La Agricultura Azteca, Prescott, William Hickling

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/


LA AGRICULTURA AZTECA-LAS ARTES MECÁNICAS-COMERCIANTES-MANERAS DOMÉSTICAS


La AGRICULTURA en México estaba en el mismo estado avanzado que las otras artes de la vida social. En pocos países, de hecho, ha sido más respetado. Estaba estrechamente entrelazado con las instituciones civiles y religiosas de la nación. Había deidades peculiares para presidirlo; los nombres de los meses y de los festivales religiosos tenían más o menos referencia a él. Los impuestos públicos, como hemos visto, a menudo se pagaban en productos agrícolas. Todos, excepto los soldados y los grandes nobles, incluso los habitantes de las ciudades, cultivaron el suelo.
El trabajo fue realizado principalmente por los hombres; las mujeres esparcen la semilla, desgranan el maíz y participan solo en los trabajos más ligeros del campo.

No hubo falta de juicio en el manejo de su terreno. Cuando estaba un poco agotado, se permitió recuperarse quedándose en barbecho. Su extrema sequedad fue aliviada por los canales, con los que la tierra fue parcialmente irrigada; y el mismo fin fue promovido por penas severas contra la destrucción de los bosques, con lo cual el país, como ya se ha notado, estaba bien cubierto antes de la Conquista. Por último, proporcionaron para sus cosechas amplios graneros, que fueron admitidos por los conquistadores como de admirable construcción. En esta disposición, vemos el pronóstico del hombre civilizado.

Entre los artículos más importantes de la agricultura, podemos observar el plátano, cuya facilidad de cultivo y rendimientos exuberantes son tan fatales para los hábitos de la industria sistemática y resistente. Otra planta célebre fue el cacao, cuya fruta proporcionó el chocolate, -del chocolate mexicano, -una bebida tan común en toda Europa. La vainilla, confinada en un pequeño distrito de la costa del mar, se usaba para los mismos propósitos, de aromatizar su comida y bebida, como con nosotros. El gran alimento básico del país, como, de hecho, del continente americano, era el maíz, o maíz indio, que crecía libremente a lo largo de los valles, y subía por los lados escarpados de las Cordilleras hasta el alto nivel de la tierra de los talles. Los aztecas eran tan curiosos en su preparación, y también instruidos en sus múltiples usos, como la ama de casa más experta de Nueva Inglaterra. Sus gigantescos tallos, en estas regiones equinoctiales, proporcionan una materia sacarina, que no se encuentra en la misma medida en las latitudes septentrionales, y suministran a los nativos un azúcar poco inferior al de la caña, que no se introdujo entre ellos hasta después de la conquista. Pero el milagro de la naturaleza fue el gran aloe mexicano, o maguey, cuya agrupación de pirámides de flores, que se eleva sobre sus oscuras corolas de hojas, se veían esparcidas sobre un amplio acre de la meseta. Como ya hemos notado, sus hojas magulladas proporcionaron una pasta a partir de la cual se fabricó el papel; su jugo se fermentó en una bebida embriagante, el pulque, del que los nativos, hasta el día de hoy, son excesivamente aficionados; sus hojas suministraron además un techo impenetrable para las viviendas más humildes; hilo, de los cuales se hicieron productos bastos, y cuerdas fuertes, fueron extraídos de sus fibras duras y retorcidas; los alfileres y las agujas estaban hechos de espinas en el extremo de sus hojas; y la raíz, cuando se cocina adecuadamente, se convirtió en un alimento sabroso y nutritivo. ¡El agave, en resumen, era carne, bebida, ropa y materiales de escritura para los aztecas! ¡Seguramente, nunca la Naturaleza abarcó en una forma tan compacta tantos elementos de la comodidad humana y la civilización!

Sería obviamente fuera de lugar enumerar en estas páginas todas las variedades de plantas, muchas de ellas de virtudes medicinales, que han sido introducidas desde México a Europa. Todavía menos puedo intentar un catálogo de sus flores, que, con sus colores variados y chillones, forman la mayor atracción de nuestros invernaderos. Los climas opuestos abarcados dentro de las estrechas latitudes de la Nueva España le han dado, probablemente, la Flora más rica y diversificada que se puede encontrar en cualquier país del mundo. Estos diferentes productos fueron organizados sistemáticamente por los aztecas, que entendieron sus propiedades, y los recogieron en viveros, más extensos que los existentes en el Viejo Mundo. No es improbable que sugirieran la idea de esos "jardines de plantas"

Los mexicanos también estaban familiarizados con el mineral, como con los tesoros vegetales de su reino. Plata, plomo y estaño que extrajeron de las minas de Tasco; cobre de las montañas de Zacotollan. Estos fueron tomados, no solo de las masas brutas en la superficie, sino de las vetas forjadas en la roca sólida, en la que abrieron extensas galerías. De hecho, las huellas de sus trabajos proporcionaron las mejores indicaciones para los primeros mineros españoles. El oro, encontrado en la superficie, o recogido de los lechos de los ríos, era arrojado a las barras, o, en forma de polvo, formaba parte del tributo regular de las provincias del sur del imperio. El uso de hierro, con el que el suelo estaba impregnado, era desconocido para ellos. A pesar de su abundancia, exige tantos procesos para prepararlo para su uso, que comúnmente ha sido uno de los últimos metales presionados al servicio del hombre. La edad del hierro ha seguido a la del latón, tanto de hecho como en la ficción.

Encontraron un sustituto en una aleación de estaño y cobre; y, con herramientas hechas de este bronce, podría cortar no solo metales, sino, con la ayuda de un polvo silíceo, las sustancias más duras, como basalto, pórfido, amatistas y esmeraldas. Ellos formaron estos últimos, que se encontraron muy grandes, en muchas formas curiosas y fantásticas. Echan, también, vasijas de oro y plata, tallando con sus cinceles metálicos de una manera muy delicada. Algunos de los vasos de plata eran tan grandes que un hombre no podía rodearlos con sus brazos. Imitaron muy bien las figuras de los animales, y, lo que era extraordinario, pudieron mezclar los metales de tal manera, que las plumas de un pájaro, o las escamas de un pez, deberían ser alternativamente de oro y plata. Los orfebres españoles admitieron su superioridad sobre ellos mismos en estos ingeniosos trabajos.

Emplearon otra herramienta, hecha de itztli u obsidiana, un mineral oscuro transparente, extremadamente duro, encontrado en abundancia en sus colinas. Lo convirtieron en cuchillos, navajas de afeitar y sus espadas dentadas. Tomó una ventaja aguda, aunque pronto se redujo. Con esto forjaron las diversas piedras y alabasters empleados en la construcción de sus obras públicas y viviendas principales. Aplazaré un relato más particular de estos al cuerpo de la narración, y solo agregaré aquí, que las entradas y los ángulos de los edificios estaban profusamente ornamentados con imágenes, a veces de sus deidades fantásticas, y con frecuencia de animales. Estos últimos fueron ejecutados con gran precisión. "Los primeros", según Torquemada, "fueron el espantoso reflejo de sus propias almas. Y no fue hasta después de que se convirtieron al cristianismo, proporcionándole una belleza imaginaria en la personificación de la divinidad, en sí misma. Cuando estas supersticiones perdieron su control sobre su mente, se abrió a las influencias de un gusto más puro; y, después de la conquista, los mexicanos proporcionaron muchos ejemplos de retratos correctos y algunos bellos. proporcionándole una belleza imaginaria en la personificación de la divinidad, en sí misma. Cuando estas supersticiones perdieron su control sobre su mente, se abrió a las influencias de un gusto más puro; y, después de la conquista, los mexicanos proporcionaron muchos ejemplos de retratos correctos y algunos bellos.

Las imágenes esculpidas eran tan numerosas, que los cimientos de la catedral en la Plaza Mayor, la gran plaza de México, se dice que están completamente compuestos por ellos. Este lugar puede, de hecho, ser considerado como el foro azteca, el gran depositario de los tesoros de la escultura antigua, que ahora ocultó en su seno. Tales monumentos se extienden por toda la capital, sin embargo, y una nueva bodega difícilmente puede ser excavada o colocada en la base sin revelar algunas de las reliquias del arte bárbaro. Pero se les presta poca atención, y si no se los quiebra en pedazos al mismo tiempo, usualmente se trabajan en la pared ascendente o en los soportes del nuevo edificio. Dos famosos bajorrelieves del último Montezuma y su padre, cortados en la roca sólida en las hermosas arboledas de Chapoltepec, fueron deliberadamente destruidos, ¡hasta el siglo pasado, por orden del gobierno!

La pieza de escultura más notable aún desenterrada es la gran piedra de calendario, notada en el capítulo anterior. Consiste en pórfido oscuro, y en sus dimensiones originales, tomado de la cantera, se calcula que pesó casi cincuenta toneladas. Fue transportado desde las montañas más allá del lago Chaco, a una distancia de muchas leguas, sobre un país roto intersectado por cursos de agua y canales. Al cruzar un puente que atravesaba uno de estos últimos, en la capital, los soportes cedieron, y la gran masa se precipitó en el agua, de donde se recuperó con dificultad. El hecho de que un fragmento de pórfido tan enorme pudiera transportarse de manera segura por leguas frente a tales obstáculos, y sin la ayuda del ganado, ya que los aztecas no tenían animales de calado, no nos sugiere ninguna idea de su habilidad mecánica, y de su maquinaria; e implica un grado de cultivo poco inferior al exigido para la ciencia geométrica y astronómica que se muestra en las inscripciones de esta misma piedra.

Los antiguos mexicanos fabricaban utensilios de loza para los propósitos ordinarios de la vida doméstica, de los que aún existen numerosos ejemplares. Hicieron tazas y jarrones de una madera lacada o pintada, impermeable a la humedad y de colores llamativos. Sus tintes se obtuvieron a partir de sustancias minerales y vegetales. Entre ellos estaba el rico carmesí de la cochinilla, el rival moderno de la famosa púrpura de Tiro. Fue introducido en Europa desde México, donde el pequeño insecto curioso se alimentó con gran cuidado en las plantaciones de cactus, ya que cayó en el abandono. Los nativos fueron así habilitados para dar una coloración brillante a las redes, que se fabricaron con todos los grados de finura del algodón criado en abundancia en las regiones más cálidas del país. Tenían el arte, también, de entretejer con estos el delicado cabello de los conejos y otros animales, lo que hacía una tela de gran calidez y belleza, de un tipo totalmente original; y en esto a menudo tendían un rico bordado de pájaros, flores o algún otro artilugio imaginativo.

Pero el arte en el que más se deleitaban era su plumaje o pluma. Con esto podrían producir todo el efecto de un hermoso mosaico. El magnífico plumaje de las aves tropicales, especialmente de la tribu de los loros, ofrecía todas las variedades de color; y la delicadeza del colibrí, que se deleitaba en enjambres entre las enredaderas de madreselva de México, les proporcionaba suaves tintes aéreos que daban un acabado exquisito a la imagen. Las plumas, pegadas en una fina telaraña de algodón, fueron forjadas en vestidos para los ricos, colgaduras para apartamentos y adornos para los templos. Ninguna de las fábricas estadounidenses suscitó tanta admiración en Europa, donde los Conquistadores enviaron numerosos especímenes. Es de lamentar que un arte tan elegante haya sido sufrido para caer en decadencia.

No había tiendas en México, pero las diversas manufacturas y productos agrícolas se vendían en los grandes mercados de las principales ciudades. Las ferias se celebraban allí cada cinco días, y estaban atestadas por una gran concurrencia de personas, que venían a comprar o vender en todo el país vecino. Se asignó un trimestre en particular a cada tipo de artículo. Las numerosas transacciones se llevaron a cabo sin confusión, y con total consideración a la justicia, bajo la inspección de los magistrados designados para el propósito. El tráfico se realizó en parte por trueque, y en parte por medio de una moneda regulada, de diferentes valores. Esto consistió en púas transparentes de polvo de oro; de pedazos de estaño, cortados en forma de T; y de bolsas de cacao, que contienen una cantidad específica de granos. "Bendito dinero", exclama Peter Martyr,

No existía en México esa distinción de castas que se encuentra entre las naciones egipcias y asiáticas. Sin embargo, era habitual que el hijo siguiera la ocupación de su padre. Los diferentes oficios se organizaron en algo así como gremios; teniendo cada uno un distrito particular de la ciudad apropiado para él, con su propio jefe, su propia deidad tutelar, sus festivales peculiares, y similares. El comercio se sostuvo en la estimación declarada por los aztecas. "Aplícate, hijo mío", fue el consejo de un anciano jefe, "a la agricultura, al trabajo de plumas u otro tipo de vocación honorable. Así lo hicieron tus antepasados ​​antes que tú. De lo contrario, ¿cómo habrían provisto para ellos y sus No se oyó nunca que la nobleza fuera capaz de mantener a su poseedor ". Máximas astutas,

Pero la ocupación peculiarmente respetada era la del comerciante. Formó una característica tan importante y singular de su economía social, que merece un aviso mucho más particular de lo que ha recibido de los historiadores. El comerciante azteca era una especie de comerciante ambulante, que hacía sus viajes a las fronteras más remotas de Anáhuac, y a los países más allá, llevando consigo mercancías de bienes ricos, joyas, esclavos y otras mercancías valiosas. Los esclavos se obtuvieron en el gran mercado de Azcapotzalco, a pocas leguas de la capital, donde regularmente se celebraban ferias para la venta de estos desafortunados seres. Fueron traídos allí por sus amos, vestidos con su vestimenta más alegre, y se les ordenó cantar, bailar y exhibir su pequeña cantidad de logros personales, para recomendarse al comprador.

Con este rico cargamento, el comerciante visitó las diferentes provincias, llevando siempre algún regalo de valor de su propio soberano a sus jefes, y generalmente recibiendo otros a cambio, con un permiso para comerciar. Si esto se le negara, o si se enfrentara con indignidad o violencia, tenía los medios de resistencia en su poder. Realizó sus viajes con varios compañeros de su propio rango y un gran cuerpo de asistentes inferiores que fueron empleados para transportar los bienes. Cincuenta o sesenta libras eran la carga habitual para un hombre. Toda la caravana se armó, y tan bien provista contra repentinas hostilidades, que podrían defenderse, si era necesario, hasta que se la reforzara desde casa. En un caso, un cuerpo de estos comerciantes militantes estuvo en un sitio de cuatro años en la ciudad de Ayotlán, que finalmente tomaron del enemigo. Sin embargo, su propio gobierno siempre se mostró dispuesto a embarcarse en una guerra en este terreno, encontrando que era un pretexto muy conveniente para extender el imperio mexicano. No era inusual permitir a los comerciantes recaudar impuestos ellos mismos, que se colocaron bajo su comando. Además, era muy común que el príncipe empleara a los mercaderes como una especie de espías para proporcionarle información sobre el estado de los países por los que pasaban y las disposiciones de los habitantes hacia sí mismo.

Por lo tanto, su esfera de acción se amplió mucho más allá de la de un comerciante humilde, y adquirieron una alta consideración en el cuerpo político. Se les permitió asumir insignias y dispositivos propios. Algunos de ellos compusieron lo que los escritores españoles llaman un consejo de finanzas; al menos, este fue el caso en Tezcuco. Fueron muy consultados por el monarca, que tenía algunos de ellos constantemente cerca de su persona; dirigiéndose a ellos por el título de "tío", que puede recordar a uno de primo, o "primo", por el cual un grande de España es saludado por su soberano. Se les permitió tener sus propios tribunales, en los que se determinaron casos civiles y penales, a excepción del capital; por lo que formaron una comunidad independiente, por así decirlo, de sí mismos. Y,

Ese comercio debería ser el camino hacia la eminente preferencia política en una nación, pero parcialmente civilizada, donde los nombres de soldado y sacerdote son generalmente los únicos títulos a respetar, sin duda es una anomalía en la historia. Constituye un contraste con el estándar de las monarquías más pulidas del Viejo Mundo, en el que se supone que el rango es menos deshonrado por una vida de holgazanería o placer frívolo, que por esas ocupaciones activas que promueven igualmente la prosperidad del estado y del individuo. Si la civilización corrige muchos prejuicios, se debe permitir que cree otros.

Podremos formarse una mejor idea del refinamiento real de los nativos, penetrando en su vida doméstica y observando las relaciones entre los sexos. Afortunadamente, tenemos los medios para hacerlo. Allí encontraremos a los feroces aztecas mostrando con frecuencia toda la sensibilidad de una naturaleza cultivada; consolando a sus amigos bajo aflicción, o felicitándolos por su buena suerte, como en ocasión de un matrimonio, o del nacimiento o el bautismo de un niño, cuando fue puntilloso en sus visitas, trayendo regalos de costosos vestidos y ornamentos, o el una ofrenda de flores más simple, igualmente indicativa de su simpatía. Las visitas, en estos momentos, aunque reguladas con toda la precisión de la cortesía oriental, fueron acompañadas por expresiones de la más cordial y afectuosa consideración.

La disciplina de los niños, especialmente en las escuelas públicas, como se indicó en un capítulo anterior, fue extremadamente severa. Pero después de llegar a una edad madura, la doncella azteca fue tratada por sus padres con una ternura de la que parecía que se había desterrado toda reserva. En los consejos de una hija a punto de entrar en la vida, la conjuraban para que conservara la sencillez en sus modales y conversación, en su atuendo uniforme, con estricta atención a la limpieza personal. Inculcaron la modestia como el gran adorno de una mujer y la reverencia implícita hacia su esposo; suavizando sus admoniciones con epítetos entrañables, como muestra la plenitud del amor de un padre.

La poligamia fue permitida entre los mexicanos, aunque principalmente confinada, probablemente, a las clases más ricas. Y las obligaciones del voto matrimonial, que se hizo con toda la formalidad de una ceremonia religiosa, fueron plenamente reconocidas e impresas en ambas partes. Las mujeres son descritas por los españoles como bellas, a diferencia de sus desafortunadas descendientes de la actualidad, aunque con el mismo semblante serio y bastante melancólico. Su largo cabello negro, cubierto, en algunas partes del país, por un velo hecho de la fina telaraña de la pita, generalmente se puede ver envuelto en flores, o entre las personas más ricas, con hilos de piedras preciosas, y perlas de la Golfo de California. Parece que han sido tratados con mucha consideración por sus maridos; y pasaron su tiempo en tranquilidad indolente, o en ocupaciones femeninas tales como hilado, bordado y similares; mientras que sus doncellas sedujeron las horas con el ensayo de cuentos y baladas tradicionales.

La mujer participó por igual con los hombres de las festividades sociales y los entretenimientos. Estos a menudo se llevaron a cabo a gran escala, tanto en lo que respecta al número de invitados y el costo de los preparativos. Numerosos asistentes, de ambos sexos, esperaron en el banquete. Los pasillos estaban perfumados con perfumes y los patios estaban cubiertos de hierba olorosa y flores, que se distribuyeron profusamente entre los invitados cuando llegaron. Servilletas de algodón y jarras de agua se colocaron delante de ellos, mientras tomaban sus asientos en el tablero; por la venerable ceremonia de la ablución, antes y después de comer, fue observada puntillosamente por los aztecas. El tabaco se ofrecía entonces a la empresa, en tubos, mezclados con sustancias aromáticas, o en forma de puros, insertados en tubos de carey o plata. Comprimieron las fosas nasales con los dedos, mientras inhalaban el humo, que con frecuencia tragaban. Si las mujeres, que se sentaron aparte de los hombres en la mesa, se les permitió la indulgencia de la fragante hierba como en los círculos más pulidos del México moderno, no se nos dice. Es un hecho curioso, que los aztecas también tomaron la hoja seca en forma pulverizada de tabaco.

La mesa estaba bien provista de sustanciosas carnes, especialmente de caza; entre los cuales el más conspicuo era el pavo, erróneamente supuesto, como su nombre lo importa, haber venido originalmente de Oriente. Estos platos más sólidos estaban flanqueados por otros de verduras y frutas, de todas las deliciosas variedades que se encuentran en el continente de América del Norte. Las diferentes viandas se prepararon de diversas maneras, con delicadas salsas y condimentos, de los cuales los mexicanos eran muy aficionados. Su paladar fue aún más deleitado por dulces y pastelería, por lo que su harina de maíz y azúcar suministran abundantes materiales. Otro plato, de naturaleza repugnante, a veces se agregaba a la fiesta, especialmente cuando la celebración tenía un carácter religioso. En tales ocasiones, se sacrificaba un esclavo y su carne estaba elaboradamente vestida, formó uno de los principales adornos del banquete. El canibalismo, bajo la apariencia de una ciencia epicúrea, se vuelve incluso más repugnante.

Las carnes se mantuvieron calientes por los platos de frotamiento. La mesa estaba adornada con jarrones de plata y, a veces, de oro, de delicada factura. Los vasos y cucharas eran de los mismos materiales costosos, y también de caparazón de tortuga. La bebida favorita era el chocolate, aromatizado con vainilla y diferentes especias. Tenían una manera de preparar la espuma de la misma, para que fuera lo suficientemente sólida como para ser comido y se enfriaba. El jugo fermentado del maguey, con una mezcla de dulces y ácidos, suministró también diversas bebidas agradables de diferentes grados de fuerza, y formó la bebida principal de la parte más vieja de la compañía.

Tan pronto como terminaron su comida, los jóvenes se levantaron de la mesa para cerrar las festividades del día con baile. Bailaron con gracia, al sonido de varios instrumentos, acompañando sus movimientos con cantos de un carácter agradable, aunque algo quejumbroso. Los invitados mayores continuaron en la mesa, bebiendo pulque y cotilleando en otras ocasiones, hasta que las virtudes de la estimulante bebida los pusieron de buen humor con los suyos. La intoxicación no era algo raro en esta parte de la compañía, y, lo que es singular, estaba excusado en ellos, aunque se castigaba severamente en los más jóvenes.

El personaje azteca era perfectamente original y único. Estaba hecho de incongruencias aparentemente irreconciliables. Mezclaba en una las marcadas peculiaridades de las diferentes naciones, no solo del mismo lugar de la civilización, sino tan alejadas entre sí como los extremos de la barbarie y el refinamiento. Puede encontrar un paralelismo apropiado en su propio clima maravilloso, capaz de producir, en unas pocas leguas cuadradas de superficie, la variedad ilimitada de formas vegetales que pertenecen a las regiones congeladas del norte, la zona templada de Europa y los cielos ardientes de Arabia y Hindostan!



Prescott, William Hickling, 1796-1859. 
Historia de la conquista de México, con una visión preliminar de la civilización mexicana antigua, y la vida del conquistador, Hernando Cortés / Por William H. Prescott 
Centro de texto electrónico, Biblioteca de la Universidad de Virginia

Gracias a http://web.archive.org/



 http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...