El proceso de Na Prous Bonett (1325)




El proceso de Na Prous Bonett (1325) 


Na (1) Prous Bonnet, la hija de Durand Bonnet, de la parroquia de Saint-Michel de la Cadière en la diócesis de Nîmes, un habitante de Montpellier desde que tenía alrededor de siete años (según dice ella), fue arrestado allí como acusado y sospechoso de la herejía de las Beguinas que fueron quemadas, y llevado a la prisión de Carcasona, como lo establece su confesión hecha en procedimientos judiciales legítimos. Ella habló libremente, voluntariamente, y sin interrogatorio el 6 de agosto, en el año de nuestro Señor 1325.

Ella afirmó que el Viernes Santo, cuatro años antes de hacer la confesión escrita a continuación, mientras estaba en la iglesia de los franciscanos en Montpellier escuchando el servicio con otras personas, adoraba el crucifijo, como es costumbre hacer. Cuando ella hizo su adoración de esta manera y regresó a su asiento, después de que la misa terminó y la mayoría de la gente había dejado la iglesia, el Señor Jesucristo la transportó en espíritu (es decir, en su alma) a la primera cielo. Cuando ella estuvo allí, vio a Jesucristo tanto en la forma de un hombre como en su divinidad. Él se le apareció y le mostró que su corazón se abrió como la puerta de una linterna. De este corazón salieron rayos del sol, pero más brillantes que los rayos del sol, que la iluminaron por todas partes. Inmediatamente ella vio, clara y abiertamente, la divinidad de Dios, quien le dio su corazón en el espíritu. Ella dijo: "Señor, tengo poco que recomendarme", y Cristo respondió: "Te daré más si eres fiel a mí". (2)

Ella se acercó a él y puso su cabeza debajo del cuerpo de Cristo, y ella no vio nada más que la gran luz que Cristo le dio en esos rayos. Luego regresó al lugar donde vio por primera vez esa luz y miró a Cristo mismo, y al contemplar los rayos, poco a poco cubrieron todo el cuerpo de Cristo. Cuando esto fue visto y hecho, Cristo la reemplazó en su asiento donde ella había estado antes. Entonces ella volvió a sí misma con gran llanto y lágrimas, con gran fervor y amor hacia Dios, y quería que sus compañeros y otras personas supieran lo que había sucedido. Ella no se movió de allí hasta que sus compañeros la llamaron. Luego se levantó y salió de la iglesia, y en el cementerio volvió a ver a un hombre del que quería separarse,

Cuando estaba en casa y en la mesa con sus acompañantes, y estaban hablando del sermón que habían escuchado, los rayos volvieron a brillar sobre ella, y debido a ellos ella estaba tan encendida con fervor y amor que no podía comer. Dejando la mesa, ella fue al solar y comenzó a orar. Luego fueron al servicio Tenebrae, y allí, en la misma iglesia que antes, vio a cierta mujer que le habló e inmediatamente desapareció.

Ella también afirmó que en el siguiente Sábado Santo, cuando ella estaba otra vez allí en la iglesia para el servicio, en el momento de la elevación del cuerpo de Cristo o un poco antes, Dios el Padre se le apareció. Dios le concedió una gran contemplación, y la gracia de contemplar el cielo y de ver a nuestro Señor Jesucristo, así como la oración continua y la percepción continua de Nuestro Señor. Desde entonces, así lo afirma, muy a menudo nuestro Señor Dios le dijo: "Yo mismo te lo he dado a ti como a la Virgen, y lo he guardado conmigo". Ella afirma que con frecuencia vio al Señor Dios cara a cara, y que llegó allí en la forma y la apariencia de un hombre. Después se predicó una indulgencia en Maguelone y ella quería ir a ella, pero el Señor le impidió ir y le dijo: "¿Seré yo el Señor de un alma?" Luego agregó: "San Juan el Bautista fue el heraldo del advenimiento del santo bautismo de Jesucristo, y usted es el anunciador del advenimiento del Espíritu Santo".

Al escuchar esto, se dio cuenta de que el Señor estaba comparando primero a la Virgen y luego al Beato Juan el Bautista, y en su corazón pensó que no era digna de ser comparada con la Virgen y de ser llamada sierva de Cristo, e indigna de ser comparado con San Juan, una voz que llora en el desierto. Entonces ella le respondió al Señor: "Señor, en verdad soy nada, porque me siento pecador y el pecado no es nada". Se entregó a la contemplación y le pidió a Dios que le diera esa gracia a otro.

Finalmente, el Señor respondió: "Lo quieras o no, esto será tuyo". Y el Señor agregó: "Me entrego a ti, y me retengo a mí mismo". Pero esta vez no dijo "en cuanto a la virgen" como lo había dicho antes, pero lo dijo como ella informó aquí.

Ella también afirma que estaba acostumbrada a decir oraciones. Ella gritó tres veces a Dios en voz alta: "Amigo, amigo, amigo", pero el Señor no respondió hasta el tercer clamor, y luego se mostró en una nube y dijo esto:

"Y tú, ¿qué es lo que quieres?"

Ella respondió: "Señor, que tengas misericordia de todos los pecados de los judíos, los sarracenos y todos los pueblos del mundo. Señor, concédenos esto por tu gran misericordia, y por el mérito de tus buenos siervos, que siempre podemos vivir fieles a ti en tu fidelidad. Además, Señor, que tengas misericordia de ti y de tu pobre familia. Te concedamos honor y gloria, Señor. "Cuando esta oración terminó, el Señor Dios respondió". Sé lo que elegí hacer ". Y por muchas veces que completó esta oración, cayó en éxtasis, así lo dijo, porque deseaba tanto que Dios fuese amado y honrado, y ella estaba tan atada a él que la envió con frecuencia a ello. (3) un año mantuvo todo esto oculto y no se lo reveló a nadie, hasta que tuvo una conciencia culpable, porque ya no podía decir sus horas tan completa y perfectamente como lo había hecho antes, es decir, las treinta pantomimas que solía decir para Matins y demás. Finalmente, cuando ella deseaba revelar todo esto a un cierto hombre religioso al que llamaba, el Señor le impidió revelarlo. Al final, ella se lo reveló a una persona a la que llamó, con el permiso del Señor Jesucristo. Después, Dios la reprendió por haber hablado con esta persona, que era un hombre. Luego ella le dijo lo siguiente al Señor Dios: "Señor, tú eres un hombre como él es, y por lo tanto no debes entrar". El Señor respondió: "No soy como los demás hombres, porque la divinidad tomó la naturaleza humana, y la raíz de la persona de Cristo es la divinidad, mientras que los demás son y fueron de la raíz del pecado. "Habiendo dicho esto, el Señor formó un fuego para ella, diciendo:" Mira este fuego, ¿cómo convierte toda la materia y la sustancia de la madera en su naturaleza? De la misma manera, la naturaleza de la divinidad se convierte en sí misma las almas que desea para sí misma. "Así Dios demostró que podría venir al hogar de ella diciendo esto mejor que el hombre antes mencionado.

Poco después vio a otras dos personas como Dios mismo, quienes se unieron en orden, uno después del otro. Uno de ellos comenzó a correr, y cuando lo hizo se colocó en el cuello de ella que está diciendo esto, y el otro se colocó en su brazo derecho, diciendo: "Tú y yo hemos sido hechos uno, y por lo tanto esas palabras son cumplido que te hablé cuando te di el Espíritu Santo, y respondiste que tenías muy poco que recomendarte, y respondí que te daría más si fueras fiel a mí, y ahora, desde que te di el otras dos personas, las del Padre y el Hijo, esa promesa se ha cumplido ahora. Prometí darte más, y ahora tienes toda la trinidad ". Desde entonces las tres personas de la Trinidad vinieron a ella y ella los vio,

Ella también afirma que Dios frecuentemente le dijo: "Me voy totalmente y vuelvo, porque he elegido y he hecho mi cámara en ti".

También una vez el Señor saltó sobre su cuello y formó un caballo blanco con un hombre en él, diciendo: "Mira cómo este hombre controla este caballo como él desea. Así estoy por encima de toda la naturaleza, y te rijo como yo quiero, y estoy contigo donde sea que estés. "Ella afirma que a partir de ese momento toda la santa trinidad estuvo con ella en espíritu, y que Cristo le dijo:" Cuando hiciste el voto de virginidad, te perdoné todos tus pecados solo tan completamente como perdoné a mi madre cuando estaba en el vientre de su propia madre. Y afirmó que hizo un voto de virginidad y lo ha observado durante veinte años. Nuevamente, dijo y afirmó que Cristo le había dicho que el día en que hizo el voto de virginidad, nueve meses antes del día de la fiesta del hermano Pierre Déjean, el Señor Dios concibió Na Prous en el espíritu; y que en ese día de fiesta, mientras estaba en Narbona, en el sepulcro del antedicho Hermano Pierre Déjean, el Señor le había dado a luz en el espíritu y le había dado tres regalos: el regalo de lágrimas o el llanto cada vez que se paraba en el antes mencionado sepulcro; una fragancia o un olor mayor que nunca antes había olido; y un calor suave y dulce como si un manto hubiera sido arrojado sobre sus hombros y envuelto alrededor de ella. Nuevamente, en ese momento, el Señor le dijo que la había alimentado con dos cosas, trabajos corporales y alimentos espirituales; y quince años después de haber estado en el sepulcro, el Señor le había dado el Espíritu Santo. De nuevo,

Ella afirma además que la divinidad que Dios le dio formó para sí un cuerpo del espíritu de entendimiento más precioso y más puro que el que ella tenía, y que no había ningún ángel ni arcángel ni santo en el paraíso que pudiera haberse involucrado en esto. o lo impidió.

Ella también afirma que el espíritu que Dios le dio fue el mismo que en otro tiempo despojó al infierno y restauró toda la naturaleza humana. También que Dios le dijo: "La Santísima Virgen María fue la donadora del Hijo de Dios y tú serás la donadora del Espíritu Santo". Cuando ella escuchó esto, se asustó y oró a Dios, diciendo: "Señor Dios, escúchame de ese pecado de orgullo por el cual el ángel Lucifer cayó del cielo". Y el Señor Dios respondió: "Escucharé tu oración". Después de eso, el Señor formó en su espíritu y visión a un gran número de hombres, es decir, hombres de penitencia. También le mostró un gran río, y había una calzada que convertía toda el agua a un lado del río y no a la otra. Dios le dijo que el día que le dio el Espíritu Santo, él colocó esa calzada en el río. Más tarde vio que el agua corría por ese lado, y más tarde aún vio que no fluía ninguna y que estaba completamente seca. Entonces el Señor le explicó el símbolo, diciendo que el fluir de esa agua representaba su gracia. Agregó que la gracia de Dios comenzó a disminuir en parte cuando se destruyó el evangelio de Cristo, es decir, cuando se condenó la escritura de Pierre Déjean, ya que en ese momento el sacramento del altar perdió su poder. Esta Navidad que viene habrá sido dos años desde que ocurrió y más tarde todavía vio que ninguno fluía allí, y estaba completamente seco. Entonces el Señor le explicó el símbolo, diciendo que el fluir de esa agua representaba su gracia. Agregó que la gracia de Dios comenzó a disminuir en parte cuando se destruyó el evangelio de Cristo, es decir, cuando se condenó la escritura de Pierre Déjean, ya que en ese momento el sacramento del altar perdió su poder. Esta Navidad que viene habrá sido dos años desde que ocurrió y más tarde todavía vio que ninguno fluía allí, y estaba completamente seco. Entonces el Señor le explicó el símbolo, diciendo que el fluir de esa agua representaba su gracia. Agregó que la gracia de Dios comenzó a disminuir en parte cuando se destruyó el evangelio de Cristo, es decir, cuando se condenó la escritura de Pierre Déjean, ya que en ese momento el sacramento del altar perdió su poder. Esta Navidad que viene habrá sido dos años desde que ocurrió porque en ese momento el sacramento del altar perdió su poder. Esta Navidad que viene habrá sido dos años desde que ocurrió porque en ese momento el sacramento del altar perdió su poder. Esta Navidad que viene habrá sido dos años desde que ocurrió

También afirma que Dios le dijo que Cristo tenía dos naturalezas, una humana y la otra divina, y que la destrucción del Evangelio era una ofensa contra su naturaleza humana, mientras que la destrucción de la escritura del Espíritu Santo dada al Hermano Pierre Déjean es una ofensa contra su naturaleza divina.

También Cristo le dijo que el Papa que precede al presente era como ese hombre bueno que colocó el cuerpo crucificado de Cristo en una tumba, y que este Papa actual, Juan XXII, es como Caifás, quien crucificó a Cristo. Además, los pobres beguines que fueron quemados, y también los leprosos quemados, eran como los inocentes decapitados por la orden de Herodes. De nuevo, así como Herodes consiguió la muerte de niños inocentes, así este Herodes, el diablo, consiguió la muerte de esos bebedores y leprosos quemados. Nuevamente, ella afirma que Cristo le dijo que el pecado de este Papa es tan grande como el pecado de Caín, y una cuarta parte es tan grande como el pecado de Caifás, y una quinta parte tan grande como lo fue el pecado de Simón el Mago y otra parte tan grande como el pecado de Herodes.

Cristo también le dijo, ella afirma, que el pecado de este Papa cuando traicionó a los frailes franciscanos hasta la muerte fue tan grande como el pecado de Adán cuando comió la manzana. Y cuando él condenó el Evangelio, el pecado de este Papa fue tan grande como el pecado de Adán cuando probó la manzana y la sacó de la avaricia, percibiendo que él había pecado; porque fue entonces cuando debió buscar la misericordia del Señor Dios nuestro Dios. Una vez más, el pecado de este Papa, cuando condenó la escritura del hermano Pierre Déjean, el santo padre, fue tan grande como el pecado de Adán cuando comió la manzana y, a causa de eso, acusó a la mujer Eva, diciendo que había comido la manzana que le ofreció ella; porque él debería haberla gobernado, ya que el hombre es la cabeza de la mujer, y en cambio la acusó. De manera similar, este Papa, como cabeza de la santa iglesia de Dios, debería haber gobernado la iglesia de acuerdo con la voluntad de Dios, es decir, la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. como cabeza de la santa iglesia de Dios, debería haber gobernado la iglesia según la voluntad de Dios, es decir, la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. como cabeza de la santa iglesia de Dios, debería haber gobernado la iglesia según la voluntad de Dios, es decir, la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. debería haber gobernado la iglesia según la voluntad de Dios, es decir, la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. debería haber gobernado la iglesia según la voluntad de Dios, es decir, la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. Y así como Adán, a causa de este pecado, perdió la gracia que Dios le había otorgado anteriormente, este Papa, a causa de su pecado, perdió la gracia que le dio el Señor Jesucristo, porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa. porque el castigo es igual al pecado, y consecuentemente los sacramentos han perdido su poder. Además, así como Adán nunca pudo recuperar la gracia que había perdido, entonces este Papa nunca podrá recuperar la gracia que tenía al principio y luego perder, eso; porque así como toda la naturaleza humana estaba espiritualmente muerta a través del pecado de Adán, el primer hombre, así que el cristianismo como un todo está espiritualmente muerto debido al pecado de este Papa.

De nuevo, ella afirmó que el pecado de este Papa es tan grande como el de Caín, porque así como Caín mató a su hermano, este Papa mató toda la naturaleza humana, que es, como Cristo le dijo, el hermano de este Papa. Una vez más, es tan grande como el pecado de Simón el Mago, porque Simón el Mago quería ser adorado por los pueblos del mundo y este Papa quiere ser adorado de la misma manera. Una vez más, Simón el Mago honró la cruz de Jesucristo y honró a un gallo que Simón llevó consigo y afirmó que era el Espíritu Santo; mientras que el Papa no honra la cruz de Cristo (es decir, los pobres de Cristo) ni honra al gallo (es decir, la Sagrada Escritura, porque el gallo representa al Espíritu Santo, que se acalle en las Sagradas Escrituras). De nuevo, este papa coincidió con el mal de Herodes,

Una vez más, ella dice que este Papa le ha robado a Cristo la conversión del gallo, es decir, la conversión del mundo entero, (4) porque Cristo se preparó una sociedad tan solemne como la que él preparó en el momento de su muerte. pasión. Debido a esto, Cristo le pidió al Papa que le explicara la conversión del mundo, y como el Papa fue tan tonto y estúpido como para transgredir la orden de Dios, ese Papa, Cristo le dijo, cayó de la gracia que tenía, la gracia dado por Cristo al bendito apóstol Pedro. Lo perdió cuando condenó o entregó a la muerte a los hermanos antes mencionados. Y ni él ni nadie más recuperarán esa gracia.

Además, dijo que debido a que el Papa destruyó las escrituras del Hermano Pierre Déjean, escritas por la mano de la divinidad, el sacramento del altar perdió su efectividad y poder, que nunca se recuperará. Por esta razón, Dios quitó al Papa y a todos los demás la gracia de los sacramentos. Asimismo, Jesucristo le dijo, por lo que ella afirma, que San Pedro había confesado que Jesucristo era el verdadero Hijo del Dios viviente, y que este Papa confesó a Cristo como un pecador cuando dijo que Cristo era dueño de las cosas tanto individualmente como en común. .

Una vez más, Jesucristo le dijo que San Francisco comenzó su orden en la misma perfección y altitud que tenía Cristo, cuando comenzó con sus apóstoles a mantener la pobreza. En esa misma perfección y altitud, San Francisco comenzó a aferrarse a la pobreza con sus hermanos.

Nuevamente, Cristo le dijo que así como el nombre más noble entre los ángeles le fue dado a Lucibel, de la misma manera el nombre más noble entre todos los hombres en este mundo fue dado al Papa actual; y así como el nombre más terrible entre todos los demonios le fue dado a Lucifer, entonces el nombre más terrible entre todos los hombres en el mundo le fue dado a este Papa. Como dice Cristo, Dios primero le dio a Lucibel un nombre más noble y bello que los que le dieron a los otros ángeles, y más tarde Dios le dio otro nombre más terrible que todos los nombres de los otros demonios, Lucifer. Una vez más, Jesucristo le dijo que debido a que este Papa ha producido tanto viento y estupidez, tanta malicia y maldad, por esa razón, así como Cristo le dio el nombre más hermoso otorgado a cualquier hombre en este mundo, porque primero se lo llamó "apóstol" o "papa", (5) entonces Cristo le dio el nombre más terrible de todos, el "Anticristo". Cristo le impuso ese nombre, así lo afirmó ella, el viernes anterior a la fiesta de la Natividad del Señor que acaba de pasar.

Nuevamente Cristo dijo, entonces ella afirma, que después de que Dios creó a todos los ángeles en el paraíso celestial y de Adán y Eva en el paraíso terrestre, y vio que ambos perdieron la gracia que primero se les dio, fue más tarde la voluntad y el consejo de todos la trinidad para dar ambas gracias al hombre y a la mujer, tanto la gracia que los ángeles perdieron como la que Adán perdió; es decir, el paraíso celestial perdido por los ángeles y el paraíso terrestre perdido por Adán y Eva a través de su pecado.

Asimismo, Cristo le dijo que por el consejo de toda la Trinidad, colocó a su hijo en la Virgen María, y que Dios colocó a su hijo en la Virgen de tal manera que Dios no se disminuyó. Asimismo, esa divinidad que se le dio a la Virgen formó para sí un cuerpo de la sangre más preciosa y pura que podría haber en la Virgen; y no había ningún ángel ni arcángel ni santo en el paraíso que estuviera involucrado en esto, sino que solo Jesucristo mismo formó su cuerpo; de la misma manera que Cristo no regresó a Dios el Padre hasta que haya cumplido todo lo que la Trinidad entera había establecido, y que toda la Santa Trinidad había establecido que Cristo tenía que recibir carne humana en la Virgen, y que él era Dios y hombre, y que debería devolver al hombre lo que el hombre había perdido,

Asimismo, ella testificó, Cristo dijo que en virtud de su pasión Cristo mismo ordenó el paraíso terrenal y lo encerró con los diez mandamientos. En este paraíso, coloquen los siete sacramentos y los siete dones del Espíritu Santo y las cuatro virtudes cardinales; y en el paraíso terrestre, es decir, en la iglesia, las personas pueden confesar sus pecados con tal amargura de corazón que Dios perdona todas las cosas. Nuevamente, en ese paraíso terrenal la gente podía ver el cuerpo de Cristo con tal reverencia que todos sus pecados fueron perdonados. Nuevamente, podrían escuchar misa con tanta reverencia que todos sus pecados fueron remitidos. De nuevo, en ese paraíso terrenal la gente podía recibir el cuerpo de Cristo con tal reverencia que todos sus pecados fueron remitidos,

Una vez más, Cristo le dijo a ella, por lo que ella afirma, que en ese paraíso terrestre Cristo colocó a Elijah y Enoch, y que Elijah era San Francisco mientras que Enoc era el hermano Pierre Déjean, quienes dieron testimonio de Jesucristo. San Francisco dio testimonio de la vida de pobreza instituida por Cristo, mientras que el hermano Pierre Déjean dio testimonio de la divinidad en la Sagrada Escritura, en la cual descubrió todas las palabras de los santos y las transmitió en sus escritos a través del poder del Espíritu Santo dado a él. Una vez más, Cristo le dijo, por lo que ella afirma, que el Anticristo mató a Elijah y Enoc, es decir, San Francisco y el Hermano Pierre Déjean, en el medio de la calle, (6) qué calle ella dijo que era la Sagrada Escritura.

Una vez más, Cristo le dijo a él, por lo que ella afirma, que habría perdonado a Lucifer y le habría perdonado su pecado si lo hubiera reconocido, y que, como Adán reconoció su pecado, Dios lo perdonó. Nuevamente, si Caín, Caifás, Simón el Mago y Herodes se hubieran arrepentido y hubieran pedido misericordia a Dios, lo habrían recibido. Una vez más, Cristo le dijo, por lo que ella afirma, que decir "Anticristo" es lo mismo que decir "la suma total de todo mal", que el Anticristo mismo -por lo que ella quiere decir este Papa- concuerda con el mal absoluto de todos los demonios, Lucifer y todo el resto que cayó del cielo. De nuevo, este Anticristo combina todo el mal de todos los hombres malvados que alguna vez vivieron, y debido a esto, el Anticristo, a menos que se arrepienta, recibirá un castigo tan grande como Lucifer y todos sus demonios recibieron, y a menos que se arrepienta, recibirá tanto castigo en el infierno como todas las personas que estén allí juntas estén recibiendo. Sin embargo, Cristo dijo que ella perdonaría al Anticristo por todos sus defectos si se arrepentía, reconocía sus pecados y creía en el Espíritu Santo.

De nuevo, Cristo le dijo, entonces ella afirma, que sufrió el sufrimiento y la muerte en su carne por el pecado de Adán, y así soportó el sufrimiento y la muerte en el espíritu debido al pecado del Anticristo, porque así como Dios tiene un solo hijo, él tiene solo un espíritu Nuevamente, afirmó, Dios le había dicho que el poder duró desde ese momento hasta el momento en que Dios el Padre colocó a su Hijo en la Virgen María, y luego toda la trinidad le dio todo su poder a Dios el Hijo en la Virgen María, y este poder dado al Hijo duró hasta el momento en que Dios le dio el Espíritu Santo al antes mencionado Pierre Déjean. Toda la santa trinidad dio su poder al Espíritu Santo, que le fue dado a Pierre Déjean.

Una vez más, Cristo le dijo, por lo que ella afirmó, que el hijo de Dios luchó con el demonio en combate singular, y de manera similar la escritura del Espíritu Santo dada al antes mencionado Pierre Déjean luchó con el Anticristo en combate singular. Una vez más, Na Prous dijo y afirmó que en ese momento el Señor Jesucristo le dijo que debía ir a cierta aldea (a la que ella llamó) y le dijo lo siguiente a ciertas personas a las que él nombró (y a las que también llamó): No tendré nada que ver con sus dones o sus oraciones, ya que solo me interesan dos cosas: que pongan su corazón y su mente en la obra del Espíritu Santo y que, en adelante, mantengan su cuerpo preparado para el martirio si debería ser necesario, porque el Espíritu Santo hará grandes cosas y dará grandes regalos. "Ella dijo que la gente no le dio respuesta, y más tarde regresó a otra aldea y le dijo a ciertas personas:" Hoy me veo obligado a hablar con usted, y a menos que crea lo que le dije, ahora diga y dirá que nunca lo hará. ser salvado. Entonces la gente le preguntó: "¿Qué son estas cosas que has dicho, ahora dices y dirás?" Ella respondió: "Aquí hay alguien que te dirá", mostrándoles un cierto hombre (a quien ella llamó) que estaba allí.

Una vez más, el Señor le dijo a ella, por lo que ella afirma, que el primer Papa que el Hijo de Dios ordenó fue San Pedro, y el primer Papa que el Espíritu Santo ordenó era el hermano Guillaume Giraud de la orden franciscana, y que debido a este Papa presente Merecido perder su gracia, Dios se lo dio al ya mencionado Guillaume Giraud.

De nuevo, ella dijo que Dios una vez le dijo que dos mujeres fueron nombradas o descritas en las Sagradas Escrituras. El hijo de Dios debía ser dado a uno, y el Espíritu Santo debía ser dado al otro. Y Dios le dijo que era ella, Na Prous, a quien se le debía dar el Espíritu Santo. Cuando le suplicó a Dios que no la conociera, el Señor le dijo: "Es necesario que se te conozca como la virgen María era conocida entre los apóstoles", y finalmente consintió. Nuevamente, ella afirmó que Jesucristo le dijo a esa hora en que Cristo nació que el sacramento del altar perdió su poder, es decir, hace dos años desde la Navidad venidera, ya esa hora las puertas del paraíso estaban cerradas y prohibidas, y desde ese punto en adelante ni una sola alma entró. Todos los que Él desea salvar se ponen en el lugar donde estaban los santos padres, (7) y debido a que el pecado de este Papa es, como se ha dicho, tan grande como el de Adán, era necesario que Cristo muriera de nuevo. en persona y espíritu para que las almas puedan ser salvas, porque de lo contrario ningún alma volvería a entrar en el paraíso. Y esto ha ocurrido, ella afirma. Cristo murió por segunda vez en persona y en espíritu, por lo que ella afirma que el señor Dios mismo se lo dijo.

Una vez más, el Señor Jesucristo le dijo, por lo que ella afirma, que cierto notario a quien ella nombra, a quien Na Prous expuso y relacionó las cosas antes mencionadas y que no estaba dispuesto a creerle, junto con aquellos que sostenían la opinión de este notario, crucificó públicamente al Señor Jesucristo en espíritu, y que un cierto fraile franciscano apóstata a quien ella nombró, a quien ella reveló las cosas antes mencionadas, y los que se mantuvieron en la opinión del dicho apóstata (a quien ella no llama un apóstata), crucificó al Señor Jesucristo en secreto. Usando esta similitud, ella dijo que de la misma manera que Dios envió a su Hijo a los expertos legales entre los judíos, así que Dios primero envió el Espíritu Santo a los expertos legales entre los cristianos, es decir, al notario antes mencionado, y así es obvio que así como los expertos legales entre los judíos conocían al Hijo de Dios, así los expertos legales de los cristianos conocían el Espíritu Santo de Dios, porque de la misma manera que los judíos crucificaron al Hijo de Dios en su persona , también lo hicieron estos, es decir, los expertos legales de los cristianos, crucificaron el Espíritu Santo en persona, es decir, en la persona del hablante, Na Prous. En consecuencia, todas estas cosas, por lo que ella afirma, el Señor Dios le dijo a ella, y Dios, como ella dijo antes, le dio el Espíritu Santo. crucificar al Espíritu Santo en persona, es decir, en la persona del que habla, Na Prous. En consecuencia, todas estas cosas, por lo que ella afirma, el Señor Dios le dijo a ella, y Dios, como ella dijo antes, le dio el Espíritu Santo. crucificar al Espíritu Santo en persona, es decir, en la persona del que habla, Na Prous. En consecuencia, todas estas cosas, por lo que ella afirma, el Señor Dios le dijo a ella, y Dios, como ella dijo antes, le dio el Espíritu Santo.

Una vez más, ella dice que Dios, cuando ordenó las órdenes de San Francisco y Santo Domingo, hizo un gran trabajo, tan grande como cuando creó el mundo. Además, que tantas almas como él haya salvado desde la creación del mundo hasta ese momento en el que estableció las dos órdenes, tantas almas salvará entre entonces y el fin del mundo. De nuevo, que tantos santos como hubo hasta el tiempo antes mencionado, tantos grandes santos existirán desde entonces hasta el fin del mundo.

Una vez más, que San Francisco es un santo tan grande en el paraíso como el Beato Juan el Bautista, porque así como el Beato Juan preparó el camino para el Señor, San Francisco preparó el camino para el Espíritu Santo. Asimismo, el Señor le dijo, por lo que ella afirma, que le dio tantas gracias y tanta gloria al hermano Pierre Déjean como le dio al Hijo de Dios en su persona, es decir, en la medida en que era hombre y no en la medida en que él era Dios; y así de ahora en adelante habrá que creer que el Señor Dios le dio el espíritu por completo al mencionado Hermano Pierre Déjean, porque de otro modo hombres y mujeres no podrían ser salvados. Porque, por lo que ella afirma que Dios le dijo, en el cuerpo de Jesucristo y en el cuerpo de su Madre, es decir, la Virgen María, no había ninguna mezcla, ya que todo era lo mismo.

Nuevamente, el Señor le dijo que así como Dios gobernó a la Iglesia a través de dos cuerpos de carne, es decir, los cuerpos de Cristo y de su madre, la Virgen María, de la misma manera, él gobierna la iglesia a través de los dos cuerpos del espíritu dado al mencionado fraile Pierre Déjean y a ella que está hablando, Na Prous, ambos espíritus son uno, como ella dijo. Nuevamente, afirmó que el Señor le dijo que quien quiera ser salvo debe creer las palabras de la escritura del Hermano Pierre Déjean, ya que fueron escritas por el poder del Espíritu Santo, y también debe creer las palabras de Na Prous, ya que son hablados por el poder del Espíritu Santo, como ella dijo. Una vez que han sabido estas cosas, no se pueden guardar de otra manera,

Nuevamente, el Señor Dios dará dos cosas a cada persona que cree en las palabras de Na Prous; es decir, él perdonará los pecados de la persona creyente, y le dará a esa persona el Espíritu Santo. Una vez más, el Señor le dio tanta gracia y gloria y tantos regalos a Santo Domingo como le hizo a Abraham. Nuevamente, que Abraham tuvo un hijo de su siervo, y Dios le ordenó a Abraham que enviara a ese hijo al desierto con un barril lleno de agua. Dios llama a esta iglesia moderna sierva, y de este siervo, la orden de Santo Domingo tenía un espíritu. Y así como está claro que el otro era legítimo, también está claro que este espíritu es legítimo, porque así como Abraham envió a ese hijo que había sido engendrado al desierto, así los Predicadores (8) enviaron este espíritu al desierto. Y así como Abraham ordenó a su hijo que tomara un barril lleno de agua, Dios ordenó a los Predicadores que lloraran porque no habían gobernado bien su orden según nuestro Señor. Y Dios ordena tanto a los Predicadores como a los Menores (9) que de ahora en adelante no deberían llevar a cabo más inquisiciones. Nuevamente, Dios ordenó a los Hermanos Predicadores y Hermanos Menores que, así como una vez le ordenó a Abraham que tomara como esposa a una mujer libre que era anciana, entonces él les ordena que deben tomar y aferrarse a sus viejas disciplinas establecidas y observadas por el bendito Domingo y San Francisco. De nuevo, así como el hijo de Abraham por la mujer libre tuvo doce hijos que fueron patriarcas, esta nueva orden de Predicadores, si observa su disciplina como antes, tendrá doce hijos con este espíritu, y estos son llamados las doce puertas en las Sagradas Escrituras, y Dios rehabilitará al pueblo judío a través de esta orden. De nuevo, ella afirmó que así como Adán tuvo dos hijos, Abel y Caín, entonces ahora en esta era, el señor Dios se refiere a sí mismo como Adán y ha dicho que engendró dos hijos. Así como Adán tuvo dos hijos por Eva, Dios también ha tenido dos hijos en la iglesia moderna, porque, como él dijo, así como Eva fue desobediente, esta iglesia fue desobediente. Por lo tanto, Dios llama a esta iglesia Eva, o eso dijo ella. Nuevamente, así como Adán tuvo dos hijos por Eva, Abel y Caín, entonces el Señor Dios tuvo dos hijos, Abel y Caín, por la iglesia, a la que llama Eva. Ese hijo de la iglesia que es similar a Abel fue el hermano Pierre Déjean, y el otro, Caín, fue el hermano Tomás de Aquino, de la orden de los Predicadores, recientemente canonizado. Y así como Caín mató físicamente a Abel su hermano, así también el hermano Thomas mató espiritualmente a su hermano, el antedicho Pierre Déjean. Es decir, él mató su escritura. Una vez más, así como la sangre de Abel clamó a Dios por justicia, así el espíritu del antedicho Pierre Déjean clama a Dios por justicia. Ella escuchó todo esto del señor Dios, entonces ella dice.

De nuevo, ella afirma que el Señor le dijo que soportaría tanto sufrimiento como lo hacía la Virgen, y todo lo que Cristo llevaba en su persona, y que ella soportaría todo esto en el espíritu.

Una vez más, ella dijo y afirmó que el Señor Dios le había dicho que el libro que el Beato Juan dijo que había visto sellado con siete sellos, ella misma, Na Prous, abrió. Y que el primer sello fue abierto por el notario de quien habló arriba, y el segundo fue abierto por un cierto fraile minoritario apóstata del que habló arriba, y el tercer sello fue abierto por otra persona a la que ella nombra, y además que todo el libro fue abierto para mí, Mennetus el notario, quien escribe esto.

De nuevo, ese caballo que el bendito Juan dice en el libro de Apocalipsis que vio es Na Prous, y el que se sienta en este caballo blanco es Jesucristo. Nuevamente, el Señor quiere que las reglas de los benditos Francisco y Santo Domingo sean levantadas de nuevo y observadas tan estricta y gloriosamente como cuando San Francisco y Domingo las instituyeron, y no hay una persona viva que pueda contradecir esto, porque si eso ocurriera , La maldición de Dios caería sobre esa persona. Nuevamente, ella dijo que Dios le dijo que todas las obras pronunciadas por Na Prous y escritas arriba eran palabras del Espíritu Santo provistas a ella quien las pronunció por el Espíritu Santo después de que Dios le dio el Espíritu Santo, lo cual ocurrió hace cuatro años. Viernes. Dios ordena a todos que se gobiernen sabiamente de acuerdo con ellos, y desea que sean conocidos en todo el mundo. Una vez más, el señor Dios le ha dicho, por lo que ella afirma, que la verdad de estas cosas, o al menos algunas de ellas, puede encontrarse en tres libros de escrituras sagradas: el Apocalipsis, la Biblia, (10) y Daniel. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas. y desea que sean conocidos en todo el mundo. Una vez más, el señor Dios le ha dicho, por lo que ella afirma, que la verdad de estas cosas, o al menos algunas de ellas, puede encontrarse en tres libros de escrituras sagradas: el Apocalipsis, la Biblia, (10) y Daniel. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas. y desea que sean conocidos en todo el mundo. Una vez más, el señor Dios le ha dicho, por lo que ella afirma, que la verdad de estas cosas, o al menos algunas de ellas, puede encontrarse en tres libros de escrituras sagradas: el Apocalipsis, la Biblia, (10) y Daniel. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas. que la verdad de estas cosas, o al menos algunas de ellas, puede encontrarse en tres libros de las Sagradas Escrituras: el Apocalipsis, la Biblia, (10) y Daniel. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas. que la verdad de estas cosas, o al menos algunas de ellas, puede encontrarse en tres libros de las Sagradas Escrituras: el Apocalipsis, la Biblia, (10) y Daniel. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas. Ella dice que cree fervientemente que todo lo que ha dicho es verdad y que debe llevarse a cabo como se dijo. Ella piensa que ocurrirá y así se verificará. En este Viernes Santo que viene, habrán pasado cuatro años desde que recibió el Espíritu Santo, y ella todavía lo posee. Aunque si ella estuviera siguiendo su propia voluntad en el asunto, ella no querría que todas las cosas mencionadas fueran divulgadas por todo el mundo, Dios quiere que sean divulgadas.

Cuando se le preguntó al respecto, ella dice que nunca le dijeron nada de esto a ninguna persona viva, pero fue Dios solo y el Espíritu Santo quien le dio su conocimiento de ellos. Ella dice que quiere vivir y morir en las creencias antes mencionadas, porque Dios, que nunca ha mentido, le dijo que eran ciertas, y ella no cree que él le mintió. Una vez más, ella dijo que si este Papa actual, es decir, el Papa Juan XXII, y los cardenales, prelados y doctores de la página sagrada deberían contarle y demostrar por la razón y por la autoridad de las Sagradas Escrituras que las cosas antes mencionadas, que ella sostiene y afirma que ella cree y mantiene, es errónea y herética, y debe advertirle que revoque los errores antes mencionados, no los creería ni los obedecería, porque, como ella dijo, el Señor Jesucristo,

Una vez más, ella dijo que si el Papa la excomulgaba a causa de esa desobediencia, ella no pensaría que sería excomulgada ni siquiera se creería condenada si ella muriera bajo la excomunión antes mencionada, porque Dios la ha hecho segura de otra manera, como ella dijo, alegando que no importaba quién la condenara y la quemara por lo que antecede, ella aún se creería salvada y una mártir gloriosa en el paraíso.

Una vez más, dado que ella había dicho que los sacramentos no contribuían a la salvación, se le preguntó si se refería a los siete sacramentos. Ella respondió que el poder otorgado al bendito Pedro y al sacramento del altar había perdido su eficacia, como el Señor le dijo. Ella cree, como ella dice, que ningún sacramento administrado por alguien que no comparte sus puntos de vista contribuye a la salvación. Además, nadie que celebre la eucaristía puede conferir el cuerpo de Cristo sin importar cuán profundamente crean en las obras del Espíritu Santo, porque todos han perdido la gracia de conferir el cuerpo de Cristo y nunca lo recuperarán, ya que ella ha dicho. De nuevo, ella dijo que se salvarían dos tipos de personas: primero, aquellos que entienden y creen las cosas que ella dijo, y a estos Dios les dará entendimiento de las escrituras y de la gracia del Espíritu Santo; y segundo, aquellos que no entienden pero creen de todos modos. Ella afirma que nadie que no crea las dos cosas mencionadas anteriormente, o al menos una de ellas, se salvará, y esa persona tampoco puede salvarse, así que el Señor se lo ha dicho.

Una vez más, ella dijo que de ahora en adelante será necesario para quien quiera ser salvo creer en las obras del Espíritu Santo dadas al Hermano Pierre Déjean y a ella, es decir, creer en las palabras que están en la escritura de dicho dicho. Hermano Pierre Déjean y en las palabras que ella misma ha dicho, que palabras son todas la obra del Espíritu Santo. Ella dice que ahora tenía una gran incomodidad, ya que era necesario decir cosas sobre sí misma que pareciera posible que las dijera sin vanagloria; porque ella preferiría, como ella dice, ser despedazada con espadas, o que un rayo del cielo caería sobre ella y la tendiría tendida en el suelo, antes que decir cosas sobre ella, y preferiría hablar sobre cualquier otra criatura. Pero debido a que Dios la desea y la ordena, ella debe hacer la voluntad de Dios y decirla. Porque el Señor Dios le dijo, como ella afirma, que todos los que creen en los escritos del dicho Hermano Pierre Déjean y las palabras del mismo Na Prous, y obedecen sus mandamientos, serán bautizados en el Espíritu Santo, y el Señor perdonará sus pecados

Una vez más, ella dijo y afirmó que así como el pecado de Adán, nuestro primer padre, fue borrado y redimido por la pasión de Cristo, el tiempo de la pasión que ella dice que ya terminó, el pecado de este Papa, que es un gran como el pecado de Adán, es borrado y redimido por el poder del Espíritu Santo, cuyo comienzo es el final de la pasión del Señor Jesucristo. Ella afirma que el nuevo tiempo del Espíritu Santo y la nueva era de la iglesia comenzó con el hermano Pierre Déjean y continúa en sí misma, como ella dijo. Por lo tanto, ahora hay una nueva era de la iglesia en la que es necesario creer en la obra del Espíritu Santo.

Nuevamente, ella dijo que todos los que creen en la obra del Espíritu Santo y obedecen los mandamientos de Dios, si a veces transgreden uno de los mandamientos, pueden ser salvos mientras se arrepientan en sus corazones y sientan contrición, sin participar en el sacramento de la confesión o el sacramento del altar, porque, como el Señor le dijo a ella (entonces ella afirma), aquel que perdonó los pecados por medio de la confesión de la boca durante el tiempo de la pasión de Cristo, en el tiempo de la obra del Espíritu Santo, a través de la gracia y obra del Espíritu Santo, perdona estos mismos pecados a través de la contrición del corazón. Por lo tanto, estos dos sacramentos, el sacramento del altar y la confesión oral, están completamente anulados y terminados, como ella dijo, pero el sacramento de la penitencia permanece.

Del mismo modo, cuando se le preguntó, ella dijo que Dios ordenó que el sacramento del matrimonio se mantuviera y observara, de esa manera se realizó entre Adán y Eva y en San Juan, (11) y de la misma manera en que se realizó el matrimonio cuando Cristo estuvo presente en las nupcias con el Beato Juan, aunque, cuando fue interrogada, dijo que no sabía de qué manera se llevó a cabo ese matrimonio.

Una vez más, ella dijo que creía que todos los que pecan mortalmente y sienten contrición en sus corazones pueden salvarse sin confesión de boca, siempre y cuando crean en la obra del Espíritu Santo. Ella dice que no hay necesidad de imponer una penitencia para llevar a cabo en este mundo, como el ayuno o alguna otra cosa, porque en virtud del hecho de que la persona está arrepentida, esa persona hace penitencia, y por lo tanto no es necesaria ninguna otra penitencia. Tales personas serán salvas, como ella dijo, porque el Espíritu Santo, en la obra en la cual estas personas creen, les ha conferido gracia y salvación. Ella dice de ahora en adelante que a menudo los capellanes celebran la misa y dicen las palabras adecuadas para consagrar el cuerpo de Cristo en la eucaristía, esto no contribuirá en nada a la salvación de nadie,

De nuevo, ella dijo que el que dio la ley puede quitárselo; pero Cristo dio la ley de los sacramentos y la gracia, y la ha quitado, como ella dijo, a causa del pecado del Papa. De nuevo, ella dijo que todos los hombres y mujeres, ya sean cristianos o judíos, sarracenos o cualquier otra cosa, que creen en la obra del Espíritu Santo serán salvados. Nuevamente, dijo que las cartas, las oraciones de los santos, los evangelios, los padrinos y las buenas palabras de los profetas y otros hombres santos se pueden leer en las iglesias y en otros lugares para alabar a Dios y conmemorar a Dios y los santos, pero los sacramentos no deberían realizado, y si lo son, no servirán de nada.

Asimismo, ella dijo que cada día, cada noche y cada hora ella ve a Dios en el espíritu, y él nunca la abandona; ella dice que el mismo Cristo desea ser el jefe de la iglesia y gobernar las almas, y que de ahora en adelante no permitirá que sea gobernado por ningún Papa, incluso si otro debe ser elegido por los cardenales, ya que el papado queda anulado permanentemente. Interrogado sobre cómo Dios gobierna las almas, ella dijo que lo hace por el Espíritu Santo y por el trabajo del Espíritu Santo. Nuevamente, ella afirmó que el Señor le dijo que Cristo tomó su cuerpo de carne de una virgen pobre para que los pobres y los ricos no tuvieran miedo de culparlo y finalmente crucificarlo, y nadie debería consolarlo como lo crucificaron;

Nuevamente, ella dijo que Dios le dijo que así como Eva, la primera mujer, estaba comenzando y era la causa de la condenación de toda la naturaleza humana o humanidad a través del pecado de Adán, de la misma manera "serás el principio y la causa de la salvación de todos la naturaleza humana o la humanidad a través de esas palabras que te hago hablar, si se cree ". Una vez más, Dios le dijo, por lo que ella afirma, que San Juan vio tres ángeles, el primero de los cuales tenía el signo del Dios viviente, (12) y ese era San Francisco. El segundo tenía una cara como el sol, (13) y ese era el Hermano Pierre Déjean. El tercero llevaba las llaves del abismo, (14) y ese era el Espíritu Santo que Dios le dio a la que habla. Una vez más, ella dijo que el abismo se cerrará y se cerrará a aquellos que creen en sus palabras, y se abrió a aquellos que no lo hacen.

Cuando se le preguntó si Dios le había dicho lo que ella había dicho anteriormente, ella respondió que sí, pero que no se los diría a nadie que viviera a menos que Dios mismo lo obligara a hacerlo.

Lo antedicho hizo su deposición y confesó libre y voluntariamente, y tantas veces como le leyeron su testimonio en lengua vernácula, ella lo confirmó y lo aprobó. Y después de haber sido advertido, preguntado y exhortado muchas veces en los procedimientos judiciales y en otras ocasiones a revocar y abjurar de todo lo arriba mencionado como erróneo y herético, ella perseveró en ellos, alegando que en lo antedicho, como en la verdad, ella desea para vivir y morir

********

Notas:

(1) Corto para domina.

(2) Este intercambio puede traducirse incorrectamente. Por alguna razón, Cristo comienza a hablar provenzal en este punto.

(3) Una traducción más cuestionable de un pasaje que nadie parece entender. Creo que hay un problema en el manuscrito en este punto.

(4) El texto está mutilado aquí y estoy adivinando lo que dijo.

(5) Recuerde que el papa latino realmente significa tanto "papa" como "padre".

(6) Apoc. 11: 8.

(7) Limbo. Según la creencia medieval, entre la crucifixión y la resurrección, Cristo bajó al limbo y liberó a todas las figuras del Antiguo Testamento que habían anticipado al Mesías y habían estado esperando su llegada.

(8) Los dominicanos, oficialmente nombrados Orden de Predicadores.

(9) Los franciscanos, oficialmente nombrados la Orden de los Hermanos Menores.

(10) Ella probablemente se refiere a los evangelios.

(11) Presumiblemente John 2.

(12) Apoc. 7: 2.

(13) Apoc. 10: 1.

(14) Apoc. 20: 1, aunque 9: 1 también habla de una clave para el abismo.

Traducción de David Burr [olivi@mail.vt.edu]






http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...