Discurso Inaugural de Abraham Lincoln


ABRAHAM LINCOLN, PRIMERA DIRECCIÓN INAUGURAL

LUNES, 4 DE MARZO DE 1861

[Nota del transcriptor: La agitación nacional de la secesión fue una realidad sombría en la inauguración de Abraham Lincoln. Jefferson Davis había sido inaugurado como el presidente de la Confederación dos semanas antes. El ex congresista de Illinois había llegado a Washington por una ruta secreta para evitar el peligro, y sus movimientos estaban custodiados por los soldados del general Winfield Scott.
Ignorando el consejo de lo contrario, el presidente electo cabalgó con el presidente Buchanan en un carruaje abierto al Capitolio, donde prestó juramento en el este del pórtico. El juez principal Roger Taney administró el juramento ejecutivo por séptima vez. El Capitolio mismo estaba enfundado en andamios porque el cobre y la madera "Bulfinch"


Compañeros ciudadanos de los Estados Unidos:

En cumplimiento de una costumbre tan antigua como el propio Gobierno, comparezco ante ustedes para dirigirme brevemente a ustedes y para tomar en su presencia el juramento prescrito por la Constitución de los Estados Unidos que debe tomar el Presidente "antes de que entre en la ejecución del esta oficina."

No considero necesario en este momento para discutir los asuntos de la administración sobre los que no hay ansiedad o emoción especial.

Parece existir aprensión entre las personas de los Estados del Sur de que, por el acceso de una administración republicana, su propiedad y su paz y seguridad personal se pondrán en peligro. Nunca ha habido una causa razonable para tal aprehensión. De hecho, la evidencia más amplia en sentido contrario ha existido todo el tiempo y ha estado abierta a su inspección. Se encuentra en casi todos los discursos publicados de él que ahora se dirige a usted. Solo cito uno de esos discursos cuando declaro que ...

No tengo ningún propósito, directa o indirectamente, de interferir con la institución de la esclavitud en los Estados donde existe. Creo que no tengo derecho legal a hacerlo, y no tengo ninguna inclinación a hacerlo.

Aquellos que me nominaron y eligieron lo hicieron con pleno conocimiento de que yo había hecho esta y muchas declaraciones similares y nunca me había retractado de ellas; y más que esto, colocaron en la plataforma para mi aceptación, y como una ley para ellos y para mí, la resolución clara y enfática que ahora leo:

Resolvió, que el mantenimiento inviolable de los derechos de los Estados, y especialmente el derecho de cada Estado de ordenar y controlar sus propias instituciones domésticas de acuerdo con su propio juicio exclusivamente, es esencial para ese equilibrio de poder sobre el cual la perfección y resistencia de nuestra tejido político depende; y denunciamos la invasión sin ley por la fuerza armada del suelo de cualquier Estado o Territorio, sin importar el pretexto, como uno de los crímenes más graves.

Ahora reitero estos sentimientos, y al hacerlo solo presto a la atención pública la evidencia más concluyente de que el caso es susceptible de que la Administración entrante ponga en peligro la propiedad, la paz y la seguridad de ninguna sección. . Agrego, también, que toda la protección que, de conformidad con la Constitución y las leyes, se puede dar, se dará alegremente a todos los Estados cuando se lo exija legalmente, por cualquier causa, con tanta alegría a una sección como a otra.

Existe mucha controversia sobre la entrega de fugitivos del servicio o el trabajo. La cláusula que ahora leo está tan claramente escrita en la Constitución como cualquier otra de sus disposiciones:

Ninguna persona retenida para servir o trabajar en un Estado, bajo sus leyes, escapando a otro, como consecuencia de cualquier ley o regulación en el mismo será despedida de dicho servicio o trabajo, pero deberá ser entregada a solicitud de la parte a la cual servicio o trabajo puede ser debido.

Apenas se cuestiona que esta disposición fue pensada por aquellos que la hicieron para reclamar lo que llamamos esclavos fugitivos; y la intención del legislador es la ley. Todos los miembros del Congreso juran su apoyo a toda la Constitución, a esta disposición tanto como a cualquier otra. A la proposición, entonces, que los esclavos cuyos casos entran dentro de los términos de esta cláusula "serán entregados" sus juramentos son unánimes. Ahora bien, si hicieran el esfuerzo con buen humor, ¿no podrían con un marco de unanimidad casi igual y aprobar una ley por medio de la cual mantener bien ese juramento unánime?

Existe alguna diferencia de opinión sobre si esta cláusula debe ser aplicada por las autoridades nacionales o estatales, pero seguramente esa diferencia no es muy importante. Si el esclavo debe ser entregado, puede ser de poca importancia para él o para otros por medio de qué autoridad se haga. ¿Y debería alguien, en cualquier caso, estar contento de que su juramento no se cumpla con una controversia meramente insustancial sobre cómo se cumplirá?

De nuevo: en cualquier ley sobre este tema, ¿no deberían introducirse todas las salvaguardas de la libertad conocidas en la jurisprudencia civilizada y humana, de modo que un hombre libre no se rindiera en todo caso como esclavo? ¿Y no sería adecuado al mismo tiempo establecer por ley la aplicación de esa cláusula en la Constitución que garantiza que "los ciudadanos de cada Estado tendrán derecho a todos los privilegios e inmunidades de los ciudadanos en los diversos Estados"?

Presto el juramento oficial hoy sin reservas mentales y sin ningún propósito de interpretar la Constitución o las leyes mediante reglas hipercríticas; y aunque no elijo ahora especificar los actos particulares del Congreso como apropiados para ser aplicados, sugiero que será mucho más seguro para todos, tanto en las estaciones oficiales como privadas, conformarse y cumplir con todos aquellos actos que permanecen sin efecto. que violar a ninguno de ellos confiando en encontrar la impunidad para considerarlos inconstitucionales.

Han transcurrido setenta y dos años desde la primera toma de posesión de un Presidente en virtud de nuestra Constitución Nacional. Durante ese período, quince ciudadanos diferentes y muy distinguidos han administrado sucesivamente la rama ejecutiva del Gobierno. Lo han llevado a cabo a través de muchos peligros, y generalmente con gran éxito. Sin embargo, con todo este ámbito de precedentes, ahora comienzo la misma tarea por el breve período constitucional de cuatro años bajo una gran y peculiar dificultad. Una interrupción de la Unión Federal, hasta ahora solo amenazada, ahora se intenta formidablemente.

Sostengo que en la contemplación de la ley universal y de la Constitución, la Unión de estos Estados es perpetua. La perpetuidad está implícita, si no expresada, en la ley fundamental de todos los gobiernos nacionales. Es seguro afirmar que ningún gobierno propiamente dicho tuvo una disposición en su ley orgánica para su propia terminación. Continuar ejecutando todas las disposiciones expresas de nuestra Constitución Nacional, y la Unión perdurará para siempre, siendo imposible destruirla excepto por alguna acción no prevista en el instrumento mismo.

De nuevo: si los Estados Unidos no son un gobierno propiamente dicho, sino una asociación de Estados en la naturaleza del contrato meramente, ¿pueden, como un contrato, ser pacíficamente hechos por menos que todas las partes que lo hicieron? Una de las partes de un contrato puede violarlo, romperlo, por así decirlo, pero ¿no es necesario que todos lo rescindan legalmente?

Descendiendo de estos principios generales, encontramos la proposición de que en la contemplación legal, la Unión se confirma perpetuamente por la historia de la Unión misma. La Unión es mucho más antigua que la Constitución. Fue formado, de hecho, por los Artículos de Asociación en 1774. Fue madurado y continuado por la Declaración de Independencia en 1776. Se maduró aún más, y la fe de los trece Estados expresamente impugnó y comprometió que debería ser perpetuo, por los Artículos de la Confederación en 1778. Y finalmente, en 1787, uno de los objetos declarados para ordenar y establecer la Constitución era "formar una Unión más perfecta".

Pero si la destrucción de la Unión por uno o por una parte solamente de los Estados es legalmente posible, la Unión es menos perfecta que antes de la Constitución, habiendo perdido el elemento vital de la perpetuidad.

De estos puntos de vista se desprende que ningún Estado por sí solo puede salir legalmente de la Unión; que los resuelve y las ordenanzas a tal efecto son legalmente nulas, y que los actos de violencia dentro de cualquier Estado o Estados contra la autoridad de los Estados Unidos son insurreccionales o revolucionarios, según las circunstancias.

Por lo tanto, considero que, en vista de la Constitución y las leyes, la Unión no se ha roto, y en la medida de mi capacidad, me ocuparé, como la Constitución misma me lo ordena expresamente, de que las leyes de la Unión se ejecuten fielmente en todos los Estados. Al hacer esto, considero que no es más que un simple deber de mi parte, y lo realizaré en la medida de lo posible a menos que mis amos legítimos, el pueblo estadounidense, retengan los medios requeridos o, de alguna manera autoritaria, indiquen lo contrario. Confío en que esto no será considerado como una amenaza, sino solo como el propósito declarado de la Unión que constitucionalmente se defenderá y mantendrá.

Al hacer esto, no es necesario que haya derramamiento de sangre ni violencia, y no habrá ninguno a menos que sea impuesto a la autoridad nacional. El poder que se me confió se usará para mantener, ocupar y poseer la propiedad y los lugares que pertenecen al Gobierno y para recaudar los deberes y los impuestos; pero más allá de lo que pueda ser necesario para estos objetos, no habrá invasión, ni uso de la fuerza contra ni entre las personas en ninguna parte. Cuando la hostilidad hacia los Estados Unidos en cualquier localidad del interior sea tan grande y universal como para impedir que los ciudadanos residentes competentes ocupen las oficinas federales, no se intentará forzar a los extraños odiosos entre las personas para ese objeto. Mientras que el derecho legal estricto puede existir en el gobierno para hacer cumplir el ejercicio de estas oficinas,

Los correos, a menos que sean repelidos, continuarán siendo proporcionados en todas las partes de la Unión. En la medida de lo posible, las personas en todas partes tendrán esa sensación de seguridad perfecta que es más favorable para calmar el pensamiento y la reflexión. Se seguirá el curso aquí indicado a menos que los eventos actuales y la experiencia demuestren que una modificación o cambio es apropiado, y en cada caso y exigencia se ejercerá mi mejor criterio, de acuerdo con las circunstancias existentes y con la visión y la esperanza de una paz solución de los problemas nacionales y la restauración de las simpatías y afectos fraternales.

Que hay personas en una sección u otra que buscan destruir la Unión en todo caso y están contentas de tener algún pretexto para hacerlo, no afirmaré ni negaré; pero si los hay, no necesito dirigirles ninguna palabra. Sin embargo, para aquellos que realmente aman a la Unión, ¿no puedo hablar?

Antes de entrar en un asunto tan grave como la destrucción de nuestro tejido nacional, con todos sus beneficios, sus recuerdos y sus esperanzas, ¿no sería sabio determinar con precisión por qué lo hacemos? ¿Te arriesgas a dar un paso tan desesperado mientras existe la posibilidad de que parte de los males de los que vuelas no tengan existencia real? ¿Podrías, mientras los ciertos males a los que vuelas son mayores que todos los reales de los que vuelas, arriesgarás la comisión de un error tan temeroso?

Todos profesan estar contentos en la Unión si se pueden mantener todos los derechos constitucionales. ¿Es cierto, entonces, que cualquier derecho escrito claramente en la Constitución ha sido denegado? Yo creo que no. Afortunadamente, la mente humana está constituida de tal manera que ningún partido puede alcanzar la audacia de hacer esto. Piensa, si puedes, en una sola instancia en la que alguna vez se haya denegado una disposición de la Constitución claramente escrita. Si por la mera fuerza de los números una mayoría privara a una minoría de cualquier derecho constitucional claramente escrito, podría, en un punto de vista moral, justificar la revolución; ciertamente lo haría si tal derecho fuera vital. Pero ese no es nuestro caso. Todos los derechos vitales de las minorías y de los individuos están tan claramente asegurados por medio de afirmaciones y negaciones, garantías y prohibiciones, en la Constitución que las controversias nunca surgen sobre ellos. Pero ninguna ley orgánica puede enmarcarse alguna vez con una disposición específicamente aplicable a cada pregunta que pueda ocurrir en la administración práctica. Ninguna previsión puede anticiparse ni ningún documento de longitud razonable contiene disposiciones expresas para todas las preguntas posibles. ¿Deberán rendirse los fugitivos del trabajo por autoridad nacional o estatal? La Constitución no dice expresamente. ¿Puede el Congreso prohibir la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Debe el Congreso proteger la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. Pero ninguna ley orgánica puede enmarcarse alguna vez con una disposición específicamente aplicable a cada pregunta que pueda ocurrir en la administración práctica. Ninguna previsión puede anticiparse ni ningún documento de longitud razonable contiene disposiciones expresas para todas las preguntas posibles. ¿Deberán rendirse los fugitivos del trabajo por autoridad nacional o estatal? La Constitución no dice expresamente. ¿Puede el Congreso prohibir la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Debe el Congreso proteger la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. Pero ninguna ley orgánica puede enmarcarse alguna vez con una disposición específicamente aplicable a cada pregunta que pueda ocurrir en la administración práctica. Ninguna previsión puede anticiparse ni ningún documento de longitud razonable contiene disposiciones expresas para todas las preguntas posibles. ¿Deberán rendirse los fugitivos del trabajo por autoridad nacional o estatal? La Constitución no dice expresamente. ¿Puede el Congreso prohibir la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Debe el Congreso proteger la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Deberán rendirse los fugitivos del trabajo por autoridad nacional o estatal? La Constitución no dice expresamente. ¿Puede el Congreso prohibir la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Debe el Congreso proteger la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Deberán rendirse los fugitivos del trabajo por autoridad nacional o estatal? La Constitución no dice expresamente. ¿Puede el Congreso prohibir la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente. ¿Debe el Congreso proteger la esclavitud en los territorios? La Constitución no dice expresamente.

De las preguntas de esta clase surgen todas nuestras controversias constitucionales, y las dividimos en mayorías y minorías. Si la minoría no acepta, la mayoría debe, o el Gobierno debe cesar. No hay otra alternativa, para continuar el Gobierno es la aquiescencia de uno u otro lado. Si una minoría en tal caso se secesionará en vez de aceptar, sentarán un precedente que a su vez los dividirá y los arruinará, ya que una minoría de ellos se separará de ellos cada vez que una mayoría se niegue a ser controlada por dicha minoría. Por ejemplo, ¿por qué no puede una parte de una nueva confederación dentro de uno o dos años volver a separarse arbitrariamente? ¿Precisamente como porciones de la actual Unión ahora pretenden separarse de ella? Todos los que aprecian los sentimientos de desunión ahora están siendo educados al temperamento exacto de hacer esto.

¿Existe una identidad de intereses tan perfecta entre los Estados para componer una nueva unión que solo produzca armonía e impida la renovación de la secesión?

Claramente, la idea central de la secesión es la esencia de la anarquía. Una mayoría restringida por controles y limitaciones constitucionales, y siempre cambia fácilmente con cambios deliberados de opiniones y sentimientos populares, es el único verdadero soberano de un pueblo libre. Quien lo rechaza necesariamente vuela a la anarquía o al despotismo. La unanimidad es imposible. La regla de una minoría, como un arreglo permanente, es totalmente inadmisible; de modo que, rechazando el principio de la mayoría, la anarquía o el despotismo de alguna forma es todo lo que queda.

No olvido la posición asumida por algunos de que las cuestiones constitucionales deben ser decididas por el Tribunal Supremo, ni niego que tales decisiones deben ser vinculantes en cualquier caso sobre las partes en un juicio en cuanto al objeto de ese juicio, mientras que ellos también tienen derecho a un respeto y consideración muy elevados en todos los casos paralelos por todos los demás departamentos del Gobierno. Y aunque es obviamente posible que tal decisión sea errónea en cualquier caso dado, aún el mal efecto que sigue, al estar limitado a ese caso particular, con la posibilidad de que pueda ser invalidado y nunca convertirse en un precedente para otros casos, puede mejorar. soportar que los males de una práctica diferente. Al mismo tiempo, el ciudadano sincero debe confesar que si la política del Gobierno sobre cuestiones vitales que afectan a todo el pueblo debe ser irrevocablemente fijada por decisiones de la Corte Suprema, en el instante en que se lleven a cabo en litigios ordinarios entre partes en acciones personales, la gente habrá dejado de hacerlo. ser sus propios gobernantes, habiendo hasta ese punto prácticamente renunciado a su gobierno en manos de ese eminente tribunal. Tampoco hay en este punto de vista ningún asalto a la corte o los jueces. Es un deber del que no pueden encogerse para decidir los casos debidamente presentados ante ellos, y no es culpa de ellos si otros tratan de convertir sus decisiones a fines políticos. En el instante en que se hacen en un litigio ordinario entre las partes en acciones personales, la gente habrá dejado de ser sus propios gobernantes, ya que prácticamente han renunciado a su gobierno en manos de ese tribunal eminente. Tampoco hay en este punto de vista ningún asalto a la corte o los jueces. Es un deber del que no pueden encogerse para decidir los casos debidamente presentados ante ellos, y no es culpa de ellos si otros tratan de convertir sus decisiones a fines políticos. En el instante en que se hacen en un litigio ordinario entre las partes en acciones personales, la gente habrá dejado de ser sus propios gobernantes, ya que prácticamente han renunciado a su gobierno en manos de ese tribunal eminente. Tampoco hay en este punto de vista ningún asalto a la corte o los jueces. Es un deber del que no pueden encogerse para decidir los casos debidamente presentados ante ellos, y no es culpa de ellos si otros tratan de convertir sus decisiones a fines políticos.

Una sección de nuestro país cree que la esclavitud es correcta y debe extenderse, mientras que la otra cree que es incorrecta y no debe extenderse. Esta es la única disputa sustancial. La cláusula fugitivo-esclavista de la Constitución y la ley para la supresión de la trata de esclavos extranjeros se aplican, tal vez, como puede serlo cualquier ley en una comunidad donde el sentido moral del pueblo apoya imperfectamente la ley misma. El gran cuerpo de la gente cumple con la obligación legal seca en ambos casos, y algunos se rompen en cada uno. Esto, creo, no se puede curar perfectamente, y sería peor en ambos casos después de la separación de las secciones que antes. La trata de esclavos extranjeros, ahora suprimida imperfectamente,

Físicamente hablando, no podemos separarnos. No podemos eliminar nuestras secciones respectivas entre sí ni construir un muro infranqueable entre ellas. Un esposo y una esposa pueden estar divorciados y salir de la presencia y más allá del alcance de la otra persona, pero las diferentes partes de nuestro país no pueden hacer esto. No pueden permanecer cara a cara, y las relaciones sexuales, amistosas u hostiles, deben continuar entre ellos. ¿Es posible, entonces, hacer que esa relación sea más ventajosa o más satisfactoria después de la separación que antes? ¿Pueden los extranjeros hacer tratados más fácilmente que los amigos pueden hacer leyes? ¿Pueden los tratados ser aplicados más fielmente entre extranjeros que las leyes entre amigos? Supongamos que vas a la guerra, no puedes pelear siempre; y cuando, después de mucha pérdida en ambos lados y ninguna ganancia en ninguno,

Este país, con sus instituciones, pertenece a las personas que lo habitan. Cuando se cansen del gobierno existente, pueden ejercer su derecho constitucional de enmendarlo o su derecho revolucionario a desmembrarlo o derrocarlo. No puedo ignorar el hecho de que muchos ciudadanos valiosos y patrióticos desean que se modifique la Constitución nacional. Si bien no hago ninguna recomendación de enmiendas, reconozco plenamente la autoridad legítima de las personas sobre todo el tema, que se ejercerá en cualquiera de los modos prescritos en el instrumento mismo; y yo debería, en las circunstancias existentes, favorecer en lugar de oponerme a que se le brinde a la gente la oportunidad justa de actuar en consecuencia. Me arriesgaré a agregar que el modo convención me parece preferible, en que permite que las enmiendas se originen con las personas mismas, en lugar de solo permitirles tomar o rechazar proposiciones originadas por otros, no especialmente elegidas para el propósito, y que pueden no ser precisamente las que desearían aceptar o rechazar. Comprendo que una enmienda propuesta a la Constitución, cuya modificación, sin embargo, no he visto, ha sido aprobada por el Congreso, en el sentido de que el Gobierno Federal nunca interferirá con las instituciones nacionales de los Estados, incluido el de las personas recluidas para servir. Para evitar una mala interpretación de lo que he dicho, me aparto de mi propósito de no hablar de enmiendas particulares hasta el punto de decir que, al considerar tal disposición como ley constitucional implícita ahora,

El Magistrado Jefe obtiene toda su autoridad del pueblo, y no se han referido a él para arreglar los términos de la separación de los Estados. Las personas pueden hacer esto si también eligen, pero el Ejecutivo como tal no tiene nada que ver con eso. Su deber es administrar el presente gobierno cuando llegue a sus manos y transmitirlo intacto por él a su sucesor.

¿Por qué no debería haber una confianza paciente en la justicia suprema del pueblo? ¿Hay alguna esperanza mejor o más igual en el mundo? En nuestras diferencias actuales, ¿alguna de las partes sin fe está en lo correcto? Si el Todopoderoso Gobernante de las Naciones, con su eterna verdad y justicia, está de tu lado del Norte, o del tuyo del Sur, esa verdad y esa justicia seguramente prevalecerán por el juicio de este gran tribunal del pueblo estadounidense.

En el marco del gobierno bajo el cual vivimos, esta misma gente ha sabiamente dado a sus servidores públicos, pero poco poder para hacer daño, y con la misma sabiduría ha dispuesto para el regreso de ese pequeño en sus propias manos a intervalos muy cortos. Si bien las personas conservan su virtud y vigilancia, ninguna Administración, por el extremo de la maldad o la locura, puede herir gravemente al Gobierno en el corto espacio de cuatro años.

Mis compatriotas, todos y cada uno, piensan con calma y bien sobre todo este tema. Nada valioso se puede perder tomando tiempo. Si hay un objeto para apresurarse a cualquiera de ustedes a toda prisa a un paso que nunca tomarían deliberadamente, ese objeto se frustrará tomando tiempo; pero ningún objeto bueno puede frustrarse. Aquellos de ustedes que ahora están insatisfechos todavía tienen intacta la antigua Constitución, y, en el punto sensible, las leyes de su propio encuadre debajo de ella; mientras que la nueva Administración no tendrá poder inmediato, si así lo hiciera, para cambiar cualquiera. Si se admitiera que usted, que está insatisfecho, tiene el lado correcto en la disputa, todavía no hay una sola buena razón para precipitar la acción. Inteligencia, patriotismo, cristianismo,

En sus manos, mis conciudadanos insatisfechos, y no en los míos, es el tema trascendental de la guerra civil. El gobierno no lo atacará. No pueden tener conflicto sin ser ustedes mismos los agresores. No tienes ningún juramento registrado en el cielo para destruir al gobierno, mientras que tendré el más solemne para "preservarlo, protegerlo y defenderlo".

Estoy reacio a cerrar. No somos enemigos, sino amigos. No debemos ser enemigos. Aunque la pasión puede haber tensado, no debe romper nuestros lazos de afecto. Los místicos acordes de la memoria, que se extienden desde todos los campos de batalla y tumbas patrióticas hasta todos los corazones y piedras vivientes de toda esta vasta tierra, se llenarán de estrépito en la Unión, cuando nuevamente sean tocados, como seguramente estarán, por los mejores ángeles de nuestra naturaleza.







ABRAHAM LINCOLN, SEGUNDA DIRECCIÓN INAUGURAL
SÁBADO, 4 DE MARZO DE 1865


[Nota del transcriptor: Semanas de clima húmedo que precedieron a la segunda toma de posesión de Lincoln hicieron que Pennsylvania Avenue se convirtiera en un mar de barro y agua estancada. Miles de espectadores se pararon en el barro espeso en los terrenos del Capitolio para escuchar al presidente. Mientras permanecía en el este del Pórtico para tomar el juramento ejecutivo, la cúpula del Capitolio completada sobre la cabeza del presidente era un recordatorio físico de la resolución de su Administración a lo largo de los años de guerra civil. El presidente de la Corte Suprema, Salmon Chase, administró el juramento de su cargo. En poco más de un mes, el presidente sería asesinado.]


Compatriotas:

En este segundo momento que parece tomar el juramento de la oficina presidencial, hay menos ocasiones para una dirección extendida que la que había al principio. Entonces, una declaración algo en detalle de un curso a seguir parecía adecuada y adecuada. Ahora, a la expiración de cuatro años, durante los cuales se han convocado constantemente declaraciones públicas sobre cada punto y fase de la gran contienda que aún absorbe la atención y absorbe las energías de la nación, poco de lo nuevo puede presentarse. El progreso de nuestras armas, del cual todo lo demás depende principalmente, es tan conocido para el público como para mí mismo y, confío, es razonablemente satisfactorio y alentador para todos. Con grandes esperanzas para el futuro, no se aventuró ninguna predicción al respecto.

En la ocasión correspondiente a esto hace cuatro años, todos los pensamientos fueron dirigidos ansiosamente a una inminente guerra civil. Todos lo temían, todos buscaban evitarlo. Mientras el discurso de inauguración se entregaba desde este lugar, dedicado por completo a salvar a la Unión sin guerra, agentes urgentes estaban en la ciudad buscando destruirla sin una guerra que buscara disolver la Unión y dividir los efectos mediante la negociación. Ambas partes desaprobaron la guerra, pero una de ellas haría la guerra en lugar de dejar que la nación sobreviviera, y la otra aceptaría la guerra en lugar de dejarla perecer, y la guerra llegó.

Un octavo de la población total eran esclavos de color, no distribuidos generalmente en la Unión, pero localizados en la parte sur de la misma. Estos esclavos constituían un interés peculiar y poderoso. Todos sabían que este interés era de alguna manera la causa de la guerra. Fortalecer, perpetuar y extender este interés era el objetivo por el cual los insurgentes destruirían a la Unión incluso mediante la guerra, mientras que el Gobierno no reivindicaba ningún derecho a hacer más que restringir la ampliación territorial de la misma. Ninguna de las partes esperaba para la guerra la magnitud o la duración que ya ha alcanzado. Ninguno de los dos previó que la causa del conflicto cesara con o incluso antes de que el conflicto en sí mismo cesara. Cada uno buscaba un triunfo más fácil y un resultado menos fundamental y asombroso. Ambos leen la misma Biblia y oran al mismo Dios, y cada uno invoca su ayuda contra el otro. Puede parecer extraño que cualquier hombre se atreva a pedir la justa ayuda de Dios para escurrir el pan del sudor de los rostros de los demás, pero no juzguemos, que no seamos juzgados. Las oraciones de ambos no pudieron ser respondidas. El de ninguno ha sido respondido completamente. El Todopoderoso tiene Sus Propios Propósitos. "¡Ay del mundo a causa de las ofensas, porque es necesario que vengan las ofensas, pero ay de aquel hombre por quien viene la ofensa!" Si suponemos que la esclavitud estadounidense es una de esas ofensas que, en la providencia de Dios, deben venir necesariamente, pero que, habiendo continuado durante su tiempo señalado, ahora él quiere quitar, y que Él le da al Norte y al Sur esta terrible guerra como el ay de aquellos por quienes vino la ofensa, ¿discernaremos en esto cualquier desviación de esos atributos divinos que los creyentes en un Dios vivo siempre le atribuyen? Con amor, esperamos, fervientemente oramos, que este poderoso azote de la guerra desaparezca rápidamente. Sin embargo, si Dios quiere que continúe hasta que toda la riqueza acumulada por los doscientos cincuenta años de esclavo del trabajo no correspondido sea hundida, y hasta que cada gota de sangre arrastrada con el látigo sea pagada por otro atraído a espada, como era dijo hace tres mil años, por lo que aún debe decirse "los juicios del Señor son verdaderos y justos por completo". Con malicia hacia ninguno, con caridad para todos,

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...