La Venus de Milo y estudio arqueológico de la diosa de la feminidad, Paul Carus, I

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/



MELOS (italiano Milo ), una de las islas griegas más pequeñas, apenas sería conocida en absoluto, excepto para los especialistas en geografía o historia antigua, no fue un feliz accidente que sacó a la luz en una de sus laderas la más hermosa escultura que haya existido. ya que su descubrimiento ha sido conocido como la Venus de Milo.

Melos significa manzana, y la isla de Melos (la "isla de la manzana") pertenece a las Cícladas, siendo el miembro más meridional y occidental de ese grupo. Se encuentra casi al oeste derecho desde el extremo sur del Peloponeso y en dirección sur a suroeste desde Atenas.


Melos fue habitado en la antigüedad por dorios que simpatizaban con Esparta contra Atenas, pero cuando los atenienses lo conquistaron después de una resistencia muy obstinada mataron a toda la población masculina de Dorian y los reemplazaron por colonos atenienses. Desde entonces, la isla permaneció abso {2}lutely fiel a Atenas, de hecho, fue la última posesión que aún pertenecía a Atenas, cuando la confederación jónica se disolvió, y las relaciones de amistad entre Melos y sus metrópolis continuó incluso después de que Grecia se había convertido en un romano provincia.











EL CAMPO DE YORGOS BOTTONIS.





La cruz muestra dónde se encontró la Venus. (De la revista Century , 1881, Vol. I, p.99)


En esta isla de Melos, un campesino con el nombre de Yorgos Bottonis y su hijo Antonio, mientras limpiaban las piedras cerca de las ruinas de un antiguo teatro en las cercanías de Castro, la capital de la isla, llegaron accidentalmente a través de una pequeña cueva subterránea. , cuidadosamente cubierto con una pesada losa y oculta, que contenía una hermosa estatua de mármol en dos {3}piezas, junto con varios otros fragmentos de mármol. Esto sucedió en febrero de 1820.


El reverendo Oiconomos, el cura del pueblo que guió al buscador en este asunto, invitó al señor Louis Brest, el cónsul francés de Melos, a ver la estatua y se la ofreció (en marzo del mismo año) por 20.000 francos. M. Brest no parece haber tenido prisa por comprar, pero afirma haber escrito al ministro francés en Constantinopla. Una cosa es segura, no hubo respuesta en abril cuando el barco "Chevrette" de Su Majestad francesa fondeó en el puerto de Melos y una insignia a bordo, el señor Dumont d'Urville, fue a ver la estatua. La imposibilidad de venderlo había reducido el precio, y el buscador estaba dispuesto a desprenderse del joven francés por solo 1.200 francos. M. d'Urville era más enérgico que M. Brest y tan pronto como llegó a Constantinopla, el ministro francés autorizó de inmediato a cierto Conde Marcelo,


El conde Marcelo llegó al barco francés "Estafette" en mayo, pero descubrió que la estatua, mientras tanto, había sido vendida a un tal Nikolai Morusi por 4800 francos y acababa de ser colocada a bordo de un pequeño bergantín con destino a Constantinopla, la casa del comprador . En esta coyuntura, los tres franceses, M. Brest, M. d'Urville y el conde Marcelo, decidieron no dejar que sus tesoros escaparan tan fácilmente de ellos, por lo que M. Brest protestó ante las autoridades turcas {4} deque el acuerdo había concluido, declarando que Bottonis no tenía derecho a vender su premio a ninguna otra parte. Incluso amenazaron con usar la fuerza y, respaldados por los marinos franceses de la "Estafette", dijeron que bajo ninguna circunstancia permitirían que la estatua abandonara el puerto.


Mientras que los tres franceses afirmaron que Francia tenía derecho a tener la estatua por 1.200 francos, estaban dispuestos a pagar no solo 4800 francos, el precio prometido por Morusi, sino 6.000 francos. El nuevo comprador aún no había pagado, por lo que el campesino estaba satisfecho con el efectivo que le ofrecían, mientras que a las autoridades turcas no les importaba en absoluto. Así sucedió que el valioso mármol fue transferido al buque de guerra francés el 25 de mayo de 1820 (por lo menos se ejecuta el informe original sin la historia fantástica de una batalla) y después de mucho crucero fue llevado a Constantinopla donde fue colocado en el "Lionne", otro barco francés con destino a Francia y destinado a traer a casa al ministro francés, Marquis de Rivière. El "Lionne" llegó a Francia en octubre de 1820, y la estatua fue entregada en el Louvre en febrero de 1821.{5}
INFORME DE DUMONT D'URVILLE.


Elpasaje más importante del informe de Dumont d'Urville[1] sobre el descubrimiento de la estatua se lee en una traducción al inglés así:


"El Chevrette zarpó de Toulon el 3 de abril (1820) por la mañana, y ancló el día 16 en la rada de Milo ...


"El día 19 fui a ver algunas piezas antiguas descubiertas en Milo unos días antes de nuestra llegada. Como me parecen dignos de atención, registraré aquí el resultado de mi observación con cierto detalle ...





"Unas tres semanas antes de nuestra llegada a Milo, un campesino griego que estaba cavando en su campo ... encontró algunas piedras de considerable tamaño. Como estas piedras ... tenían cierto valor, esta consideración lo animó a cavar aún más lejos, y así logró {6}despejar una especie de receso en el que encontró una estatua de mármol junto con dos hermaas y algunas otras piezas, del mismo modo de mármol.


"La estatua estaba en dos piezas unidas en el medio por dos pequeñas espigas de hierro. Temiendo que {7}perder el fruto de su trabajo, el griego tenía la parte superior de los dos hermas llevado y depositado en un establo. El resto quedó en la cueva. Examiné todo muy cuidadosamente, y las diversas piezas me parecieron de buen gusto, en la medida en que mi poca familiaridad con las artes me permitió juzgarlas.


"Medí las dos partes de la estatua por separado y la encontré muy cerca de seis pies de altura; representaba a una mujer desnuda cuya mano izquierda estaba levantada y sostenía una manzana, y la derecha sostenía una prenda envuelta en pliegues fáciles y caía descuidadamente desde sus lomos hasta sus pies. Ambas manos han sido mutiladas y en realidad están separadas del cuerpo. El cabello está enrollado en la parte posterior y sostenido por un bandeau. La cara es muy hermosa y está bien conservada, excepto que la punta de la nariz está lesionada. El único pie que queda es desnudo; las orejas han sido perforadas y pueden haber contenido colgantes.


"Todos estos atributos parecen coincidir bastante bien con la Venus del juicio de París; pero en ese caso, ¿dónde estarían Juno, Minerva y el guapo pastor? Es cierto que un pie revestido de un cothurnus y una tercera mano se encontraron al mismo tiempo. Por otro lado, el nombre de la isla Melos tiene una conexión muy estrecha con la palabra μῆλον que significa manzana. ¿No podría esta similitud de las palabras indicar la estatua por su atributo principal?


"Las dos hermae estaban con eso en la cueva. Sé {8} másallá de este hecho, no hay nada notable en ellos. Su altura es de aproximadamente tres pies y medio. Una está coronada por la cabeza de una mujer o un niño y la otra por la cara de un anciano con una larga barba.


"La entrada a la cueva estaba coronada por una pieza de mármol de cuatro pies y medio de largo y unas seis u ocho pulgadas de ancho. Llevaba una inscripción de la cual solo la primera mitad ha sido respetada por Time. El resto está completamente borrado. Esta pérdida es inestimable; ... al menos podríamos haber aprendido en qué ocasión y por quién las estatuas habían sido dedicadas.


"En cualquier caso, he copiado cuidadosamente los caracteres restantes de esta inscripción y puedo garantizarlos todos excepto el primero, del cual no estoy seguro. El espacio que indico para la parte desfigurada se midió en proporción a las letras que aún son legibles:


: ΑΚΧΕΟΣΑΤΙΟΥΥΠΟΓΥ ........... ΑΣ ΤΑΝΤΕΕΞΕΔΡΑΝΚΑΙΤΟ ............. ΕΡΜΑΙΗΡΑΚΛΕΙ


"El pedestal de una de las hermae también llevaba una inscripción, pero sus personajes habían sido tan mutilados que me fue imposible descifrarlos.


"En el momento de nuestro pasaje a Constantinopla, el embajador me preguntó acerca de esta estatua y le dije lo que pensaba al respecto, y se lo envié a M. de {9}Marcelo, secretario de la embajada, una copia de la inscripción que acabo de dar. A mi regreso, el señor de Rivière me informó que había adquirido la estatua para el museo y que había sido subida a bordo de uno de los buques en el rellano. Sin embargo, en nuestro segundo viaje a Milo en el mes de septiembre, me arrepentí de saber que el asunto aún no había terminado. Parece que el campesino, cansado de esperar, había decidido vender esta estatua por la suma de 750 piastras a un sacerdote vecino que deseaba hacer un regalo al dragoman del capitán Pacha, y el señor de Marcelo vino justo en ese momento. cuando se enviaba a Constantinopla. Desesperado por ver esta hermosa pieza de antigüedad a punto de escapar de él, hizo todo lo posible por recuperarla, y gracias a la mediación de los primates de la isla, el sacerdote finalmente consintió, aunque no sin renuencia,


"El 25 de abril por la mañana doblamos el promontorio indicado ..."


Según el informe del señor Dumont d'Urville, entiendo que la estatua tenía "dos partes", cada una de aproximadamente un metro de altura, que ambas manos estaban mutiladas y separadas del cuerpo "y que tenía motivos para creer que la" mano izquierda era levantó y sostuvo una manzana y la derecha sostuvo una prenda. "Digo" tenía razones para creer ", pero él habla positivamente como si lo hubiera visto, aunque no puede ser así, porque contradice este hecho con la afirmación inequívoca que las manos "en realidad se separan {10}del cuerpo". Él dice, "representaba a una mujer desnuda, etc." y la palabra "representada" no necesariamente significa que estaba completa con todas las extremidades intactas y en su forma correcta. lugares.


Obviamente, M. d'Urville describe la estatua restaurada con los fragmentos que se encontraron en la cueva, se compraron del buscador, el campesino Bottonis, y ahora se conservan en una vitrina en el Museo del Louvre en París. Uno de estos fragmentos es una mano que sostiene una manzana, y también hay una porción de un brazo.


Esta interpretación es importante en la medida en que han surgido discusiones en años posteriores sobre la posición original de las manos cuando se hicieron intentos para restaurar la estatua, y luego se hizo la afirmación de que la estatua se había encontrado completa, que se había roto por los marineros franceses en su transporte y que las autoridades francesas habían sido descuidadas en el manejo de todo el asunto.{11}
VISCOUNT MARCELLUS EN SUS "SOUVENIRS".


IT es importante conocer los hechos con respecto a los restos encontrados, junto con la llamada Venus de Milo, según lo declarado por un segundo testigo, el vizconde Marcelo. Escribió sus reminiscencias sobre la Venus de Milo en un libro titulado Souvenirs , y Lenormant revisó la segunda edición de esta. En respuesta a algunas objeciones de este último, el vizconde publicó "una última palabra sobre la Venus de Milo".[2]


En esto enumera de la siguiente manera los objetos traídos de la cueva donde se había encontrado la Venus:


"No. 1. La parte superior desnuda de la estatua.


"No. 2. La parte inferior cubierta.


"Yorgos, su propietario original ... me dio al mismo tiempo tres pequeños accesorios de la estatua encontrados en un campo cercano ... Estos fueron:


"No. 3. La parte superior del cabello comúnmente llamado moño, etc.{12}


"No. 4. Un antebrazo sin forma y mutilado.


"No. 5. Parte de una mano sosteniendo una manzana.


"Los últimos dos objetos me parecían del mismo tipo de mármol y de un grano lo suficientemente parecido al de la estatua, pero no podía decir si se podía suponer razonablemente que pertenecían a una Venus cuya actitud ya no recordaba. ....











FRAGMENTOS ENCONTRADOS EN MELOS.[3]


Nos. 4 y 5 de la lista del vizconde Marcellus.


"Los primates al mismo tiempo me enviaron las tres hermae (Nos. 6, 7 y 8) que todavía estaban en Castro, y un pie izquierdo en mármol (No. 9) que se había encontrado en las cercanías del campo de Yorgos {13}más abajo hacia el valle donde están las cuevas funerarias.


"También quisieron darme la inscripción encontrada en la misma localidad que ya había visto en su ciudad. Es el que comienza con las palabras griegas: ΑΓΧΕΟΣ ΑΤΙΟΥ ...


"Repito que con esta excepción le quité a Milo todo lo que se había quitado del suelo con Venus o cerca, y no recuerdo haber visto allí, y mucho menos haber recibido o adquirido, ningún otro griego. inscripción que mencionaba a un escultor con un nombre mutilado, etc. Por supuesto que estaría lo suficientemente entusiasmado con cualquier cosa que pudiera arrojar luz sobre el descubrimiento, y dado que en mi Souvenirs de l'Orient(I, p.249). Cito un epígrafe de casi ninguna importancia. No omitiría, de manera consciente o negligente, ninguna letra griega cerca de la excavación ni en relación con sus detalles. Tampoco debe olvidarse que, de hecho, solo señalo 'tres hermaas, algunos pedestales y otros restos de mármol' (I, p.237) como resultado de las sucesivas excavaciones de Yorgos; y más abajo (p.48) estas mismas hermais y otros fragmentos antiguos sin siquiera hablar de ninguna inscripción ".


La inscripción más completa mencionada por Dumont d'Urville también ha sido publicada por Clarac con solo algunas variaciones insignificantes. Agrega la B que falta al principio, lee I en lugar de E y tiene dos Σ. Se trata de una inscripción votiva que tiene {14}ninguna conexión con nuestra Venus. Siendo de poco valor, las autoridades del Louvre no lo cuidaron bien y ahora está perdido. El significado probable de la inscripción es "Bakchios, (hijo de) Atios el subgymnasiarch (ha donado) la sala de juegos y el ... [él ha erigido según un voto] a Hermes, Heracles, ..."


* * *


Estos informes de dos testigos oculares son importantes no tanto por lo que contienen como por lo que no contienen. Ni M. Dumont d'Urville ni el vizconde Marcellus mencionan el nombre del artista de la estatua. Ambos copian una inscripción en la que se menciona a Baco, Hermes y Heracles, pero no se hace referencia al nombre de Agesander o Alejandro de Antioquía como visto en un fragmento del pedestal, un artista que hace su aparición en un misterioso camino y cuyo conocimiento haremos en el próximo capítulo. Además, dado que se encontraron otros restos en la cueva o en un campo vecino, no hay ninguna razón para que ninguno de ellos, y mucho menos la mano izquierda que sostiene una manzana, se haya adjuntado a nuestra estatua.


Tendremos ocasión de referirnos nuevamente a estos puntos.{15}
DIBUJO DE DEBAY.


THE famoso pintor francés David se encontraba en el exilio en el momento del descubrimiento de la Venus de Milo, y, teniendo un especial interés en esta maravillosa pieza de arte antiguo, que inducido por uno de sus discípulos, un cierto Debay, tener su hijo Auguste Debay, un joven estudiante de arte, hace un dibujo de la estatua tan pronto como se colocó en el Louvre. Este dibujo fue luego publicado por M. de Clarac en su "Aviso" y aquí lo republicamos por la importancia que ha adquirido como documento en la historia de la estatua.





El dibujo de Debay muestra un zócalo con una inscripción y también muestra un agujero cuadrado en el suelo cerca del pie izquierdo de la estatua. El ángulo de visión está indicado por la línea " xx " que muestra la altura desde la cual M. Debay vio la estatua. El punto a corresponde al lugar del ojo proyectado horizontalmente a una distancia en frente que no puede haber sido más de una vez y media la altura de la estatua. Geométricamente este lugar está determinado por la intersección de dos líneas



DIBUJO DE VENUS DE DEBAY.


{17}


de una y b construidos en un plano horizontal en ángulo recto con el eje vertical de la estatua.


La inscripción en el pedestal del dibujo de M. Debay dice:


...- ΑΝΔΡΟΣ ΗΝΙΔΟΥ ... ΙΟΧΕΥΣΑΠΟΜΑΙΑΝΔΡΟΥ ΕΠΟΙΗΣΕΝ


"... andros hijo de Menides de [Ant] iochia en el Maiandros".


Dado que de la última letra faltante antes del Α, el trazo más bajo de un griego Ξ o de un Σ es discernible en el dibujo, el nombre debe haber sido "Alexandros" o "Agesandros". Este hombre no pudo haber vivido antes del siglo III aC porque su ciudad natal Antioquía sobre el Maeander fue fundada por Antíoco I, el segundo de los Diadochs (280-261 aC). Según el punto de vista del profesor Kirchhoff, el carácter de las cartas pertenece al primer siglo y, en su opinión, puede remontarse a lo sumo a a mediados del siglo II aC


No tenemos información alguna sobre por qué el plinto se unió a la estatua. Todo lo que sabemos sobre esto es que aparece en el dibujo de Debay y ahora se pierde, pero sigue siendo un misterio para los arqueólogos.


Algunos lo consideran genuino y denuncian a las autoridades del Louvre por su descuido extraordinario al haber permitido la pérdida de un documento tan importante, y otros no ven razón alguna para que esto una pieza de mármol que no tenía ningún significado debería ser tan apreciada.


Si la pieza del pedestal con la inscripción pertenecía a la estatua, cuya suposición, como hemos visto, no tiene ninguna razón, la estatua sería comparativamente tardía, pero realmente no sabemos cuál es el plinto que lleva la el nombre "... andros" tiene que ver con la estatua.


Los arqueólogos han descubierto otras cabezas que muestran una notable similitud en sus características con la Venus de Milo. Entre ellos se encuentra una cabeza descubierta en Tralles, Asia Menor, que muestra casi la misma cara que la Venus de Milo. Tan cerca está el parecido que ambos parecen haberse hecho después del mismo modelo. Puede ser que uno haya sido copiado del otro o ambos hayan sido cincelados a partir de un prototipo común. Aquí reproducimos las cabezas de ambos, después de las imágenes de medio tono publicadas por Saloman.[4]


Overbeck cree que la Venus de Milo no es original. Él dice: "Parece permisible dudar de la originalidad de esta composición, y referirla a un original más viejo que ya no podemos determinar, como el prototipo común de la estatua de Milo y de otras estatuas similares. Por esta razón, no habría objeción a asignar el origen de nuestra estatua al período de imitación. A pesar de que considero la dependencia de la estatua sobre {21}un viejo original, asegurada, estoy inclinado a negar un cierto grado de originalidad, pero en esas mismas características que me parecen ser original son las mismas marcas de una revisión tardía “.


Conze[5] compara nuestra Venus de Milo con el estilo de las esculturas de Pergamene, y en su ensayo sobre los resultados de la excavación en Pérgamo, página 71, llama la atención sobre el hecho de que el tono cálido de la piel y el método superficial de el tratamiento del cabello parece característico de un período posterior, señalando la similitud de una escultura de Pergamene con la cabeza de la Venus de Milo.


¿Asumiremos que esta cabeza de Tralles es más antigua que la Venus de Milo y que debemos considerar el arte de Pérgamo como la escuela en la que nuestro artista, Agesander o Alexander o quienquiera que haya sido, se inspiró? No tenemos ninguna prueba positiva en ninguno de los lados, pero la evidencia interna habla a favor de considerar la Venus de Milo como original, y no podemos confiar en la autenticidad del plinto en el dibujo de Debay, así que podemos considerar la estatua como el trabajo de un artista clásico, aunque desconocido, ateniense, o al menos uno que trabajó para Atenas y sus templos.{22}
UNA DESCRIPCIÓN DE LA ESTATUA.




La estatua de la Venus de Milo una de las mayores obras maestras de la antigua Hélade, y es de importancia secundaria si es o no era la intención del artista para representar a la diosa del amor y la belleza. Sin duda, esta obra de arte representa lo mejor de la feminidad: una noble figura femenina en plena madurez, no una doncella, sino una mujer completamente desarrollada, una esposa o una madre; y sin embargo no como una madre con un hijo, ni como una esposa con su marido, sino simplemente como una mujer. 


No hay nada frívolo en ella, ninguna coquetería, nada amoroso. Sus ojos no traicionan ni el toque más leve de una emoción sensual, ni esa humedad sentimental, τὸ ὑγρόν como lo llamaban los griegos, y de ese modo el artista logró transfigurar la belleza desnuda mediante una castidad autoproclamada sin rival en el arte de las estatuas. 


El consenso de los admiradores del arte, que es casi, aunque no del todo universal, ve en este mármol a la gran diosa madre, das ewig Weibliche , feminidad idealizada, la diosa de la belleza y el amor, a quien los griegos llamaron Afrodita y la Venus romana. 



RESTAURACIONES.





CUALQUIER intento se ha realizado para restaurar la estatua de la Venus de Milo, y aquí reproducimos algunos de ellos, pero ninguno de ellos ha tenido éxito. Casi parece, como dice el poeta alemán Heinrich Heine en alguna parte, que la Venus de Milo en su condición de impotencia con los brazos rotos apela más a nuestra simpatía que a su condición original de gloria cuando recibió el homenaje de fieles adoradores, y Es verdad que la forma muy mutilada es extremadamente atractiva en su presente estado dilapidado. Roto por los fanáticos de una fe hostil, ella representa con dignidad y belleza el encanto natural de la religión griega en su mejor expresión. Las hordas de monjes fanáticos expresaron su odio con especial ira contra la diosa del amor y también contra su hijo, Eros, como se puede ver en una figura de este dios representada en su juventud más delicada. Aquí también se ven las marcas de los clubes de una muchedumbre furiosa, traicionando el mismo espíritu que en el tratamiento de la Venus de Milo. Es el fanatismo del frenesí ascético en la amargura{28}






UNA ESTATUA MUTILADA DE EROS. 


{29}


de su ira contra la naturaleza en general y el amor en particular que se manifestó en estas demostraciones iconoclastas. 






VENUS CON ESCUDO Y LÁPIZ. 


Lamentamos ahora la destrucción de los ídolos griegos como una guerra bárbara contra el arte. Hemos empezado a simpatizar con los dioses vencidos, y {30}arqueólogos están tratando de restaurar lo que el cristianismo primitivo implacablemente destruido o mutilado. 






VENUS CON ESPEJO. 


Esos restauradores de la Venus de Milo, que rechazan la autenticidad de la mano derecha sostiene una manzana gozan de la mayor libertad en su trabajo de reconstrucción, y nos encontramos con algunos de ellos en representación {31}nuestra Venus como con un escudo en su rodilla y escrito a eso. Otros suponen que su mano derecha sostiene un espejo, mientras que otros afirman que no hay necesidad de interpretar que la estatua es una Venus, creen que es una Victoria o Niké, y ponen coronas en sus manos. 






VENUS COMO VICTORIA.


Probablemente por T. Bell. 


{32}






DIBUJO DE HASSE Y HENKE. 


{33}


Hasse y Henke han tratado el problema de la restauración desde el punto de vista de la anatomía, y afirman de manera plausible que la mano izquierda debe elevarse más de lo que otros restauradores han propuesto. 






RESTAURACIÓN POR FURTWAENGLER. 


La restauración de Furtwängler, según la cual la diosa apoya su brazo izquierdo en una columna y sostiene una manzana en su mano, tiene desde hace mucho tiempo{34}






RESTAURACIÓN ÚLTIMA DE SALOMAN. 


{35}


ha sido considerado como el más probable, y aún esto apenas puede considerarse como satisfactorio. 






RESTAURACIÓN POR SALOMAN. 


El Sr. Geskel Saloman, un arqueólogo sueco, también coloca una columna en su lado izquierdo y la usa para apoyar el codo. En consideración de algunas descripciones antiguas de una ceremonia dramática realizada{36}






VENUS ENVÍO DE LA PALOMA.


Imagen del vaso después de Creuzer, Deutsche Schriften , 1846, I, II, p. 238.


Reproducido de la Colección Erbach. 


{37}


en Corinto coloca una paloma en su mano derecha. La idea es que, habiendo recibido la manzana como premio de belleza, envíe la paloma a sus fieles para anunciar su triunfo e informarles que pueden celebrar la victoria. 


Veit Valentin intenta construir su restauración a partir de los datos proporcionados por el mármol mismo y parece estar más cerca de la verdad. Él asume que la diosa, cuando se está desnudando para darse un baño, se encuentra sorprendida por un intruso. No hay miedo ni alarma en su actitud, pero levanta la mano en señal de protesta con una seguridad autoabastecida y agarra con la mano derecha la prenda caída que intenta apoyar con un movimiento apresurado de su rodilla izquierda. Lamentamos no haber visto una imagen o una estatua de esta restauración, pero estamos profundamente impresionados de que esta idea sea probablemente la correcta. 


La última restauración proviene de Francisca Paloma Del Mar (Frank Paloma) que coloca a un niño en el brazo izquierdo de la diosa, y esta concepción se defiende en un folleto especial de Alexander Del Mar.[6]


El Sr. Del Mar saca a relucir la idea de que la reverencia en la que se celebró la gran diosa madre entre los paganos no era sustancialmente diferente en la piedad de la adoración a la Virgen cristiana, y esta visión se pone de manifiesto en la pintura del artista{38}






LA MADRE DE LOS DIOSES.


De una pintura de Francisca P. Del Mar. 


{39}


Frank Paloma aquí reproducido. El Sr. Del Mar cree que la diosa pagana sirvió a los habitantes de Melos como una Virgen cristiana. Él dice: 


"Qué más natural que para los piadosos isleños de Melos, aterrorizados por los duros edictos de Teodosio, quemar simplemente el pedestal y la inscripción perteneciente a su diosa pagana, y continuar adorando bajo otro nombre la misma encarnación de ese santo sentimiento de amor y la maternidad que hasta entonces habían estado acostumbrados a adorar ". 


El Sr. Del Mar confía en el testimonio del Conde Marcelo, quien finalmente concluyó el trato en nombre del gobierno francés y lo cita en Souvenirs de l'Orient , I, 255: "Se puede demostrar que la estatua representaba el Panagia o Santa Virgen de la pequeña capilla griega cuyas ruinas vi en Milo ". 


Nos parece que la estatua no puede haber llevado a un niño en su brazo izquierdo porque el mármol mostraría más trazas de presión donde la madre debe haber tocado al bebé, incluso cuando tenemos en cuenta un pulido en las partes restauradas; y sugerimos además que el brazo que lleva al niño se mantenga más abajo. Cuando una madre tiene un hijo, sus brazos superiores e inferiores están naturalmente en ángulo recto y la posición de tenerlos en un ángulo muy agudo en el codo parece bastante artificial. 


Los halos colocados sobre las cabezas de madre e hijo y la manzana del imperio en la mano del infante {40}son atributos que pertenecen a la era cristiana y por lo tanto constituyen otras objeciones a la restauración del Sr. Del Mar. El halo es de origen pagano tardío y, en forma de rayos, se utilizó por primera vez para caracterizar a dioses de la luz, como por ejemplo Helios y Selene. La forma redonda del nimbo es aún más tardía y parece haber surgido con el desarrollo del arte de la pintura. La manzana del imperio no se usó en los días de la antigüedad, pero aparece con frecuencia en Constantinopla y en el simbolismo cristiano primitivo. 


Sin entrar en detalles, dejamos al gusto del lector si seleccionara cualquiera de estas restauraciones como una posible solución del problema: preferimos admirar la estatua tal como aparece ahora; porque después de todo, la figura rota nos sigue siendo más querida en su belleza maravillosa y atractiva que cualquiera de las restauraciones. Nosotros mismos creemos que el hombre moderno llegará a la conclusión de que en esta imagen en su forma actual tenemos un mártir noble del antiguo paganismo. Incluso la estatua original en sí misma en toda su perfección, si pudiera ser restaurada para nosotros tal como vino fresca del taller del artista, no podría reemplazar el torso tal como lo conocemos ahora. 


Esta es la razón por la cual no nos interesan mucho las diversas restauraciones de la Venus de Milo y, por lo tanto, no estamos dispuestos a estudiarlas de cerca ni a entrar en una elaborada recapitulación de estos, por lo demás, loables intentos. Sólo podemos decir que ninguna de las restauraciones aquí discutidos parece resolver el prob {41}Lem. Sin embargo, no creemos que el problema esté más allá de la posibilidad de solución, y enunciaremos brevemente lo que en nuestra opinión sugieren los hechos. 


Creemos que entre todas las proposiciones hechas por los restauradores la más simple, la de Veit Valentin, solo merece nuestro interés. 


Si consideramos el motivo dominante de la estatua, debemos admitir que no pertenece a los primeros tiempos en que Venus estaba completamente vestida, ni a la última en la que la desnudez, intensificada en su sugestión por la prudencia, casi se había convertido en el rasgo más característico de la deidad del amor Toma su lugar en medio del desarrollo del arte griego cuando se hizo el primer intento de mostrar la forma humana, y esto se hace de tal manera que no se llegue al extremo de una denudación completa, sino que solo lo sugiere y, como fueron, con una protesta por parte de la diosa. La actitud de la estatua indica claramente que la diosa se esfuerza por retrasar la caída de la prenda a fin de darle al brazo derecho un momento para agarrarlo y sostenerlo. Es más que simplemente probable que el brazo izquierdo se haya levantado hacia un intruso inesperado para advertirle que no se acerque. No hay miedo en la expresión de la cara, ningún susto, ni anticipación al peligro. Toda la actitud nos hace sospechar que la mano izquierda faltante fue levantada con un gesto prohibido, expresando el comando,Ne prorsum! Ne plus ultra! ¡Noli me tangere! 





{18}



Title: The Venus of Milo an archeological study of the goddess of womanhood
 Author: Paul Carus

 http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...