Historia de la conquista del Yucatán, parte III, Philip Ainsworth

LAS PRIMERAS ENTRADAS ESPAÑOLAS EN YUCATÁ

Los primeros españoles en Yucatán . Aunque Fernando Cortés fue el primer español en penetrar la región ocupada por los itzáes, él no fue, por supuesto, el primero de su raza en conocer a Yucatán y sus habitantes. Se recordará que Colón recibió un indicio de la existencia de Yucatán por parte de algunos comerciantes indios en la Isla
de Guanajo (Isla de Piños) en el año 1502. (Cogolludo, lib. I, cap 1.) 3.1 Aunque no pudo encontrar esto, podemos decir que desde julio de 1502, Yucatán era conocido por los españoles. Los primeros españoles que costaron la costa de Yucatán fueron Juan Díaz de Solís y Vicente Yañez Pinzón, en el año 1506.


En 1511 o 1512, Vasco Nuñez de Balboa, cuya expedición se encontraba en Darién, consideró necesario enviar a La Española suministros. Eligió un cierto Valdivia para el recado, le confió una carabela y lo despidió. Valdivia naufragó en Las Viboras, un arrecife cerca de Jamaica, y solo unos veinte de sus hombres escaparon. (Molina, págs. 11 y ss., Montesinos, volumen ii, página 28 y ss., Landa, p. 15.) Todos fueron capturados por algunos indios de Yucatán, que sacrificaron a todos, excepto a Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero. El último de ellos aprendió el idioma y fue a Chectemal, donde se casó con una mujer india y se convirtió en un miembro de la tribu. (Landa, pp. 14-16. Chectemal = Salamanca = Bacalar = Bakhalal.)


Francisco Hernández de Córdoba, 1517 . Todos los españoles mencionados hasta ahora están conectados muy remotamente con nuestro tema. En 1517, sin embargo, bajo los auspicios de Diego Velázquez, Gobernador de Cuba, se preparó una expedición bajo el mando de Don Francisco Hernández de Córdoba. (Bernal Díaz, volumen I, página 11; Landa, página 16 y sig.) Como esta y otra expedición precedieron inmediatamente a la entrada de Cortés, y como ambas entraron en contacto con miembros de la raza maya, está bien que se debe dar un breve relato de las expediciones de Córdoba y de Grijalva.


Córdoba, con tres naves proporcionadas por él mismo. Lope Ochoa de Caicedo y Cristoval Morante abandonaron Cuba el 8 de febrero de 1517. El propósito declarado de la expedición era capturar esclavos para el mercado cubano, y aunque estaba directamente en contra de la voluntad real, el mismo Velázquez estaba interesado en el proyecto. Después de una vela de veintiún días, los tres barcos divisaron una gran ciudad a unas dos leguas de la costa. Este lugar fue llamado Cabo Catoche por los españoles. Allí tuvo lugar una lucha enérgica entre los nativos y los hombres blancos, en la que estos últimos fueron los vencedores. Muchas ciudades y asentamientos indios fueron vistos mientras los españoles iban por la costa hacia el oeste. En todas partes los indios salieron de sus casas, templos y casas de ídolos para ver a los recién llegados. Por fin se llegó al pueblo de Champoton. Allí, será recordado, los itza habían vivido por muchos años. Por desmoralizada que se haya vuelto la raza maya en otra parte, aquí al menos fue lo suficientemente vigorosa, porque los indios de Champoton o Potonchan infligieron una gran derrota a los españoles. (Bernal Díaz, volumen i, página 24, Landa, p. 20.) El partido regresó a Cuba muy pronto, y Córdoba informó a Velázquez de lo que se había encontrado.


Juan de Grijalva y otros, 1518 . En la primavera de 1518, Velázquez hizo que se preparara otra expedición. Juan de Grijalva iba a ser el comodoro, y Alonso de Ávila, Francisco de Montejo y Pedro de Albarado tenían el mando de un barco. Desde nuestro punto de vista, lo más importante que hizo esta expedición fue visitar la isla de Cozumel. También visitaron Las Mugers, que toma su nombre de los ídolos femeninos encontrados allí por los españoles. Esta fiesta también tocó en Champotón e incluso llegó hasta San Juan de Ulloa y el río Pánuco. 3.2


Cortés en México, 1519 . El año siguiente, 1519, fue testigo de la salida de Fernando, Hernando o Hernán Cortés. Sus logros en México en los años 1519-1524 no nos conciernen. En el último año, sin embargo, inauguró el audaz proyecto de llegar a Honduras por tierra desde México. Como resultado inevitable de este plan, ingresó al territorio de los Itza. El relato de Villagutierre (lib. I, caps. 7, 8) de esta expedición es tan completo que es mejor para nosotros citarlo en su totalidad. Se le pide al lector que estudie la Placa VI para aprender las rutas seguidas por Cortés y otros.


Cuenta de Villagutierre de la Entrada de Cortes, 1524-1525 . "La nación itzálana, habiendo llegado a su lugar de retiro, ahora estaba fortificada en aquellas islas y lagos que ocuparon en medio de muchas otras naciones de bosques bárbaros, ya que ninguno de los demás era tan poderoso como ellos ... Después de mucha lucha Don Fernando Cortés, por la fuerza de las armas y con muchas hazañas brillantes, había capturado la Gran Ciudad de México, capital del Imperio Norteamericano. También había subyugado a muchas otras regiones, casi toda la Nueva España, hacia 1521.


"En 1524, deseoso de establecer Hibueras u Honduras, que es una tierra muy buena, aunque lejos de México, él [Cortés] había armado cinco barcos y un bergantín, todos bien provistos de todo tipo de equipo. En estos los envió. cuatrocientos españoles y treinta caballos 3.3 bajo el mando de Christoval de Olid, que tenía órdenes de tomar en La Habana tantas tropas más como estaban listas para ir. Después, todos debían ir a establecerse en la costa de Honduras, que era el propósito del viaje. Pero Christoval de Olid se levantó en rebelión con los barcos y soldados. Por fin llegó a Honduras, habiendo tomado prisionero a Gil González de Ávila. Cuando todo esto lo supo don Fernando Cortés, envió a Francisco de las Casas con dos barcos y algunos soldados contra el rebelde. Él también hizo que Christoval de Olid se hiciera prisionero. Después ocurrieron las grandes revueltas, peleas y asesinatos que los historiadores relatan, pero que no repetiré ".


Cortes comienza para Honduras . "Don Fernando Cortés estaba muy enojado de que Christoval de Olid, su viejo amigo, se hubiera alzado contra él, causando tanta ruina. Así que decidió ir personalmente a castigar a Olid. Tampoco pensó en la gran pérdida de su ausencia. sería a México suficiente para disuadirlo ...


"No hay argumentos en lo más mínimo cambiaron su decisión. Reunió a todos los españoles que pudo, había más de cuatrocientos soldados de infantería y caballería, además de mucha artillería y equipaje. Además, había entre tres y cuatro mil guerreros indios de México, entre quienes fueron el Rey Quatemoz, el sucesor del gran Motezuma, ... y los Señores de Tacuba y Tezcuco, ciudades en el Lago de México, y otros Señores Mexicanos. Con estos, Cortés tomó su marcha por tierra, y a través de regiones tan ásperas e impenetrable que nunca habían sido presionados por pies humanos. Se abrieron paso a través de los bosques, abriendo caminos y construyendo puentes de madera tan desproporcionadamente gruesos que algunos de ellos aún permanecen en pie y se llaman "Puentes de Cortes". Cortés y sus seguidores sufrieron hambre, moretones, enfermedades, caminos difíciles,


Cortes llega a Izancanac . "Don Fernando Cortés y los que estaban con él llegaron a la ciudad de Izancanac 3.4 en la provincia de Acalan. Se descubrió el complot que el Rey Quatemoz, el Señor de Tacuba y otros jefes mexicanos habían hecho entre ellos para atacar a los españoles mientras estaban cruzando un río o un pantano. Cuando todos los españoles fueron asesinados, los mexicanos planearon recuperar sus dominios, saliendo de su cautiverio. Habiendo celebrado un juicio (aunque algunos dicen que no lo hizo) Cortés dio órdenes de que Quatemoz debería ser ahorcado, junto con el Señor de Tacuba, su primo y otros principales mexicanos. Se dice que ocho fueron colgados ... "


Descripción de una gran ciudad . "Cuando estos acontecimientos se habían terminado, y mientras el ejército marchaba hacia adelante sobre carreteras en mal estado, se encontraron con un pueblo muy grande y nueva, en la que las casas habían sido sólo recientemente finalizado. El lugar estaba rodeado de gran espesor empalizadas de troncos y tablones de muy robustos. Antes de la entrada eran zanjas profundas. Este muro rodearon la ciudad en dos anillos, ambos muy alta. Uno de ellos era como una barbacana, con torres y aspilleras para los arqueros. en otro lugar, pero cerca de la ciudad, en algunas rocas altas, eran sus torres de piedra, trabajadas a mano y provistas de barandas adecuadas. Al otro lado había un profundo pantano, y todas estas cosas servían para hacer del pueblo una gran fortaleza.


"Los españoles entraron a la ciudad sin obstáculos y la encontraron desierta y solitaria. Los indios, sus habitantes, recibiendo noticias de que los españoles venían, se habían retirado a algunas grandes marismas a cierta distancia del pueblo. Al inspeccionar la ciudad y entrar en las casas, los hombres encontraron en todos y cada uno de ellos una gran cantidad de pavos, todos preparados y vestidos para comer por los indios. Además de estas cosas, también encontraron mucho pan de maíz y otros suministros como bebidas, y un plato hecho de carne mezclada con maíz -llamados por esos indios tamales . Todos estaban asombrados de ver tal novedad y, al mismo tiempo, estaban encantados de ver tanta buena comida, ya que habían sufrido tanto por el hambre y la falta de alimento ".


Los españoles sospechan traición . "Todo esto les hizo pensar, porque era un estado de cosas tan nuevo, y les desconcertó saber los planes de los indios de esa ciudad, tanto por la novedad de la situación como porque encontraron en medio de el pueblo era una casa llena de lanzas, arcos, flechas, macanas y otras armas usadas por esos indios en sus guerras. Y al salir a ver si se encontraban tropas fuera del pueblo, no encontraron a nadie, ni tampoco a nadie. , en las milpas o granjas, un solo grano de maíz o cualquier otra verdura, de modo que los españoles estaban aún más confundidos, y se maravillaron, preguntándose unos a otros qué podía significar.


"Mientras los españoles estaban en este suspenso, vinieron quince indios de fuera del pueblo que, como se supo después, eran hombres muy importantes, y cuando llegaron, se presentaron ante Don Fernando Cortés, poniendo las manos en el suelo, y besando la tierra con gran humildad, y medio llorando, rogaron a Cortés que los favoreciera al no quemar su aldea, porque habían venido allí recientemente para fortificarse contra otros indios llamados lacandones, 3.5 que eran sus enemigos. Estos habían sido haciendo una guerra cruel contra ellos, matando a muchos hombres y nivelando y quemando sus aldeas, que anteriormente tenían en las llanuras, como los españoles verían por sí mismos ... "


"Don Fernando Cortés les aseguró por medio de la india, Doña Marina (que había tenido con él desde que ingresó a Tabasco), que no se les haría daño, ni permitiría a ninguno de sus hombres abusar de nada que fuera suyo. Luego, los indios recuperaron su posición vertical, y entonces Don Fernando Cortés preguntó, con gran curiosidad, por qué tantos pavos y aves y todo tipo de alimentos habían sido preparados para su llegada ".


Los indios explican por qué su pueblo estaba desierto . "Los indios respondieron puntualmente que era porque habían estado esperando a sus enemigos mortales, los lacandones, que venían a atacarlos. Si los lacandones ganaban en la batalla, sabían que se les quitarían todas sus propiedades y aves de corral. era de ese tipo, no querían que sus enemigos disfrutaran y se valieran de sus bienes, por lo que tenían la intención de comérselos ellos mismos. Porque si conquistaban a los lacandones en la batalla, irían a sus aldeas y se llevarían todo eso. tenían, para que no les falte lo que ya comieron en sus propias casas ".


Cortés los deja en un espíritu amistoso . "Don Fernando Cortés les dijo que estaba muy afligido por sus guerras y disputas, y que, como se veía obligado a continuar su viaje, no podía detenerse, ni podía ayudarlos y defenderlos contra esos enemigos de los suyos. , agregó, si la situación hubiera sido diferente, lo habría hecho, y verían, lo que no podrían imaginar, cómo dejaría castigar a los lacandones y a estos indios en paz y seguridad en sus casas ".


"Con estos afectuosos discursos, y viendo que no se les hacía daño, esos indios se contentaron grandemente. Le dieron gracias, a su manera, a Cortés y a sus hombres, y al mismo tiempo, le dieron guías para que él pudiera prosigue con su ejército, lo cual hizo. Se encontraron otros pueblos grandes que, como este de donde partieron, llamaron a los Mazotecas. Esto es lo mismo que Villages of Deer, y el nombre se le dio debido a la gran cantidad de personas allí están en ese país plano desde donde partieron ".


La caza de ciervos . "Los ciervos escaparon tan poco y estaban tan libres del susto de los hombres que nuestros soldados a caballo pudieron subir con ellos y matarlos como quisieran. De esta manera, los hombres mataron a muchos de ellos y se los comieron por algunos días. después. Los guías indios, que estaban mostrando a los españoles todo y todos los pueblos de su pueblo que habían sido quemados y arrasados, al preguntárseles por qué era que teniendo tantos ciervos a mano, les permitían ser tan dóciles. Respondieron que en sus aldeas tenían a los ciervos como dioses, ya que su ídolo más grande se les había aparecido en esa forma y les ordenó no matar al venado ni asustarlos. Habían ejecutado esta orden, y como resultado los ciervos eran no fácilmente asustados, ni huyeron de los soldados, y fueron muy numerosos ... "


"Cortés y sus hombres partieron de estos pueblos de los Mazotecas y de la provincia de Acalan (que en años posteriores, durante la conquista del Reino de Yucatán, fueron sometidos por el capitán Francisco de Tamayo Pacheco, que había salido en busca de es de la ciudad de Mérida) .... "


El ejército de Cortés continúa su camino . "Una vez más, el ejército de Cortés avanzó a través de un país accidentado y accidentado. Como siempre, envió exploradores a caballo y soldados solitarios a pie, y se encontraron con dos indios de otra aldea que estaban cazando y cargando una gran león [puma, jaguar?], así como una gran cantidad de iguanas, que son una especie de pequeña serpiente y muy buena para comer. Estos indios los condujeron [al ejército] a su aldea, y desde allí el ejército tomó su camino hacia las montañas, preguntando a todos los que se encontraron si habían visto hombres barbudos como ellos, porque los estaban buscando. Algunos de los indios que fueron interrogados respondieron, diciendo: Aquellos de los que hablaban estaban adelante, y estaban viajando en la misma dirección. .... "


El Lago . "Cuando el ejército salió del lugar donde había pasado la noche, y mientras estaba montando la ladera de las montañas, pero había transcurrido un corto tiempo cuando los de la vanguardia comenzaron a vislumbrar la gran Laguna, en medio de la cual una isla con una gran ciudad, que, como se supo más tarde, era el lugar principal de toda esa Provincia de Itzá. [Esta era la gente que se había retirado cien años antes de Yucatán, como se ha dicho.] Y era posible entrar en esta ciudad solo por medio de botes ".


Capturan a un indio . "Los exploradores del campamento ya habían llegado a la orilla del lago, y trajeron a Cortés un indio al que Pedro de Ayuda, uno de los exploradores, había sacado de una canoa. Entonces Cortés le preguntó a este indio capturado (como lo hizo él) para todos los demás) si los españoles o hombres barbudos, como él y sus hombres, habían pasado por esa región o todavía estaban en ella, como se le había dado a entender que era el caso.


"El indio respondió que en esa ciudad no se sabía nada de hombres como ellos. Agregó que si querían ir a la ciudad, había algunos campos cultivados cerca del brazo más grande del lago donde podían tomar muchos barcos del obreros que estaban labrando sus campos, y se ofreció a llevarlos allí si les agradaba que lo hiciera.


"Don Fernando Cortés, con doce ballesteros, siguió a este indio a pie por un camino muy malo que, después de pasar por una larga distancia a través de pantanos con barro hasta la rodilla, finalmente condujo al agua. Y porque la fiesta había retrasado una largo tiempo en llegar a las granjas, a causa de la maldad del camino, fue descubierto por los trabajadores, que, a juzgar por el daño que se pretendía, huyeron a sus canoas y se dirigieron a la isla en el lago, remando lo más fuerte posible.


"El ejército acampó en las granjas en la orilla del lago y se fortificó muy bien, porque ese guía indio le había dicho a Cortés que los itzaes eran un pueblo bien capacitado en la guerra y que toda la región temía por ellos. Y también este indio Dijo a los españoles que si lo dejaban ir, cruzaría a la ciudad en su canoa y hablaría con Canek, Señor de esas Tierras de los Itzá, y le hablaría de su intención y de su llegada ".


El indio es enviado a Tayasal . "Cortés accedió a esta petición y dio órdenes de que fuera liberado. A medianoche, el indio regresó al ejército. Como estaba a dos leguas del continente a la Isla o al Petén (como lo llamaban), no pudo regresar antes. Trajo consigo a dos jefes de esa ciudad que vinieron a visitar a Cortés por orden de Canek, quien les había dicho que vieran en su nombre al Capitán General de ese ejército y que aprendieran de sus labios lo que deseaba ".


Algunos indios vienen a Cortés desde Tayasal . "Don Fernando Cortés entregó a estos personajes algunos soldados españoles como rehenes, para que el Canek o Señor pudiera venir al campamento real. Y después de que Cortés los había tratado con tanta cortesía, amabilidad y gracia, esos indios estaban encantados con él, así como con las barbas, las ropas, las armas y los caballos de los españoles, se despidió de ellos y se fueron. Y al día siguiente Canek llegó al campamento con treinta y dos jefes y muchos zamaguales o gente común, que vinieron en sus canoas, trayendo con ellos a los rehenes españoles y sin mostrar ningún signo de temor o de hostilidad ".


Canek mismo Viene y es Cortésmente Recibido . "Don Fernando Cortés recibió a Canek con mucho amor y urbanidad. Después de saludarse y hablar por medio de intérpretes, Cortés, para honrarlo y mostrarle a Canek cómo los cristianos adoraban a su Dios, se cantó una misa con toda solemnidad ante el sonido. de los instrumentos de caña, sacos, o flageolets que tenía con él, y él tenía sus mejores adornos de mesa, para tratar a Canek con gran majestad ".


Canek escucha misa y promete guardar sus ídolos . "Canek escuchó la misa con gran atención y tomó buena nota de las Ceremonias, las decoraciones y el servicio al altar, y obtuvo mucho placer de lo que se le mostró. Elogió altamente la música, diciendo que tal cosa nunca había sido oído antes, y los que estaban con él estaban asombrados y fascinados de verlo y escucharlo.


"Y cuando los religiosos y clérigos terminaron el oficio divino, le predicaron a Canek, instándolo a que guardara sus ídolos y viera cuán buena era la Ley de Dios ... Le dijeron a Canek que sus ídolos no eran más que piedras o madera vieja que alberga demonios y que fue engañado en ellos y que todos los que creían en ellos perderían sus almas y serían llevados a las regiones infernales.


"Canek respondió que voluntariamente dejaría sus ídolos y que deseaba saber la forma en que veneraban al Dios verdadero de quien le contaron y a quien le declararon, y pidió una cruz para colocarla en su lugar. Don Fernando Cortés le dijo que pronto se le daría, como se había hecho en los otros pueblos por los que habían pasado. Los Padres dijeron lo mismo y agregaron que lo más pronto posible se le deberían enviar hombres a instruirlo a él y a todos sus vasallos en la fe de Cristo nuestro Señor, porque en este momento no se podía hacer, ya que muchas cosas importantes estaban presionando ...


"Don Fernando Cortés hizo a Canek un discurso muy completo y elocuente sobre el emperador Carlos V y sus muchos dominios y su gran poder soberano, Cortés suplicó a Canek y lo instó con argumentos afectuosos a ser el vasallo del emperador, como ya lo eran los señores del gran Reino de México y de muchos otros. Canek replicó, diciendo que así se entregó, porque, muchos años antes, los hombres de Tabasco, al pasar por sus tierras en el desierto, le habían dicho que ciertos Extraños habían llegado a su aldeas y que lucharon mucho y bien, ya que habían conquistado a los tabascos en tres batallas.


"Y Cortés le dijo a Canek que él mismo era el Capitán de aquellos de los que hablaban los Tabascos, y que los había conquistado y sometido a su voluntad. Entonces la conversación llegó a su fin y todos se sentaron a comer con mucha ostentación de magnificencia Y era conveniente que así fuera, para que esos indios pudieran apreciar y temer a los españoles, y así saber cuán majestuoso era su Rey.


"Canek ordenó a sus vasallos traer de las canoas aves, peces, pasteles, miel y oro (aunque solo un poco de este último), y cuentas de caracol rojo, que los indios valoran mucho. Comieron y Cortés dio Canek una camisa, y una gorra de terciopelo negro, y algunas pequeñas cosas de hierro, como tijeras y cuchillos.


"Una vez más, don Fernando Cortés le preguntó a Canek acerca de algunos de sus españoles que deberían estar en la costa del mar, no muy lejos de allí. A esto Canek respondió que efectivamente tenía noticias de ellos y que le daría a Cortés un hombre que debería liderar. él a donde estaban sin vagar del camino, aunque era áspero y malo a causa de los grandes bosques, ríos y marismas que tenían que ser atravesados, una vez que se alcanzara el mar, la marcha no sería tan difícil ".


Cortes va a Tayasal con Canek . "Don Fernando Cortés le agradeció mucho, pero le dijo que los caballos no podían ir en las canoas para cruzar el lago y continuar su viaje. Canek respondió que después de unas tres leguas el lago quedaría atrás, y él rogó que mientras el ejército marchaba por tierra don Fernando Cortés debía ir con él a su ciudad para verlo quemar los ídolos. Don Fernando Cortés lo hizo, contra el consejo de todos sus capitanes, que sostenían que era de gran temeridad y exceso de seguridad."


The Itzas Give Cortes Noticias de Olid . "Cortés se embarcó con treinta ballesteros, Canek, y los principales indios de la ciudad de la isla, cuya ciudad era muy grande, y desde muy lejos vieron la blancura de sus muchas casas y adoratorios. Y al llegar a la ciudad Canek recibió Cortés con gran regocijo, regalándolo, lo mejor que pudo, con un presente de oro pobre de poco valor (porque no se encuentra en ese país) y algunos mantos. Y allí los indios informaron a Cortés de dónde estaban las dos aldeas del Hombres barbudos (como llaman los españoles). Dijeron que uno de ellos se llamaba Pueblo de Nito (Helechos) y que estaba en la costa al norte, mientras que el otro se llamaba Pueblo de Naco y estaba tierra adentro.


"Esta noticia trajo gran alegría a Cortés y sus hombres a causa del gran deseo que todos tenían de encontrar a los españoles en busca de quienes habían emprendido este peligroso viaje.


"Los del ejército que marchaban a lo largo de la orilla del lago fueron con gran cuidado, sospechando que la afabilidad de Canek no era más que una astucia premeditada para permitirle cometer alguna traición".


Cortes se va de Canek, dejando a Morzillo . "Pero las cosas no tomaron el curso que habían temido. De hecho, Don Fernando Cortés se adelantó (en el lugar de reunión) con todos sus ballesteros, y cuando se unió al cuerpo principal de su ejército, liberó al resto de toda la ansiedad que habían sufrido durante su ausencia.


"Se despidió de Canek y de los indios itza que lo habían acompañado hasta el continente. Dejó a su cargo a su caballo Morzillo, que había sido herido en el tobillo, acusándolos de cuidarlo bien y curarlo". dijo que enviaría al caballo desde el lugar donde debería encontrarse con los españoles a los que buscaba. Tales caballos eran, dijo, muy estimados, porque era un buen caballo ".


Ídolos no quemados . "No hubo incineración de los ídolos, ni nada por el estilo, en esa ciudad de Tayasal (como lo llaman) o ciudad principal de Canek. Algunos dicen, sin embargo, que los ídolos fueron quemados en presencia de Cortés, pero en verdad, desde el momento en que dejó su caballo entre los infieles itzaes, tenían un ídolo peor y más abominable que antes, como veremos más adelante ... " 3.6


Cortes llega a Honduras . "Con ... innumerables otras pruebas excesivas, al final de muchos días, llegaron a Honduras y se encontraron con los españoles en busca de quienes habían venido, en las aldeas de Naco y Nito, que Gil González de Ávila y Christoval de Olid se había establecido con los españoles. El pueblo de Nito fue fundado por Ávila y se llamaba San Gil de Buena Vista. Todo lo que sucedió se puede encontrar y leer en las Historias de las Indias y no se refiere a esta Historia.


"Esto solo nos concierne: a causa de una variedad de circunstancias, don Fernando Cortés no se devolvió a sí mismo a través de la tierra de los itzá, ni envió a su caballo, ni envió a los misioneros a los itzá, como había ofrecido a hacer ... De modo que ese miserable gobernante, Señor de los Itzá o Canek, y todos sus súbditos, se mantuvieron tan bárbaros e idólatras como lo fueron antes, e incluso cada día lo crecieron más, y se volvieron más horribles, crueles, atroz y formidable. Y en este estado debemos dejarlos hasta que llegue el momento de que nosotros, una vez más, hablemos de ellos ... "


Aunque este relato de la entrada hecha por Cortés en el país de los Itza parece bastante completo, difiere, sin embargo, de algunos de los otros.


Comparación de Villagutierre con otras autoridades . En primer lugar, Villagutierre nos dice que el motivo que llevó a Cortés a enviar una expedición a Honduras fue que "era una tierra muy buena" y cuando, debido a la traición de Olid, se vio obligado a ir él mismo, dice Villagutierre. tomó cuatrocientos españoles y treinta caballos. Bernal Díaz (volumen iv, páginas 283 y ss.) Difiere ampliamente de esta cuenta en varios aspectos. Él dice que Cortés esperaba encontrar un pasaje a las Islas de las Especias, y que era por ese motivo que envió a Olid, en quien creía que podía confiar. Olid, aunque valiente, no era un hombre sabio o fiel. Cayó víctima de las maquinaciones de Diego Velázquez, gobernador de Cuba, que era un enemigo mortal de Cortés.


Según Cogolludo (lib., Cap. 13), fue muy contrario al consejo de sus asociados en México que Cortés se fuera personalmente a Honduras. Él nos dice que la vanguardia de los españoles, después de capturar a diez indios y dos mujeres indias, que fueron tratados amablemente, enviaron una de sus canoas a la isla de Tayasal con seis indios y dos españoles, que iban a dar a Canek un pequeño castellano regalos. Como resultado de esto, cuando el cuerpo principal del ejército, bajo el propio Cortés, llegó a la orilla del lago, Canek y varios de sus jefes los estaban esperando. El resto de la cuenta de Cogolludo es el mismo que el de Villagutierre.


En su Quinta Carta, Cortés proporciona algunos detalles interesantes con los cuales completaremos nuestro relato de la primera entrada al territorio Itzá. Él nos dice (Las cartas de Cortés a Carlos V, traducción de MacNutt, volumen II, página 259) que Apospolon. Señor de Izancanac, primero fingió estar muerto, temiendo a Cortés, pero luego llevó a los españoles a Izancanac, que era "bastante grande y tenía muchas mezquitas". Este Apospolon era una especie de príncipe mercante y tenía conexiones comerciales generalizadas. En Nito, donde Cortés conoció a Gil González de Ávila, un barrio entero "estaba poblado por sus agentes al mando de uno de sus hermanos". Los artículos de comercio eran, por supuesto, solo cosas tales como cacao, mantos, conchas rojas y tintes. Como la gente de Izancanac eran vecinos cercanos de los itzaes,


Cuando Cortés se fue de Izancanac, pasó por la aldea fortificada, cuyo nombre nadie menciona, y más tarde llegó a la de Tiac, que todavía era más grande y estaba muy bien construida. Desde la provincia de Mazatlán (en la que estaba Tiac) hasta la de Taiza (Itza) era cuestión de cuatro noches. Por fin llegó al lago, que pensó que era un brazo del mar, y desde la orilla vio a Tayasal. Descubrió que sus exploradores habían capturado a un indio, que le dio información valiosa. Desde este punto, el relato de Cortés concuerda absolutamente con el de Villagutierre, incluso con el número de ballesteros (doce) que Cortés se llevó consigo.


Ahora que hemos comparado todas las cuentas importantes de esta entrada, debemos resumir nuestras impresiones. En primer lugar, es suficientemente claro que puede existir la posibilidad de que Villagutierre haya copiado minuciosamente a Cogolludo. En segundo lugar, es igualmente claro que en los casos en que Villagutierre deja de lado a Cogolludo, se inspira en alguien más con más autoridad. Por lo tanto, podemos creer con seguridad que al citar los relatos de varios eventos dados por Villagutierre, haremos uso de la mejor información posible.


La actitud de Canek hacia Cortés . En el momento en que Cortés estuvo en Tayasal (1525) prevaleció una actitud tolerante hacia los hombres blancos. Lejos de resentir el cambio propuesto en la religión, el Canek de ese día parece haber acogido la nueva fe, y uno puede creer fácilmente que si Cortés hubiera podido hacer todo lo que prometió, habría tenido lugar una cristianización temprana de los Itzaes. . Sin embargo, como veremos, sus formas idólatras continuaron por muchas décadas, y su actitud fue sufrir un gran cambio que, debemos admitir, debe ser explicado en gran parte por la brutalidad y la mala fe españolas.


Lo anterior está en armonía con lo que dice Gomara. Enfatiza especialmente la actitud amistosa de Canek. (Gomara, 1826, volumen ii, páginas 136 y ss.) 3.
7




Title: History of the Spanish Conquest of Yucatan and of the Itzas Papers of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology, Hard University. Vol. VII. 
 Author: Philip Ainsworth Means


http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...