Historia de la conquista del Yucatán, parte VII, Philip Ainsworth


LA HISTORIA TEMPRANA DE GUATEMALA Y LA  ENTRADA DESDE ESE PAÍS, 1694-1695

Hasta ahora toda nuestra atención ha sido absorbida por los pueblos de habla maya de Yucatán y el norte de Guatemala y con las entradas hechas desde Yucatán hasta la región del Petén y hasta Tayasal. Ahora, sin embargo, debemos considerar, primero, la historia temprana de los pueblos de habla maya del sur de Guatemala y las entradas hechas desde esa región al norte del país en busca del lago Petén y Tayasal.

Las tribus indias de Guatemala . Las dos tribus principales eran los altamente cultivados Cakchiquel y Quiché. Vivieron en lo que puede describirse como la porción central de la Guatemala moderna. Al norte de ellos habitaban los Choles, Lacandones, Mopanes e Itzas; al sur, a lo largo de la costa del Pacífico, estaban los Pipiles. Con la excepción de este último, todas estas personas hablaban dialectos de Maya. Es bueno notar, sin embargo, que Fuentes y Guzmán (1882) y Stoll (1884) llegaron a la conclusión de que al menos dos mil años deben haber transcurrido para permitir el desarrollo de las diferencias que existen entre los mayas de Yucatán y los mayas de los cakchiqueles y de los quichés.

Cuenta del Cakchiquel y del Quiché . Los mitos de migración de los cakchiqueles y de los quichés demuestran que originalmente provenían de la región de México. Mucho más tarde, los pipiles, una tribu náhuatl, formaron colonias comerciales en la costa del Pacífico.

El Gobierno y las Ciudades del Cakchiquel y del Quiché . El gobernante fue elegido alternativamente de dos familias, el Zotzil y el Xahil. De la misma manera, los primeros jefes colombianos de Tunja y de Muequeta alternativamente eligieron entre sus parientes al jefe de Suamo. El título del gobernante era Ahpo-Zotzil o Ahpo-Xahil, según el caso. La palabra ahpo , como la palabra quichua apu, que se parece, significa "Gran Jefe". Hubo una marcada división en clases entre los cakchiqueles y los quichés. Además, el cuerpo sacerdotal estaba fuertemente atrincherado en el sistema social. Los Anales del Cakchiquel (Brinton, 1885) arrojan algo de luz sobre la historia de estas personas. Estos anales fueron escritos por un miembro de la familia Xahil. Los relatos míticos se remontan al reinado del rey Gagavitz, que floreció alrededor de 1380. En algún momento a principios del siglo XV, los cakchiqueles entraron en contacto violento con los quiché, y Quikab, rey del Quiché, hizo bueno, durante un tiempo, su gobierno. sobre el Cakchiquel. Más tarde, este último recuperó su libertad y fundó Iximché.

Conquista española. Lo que Cortés fue para México y Montejo fue para Yucatán, Pedro de Albarado o Alvarado para Guatemala. Fue enviado a ese país por Cortés, con quien había estado en México. Dejando México el 13 de noviembre de 1523, se fue a Guatemala con unos ochenta aventureros, una gran cantidad de municiones y algunos barcos. Redujo toda la región de los pueblos Cakchiquel-Quiché a una provincia española. (Cortes, apud MacNutt, 1908, volumen II, página 178; Fuentes y Guzmán, 1882, volumen I, página 46.) El 25 de julio de 1524, el título oficial de esta ciudad se convirtió en Santiago de los Cavalleros de Goathemala. . En 1533, el rey ordenó a Alvarado, a quien había nombrado gobernador de Guatemala, que le hiciera un informe completo sobre el país, su pueblo y sus costumbres. En 1541, Alvarado murió en Guatemala, habiendo estado mientras tanto en Perú. Desde ese momento hasta alrededor de 1675, la ciudad y la Audiencia de Guatemala disfrutaron de una buena medida de prosperidad bajo el tipo usual de dominio español. En 1675 llegaron allí algunos indios chol, pidiendo al Provincial Dominicano de Guatemala, Padre Maestro Fray Francisco Gallegos, que los misioneros les enseñen la fe cristiana. (Villagutierre, p.150 ff.)

Gallegos y Delgado. Como resultado de esto, el propio Gallegos y el Padre Fray Joseph Delgado partieron de Guatemala y viajaron veintitrés leguas a través de un país muy duro. Por fin se encontraron con algunos Choles, a quienes formaron en tres pequeñas aldeas llamadas San Lucas, Nuestra Señora del Rosario y Santiago. Más tarde hicieron uno de estos pueblos y colocaron en él los treinta o más indios a los que habían bautizado. Como los otros indios se habían retirado más al norte, el Provincial y Delgado decidieron ir tras ellos. Los conversos indios se opusieron a esto, pero los misioneros superaron sus temores. A su debido tiempo llegaron a una colina determinada que los nativos adoraban como el Dios de las montañas. Algunos muchachos indios que tenían con ellos como sirvientes instaron a los Padres a colocar una ofrenda de copal ante este dios para propiciarlo y evitar que él los destruyera a todos. Por supuesto, los dos sacerdotes se negaron a ceder a los temores supersticiosos de sus siervos. Dijeron misa en su lugar. Como resultado, todos sus seguidores, salvo dos portadores, los abandonaron.

Los indios son amables con ellos . Una vez que las montañas se cruzaron sin problemas, los Padres se dieron cuenta de que los indios del otro lado vinieron a verlos con bastante facilidad. Cuando los nativos descubrieron que sus visitantes blancos no les causaron ningún daño, los acogieron y tomaron un camino cómodo, por el cual condujeron a los Padres.

La ruta tomada por los dos Padres. Después de un tiempo llegaron a la orilla de un río grande y fino llamado Yaxha. Allí acamparon por un tiempo, yendo luego a la casa de un cacique llamado Matzin, que más tarde fue bautizado como Martín. Los trató muy bien y fundaron la aldea de San Jacinto Matzin y allí predicaron la fe cristiana. A cuatro leguas de distancia vivía otro cacique, llamado Ilixil, a quien, a pesar del riesgo de hambre, acudían. Primero fundando un pueblo llamado San Pedro y San Pablo Ilixil, los Padres bautizaron a muchos niños. En ese mismo pueblo de Ilixil se encontraron con algunos indios que habían venido desde Cahabon y que se ofrecieron para actuar como guías. Con ellos, los Padres fueron a un lugar llamado May. Después de varias aventuras interesantes, contadas por Villagutierre (p.157), cambiaron el nombre al pueblo San Joseph May.

Poco después comenzó la temporada de lluvias, y los misioneros se retiraron hacia Cahabon, estableciendo cruces como hitos en lugares adecuados en el camino. Cuando recuperaron su primer pueblo, San Lucas Tzalac, encontraron las cosas tal como las habían dejado. De San Lucas fueron a Cahabon, y de allí a Cohan, en busca de algunos indios llamados Axoyes, de quienes habían oído hablar. En respuesta a una llamada emitida por Coban por Gallegos, ciento ochenta personas acudieron a él. Ellos ya habían sido bautizados y solo querían confesar.

Varios pueblos fundados . En este viaje, los Padres Gallegos y Delgado bautizaron a veintitrés cuarenta y seis personas y fundaron muchos pueblos: San Lucas Tzalac, Nuestra Señora del Rosario, San Jacinto Matzin, San Pedro y San Pablo Ilixil, Assumpcion, San José Mayo, San Miguel Manche, San Francisco Sacomo (= Secouamo en Hendges 1902?), Y San Fernando Axoy. Villagutierre (p.161) da una larga lista de los lugares a los cuales los Padres no fueron.

Los dominicos y los franciscanos . Ya vimos que la mayoría de las curaciones en Yucatán estaban en manos de frailes de la Orden Franciscana. En Guatemala, por otro lado, hubo durante mucho tiempo una disputa entre los dominicanos y los franciscanos acerca de cuál debería tener el privilegio de hacer proselitismo en Guatemala. Esta disputa, que Remesal (p. 587 y sigs) claramente consideró vergonzosa, estuvo en su apogeo desde 1551 hasta 1560. El 22 de enero de 1556, se enviaron cédulas desde Valladolid en las que se daban las dos órdenes de vivir en paz unas con otras. Ambas órdenes tenían buenas iglesias en Guatemala.

Lucha entre los dominicanos y los indios. Ya hemos notado cómo, ya en 1533, el Rey había expresado su deseo de saber todo lo posible sobre los habitantes de Guatemala. En 1555, los lacandones y Puchutla dieron muerte al buen misionero dominico. Fray Domingo de Vico. A partir de ese momento, los españoles tenían un deseo cada vez mayor de conquistar a esas personas, no solo porque no eran cristianos y comían carne humana, sino porque eran una amenaza constante. El 22 de enero de 1556, se envió una cédula ordenando que los alborotadores se redujeran a la obediencia. (Remesal, lib. X, cap. 11.) Durante mucho tiempo después duró la amarga lucha entre los dominicanos y los indios, luchas que hicieron que los españoles dieran el nombre de Tierra de Guerra a la región. Uno de los misioneros en esta región. Fray Diego de Ribas, Tuvo éxito en la región al norte de Huehuetenango en 1685. (Villagutierre, p. 176 y sigs.) Él y sus hombres abrieron un camino que llevaba desde Huehuetenango a las regiones al norte y al este de allí. Se llevaron muy bien hasta que entraron en contacto con algunos lacandones, que resultaron ser espías. A partir de ese momento, sus problemas aumentaron.

De todo esto, es fácil deducir que los pueblos del sur de los Lacandones y Mayas (tales como los Choles) eran de un temperamento comparativamente dócil y fácilmente se ganaron, temporalmente, a la fe cristiana. Sin embargo, tan pronto como los lacandones, más feroces y obstinados, ejercieron su influencia sobre los conversos, estos últimos descubrieron que su apego a la nueva religión era superficial. (Remesal, lib. X, cap. 10.) Además, la falta de autoridad para usar la fuerza armada cuando fue necesario fue otra desventaja bajo la cual los misioneros trabajaron. No cabe duda de que también fueron demasiado apresurados en sus intentos por intercambiar la adoración espiritual algo abstrusa de la Iglesia Católica por la veneración de los dioses tangibles de piedra o madera. Rápidamente destruyeron a los antiguos y venerados dioses,

En 1686, el rey (Carlos II), al llamar la atención del virrey sobre la gran cantidad de tribus no convertidas en Guatemala, Yucatán y en otros lugares, ordenó que se realizaran reducciones adicionales a la vez, pero con la mayor suavidad posible.

El inicio del plan para someter a los itzas, 1689 . En 1689, el capitán Juan de Mendoza escribió al tribunal para contarle cómo se habían iniciado las reducciones, y para pedirle que lo pusieran a la cabeza de cincuenta soldados. Siguiendo el consejo de Guzmán, que ahora había regresado de Guatemala a la corte española, su deseo fue concedido. Se decidió el siguiente plan para la reducción de los Choles y los Lacandones. (Villagutierre, p.190)

Tres entradas se iban a hacer al mismo tiempo. Uno de la provincia de Guatemala, que estaba en manos de los dominicanos; un segundo desde Huehuetenango, que era mercedario; y el tercero de Chiapas, que era dominicano. Fray Augustin Cano, de la Orden de Predicadores, y Fray Diego de Ribas, de la Orden de la Merced, iban primero y trataban, por medios pacíficos, de cumplir su propósito. Mendoza iba a intentar medidas más enérgicas. Juan de Mendoza y sus hombres iban a ser nada más que una escolta de los Padres, y la conquista debía lograrse solo por la palabra evangélica.

Soberanis ordenado a cooperar . El 24 de noviembre de 1692, se dieron órdenes a don Roque de Soberanis y Centeno, gobernador de Yucatán, y se le ordenó cooperar con el presidente Barrios Leal de Guatemala. Desafortunadamente, la empresa fue interrumpida por el hecho de que acusaciones injustas causaron la suspensión de los poderes de Leal desde 1691 hasta 1694.

Ursua para triunfar Soberanis en la oficina . Aproximadamente en este momento el Rey hizo un arreglo por el cual el Alcalde de Sargento Don Martín de Ursua y Arizmendi 7.1 debía suceder a Don Roque de Soberanis y Centeno en el gobierno de Yucatán. En ese momento Ursua estaba en México, en la corte del virrey. Ursua, que va a ocupar gran parte de nuestra atención durante algún tiempo, escribió una carta al Rey Charles, que es dada por Villagutierre (lib. Iii, cap.8) y que aquí traduzco en parte.

Una carta de Ursua y Arizmendi al Rey de las Españas . " Sire, - Su Majestad tuvo la gentileza de conferirme la futura posesión de la Gobernación de las Provincias de Yucatán, en cuyo puesto debo suceder a Don Roque de Soberanis y Centeno, ... mi empleo, durante el tiempo de mi La gobernación, será la conversión y la reducción de los innumerables indios, tan infieles como apóstatas, que se encuentran entre dichas Provincias de Yucatán y las de Guatimala. (Y exhortaré) la apertura de un camino de uno a otro, no solo para facilitar el comercio, que sería para la comodidad pública y el servicio de su majestad, sino también para la reducción de tantos indios. ... Entonces le propongo a Su Majestad: Que a mi costa, y sin costo alguno para el Royal Exchequer, cuando haya ingresado a la Gobernación y haya hecho mis preparativos, Ejecutaré la apertura de una Carretera desde las Provincias de Yucatán hasta las de Guatimala, al mismo tiempo que reduciré, por los medios pacíficos de la Predicación Evangélica, a todos los indios que se encuentren en esas regiones. Pero la Conversión no debe interrumpir la apertura del Camino, que es más importante ya que facilitará la posterior reducción de todos los que viven en esas partes por el continuo Paso y Comercio de los Españoles de ambas Provincias .... "

El Rey otorga todo lo que Ursua le pide . En el monumento que acabamos de mencionar, Ursua pidió que se den órdenes para que los prelados de la Orden de San Francisco, el Presidente de la Audiencia de Guatemala y el Virrey de Nueva España se vean obligados a brindarle toda clase de ayuda necesaria.

En 1693, el rey respondió diciendo que había dado las órdenes deseadas al virrey de Nueva España, al presidente de Guatemala, al obispo de Yucatán y al inspector de San Francisco. Luego ordenó que se tomaran precauciones para elegir los mejores lugares para los puentes, que las posadas se establecieran cada cuatro u ocho leguas para el refugio de los viajeros, y que se hicieran todos los esfuerzos posibles para formar asentamientos que aseguraran la seguridad de los viajeros. Como el trabajo no debía comenzar hasta que Ursua había asumido sus deberes como gobernador, el virrey, Conde de Galve, el obispo y otros no pudieron, hasta bien entrado el año 1694, ayudar en el trabajo que todos deseaban llevar a un éxito. conclusión. Mientras tanto, Barrios Leal todavía estaba bajo el estigma de una Visita o Inspección. Cuando su personaje fue liberado de toda culpa, a mediados de 1694, le dijeron cómo los itzaes de Tayasal y otras naciones infieles estaban infestando el país y cometiendo varias atrocidades. Una vez que Barrios Leal fue restaurado, la reducción comenzó en serio.

El presidente Barrios ayuda en el emprendimiento . Tan pronto como Barrios Leal fue restaurado a la presidencia de la audiencia de Guatemala y tan pronto como las circunstancias lo permitieron, comenzaron los preparativos para la largamente discutida conquista de los itza.

Villagutierre (lib. Iv, cap. I) habla así de los preparativos que se hicieron: "Ya hemos visto con qué intensidad el presidente Don Jacinto de Barrios consideró los indicios que los Padres Misioneros Fray Melchor López y Fray Antonio Margil 7.2 y otras personas tenían hecho a él, instando a la importancia de establecer con toda la eficacia posible la reducción de la barbarie en esos bosques, por lo que rápidamente comenzó a dar los pasos que parecían adecuados en el asunto ... Fue resuelto por todos los líderes y ministros: Que la Entrada para la reducción de los Bosques debería hacerse a principios del próximo año, 1695 (que es el comienzo del verano en esas tierras) ... "

Arreglos para la Entrada; Suministros, etc . Se tomaron disposiciones para que los hombres que voluntariamente prestaban ayuda en dinero o en servicios adicionales a quienes dirigían la entrada fueran ascendidos en rango sobre sus compañeros. Además, se acordó que, tan pronto como fuera posible, las autoridades religiosas dieran su ayuda necesaria.

Juan de Mendoza ya había sido nombrado líder del ejército, y como estaba ausente de la provincia en ese momento, se decidió que el presidente designara como líderes a aquellos que él consideraba mejores.

Villagutierre (página 219) continúa: "Y el Presidente debía llamar a la Junta de Guerra a los Padres Maestros Fray Diego de Ribas, Fray Agustín Cano, Fray José Delgado, Fray Tomás Guerrero y Fray Pedro Monzón, así como a otras personas bien versados ​​en las fronteras, Entradas y Woodlands of the Infidels, por el gran valor de sus opiniones para determinar los métodos de operación y la manera de penetrar la región forestal ...

"Del mismo modo, se determinó que los gastos en los que planeaban incurrir y que se consideraban necesarios se debían hacer con los Fondos Reales y que los Oficiales Reales deberían emitir órdenes de cantidades de maíz, frijoles, chile y aves de corral, que debían ser recogido a toda velocidad como parte del Royal Tribute de las Provincias de Vera Paz, Chiapa y Gueguetanango.

"Y se ordenó que los hombres de armas españoles fueran reclutados de inmediato, y ese aviso de esta determinación debería ser entregado a los Alcaldes Mayores ya Don Roque de Soberanis y Centeno, Gobernador de la Provincia de Yucatán.

"En este momento el presidente convocó a todos los principales ciudadanos de la ciudad de Guatemala ... Instó a cada uno a ayudar con su persona o con cualquier ayuda que pudiera ..." El resultado de esta apelación fue una actividad acelerada en el reclutamiento y en la recolección de suministros y municiones de guerra. Al mismo tiempo, Don Joseph de Escals solicitó ayuda para recolectar donaciones o regalos voluntarios.

Las contribuciones voluntarias . Hacia fines de 1694 comenzaron a llegar las donaciones. Una lista de ellas dará una idea de la escala en que se llevaron a cabo las operaciones.

Don José de Escals envió desde Sonsonate 350 pesos, que obtuvo al vender 56 caballos entregados por los ciudadanos.

Don Juan Jerónimo de Mexia, Corregidor de Huehuetenango, 100 pesos de los ciudadanos y 100 propios y 14 caballos.

Quasaltenango, 14 caballos pero sin dinero.

Acasaguastlan, a través del Capitán Don Miguel de Azanon, su Corregidor, 34 caballos pero sin dinero.

Chiquimula, 70 caballos y 50 pesos.

Soconusco, 30 caballos y 6 mulas.

Esquintepeque y Guazacapan, 13 caballos, 2 mulas y 23 pesos.

San Salvador, 60 caballos, 11 mulas y 200 pesos.

Teconicapa y Huehuetenango, 33 caballos, 800 aves y 400 fanegas de maíz.

Guatemala, 1176 pesos, 49 caballos y 7 mulas.

Don Jacobo Barba de Zuchitepeque, 100 pesos.

Don Francisco López de Albizuri, dos soldados y pagado durante todo el tiempo de la campaña.

Don Juan de Gálvez, 20 caballos.

Don Estevan de Medrano, cuatro soldados durante seis meses.

El total de las donaciones fue de 2399 pesos, 354 caballos, 22 mulas, 420 bushels de maíz, 800 aves de corral, etc.

Peleas entre Soberanis y el Obispo de Yucatán . Si bien las cosas avanzaron de manera bastante satisfactoria en Guatemala, los asuntos fueron bastante insatisfactorios en Yucatán, donde las peleas entre Don Roque de Soberanis y el obispo de Yucatán retrasaron todos los preparativos.

Por fin, el virrey de México despachó a don Francisco Sarasa como Oidor para examinar la situación e informar sobre ella. Como resultado de sus investigaciones, Soberanis fue privado de su cargo. Creyendo que podía defenderse mejor yendo en persona a México, Soberanis se fue de Yucatán a la corte virreinal. El paso natural para el Virrey, Conde de Galve, fue nombrar a Martín de Ursua y Arizmendi como gobernador interino y así se hizo.

Encontrarse en posesión (aunque solo temporalmente) del gobierno de Yucatán, y en vista del hecho de que ya tenía las órdenes y cédulas necesarias para la apertura del camino a Guatemala y para la conversión de los indios a lo largo de la ruta, como así como los consejos del Presidente de Guatemala hablando del asunto, Ursua decidió que era mejor ponerlos en ejecución inmediata.

El año 1695 ya había comenzado y era necesario ponerse a trabajar de inmediato, no solo en el trabajo real de la entrada, sino también en la tarea de obtener la buena voluntad del Cabildo de la ciudad de Mérida, del Obispo, de la provincia de San Francisco, y del Conde de Galve, Virrey de Nueva España.

El presidente Barrios decide unirse a la entrada en persona. Villagutierre (lib. Iv, cap.4) continúa informando que después de que se juntaron suficientes armas, municiones, provisiones de alimentos y pequeños obsequios para los indios, y justo cuando las tropas y los monjes estaban a punto de partir en su marcha hacia los bosques. El presidente Barrios Leal decidió ir con ellos en persona. Villagutierre (p.288) describe así gráficamente el efecto de su propuesta: "A pesar de que los Cabildos Eclesiásticos y Seculares de esa ciudad de Guatemala trataron de disuadirlo de su plan, instándolo a darse cuenta de que, aunque esa empresa era tan glorioso y tanto al servicio de Dios y del Rey, y tan favorecido por todos, por el bienestar público y por el bien de la cristiandad, no debe arriesgar su vida tan deshonestamente sobre ella; y aunque también le avisaron de lo terrible de los ataques que siempre sufrían en el estómago a causa de las penurias del doloroso viaje y del paseo campestre, malos lugares de descanso, peores caminos y falta de asistencia, descanso y tranquilidad, lo que pondría su salud en peligro evidente, por lo que todos sentían que debía rendirse, o al menos posponer su viaje hasta que tuviera más salud y salud en su salud; a pesar de todas estas y otras objeciones, nada surgió de todas estas representaciones, y los miedos que fueron suficientes para cambiar el celo ferviente del presidente audaz que, al responder, primero les agradeció a todos la gran atención y afecto que buscaban para su conveniencia , y luego dijo que la mayor seguridad radicaba en que él era el primero en todos los peligros al servicio de las dos majestades ".

El galante y viejo presidente (que parece haber sufrido ataques de apoplejía) quiso estar al mando del ejército, pero en caso de verse obligado a retroceder en algún momento a un lugar seguro, nombró a un asistente, que era Don. Bartolomé de Amezquita, Fiscal de esa Audiencia de Guatemala.

Amezquita, entonces, era el Capitán General de la entrada, tomando la división de Chiapas. El capitán Juan Díaz de Velasco fue nombrado líder de la división de Vera Paz. Don Tomás de Mendoza y Guzmán fue nombrado líder de la división Huehuetenango.

Cuando el sueldo, los suministros y el equipaje se distribuyeron entre los soldados, el presidente dio sus últimas órdenes en cuanto a la duración de un día de viaje. Ya había enviado al alcalde de Alcalde de Ocozingo en Chiapas para ordenar que se colocaran ranchos adecuados en ciertos lugares para proteger al ejército real cuando llegara. Mientras los indios de Ocozingo estaban trabajando en esto, habían sido atacados por algunos indios lacandones cuando apenas se había terminado una casa. Todas estas pruebas inconfundibles de la proximidad de los notorios Lacandones hicieron que Barrios eligiera la división de Chiapas para sí mismo, ya que era la que más posibilidades tenía de encontrarlos.

Al mismo tiempo, el presidente ordenó a don Tomás (¿de Mendoza?) De Guzmán que siguiera adelante con cien hombres y que sirviera de escolta a los indios mientras colocaban las casas cerca de Ocozingo o en un lugar más conveniente. Barrios ya le había informado a Ursua que tenía la intención de partir en enero de 1695, y este último debía ingresar al área no surcada del norte al mismo tiempo. Los topógrafos debían adelantarse a la masa principal de hombres y, por medio de manchas, debían proporcionar la mayor facilidad posible para los abridores de camino, a quienes de esta manera se les evitaría descarriarse.

La Expedición sale de la ciudad de Guatemala . Finalmente, la expedición realmente comenzó. (Villagutierre, págs. 234 y ss.) Además de los soldados y los portadores indios había muchos frailes, entre los que se encontraban el padre Fray Diego de Ribas, el padre Fray Antonio Margil, el misionero padre Fray Pedro de la Concepción, el maestro Cano y otros. Cuando el ejército partió, todos los ciudadanos y la nobleza de Guatemala acudieron en masa para verlos. El primer día de viaje condujo a Ixtapa, donde pasaron la noche; al día siguiente fueron a Pazon, luego a Huehuetenango, a donde ingresaron el 23 de enero de 1695, habiendo recorrido cuarenta y seis leguas desde Guatemala.

En Huehuetenango, el presidente, los monjes, los oficiales y los hombres recibieron una cálida bienvenida de los habitantes. Es natural que, en vísperas de una empresa que debe haberles parecido formidable, una gran parte del tiempo deba dedicarse a ejercicios religiosos. El capitán Melchor Rodríguez Mazariegos se unió a la fiesta a la cabeza de cincuenta hombres. El propio Mazariegos, junto con el portaestandarte Juan Salvador de Mata y el sargento Pedro de Chaves Galindo, todos servían sin sueldo, y muchas otras personas de la región, así como algunos de Tabasco, se unieron voluntariamente al ejército.

Eventos en Huehuetenango . El 29 de enero, Amezquita llegó de Guatemala, donde había estado haciendo algunos arreglos finales. Barrios pasó su tiempo en Huehuetenango pagando a las nuevas tropas, distribuyendo caballos y suministros, y haciendo todos los arreglos finales.

No pasó mucho tiempo antes de que la noticia de la partida del Presidente llegara a Ursua en Yucatán. (Villagutierre, págs. 235 y ss.) Toda la empresa era tan importante para el servicio de Dios, el Rey, el bienestar público y las almas de los indios, que Ursua se dispuso inmediatamente a prepararse para la parte que su gobierno debía asumir. eso.

Actividades de Ursua . Ursua no siguió el ejemplo del Presidente yendo en persona al frente de sus tropas; en cambio, ordenó al Capitán Alonso García de Paredes, Regidor Perpetuo de San Francisco de Campeche y Capitán de la Guerra del Distrito de Sacabchen, que reuniera a las tropas que pudiera y que fuera con ellas para reunirse con el Presidente, bajo cuyas órdenes debería ubicarse, informando a Ursua sobre todas las ocurrencias de importancia. Por todo esto Ursua le dio a Paredes el título de Aide o el Capitán General de las Montañas. Francisco González Richardo fue nombrado subjefe, segundo al mando solo para Ursua.

Un ejército sale de Yucatán para la Montaña . Cuando se hicieron todos los preparativos habituales y necesarios, el ejército partió de Yucatán. Tan pronto como abandonaron la parte establecida de la provincia entraron en el territorio de los Quehaches, a quienes pusieron en fuga después de una fuerte escaramuza. Los soldados de Paredes, sin embargo, se negaron a continuar sin nuevas fuerzas, por lo que la expedición tuvo que regresar.

Padres Cano y Avendaño y Loyola . Ya hemos revisado los eventos hasta 1695, año en que las dos grandes divisiones de las fuerzas españolas se dispusieron a someter a los peligrosos Itzas y Lacandones. En lo sucesivo confiaremos, en lo esencial, a dos escritores religiosos, cuyos relatos de los sucesos posteriores son muy vívidos. El maestro Fray Agustín Cano acompañó a esa división del ejército dirigida por el presidente Barrios; El padre Fray Andrés de Avendaño y Loyola, franciscano, acompañó a la división de Ursua.

Cuenta de Cano de la Entrada de Guatemala. En aras de la continuidad, comenzaremos citando el relato de Cano sobre la entrada desde Guatemala: "Mi Señor, Su Majestad se ha complacido en nombrarme en el Real Decreto del 24 de noviembre de 1692, para entrar en los territorios de los paganos, para tratar de lograr su conquista, en la debida obediencia y ejecución de los cuales, personalmente participé en las expediciones a las tierras que han realizado durante estos años a través de la Provincia de Vera Paz, deseando corresponder al favor real por el cual Su Majestad se ha complacido en nombrarme para este propósito, entiendo que es mi deber informar a Su Majestad de lo que ha sucedido en estas expediciones,

La ruta seguida por Cano. "El Presidente [Barrios] ... finalmente determinó ingresar por Chiapas, y que debía pasar por Vera Paz con el Capitán Juan Díaz de Velasco y setenta hombres como escolta a los sacerdotes. En consecuencia, en el mes de El mes de marzo del año 95 comenzamos en la ciudad de Cahabón, que es la última ciudad de Vera Paz, siete sacerdotes de mi orden, y entramos por caminos muy accidentados en las tierras altas del Chol, donde encontramos muchas Indios, algunos bautizados, otros paganos, y cuanto más penetramos en esas tierras altas, más numerosos nos encontramos con las familias en sus aldeas, sin la forma de ciudades. Les dijimos a todas estas personas que el objetivo de nuestro viaje era buscarlas para que se reunieran en las ciudades de tal manera que pudiéramos venir y vivir con ellas para enseñarles la ley de Dios y administrarles los santos sacramentos, y que también deseamos que todas las personas de su tribu y de todas las otras tribus de esas tierras altas conozcan a Dios y se reúnan en las ciudades. Así fuimos, pasando de algunas granjas a otras en persecución de nuestro viaje al lago, y dejamos a todos los indios en paz y satisfechos con la promesa que nos hicieron reunir en las ciudades. En esto obtuvimos muchos buenos resultados, ya que les enseñamos la doctrina cristiana de la cual la mayoría de los indios bautizados eran totalmente ignorantes. Los niños que sus padres nos trajeron fueron bautizados,

Pero hicimos amistad con otros cuatro caciques de esta tribu de indios mopanes, llamados, en su paganismo, el Cacique Zac, el Cacique Tuzben, el Cacique Yahcab y el Cacique Tezecum. Vinieron a vernos con una parte de sus familias, y todos los días llegaban muchos indios mopanes a comprar cuchillos y muchas otras menudencias que los soldados vendían a cambio de mantas. Los presentamos con sal, y por eso vinieron a vernos y vendernos sus frutas, y aparentemente se estaban volviendo amistosos ". y todos los días llegaban muchos indios mopanes a comprar cuchillos y muchas otras menudencias que los soldados vendían a cambio de mantas. Los presentamos con sal, y por eso vinieron a vernos y vendernos sus frutas, y aparentemente se estaban volviendo amistosos ". y todos los días llegaban muchos indios mopanes a comprar cuchillos y muchas otras menudencias que los soldados vendían a cambio de mantas. Los presentamos con sal, y por eso vinieron a vernos y vendernos sus frutas, y aparentemente se estaban volviendo amistosos ".

Los Chols y los Mopanes. "A causa de los muchos indios que vinieron todos los días a vernos, y de las muchas granjas y granjas que vimos en esas tierras altas, sabíamos que esa tribu de Mopanes era muy numerosa. Todos van desnudos como los Chols, y diferir de ellos solo en su cabello, ya que no lo usan de la misma longitud como los Chols, sino que cortan el cabello en la parte delantera de la cabeza y solo lo llevan atrás. Es una raza más robusta y bárbara que los Chols, tienen ídolos de formas diabólicas, algunos de los cuales encontramos, y tienen muchas otras supersticiones, sobre las cuales tomaría mucho tiempo contar. Encontramos muy poca franqueza en su naturaleza y descubrimos que tienen relaciones con el Ahizaes, indios del lago, e incluso supimos que todos ellos pertenecían a una sola nación ytza, que se hacía llamar Mopan Ytza; Peten Ytza y estos mopanes estaban sujetos al pequeño rey del lago, sobre el cual y sobre su isla de Peten y sobre sus caciques nos dieron mucha información, aunque siempre se negaron a mostrarnos el camino hasta allí. Sin embargo, prevalecimos sobre el Cacique Zac para mostrarnos el camino desde Mopan hasta la primera llanura, y de allí en adelante nuestro guía fue el Cacique Yahcab, que conocía el idioma Chol, por medio del cual se desempeñó como intérprete, aunque un muy inexperto.

"De esta manera teníamos algunos medios para enjuiciar nuestro viaje al Lago, y después de haber escrito al Presidente por medio de Vera Paz lo que se había hecho, y dejando en Mopan a dos sacerdotes para que se hicieran cargo de esos indios, con veinte hombres para su protección, nosotros los sacerdotes, cinco en total, pasamos con el Capitán Juan Díaz de Velasco y cincuenta hombres ".

De Mopan al lago . "Viajamos desde Mopan hacia el lago una cuestión de treinta y dos leguas, en la que la confusión de nuestro guía e intérprete, el Cacique Yahcab, nos retrasó mucho más que nuestra ignorancia del camino, porque él, ya sea por su falta de conocimiento , o por malicia, dijo en cada riachuelo o riachuelo que no había más agua hasta que llegamos al Lago. Después de haber llegado a un pequeño río llamado Chacal, hicimos un alto mientras algunos de nuestros hombres cruzaban con la guía y procedían a reconocieron el camino, y avanzaron de tal manera que llegaron al lago y descubrieron el gran Peténo isla que se encuentra en medio de ella, y que, de acuerdo con la historia de los que fueron allí, debe estar distante de Chacal en cuestión de catorce o dieciséis leguas. Nuestro pueblo se encontró con muchos indios Ahizaes, que vinieron del lago a la costa armados con arcos y flechas, y ellos, a primera vista de nuestra gente, prepararon sus arcos; pero el indio Yahcab, a quien se le había dicho qué hacer, los tranquilizó diciéndoles que éramos comerciantes, lo que Ahizaes escuchó con gran placer. Pero cuando dicho intérprete nos contó que con estos mercaderes había algunos Padres que les enseñaban la ley de Dios, los ahizaes susurraban entre ellos; y como nuestra gente no pudo darle a Ahizaes más razones que las que ese grosero intérprete había estudiado y ofrecido, no había manera de apaciguarlas, y no se sabía lo que decían, pero todo era confusión y disturbio, lo que resultó en peleas y encuentros generales, en los cuales nuestros hombres no recibieron ningún daño, pero de los Ahizaes algunos fueron muertos y heridos y dos de ellos fueron capturados; uno de estos se llamaba Quixan y el otro Chan. Estos dos indios dijeron uniformemente que los ahizaes habían tomado las armas porque se habían dado cuenta de que habíamos venido a Mopan, y que no habían visto a otras personas en sus tierras ni en dirección a Yucatán ni en ninguna otra dirección; que estuvo de acuerdo con que no tuviéramos ninguna señal de la gente que acompañó al mencionado presidente Don Jacinto, ni de aquellos a quienes había enviado con los Padres de la Merced, aunque hicimos todo lo posible por encontrarlos. Deseé que los dos dichos indios, o uno de ellos, fueran con un mensaje para sus compañeros, pero el asunto estaba tan manchado de sangre, y el tiempo era tan avanzado que no permitía esas demoras, y el Capitán dio suficientes razones para una decisión contraria; y el indio Ahiza llamado Chan rápidamente eliminó cualquier duda escapando por la noche, como resultado de lo cual tomamos más cuidado del indio restante llamado Quixan. Viendo, entonces, que en ese momento no pudimos obtener ningún resultado en esa nación Ahiza, ya que habían tomado las armas y nosotros, sin entender su lenguaje, no pudimos persuadirlos ni llegar a un acuerdo con ellos; de modo que, si continuamos, solo sería continuar una guerra contra la voluntad de nuestra Majestad, como se expresa en el Real Decreto, y sin ninguna esperanza de buenos resultados, ya que no pudimos ingresar a la Isla por necesidad. de canoeros y de instrumentos para hacer canoas,

Cano aconseja el regreso . "Viendo también que las lluvias comenzaban con gran furia, y que nuestra gente se estaba enfermando por el cambio de clima, a lo que se agregó que nos encontráramos con tanta falta de suministros que apenas tuvimos lo necesario para regresar a Mopan; por estas razones le comenté al Capitán que deberíamos regresar a Mopan, y que allí debíamos esperar las noticias de dicho presidente, y que cuando hubiésemos recibido esta noticia deberíamos ver qué debería hacerse. Este plan lo llevamos a cabo, tomando en nuestra compañía, el indio Ahiza llamó a Quixan, tratándolo con amabilidad y cuidado ".

Explicaciones de su retiro enviado a Guatemala . En esta coyuntura surgió una desafortunada controversia. Cano dice que él y sus compañeros le escribieron a Guatemala y le explicaron por qué se habían retirado. Sus explicaciones no fueron aceptadas, sin embargo, porque un informe falso había ganado credibilidad en el sentido de que Don Jacinto Barrios había llegado al lago Petén. Las autoridades en Guatemala persistieron en creer en el último informe, y acusaron a los Padres de tratar de desacreditar al presidente. La Asamblea General emitió un decreto en el que ordenaban al capitán Velasco que regresara inmediatamente al lago y se fortificara allí so pena de perder todas sus propiedades como un traidor.

El Decreto de la Asamblea General . "Esta fue la sustancia del decreto que se nos envió, con muchas otras circunstancias en una línea con los fines y las bases falsas sobre las que se fundó el todo.

"Recibimos este decreto en Mopan, con muchas otras cartas del mismo tenor, para que además de los problemas ordinarios (comunes a todos), tuviera este además de ponerlo ante nuestro Señor ... Otras cartas [llegaron] de el mencionado presidente, D. Jacintho, escrito desde un lugar de los Lacandones, que llamamos Nuestra Señora de las Dolores, donde se había unido a las personas que habían ingresado al país con los Padres de la Merced. En estas cartas, él respondió a las que habíamos escrito cuando entramos en Mopan, y dio órdenes en estos que los hombres debían retirarse, dejando a treinta hombres como escolta en ese lugar, ya que la temporada de lluvias estaba comenzando, y porque él estaba haciendo lo mismo de su parte; por esto sabíamos que la segunda base del decreto no existía, ya que el Presidente se encontraba en Lacandon,que está tan lejos del lago de Ahiza ... "

Peleas entre los soldados y los oficiales . La entrada de Guatemala llegó a su fin con el acompañamiento de incesantes y mezquinas disputas por parte de los soldados y de los oficiales.

Los escritores del decreto castigados . Sin embargo, es bueno saber que los escritores del decreto fueron castigados con una fuerte reprimenda. Cano fue reintegrado en el respeto de todos. Él cuenta los planes para el trabajo futuro en estas palabras: "... Él [el presidente Barrios] tenía la intención de volver al año siguiente por la provincia de Vera Paz ... Con este fin propuse a dicho presidente que era necesario que esos caminos deberían construirse de tal manera que los suministros pudieran ser transportados en paquetes de mulas y no sobre los hombros de los indios, y que las herramientas deberían ser provistas para construir canoas y barcos, también oficiales y marineros que deberían saber cómo administrarlos, ya que de ninguna otra manera era posible ingresar a la Isla o Peténde Ahiza. Todo esto fue ordenado para ser provisto y llevado a cabo; pero no se llevó a cabo por completo debido a la enfermedad prolongada y angustiosa de dicho presidente, que empeoró cada día más. De modo que Dios permitió que de esta tormenta resultara una muerte tranquila, y que, a través de medios antagónicos, se debieran agregar nuevos retrasos a esta conversión.

"En tanto que no faltaban sacerdotes de buen ánimo que deseaban participar en la conversión de estas almas, y Fray Diego Palomino haber muerto en las tierras altas de Chol de enfermedad que le atacó allí, Dios se movía el lector reverendo, Fray Cristóbal de Prada , con inclinaciones tan poderosas, que mientras daba un curso de filosofía en este convento de Guatemala con gran crédito y estima, y ​​sin ser detenido por el amor de sus académicos o los argumentos de sus amigos, dejó su silla y se fue al desierto, donde se dedicó con tanto fervor y celo por la educación de los paganos que en poco tiempo se perfeccionó en el lenguaje de Chol, de la que ya había aprendido los rudimentos, y él iba delante de cada uno en las lenguas Mopan o Ahiza,sin un maestro o una gramática de dicho lenguaje, pero solo con la ayuda que pudo obtener de los indios mopan y chol, de quienes reunió a muchos que habían huido antes de irse al desierto ".

El resultado de los eventos descritos en este capítulo resultó en el sometimiento de los Itzaes, pero no a través de la agencia del pueblo de Guatemala. Aprenderemos del relato de Fray Andrés de Avendaño y Loyola todo lo ocurrido en el año 1695-1696.




Title: History of the Spanish Conquest of Yucatan and of the Itzas Papers of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology, Hard University. Vol. VII. 
 Author: Philip Ainsworth Means

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...