción ocurría porque de lo contrario el imperio no tendría que designar curatores. Las responsabilidades financieras podían tener interés puramente municipal o estatal (cobro del tributos), se gravan los productos o trabajo pero quienes lo tienen que adelantar son los duoviri que después se resarcen, por eso quieren obtener ventajas compensatorias del municipio al que consideran patrimonio propio de su estamento. Desde el siglo III cuando la presión fiscal es tan insoportable que ya no les queda margen, será cuando decae la vida urbana, así funcionaba la vida municipal, de forma muy parecida la de hoy ya que tenemos el modelo romano. 

Fuente: Universidad de Sevilla, Apuntes de J. Ossorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LIBROS D´OSSORIO

LIBROS D´OSSORIO
SEGUNDA MANO

Puedes colaborar aquí

Esqueleto T-rex