Discurso Inaugural de Herbert Hoover


HERBERT HOOVER, DIRECCIÓN INAUGURAL

LUNES, 4 DE MARZO DE 1929


[Nota del transcriptor: La opinión popular para el ingeniero, el personal humanitario y el Secretario de Comercio llevaron al Presidente electo a la oficina con las expectativas de un continuo crecimiento y prosperidad nacional. El presidente del Tribunal Supremo, William Howard Taft, prestó juramento en el East Portico of the Capitol.
Al tomar su primera oficina electiva, el nuevo presidente se dirigió a una gran multitud bajo la llovizna. Dirigibles y aviones volaron sobre el Capitolio para conmemorar la ocasión.]


Mis compatriotas:

Esta ocasión no es solo la administración del juramento más sagrado que puede ser asumido por un ciudadano estadounidense. Es una dedicación y consagración bajo Dios a la oficina más alta al servicio de nuestra gente. Asumo esta confianza en la humildad del conocimiento de que solo a través de la guía de la Providencia Todopoderosa puedo esperar descargar sus cargas cada vez mayores.

De acuerdo con la tradición a lo largo de nuestra historia, debo expresar de manera simple y directa las opiniones que tengo sobre algunos de los asuntos de importancia actual.

NUESTRO PROGRESO

Si examinamos la situación de nuestra Nación tanto en nuestro país como en el extranjero, encontramos muchas satisfacciones; encontramos algunas causas de preocupación. Hemos emergido de las pérdidas de la Gran Guerra y la reconstrucción que la sigue con mayor virilidad y fuerza. A partir de esta fortaleza, hemos contribuido a la recuperación y progreso del mundo. Lo que Estados Unidos ha hecho ha dado renovadas esperanzas y coraje a todos los que tienen fe en el gobierno de parte del pueblo. Desde un punto de vista amplio, hemos alcanzado un mayor grado de comodidad y seguridad que nunca antes existió en la historia del mundo. A través de la liberación de la pobreza generalizada, hemos alcanzado un mayor grado de libertad individual que nunca antes. La devoción y la preocupación por nuestras instituciones son profundas y sinceras. Estamos construyendo constantemente una nueva raza: una nueva civilización grande en sus propios logros. La influencia y los altos propósitos de nuestra Nación son respetados entre los pueblos del mundo. Aspiramos a la distinción en el mundo, pero a una distinción basada en la confianza en nuestro sentido de justicia así como en nuestros logros dentro de nuestras propias fronteras y en nuestras propias vidas. Para una guía sabia en este gran período de recuperación, la Nación está profundamente endeudada con Calvin Coolidge.

Pero todo este avance majestuoso no debe oscurecer los constantes peligros de los cuales debe salvaguardarse el autogobierno. El hombre fuerte debe estar siempre alerta al ataque de una enfermedad insidiosa.

LA FALLA DE NUESTRO SISTEMA DE JUSTICIA PENAL

El más maligno de todos estos peligros en la actualidad es la indiferencia y la desobediencia de la ley. La delincuencia está aumentando. La confianza en la justicia rígida y rápida está disminuyendo. No estoy preparado para creer que esto indique una decadencia en la fibra moral del pueblo estadounidense. No estoy dispuesto a creer que esto indique una impotencia del Gobierno Federal para hacer cumplir sus leyes.

Es solo en parte debido a las cargas adicionales impuestas a nuestro sistema judicial por la decimoctava enmienda. El problema es mucho más amplio que eso. Muchas influencias han complicado y debilitado nuestra organización de aplicación de la ley mucho antes de la adopción de la enmienda decimoctava.

Para restablecer el vigor y la efectividad de la aplicación de la ley, debemos considerar críticamente toda la maquinaria federal de justicia, la redistribución de sus funciones, la simplificación de su procedimiento, la provisión de tribunales especiales adicionales, la mejor selección de jurados y la organización más efectiva. de nuestras agencias de investigación y procesamiento que la justicia puede estar segura y que puede ser rápida. Si bien la autoridad del gobierno federal se extiende a una parte de nuestro vasto sistema de justicia nacional, estatal y local, los estándares que el gobierno federal establece tienen la más profunda influencia sobre toda la estructura.

Somos afortunados en la capacidad e integridad de nuestros jueces y abogados federales. Pero el sistema que estos oficiales están llamados a administrar está en muchos aspectos mal adaptado a las condiciones actuales. Sus intrincadas e intrincadas reglas de procedimiento se han convertido en el refugio de criminales grandes y pequeños. Existe la creencia en el exterior de que al invocar tecnicismos, subterfugios y demoras, los fines de la justicia pueden verse frustrados por quienes pueden pagar el costo.

La reforma, la reorganización y el fortalecimiento de todo nuestro sistema judicial y de aplicación, tanto en el lado civil como en el penal, han sido defendidos durante años por estadistas, jueces y colegios de abogados. Los primeros pasos hacia ese fin ya no deberían retrasarse. La justicia rígida y rápida es la primera salvaguardia de la libertad, la base de toda libertad ordenada, la fuerza vital del progreso. No debe llegar a ser en nuestra República que pueda ser derrotada por la indiferencia del ciudadano, por la explotación de los retrasos y enredos de la ley, o por combinaciones de criminales. La justicia no debe fallar porque las agencias de ejecución son delincuentes o están organizadas de manera ineficiente. Considerar estos males, encontrar su remedio, es la necesidad más dolorosa de nuestro tiempo.

APLICACIÓN DE LA DECIMOCTAVA ENMIENDA

De los abusos indudables que se han desarrollado bajo la enmienda decimoctava, parte se deben a las causas que acabo de mencionar; pero parte se debe a que algunos Estados no aceptan su parte de responsabilidad en la aplicación concurrente y al hecho de que muchos funcionarios estatales y locales no aceptan la obligación bajo su juramento de cumplir con celo la aplicación de las leyes. Con los fracasos de estas muchas causas ha surgido una peligrosa expansión en los elementos delictivos que han encontrado oportunidades ampliadas para comerciar con licor ilegal.

Pero una gran responsabilidad recae directamente sobre nuestros ciudadanos. Habría poco tráfico de licor ilegal si solo los delincuentes lo frecuentaban. Debemos despertar al hecho de que este patrocinio de un gran número de ciudadanos respetuosos de la ley está suministrando recompensas y estimulando el crimen.

Fui seleccionado por usted para ejecutar y hacer cumplir las leyes del país. Me propongo hacerlo en la medida de mis propias capacidades, pero la medida del éxito que alcanzará el Gobierno dependerá del apoyo moral que ustedes, como ciudadanos, amplíen. El deber de los ciudadanos de apoyar las leyes de la tierra es equivalente al deber de su gobierno de hacer cumplir las leyes que existen. Los hombres y mujeres de buena voluntad -que, lo sé, no desconocen las responsabilidades de la ciudadanía- no pueden dar un servicio nacional mayor al que deberían, por su ejemplo, ayudar a erradicar el delito y proscribirlo al negarse a participar en él. condenando todas las transacciones con licor ilegal. Todo nuestro sistema de autogobierno se derrumbará ya sea si los funcionarios eligen qué leyes impondrán o si los ciudadanos eligen qué leyes apoyarán. El peor mal de la indiferencia por alguna ley es que destruye el respeto por toda ley. Para nuestros ciudadanos patrocinar la violación de una ley particular sobre la base de que se oponen a ella es destructiva de la base misma de toda esa protección de la vida, de los hogares y la propiedad que reclaman con razón bajo otras leyes. Si a los ciudadanos no les gusta una ley, su deber como hombres y mujeres honestos es desalentar su violación; su derecho es abiertamente a trabajar para su derogación. Para nuestros ciudadanos patrocinar la violación de una ley particular sobre la base de que se oponen a ella es destructiva de la base misma de toda esa protección de la vida, de los hogares y la propiedad que reclaman con razón bajo otras leyes. Si a los ciudadanos no les gusta una ley, su deber como hombres y mujeres honestos es desalentar su violación; su derecho es abiertamente a trabajar para su derogación. Para nuestros ciudadanos patrocinar la violación de una ley particular sobre la base de que se oponen a ella es destructiva de la base misma de toda esa protección de la vida, de los hogares y la propiedad que reclaman con razón bajo otras leyes. Si a los ciudadanos no les gusta una ley, su deber como hombres y mujeres honestos es desalentar su violación; su derecho es abiertamente a trabajar para su derogación.

Para aquellos de mentalidad criminal no puede haber apelación sino la aplicación vigorosa de la ley. Afortunadamente, no son más que un pequeño porcentaje de nuestra gente. Sus actividades deben ser detenidas.

UNA INVESTIGACIÓN NACIONAL

Propongo designar una comisión nacional para una investigación exhaustiva de toda la estructura de nuestro sistema federal de jurisprudencia, para incluir el método de aplicación de la enmienda décimo octava y las causas de abuso bajo este. Su objetivo será hacer recomendaciones para la reorganización de la administración de las leyes federales y el procedimiento judicial que se considere conveniente. Mientras tanto, es esencial que una gran parte de las actividades de aplicación se transfiera del Departamento del Tesoro al Departamento de Justicia como un comienzo de una organización más efectiva.

LA RELACIÓN DEL GOBIERNO CON LAS EMPRESAS

La elección ha confirmado una vez más la determinación del pueblo estadounidense de que la regulación de la empresa privada y no la propiedad u operación del Gobierno es el curso que debe seguirse en nuestra relación con las empresas. En los últimos años, hemos establecido una diferenciación en todo el método de regulación comercial entre las industrias que producen y distribuyen productos básicos, por un lado, y los servicios públicos, por el otro. En el primero, nuestras leyes insisten en la competencia efectiva; en este último caso, porque conferimos sustancialmente un monopolio al limitar la competencia, debemos regular sus servicios y tarifas. La aplicación estricta de las leyes aplicables a ambos grupos es la base misma de la igualdad de oportunidades y la libertad de dominación para toda nuestra gente, y es tan esencial para la estabilidad y la prosperidad de las empresas como para la protección del público en general. Tal regulación debe ser extendida por el Gobierno Federal dentro de las limitaciones de la Constitución y solo cuando los Estados individuales no tienen poder para proteger a sus ciudadanos por su propia autoridad. Por otro lado, deberíamos ser valientes cuando la autoridad descansa solo en el gobierno federal.

COOPERACIÓN POR EL GOBIERNO

El objetivo más amplio de nuestro pensamiento económico debería ser establecer con mayor firmeza la estabilidad y la seguridad de las empresas y el empleo, y así eliminar la pobreza aún más lejos de nuestras fronteras. En los últimos años, nuestra gente ha desarrollado una nueva capacidad de cooperación entre ellos para lograr altos propósitos en el bienestar público. Es un avance hacia la más alta concepción del autogobierno. El autogobierno no implica ni debe implicar el uso de agencias políticas solamente. El progreso nace de la cooperación en la comunidad, no de las restricciones gubernamentales. El gobierno debería ayudar y alentar estos movimientos de autoayuda colectiva cooperando con ellos. Las empresas han logrado un gran progreso en la mejora del servicio, en la estabilidad, en la regularidad del empleo y en la corrección de sus propios abusos. Tal progreso, sin embargo, puede continuar solo mientras las empresas manifiesten su respeto por la ley.

Existe un campo de cooperación igualmente importante por parte del Gobierno Federal con la multitud de agencias, estatales, municipales y privadas, en el desarrollo sistemático de aquellos procesos que afectan directamente la salud pública, la recreación, la educación y el hogar. Necesitamos además perfeccionar los medios por los cuales el gobierno puede adaptarse al servicio humano.

EDUCACIÓN

Aunque la educación es principalmente una responsabilidad de los Estados y las comunidades locales, y con razón, sin embargo, la Nación en su conjunto está vitalmente interesada en su desarrollo en todas partes con los más altos estándares y para completar la universalidad. El autogobierno solo puede tener éxito a través de un electorado instruido. Nuestro objetivo no es simplemente superar el analfabetismo. La Nación ha marchado mucho más allá de eso. Cuanto más complejos se vuelven los problemas de la Nación, mayor es la necesidad de una instrucción más y más avanzada. Además, a medida que aumenta nuestro número y nuestra vida se expande con la ciencia y la invención, debemos descubrir más y más líderes para todos los ámbitos de la vida. No podemos esperar tener éxito en dirigir esta civilización cada vez más compleja a menos que podamos extraer todo el talento del liderazgo de todo el pueblo. Una civilización tras otra se ha destruido ante el intento de asegurar un liderazgo suficiente de un solo grupo o clase. Si evitáramos el crecimiento de las distinciones de clase y refrescáramos constantemente nuestro liderazgo con los ideales de nuestro pueblo, debemos alejarnos constantemente de la masa general. La plena oportunidad para que cada niño y niña surja a través de procesos selectivos de educación solo puede garantizarnos este liderazgo. Si evitáramos el crecimiento de las distinciones de clase y refrescáramos constantemente nuestro liderazgo con los ideales de nuestro pueblo, debemos alejarnos constantemente de la masa general. La plena oportunidad para que cada niño y niña surja a través de procesos selectivos de educación solo puede garantizarnos este liderazgo. Si evitáramos el crecimiento de las distinciones de clase y refrescáramos constantemente nuestro liderazgo con los ideales de nuestro pueblo, debemos alejarnos constantemente de la masa general. La plena oportunidad para que cada niño y niña surja a través de procesos selectivos de educación solo puede garantizarnos este liderazgo.

SALUD PÚBLICA

En salud pública, los descubrimientos de la ciencia han abierto una nueva era. Muchas secciones de nuestro país y muchos grupos de nuestros ciudadanos padecen enfermedades cuya erradicación son meras cuestiones de administración y gastos moderados. El servicio de salud pública debe estar tan completamente organizado y tan universalmente incorporado a nuestro sistema gubernamental como lo es la educación pública. Los beneficios son miles de beneficios económicos, e infinitamente más en la reducción del sufrimiento y la promoción de la felicidad humana.

LA PAZ MUNDIAL

Los Estados Unidos aceptan plenamente la profunda verdad de que nuestro propio progreso, prosperidad y paz se entrelazan con el progreso, la prosperidad y la paz de toda la humanidad. El mundo entero está en paz. Los peligros para la continuación de esta paz hoy en día son en gran medida el temor y la sospecha que aún acechan al mundo. Ninguna sospecha o temor puede dirigirse correctamente hacia nuestro país.

Aquellos que tienen una verdadera comprensión de Estados Unidos saben que no deseamos la expansión territorial, la dominación económica o de otro tipo de otros pueblos. Tales propósitos son repugnantes a nuestros ideales de libertad humana. Nuestra forma de gobierno está mal adaptada a las responsabilidades que inevitablemente siguen la limitación permanente de la independencia de otros pueblos. Los observadores superficiales parecen no encontrar un destino para nuestro creciente aumento de población, en riqueza y poder, excepto el del imperialismo. No ven que el pueblo estadounidense está absorto en la construcción de un nuevo sistema económico, un nuevo sistema social, un nuevo sistema político, todos los cuales se caracterizan por las aspiraciones de libertad de oportunidades y, por lo tanto, son la negación del imperialismo. No se dan cuenta de que, debido a nuestra abundante prosperidad, nuestros jóvenes presionan cada vez más en nuestras instituciones de aprendizaje; que nuestra gente busca una visión más amplia a través del arte, la literatura, la ciencia y los viajes; que se están moviendo hacia una vida moral y espiritual más fuerte, que a partir de estas cosas nuestras simpatías se están ampliando más allá de los límites de nuestra Nación y se precipitan hacia su verdadera expresión en una verdadera hermandad del hombre. No logran ver que el idealismo de Estados Unidos lo llevará a ningún canal estrecho o egoísta, sino que lo inspirará a hacer su parte completa como nación hacia el avance de la civilización. Hará eso no por mera declaración, sino tomando parte práctica en el apoyo de todos los compromisos internacionales útiles. No solo deseamos la paz con el mundo, sino para ver la paz mantenida en todo el mundo. Queremos avanzar el reino de la justicia y la razón hacia la extinción de la fuerza.

El reciente tratado para la renuncia a la guerra como instrumento de política nacional establece un estándar avanzado en nuestra concepción de las relaciones de las naciones. Su aceptación debería allanar el camino a una mayor limitación del armamento, cuya oferta sinceramente ampliamos al mundo. Pero su plena realización también implica una mayor y mayor perfección en los instrumentos para la solución pacífica de las controversias entre las naciones. En la creación y el uso de estos instrumentos debemos apoyar cada método sólido de conciliación, arbitraje y solución judicial. Los estadistas estadounidenses fueron de los primeros en proponer y constantemente han urgido al mundo, el establecimiento de un tribunal para la resolución de controversias de carácter justiciable. La Corte Permanente de Justicia Internacional en su principal propósito se identifica así peculiarmente con los ideales estadounidenses y con la habilidad de los estadunidenses. No se ha concebido una instrumentalidad más potente para este propósito y ninguna otra es practicable de establecimiento. Las reservas sobre nuestra adhesión no deben malinterpretarse. Los Estados Unidos no buscan en estas reservas ningún privilegio o ventaja especial, sino solo para aclarar nuestra relación con las opiniones consultivas y otros asuntos que son subsidiarios del principal objetivo del tribunal. El camino debería, y creo que lo será, encontrarlo para que podamos tomar nuestro lugar apropiado en un movimiento tan fundamental para el progreso de la paz. No se ha concebido una instrumentalidad más potente para este propósito y ninguna otra es practicable de establecimiento. Las reservas sobre nuestra adhesión no deben malinterpretarse. Los Estados Unidos no buscan en estas reservas ningún privilegio o ventaja especial, sino solo para aclarar nuestra relación con las opiniones consultivas y otros asuntos que son subsidiarios del principal objetivo del tribunal. El camino debería, y creo que lo será, encontrarlo para que podamos tomar nuestro lugar apropiado en un movimiento tan fundamental para el progreso de la paz. No se ha concebido una instrumentalidad más potente para este propósito y ninguna otra es practicable de establecimiento. Las reservas sobre nuestra adhesión no deben malinterpretarse. Los Estados Unidos no buscan en estas reservas ningún privilegio o ventaja especial, sino solo para aclarar nuestra relación con las opiniones consultivas y otros asuntos que son subsidiarios del principal objetivo del tribunal. El camino debería, y creo que lo será, encontrarlo para que podamos tomar nuestro lugar apropiado en un movimiento tan fundamental para el progreso de la paz. Los Estados Unidos no buscan en estas reservas ningún privilegio o ventaja especial, sino solo para aclarar nuestra relación con las opiniones consultivas y otros asuntos que son subsidiarios del principal objetivo del tribunal. El camino debería, y creo que lo será, encontrarlo para que podamos tomar nuestro lugar apropiado en un movimiento tan fundamental para el progreso de la paz. Los Estados Unidos no buscan en estas reservas ningún privilegio o ventaja especial, sino solo para aclarar nuestra relación con las opiniones consultivas y otros asuntos que son subsidiarios del principal objetivo del tribunal. El camino debería, y creo que lo será, encontrarlo para que podamos tomar nuestro lugar apropiado en un movimiento tan fundamental para el progreso de la paz.

Nuestro pueblo ha determinado que no debemos realizar compromisos políticos, como ser miembros de la Liga de las Naciones, lo que nos puede comprometer de antemano como nación a involucrarse en el arreglo de controversias entre otros países. Se adhieren a la creencia de que la independencia de Estados Unidos de tales obligaciones aumenta su capacidad y disponibilidad para el servicio en todos los campos del progreso humano.

Últimamente he regresado de un viaje entre nuestras hermanas Repúblicas del Hemisferio Occidental. He recibido una hospitalidad sin límites y cortesía como expresión de simpatía hacia nuestro país. Nos tienen vínculos particulares de simpatía e interés común con ellos. Cada uno de ellos está construyendo un carácter racial y una cultura que es una contribución impresionante al progreso humano. Solo deseamos mantener su independencia, el crecimiento de su estabilidad y su prosperidad. Si bien hemos tenido guerras en el Hemisferio Occidental, en general el registro está en alentar el contraste con el de otras partes del mundo. Afortunadamente, el Nuevo Mundo está en gran parte libre de las herencias de miedo y desconfianza que tanto han turbado al Viejo Mundo. Deberíamos mantenerlo así.

Es imposible, mis compatriotas, hablar de paz sin emoción profunda. En miles de hogares en Estados Unidos, en millones de hogares en todo el mundo, hay sillas vacías. Sería una confesión vergonzosa de nuestra indignidad si se desarrollara que hemos abandonado la esperanza por la cual todos estos hombres murieron. Seguramente la civilización es lo suficientemente antigua, seguramente la humanidad es lo suficientemente madura como para que en nuestra propia vida podamos encontrar un camino hacia la paz permanente. En el exterior, al oeste y al este, hay naciones cuyos hijos mezclaron su sangre con la sangre de nuestros hijos en los campos de batalla. La mayoría de estas naciones han contribuido a nuestra raza, nuestra cultura, nuestro conocimiento y nuestro progreso. De uno de ellos derivamos nuestro propio lenguaje y de muchos de ellos gran parte del genio de nuestras instituciones.

Se puede contribuir a la paz respetando nuestra capacidad de defensa. La paz puede ser promovida por la limitación de las armas y por la creación de los instrumentos para el arreglo pacífico de las controversias. Pero se convertirá en realidad solo a través de la autocontención y el esfuerzo activo de amabilidad y ayuda. Yo codicio para esta administración el récord de haber contribuido más para avanzar la causa de la paz.

RESPONSABILIDADES DE LA PARTE

En nuestra forma de democracia, la expresión de la voluntad popular solo puede efectuarse a través de la instrumentalidad de los partidos políticos. Mantenemos que el gobierno del partido no promueve el partidismo intolerante, sino porque se debe dar la oportunidad de expresar la voluntad popular, y la organización estipula la ejecución de sus mandatos y la rendición de cuentas del gobierno ante el pueblo. De esto se deduce que el gobierno tanto en el poder ejecutivo como en el legislativo debe llevar a cabo de buena fe las plataformas sobre las cuales se le confió el poder al partido. Pero el gobierno es el de todo el pueblo; el partido es el instrumento a través del cual se determinan las políticas y se elige a los hombres para que surjan. Las animosidades de las elecciones no deberían tener cabida en nuestro Gobierno,

SESIÓN ESPECIAL DEL CONGRESO

La acción sobre algunas de las propuestas sobre las cuales el Partido Republicano fue devuelto al poder, particularmente la ayuda agrícola adicional y los cambios limitados en el arancel, no puede posponerse en justicia para nuestros granjeros, nuestro trabajo y nuestros fabricantes. Por lo tanto, solicitaré una sesión especial del Congreso para el examen de estas dos preguntas. Trataré con cada uno de ellos en la asamblea del Congreso.

OTROS MANDATOS DE LA ELECCIÓN

Me parece que los mandatos adicionales más importantes de las recientes elecciones fueron el mantenimiento de la integridad de la Constitución; la aplicación vigorosa de las leyes; la continuación de la economía en el gasto público; la regulación continua de los negocios para prevenir el dominio en la comunidad; la negación de la propiedad u operación de negocios por parte del Gobierno en competencia con sus ciudadanos; la evitación de políticas que nos involucrarían en las controversias de naciones extranjeras; la reorganización más efectiva de los departamentos del gobierno federal; la expansión de obras públicas; y la promoción de actividades de bienestar que afectan la educación y el hogar.

Estas fueron las determinaciones más tangibles de las elecciones, pero más allá de ellas estaba la confianza y la creencia de la gente de que no abandonaríamos el apoyo de los ideales y las aspiraciones de América. Estos ideales y aspiraciones son las piedras de toque sobre los cuales deben someterse a prueba la administración cotidiana y los actos legislativos del gobierno. Más que esto, el gobierno debe, en la medida en que esté dentro de sus poderes propios, liderar la realización de estos ideales y el cumplimiento de estas aspiraciones. Nadie puede reducir adecuadamente estas cosas del espíritu a frases o a un catálogo de definiciones. Sabemos cuáles deberían ser los logros de estos ideales: la preservación del autogobierno y sus bases plenas en el gobierno local; la perfección de la justicia, ya sea en el campo económico o en el social; el mantenimiento de la libertad ordenada; la negación de la dominación por cualquier grupo o clase; la creación y preservación de la igualdad de oportunidades; la estimulación de la iniciativa y la individualidad; integridad absoluta en los asuntos públicos; la elección de los funcionarios para la aptitud para la oficina; la dirección del progreso económico hacia la prosperidad para una mayor disminución de la pobreza; la libertad de la opinión pública; el mantenimiento de la educación y del avance del conocimiento; el crecimiento del espíritu religioso y la tolerancia de todas las religiones; el fortalecimiento del hogar; el avance de la paz. la creación y preservación de la igualdad de oportunidades; la estimulación de la iniciativa y la individualidad; integridad absoluta en los asuntos públicos; la elección de los funcionarios para la aptitud para la oficina; la dirección del progreso económico hacia la prosperidad para una mayor disminución de la pobreza; la libertad de la opinión pública; el mantenimiento de la educación y del avance del conocimiento; el crecimiento del espíritu religioso y la tolerancia de todas las religiones; el fortalecimiento del hogar; el avance de la paz. la creación y preservación de la igualdad de oportunidades; la estimulación de la iniciativa y la individualidad; integridad absoluta en los asuntos públicos; la elección de los funcionarios para la aptitud para la oficina; la dirección del progreso económico hacia la prosperidad para una mayor disminución de la pobreza; la libertad de la opinión pública; el mantenimiento de la educación y del avance del conocimiento; el crecimiento del espíritu religioso y la tolerancia de todas las religiones; el fortalecimiento del hogar; el avance de la paz. la libertad de la opinión pública; el mantenimiento de la educación y del avance del conocimiento; el crecimiento del espíritu religioso y la tolerancia de todas las religiones; el fortalecimiento del hogar; el avance de la paz. la libertad de la opinión pública; el mantenimiento de la educación y del avance del conocimiento; el crecimiento del espíritu religioso y la tolerancia de todas las religiones; el fortalecimiento del hogar; el avance de la paz.

No hay un corto camino para la realización de estas aspiraciones. La nuestra es una gente progresista, pero con la determinación de que el progreso debe basarse en la base de la experiencia. Los remedios mal considerados para nuestras fallas solo traen penalizaciones después de ellos. Pero si mantenemos la fe de los hombres en nuestro poderoso pasado que crearon estos ideales, los dejaremos elevados y fortalecidos para nuestros hijos.

CONCLUSIÓN

Este no es el momento ni el lugar para una discusión extensa. Las preguntas a nuestro país son problemas de progreso hacia estándares más altos; no son los problemas de la degeneración. Exigen pensamiento y sirven para agudizar la conciencia y alistar nuestro sentido de responsabilidad para su solución. Y esa responsabilidad recae sobre usted, mis compatriotas, tanto como sobre aquellos de nosotros que hemos sido seleccionados para el cargo.

La nuestra es una tierra rica en recursos; estimulante en su gloriosa belleza; lleno de millones de hogares felices; bendecido con comodidad y oportunidad. En ninguna nación son las instituciones de progreso más avanzadas. En ninguna nación son más seguros los frutos del logro. En ninguna nación es el gobierno más digno de respeto. Ningún país es más querido por su gente. Tengo una fe duradera en su capacidad, integridad y alto propósito. No tengo miedo por el futuro de nuestro país. Está brillante con esperanza.

En presencia de mis compatriotas, consciente de la solemnidad de esta ocasión, sabiendo lo que significa la tarea y la responsabilidad que implica, le pido tolerancia, ayuda y cooperación. Pido la ayuda de Dios Todopoderoso en este servicio a mi país al que me has llamado.


http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...