La Guerra de los Vandalos, parte III, Procopius

La Guerra de los Vandalos, parte III


El emperador, mientras tanto, sin haber comprobado aún estas cosas, estaba preparando cuatrocientos soldados con Cyril como comandante, que iban a ayudar a Godas en la vigilancia de la isla. Y con ellos también tenía [2-7]en preparación la expedición contra Cartago, diez mil soldados de infantería y cinco mil jinetes, reunidos de las tropas regulares y de los "foederati".
Ahora, en una época anterior, solo los bárbaros se alistaban entre los foederati, es decir, aquellos que habían entrado en el sistema político romano,  no en la condición de esclavos, ya que no habían sido conquistados por los romanos, sino sobre la base de la igualdad completa. .[37] Porque los romanos llaman a los tratados con sus enemigos "foedera". Pero en este momento no hay nada que impida que alguien asuma este nombre, ya que el tiempo de ninguna manera consiente en mantener los nombres apegados a las cosas a las que se aplicaron anteriormente, pero las condiciones cambian constantemente de acuerdo con el deseo de los hombres que controlarlos, y los hombres prestan poca atención al significado que originalmente unieron a un nombre. Y los comandantes de los foederati eran Doroteo, el general de las tropas en Armenia, y Salomón, que estaba actuando como administrador del general Belisario; (una persona así los romanos lo llaman "domesticus". Ahora bien, este Salomón era un eunuco, pero no fue por la invención del hombre que sufrió la mutilación, pero algún accidente que le sucedió mientras vestía pañales le había impuesto esta suerte) ; y también había Cipriano, Valeriano, Martinus, Althias, John, Marcellus, y el Cirilo a quien he mencionado anteriormente; y los comandantes de la caballería regular fueron Rufino y Aïgan, que eran de la casa de Belisario, y Barbatus y Pappus, mientras que el [7-16]La infantería regular estaba comandada por Teodoro, que tenía el sobrenombre de Cteanus, y Terencio, Zaidus, Marciano y Sarapis. Y cierto Juan, un nativo de Epidamnus, que ahora se llama Dyrrachium, tenía el mando supremo sobre todos los líderes de la infantería. Entre todos estos comandantes, Salomón era de un lugar en el este, en el mismo extremo del dominio romano, donde ahora se encuentra la ciudad llamada Daras, y Aïgan fue por nacimiento de los masagetae a quienes ahora llaman hunos; y el resto eran casi todos los habitantes de la tierra de Tracia. Y les siguieron también cuatrocientos Eruli, a quienes conducía Pharas, y unos seiscientos aliados bárbaros de la nación de los Massagetae, todos arqueros montados; estos fueron liderados por Sinnion y Balas, hombres dotados de valentía y resistencia en el más alto grado. Y para toda la fuerza se requirieron quinientos barcos,[38] ni menos de tres mil. Y en todas las naves juntas había treinta mil marineros, egipcios y jonios en su mayor parte, y cilios, y un comandante fue nombrado sobre todos los barcos, Calonymus de Alejandría. Y también tenían naves de guerra preparadas para combatir en el mar, hasta el número de noventa y dos, y eran barcos de una sola plataforma cubiertos por cubiertas, para que los hombres que los remaban pudieran, de ser posible, no estar expuestos a los rayos de el enemigo. Tales barcos se llaman "dromones"[39] por los de la actualidad; porque son capaces de alcanzar una gran velocidad. En estos navegados dos mil hombres de [16-23]Bizancio, que eran remeros y luchadores; porque no había un solo hombre superfluo entre ellos. Y también enviaron a Arquelao, un hombre de rango patricio que ya había sido pretor pretoriano tanto en Bizancio como en Ilírico, pero luego ocupó el puesto de prefecto del ejército; porque así se designa al oficial encargado del mantenimiento del ejército. Pero como general con autoridad suprema sobre todo el emperador, envió a Belisario, que estaba al mando de las tropas de Oriente por segunda vez. Y fue seguido por muchos lanceros y muchos guardias, hombres capaces de guerreros y experimentados en los peligros de la lucha. Y el emperador le dio instrucciones por escrito, diciéndole que hiciera todo lo que le pareciera mejor y que sus actos serían definitivos, como si el mismo emperador los hubiera cumplido. El escrito, de hecho, le dio el poder de un rey. Ahora Belisario era originario de Germania, que se encuentra entre Tracia e Ilírico. Estas cosas, entonces, tuvieron lugar de esta manera.

Gelimer, sin embargo, siendo privado de Tripolis por Pudencio y de Cerdeña por Godas, apenas esperaba recuperar Tripolis, ya que estaba situado a una gran distancia y los rebeldes ya estaban siendo asistidos por los romanos, contra los que justo en ese momento parecía él mejor no para tomar el campo; pero estaba ansioso por llegar a la isla antes de que cualquier ejército enviado por el emperador para luchar por sus enemigos llegara allí. En consecuencia, seleccionó cinco mil de los vándalos y ciento veinte barcos de la clase más rápida, y designó como general a su hermano Tzazon, y los envió. Y así fueron [23-30]navegando con gran entusiasmo y entusiasmo contra Godas y Cerdeña. Mientras tanto, el emperador Justiniano enviaba a Valerian y Martinus antes que los demás para esperar al resto del ejército en el Peloponeso. Y cuando estos dos se embarcaron en sus barcos, el emperador tuvo la idea de que había algo que deseaba imponerles, algo que antes había querido decir, pero que había estado tan ocupado con los otros asuntos de que tenía que decir que su mente había estado ocupada con ellos y que este tema había sido expulsado. Los convocó, en consecuencia, con la intención de decir lo que deseaba, pero al considerar el asunto, vio que no sería propicio para ellos interrumpir su viaje. Por lo tanto, envió hombres para prohibirles regresar a él o desembarcar de sus barcos. Y estos hombres, al acercarse a las naves, les ordenaron con mucho grito y fuertes gritos que de ninguna manera retrocedieran, y a los presentes les pareció que lo que había sucedido no era un buen presagio y que nunca uno de los hombres esos barcos regresan de Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener al acercarse a las naves, les ordenó gritar y gritar de ninguna manera para retroceder, y a los presentes les pareció que lo sucedido no era un buen augurio y que nunca regresaría uno de los hombres en esas naves. Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener al acercarse a las naves, les ordenó gritar y gritar de ninguna manera para retroceder, y a los presentes les pareció que lo sucedido no era un buen augurio y que nunca regresaría uno de los hombres en esas naves. Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener les ordenó con mucho grito y gritos que de ninguna manera retrocedieran, y a los presentes les pareció que lo que sucedió no era un buen presagio y que nunca uno de los hombres en esos barcos regresaría de Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener les ordenó con mucho grito y gritos que de ninguna manera retrocedieran, y a los presentes les pareció que lo que sucedió no era un buen presagio y que nunca uno de los hombres en esos barcos regresaría de Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener y a los presentes les pareció que lo que sucedió no era un buen presagio y que nunca uno de los hombres en esos barcos regresaría de Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener y a los presentes les pareció que lo que sucedió no era un buen presagio y que nunca uno de los hombres en esos barcos regresaría de Libia a Bizancio. Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener Porque además del presagio, sospechaban que los hombres del emperador también habían recibido una maldición, no por su propia voluntad, para que no volvieran. Ahora, si alguien debe interpretar el incidente con respecto a estos dos comandantes, Valerian y Martinus, encontrará que la opinión original no es cierta. Pero había cierto hombre entre los guardaespaldas de Martinus, Stotzas de nombre, que estaba destinado a ser un enemigo del emperador, para intentar establecer una tiranía, y de ninguna manera para regresar a Bizancio, y uno podría suponer esa maldición de tener [30-5]se volvió hacia él por el Cielo. Pero ya sea que este asunto sea así o no, dejo a cada uno razonar como lo desee. Pero procederé a contar cómo partieron el general Belisario y el ejército.

XII

533 ADEn el séptimo año del reinado de Justiniano, aproximadamente en el equinoccio de primavera, el emperador ordenó al barco del general anclar en el punto que está delante del palacio real. Allí vino también Epifanio, el principal sacerdote de la ciudad, y después de pronunciar una oración apropiada, puso los barcos en uno de los soldados que habían sido bautizados recientemente y habían tomado el nombre de pila. Y después de esto, el general Belisario y Antonina, su esposa, zarparon. Y también estaba con ellos Procopio, quien escribió esta historia; ahora antes había estado muy aterrorizado por el peligro, pero más tarde había visto una visión en su sueño que lo llevó a coraje y lo hizo deseoso de ir a la expedición. Porque parecía en el sueño que estaba en la casa de Belisario, y uno de los sirvientes que entraba anunció que algunos hombres habían venido con regalos; y Belisario le ordenó que investigara qué clase de regalos eran, y salió al patio y vio hombres que llevaban en los hombros la tierra con las flores y todo. Y le ordenó que trajera a estos hombres a la casa y depositara la tierra que llevaban en el pórtico; y Belisario junto con su [5-10] losguardias llegaron allí, y él mismo se reclinó sobre esa tierra y comió de las flores, e instó a los demás a hacer lo mismo; y mientras se reclinaban y comían, como si estuvieran en un sofá, la comida les pareció sumamente dulce. Tal fue, entonces, la visión del sueño.

Y toda la flota siguió la nave del general, y se instalaron en Perinthus, que ahora se llama Heracleia,[40] donde el ejército pasó cinco días, ya que en ese lugar el general recibió como regalo del emperador un número excesivamente grande de caballos de los pastos reales, que se guardan para él en el territorio de Tracia. Y zarpando de allí, anclaron en Abydus, y se produjo cuando se demoraban allí cuatro días a causa de la falta de viento que tuvo lugar en el siguiente evento. Dos Massagetae mataron a uno de sus camaradas que los ridiculizaba, en medio de su bebida intemperada; porque estaban intoxicados. Para todos los hombres, los Massagetae son los bebedores más inmoderados. Belisario, en consecuencia, inmediatamente empaló a estos dos hombres en la colina que está cerca de Abydus. Y desde todos, y especialmente los familiares de estos dos hombres,como esto, dijeron); y dado que se unieron para expresar la acusación contra el general incluso por soldados romanos, que estaban ansiosos de que no hubiera castigo por sus ofensas, Belisario convocó a ambos, los Massagetae y el resto de los [10-18]es apropiado considerar las buenas condiciones corporales y la práctica en las armas y todas las otras disposiciones para la guerra de menor importancia que la justicia y las cosas que pertenecen a Dios. Porque lo que posiblemente sea de mayor beneficio para los hombres necesitados, naturalmente sería honrado por ellos por sobre todas las demás cosas. Ahora la primera prueba de justicia sería el castigo de aquellos que han cometido un asesinato injusto. Porque si nos corresponde a nosotros juzgar las acciones que de tanto en tanto cometen los hombres hacia sus vecinos, y juzgar y nombrar las acciones justas e injustas, debemos encontrar que nada es más precioso para una persona. hombre que su vida. Y si algún bárbaro que mató a su pariente espera encontrar indulgencia en su juicio por estar borracho, con toda justicia, él hace que la acusación empeore mucho por la misma circunstancia por la cual, como él alega, su culpa es eliminada. Porque no es correcto para un hombre bajo ninguna circunstancia, [18-2]y especialmente cuando se sirve en un ejército, para estar tan borracho como para matar a sus amigos más queridos; más aún, la embriaguez misma, incluso si el asesinato no se agrega en absoluto, es digno de castigo; y cuando un pariente es agraviado, el crimen sería claramente de mayor importancia en lo que respecta al castigo que cuando se comete contra los que no son parientes, al menos a los ojos de los hombres de los sentidos. Ahora el ejemplo está delante de usted y puede ver qué tipo de resultado tienen tales acciones. Pero en cuanto a usted, es su deber evitar poner manos violentas sobre cualquiera sin provocación, o llevarse las posesiones de otros; porque no lo pasaré por alto, tenga por seguro, y no consideraré a ninguno de ustedes como un compañero soldado, sin importar cuán terrible sea su reputación para el enemigo, que no puede usar las manos limpias contra el enemigo.

XIII

Después de esto, Belisario pensó en cómo toda su flota siempre debería mantenerse unida mientras navegaba y debería anclar en el mismo lugar. Porque él sabía eso en una gran flota, y especialmente si los vientos fuertes debieran [2-8]Al asaltarlos, era inevitable que muchos de los barcos se quedaran y se dispersaran en el mar abierto, y que sus pilotos no supieran cuál de los barcos que se lanzaba al mar delante de ellos era mejor seguirlo. Entonces, después de considerar el asunto, hizo lo siguiente. Las velas de las tres naves en las que él y sus seguidores fueron transportados pintaban de rojo desde la esquina superior por un tercio de su longitud, y erigía postes verticales en la proa de cada uno, y colgaban luces de ellos, de modo que ambos día y noche los barcos del general podrían distinguirse; luego ordenó a todos los pilotos que siguieran estos barcos. Así, con los tres barcos que lideraban toda la flota, ni un solo barco quedó atrás. Y cada vez que estaban a punto de salir de un puerto, las trompetas les anunciaban esto.

Y al salir de Abydus se encontraron con fuertes vientos que los llevaron a Sigeum. Y de nuevo, en un clima calmo, se dirigieron más tranquilamente a Malea, donde la calma les resultó la mayor ventaja. Porque como tenían una gran flota y naves excesivamente grandes, a medida que se acercaba la noche, todo se confundía por el hecho de estar apiñados en un espacio pequeño, y se los puso en peligro extremo. En ese momento tanto los pilotos como el resto de los marineros se mostraron habilidosos y eficientes, ya que mientras gritaban a todo pulmón y hacían un gran ruido, seguían empujando las naves con sus palos, y mantenían hábilmente las distancias entre sus diferentes recipientes; pero si hubiera surgido un viento, ya sea un seguidor o un viento de cabeza, me parece que los marineros difícilmente se habrían conservado a sí mismos y sus barcos. [8-15]han dicho, y puesto en Taenarum, que ahora se llama Caenopolis.[41] Luego, presionando desde allí, tocaron a Methone, y encontraron a Valerian y Martinus con sus hombres, que habían llegado al mismo lugar poco tiempo antes. Y como no soplaban vientos, Belisario ancló las naves allí y desembarcó a todo el ejército; y después de que estuvieron en tierra, les asignó a los comandantes sus posiciones y reunió a los soldados. Y mientras estaba así comprometido y no surgió ningún viento en absoluto, sucedió que muchos de los soldados fueron destruidos por una enfermedad causada de la siguiente manera.

El prefecto pretoriano, John, era un hombre de carácter inútil, y tan hábil en idear formas de llevar dinero al tesoro público en detrimento de los hombres que, por mi parte, nunca debería ser competente para describir este rasgo suyo. Pero esto ha sido dicho en las páginas anteriores, cuando fui llevado a este punto por mi narración.[42] Pero voy a contar en el presente caso de qué manera destruyó a los soldados. El pan que los soldados están destinados a comer en el campamento debe ponerse dos veces en el horno y cocinarse con tanto cuidado para que dure mucho tiempo y no se eche a perder en poco tiempo, y los panes cocinados de esta manera necesariamente pesan menos ; y por esta razón, cuando se distribuye ese pan, los soldados generalmente reciben como [15-21]su porción un cuarto más que el peso habitual.[43] John, por lo tanto, calculando cómo podría reducir la cantidad de leña utilizada y pagar menos a los panaderos por los salarios, y también cómo podría no perder el peso del pan, trajo la masa aún no cocida al público baños de Aquiles, en el sótano del cual el fuego se mantiene encendido, y ordenó a sus hombres que lo pusieran allí. Y cuando parecía estar cocinado de una u otra manera, lo arrojó en bolsas, lo puso en los barcos y lo envió. Y cuando la flota llegó a Methone, los panes se desintegraron y volvieron a la harina, no a la harina sana, sino a la pudrición, a la pudrición ya la aparición de una especie de olor opresivo. Y los panes fueron dispensados ​​por medida[44] a los soldados por aquellos a quienes esta oficina les fue asignada, y ellos ya estaban haciendo la distribución del pan por cuartos y fanegas. Y los soldados, alimentándose de esto en el verano en un lugar donde el clima está muy caliente, se enfermaron, y no menos de quinientos de ellos murieron; y lo mismo iba a pasarle a más, pero Belisario lo impidió ordenando que se les proporcionara el pan del país. E informando sobre el asunto al emperador, él mismo ganó a favor, pero en ese momento no castigó a John.

Estos eventos, entonces, tuvieron lugar de la manera descrita. Y estableciendo [21-23]desde Metone llegaron al puerto de Zacinto, donde tomaron suficiente agua para atravesar el mar Adriático, y después de hacer todos los demás preparativos, navegaron. Pero como el viento que tenían era muy suave y lánguido, fue solo el decimosexto día cuando aterrizaron en un lugar desierto de Sicilia, cerca del cual se eleva el monte Aetna. Y mientras se retrasaron en este pasaje, como se ha dicho, sucedió que el agua de toda la flota se echó a perder, excepto lo que Belisario y sus compañeros de mesa estaban bebiendo. Porque esto solo fue preservado por la esposa de Belisario de la siguiente manera. Llenó con jarras de agua hechas de vidrio y construyó una pequeña habitación con tablones en la bodega del barco, donde era imposible que el sol penetrara, y allí hundió los frascos en arena, y de esta manera el agua no se vio afectada. Mucho, entonces, por esto.

XIV

Y tan pronto como Belisario había desembarcado en la isla, comenzó a sentirse inquieto, sin saber cómo proceder, y su mente estaba atormentada por la idea de que no sabía qué clase de hombres eran los vándalos contra los que iba, y qué tan fuertes eran en la guerra, o de qué manera los romanos tendrían que librar la guerra, o en qué lugar sería su base de operaciones. Pero lo que más le molestaban era a los soldados, que temían pelear en el mar y no les avergonzaba decir de antemano que, si los desembarcaban en la tierra, tratarían de mostrarse valientes en la batalla, pero si los barcos hostiles los atacaban, se volvían a huir; para, [2-7]dijeron que no podían luchar contra dos enemigos a la vez, tanto hombres como agua. Perdido, por lo tanto, debido a todas estas cosas, envió a Procopio, su consejero, a Siracusa, para averiguar si el enemigo tenía algún barco en emboscada vigilando el paso a través del mar, ya sea en la isla o en el continente, y donde sería mejor para ellos anclar en Libia, y desde qué punto como base sería ventajoso para ellos comenzar a continuar la guerra contra los vándalos. Y le ordenó que, cuando debería haber cumplido sus órdenes, regresar y encontrarse con él en el lugar llamado Caucana,[45] aunos doscientos estadios distantes de Siracusa, donde él y toda la flota debían fondear. Pero dejó que se entendiera que lo enviaba a comprar provisiones, ya que los godos estaban dispuestos a darles un mercado, esto fue decidido por el emperador Justiniano y Amalasountha, la madre de Antalaric,[46] que en ese momento era un niño criado bajo el cuidado de su madre, Amalasountha, y dominaba tanto a los godos como a los italianos. Porque cuando Teodorico murió y el reino llegó a manos de su sobrino, Antalaric, que ya había perdido a su padre antes, Amalasountha temía tanto por su hijo como por el reino y cultivó la amistad de Justiniano con mucho cuidado, y prestó atención a su comandos en todos los asuntos y en ese momento prometió proporcionar un mercado para su ejército y así lo hizo.

Ahora, cuando Procopio llegó a Siracusa, se encontró inesperadamente con un hombre que había sido conciudadano y amigo suyo desde la infancia, que había estado viviendo en Siracusa durante mucho tiempo dedicado a la navegación [7-13]negocios, y él aprendió de él lo que quería; porque este hombre le mostró a un doméstico que tenía tres días antes de ese mismo día que venía de Cartago, y dijo que no necesitaban sospechar que los vándalos tendrían una emboscada para la flota. Porque de nadie en el mundo se habían enterado de que un ejército venía contra ellos en ese momento, pero todos los hombres activos entre los vándalos habían hecho un poco antes una expedición contra Godas. Y por esta razón, Gelimer, sin pensar en un enemigo en su mente e independientemente de Cartago y todos los demás lugares en el mar, se alojaba en Hermione, que está en Byzacium, a cuatro días de distancia de la costa; de modo que les era posible navegar sin temor a ninguna dificultad y anclar donde el viento los llamara. Cuando Procopio escuchó esto, tomó la mano del doméstico y caminó hacia el puerto de Arethousa, donde estaba anclado su bote, haciendo muchas preguntas al hombre y buscando todos los detalles. Y subiendo a bordo del barco con él, dio órdenes de levantar las velas y tomar toda la velocidad para Caucana. Y dado que el dueño de la casa estaba en la orilla, pensando que no le devolvería al hombre, Procopius gritó, cuando el barco ya estaba en marcha, rogándole que no se enfadara con él; porque era necesario que el doméstico se reuniera con el general y, después de conducir el ejército a Libia, regresaría después de poco tiempo a Siracusa con mucho dinero en el bolsillo. dio órdenes de levantar las velas y hacer toda la velocidad para Caucana. Y dado que el dueño de la casa estaba en la orilla, pensando que no le devolvería al hombre, Procopius gritó, cuando el barco ya estaba en marcha, rogándole que no se enfadara con él; porque era necesario que el doméstico se reuniera con el general y, después de conducir el ejército a Libia, regresaría después de poco tiempo a Siracusa con mucho dinero en el bolsillo. dio órdenes de levantar las velas y hacer toda la velocidad para Caucana. Y dado que el dueño de la casa estaba en la orilla, pensando que no le devolvería al hombre, Procopius gritó, cuando el barco ya estaba en marcha, rogándole que no se enfadara con él; porque era necesario que el doméstico se reuniera con el general y, después de conducir el ejército a Libia, regresaría después de poco tiempo a Siracusa con mucho dinero en el bolsillo.

Pero cuando [14-2]llegaron a Caucana lo encontraron a todos en un profundo dolor. Para Dorotheus, el general de las tropas de Armenia, había muerto allí, dejando a todo el ejército una gran sensación de pérdida. Pero Belisario, cuando lo doméstico se le presentó y le contó toda su historia, se alegró muchísimo y, tras otorgar muchas alabanzas a Procopio, dio órdenes de dar la señal de partida con las trompetas. Y zarpando rápidamente tocaron las islas de Gaulus y Melita,[47] que marcan el límite entre los mares Adriático y Toscano. Allí se levantó un fuerte viento del este, y al día siguiente llevó las naves hasta el punto de Libia, en el lugar que los romanos llaman en su propia lengua "la cabeza de Shoal". Por su nombre es "Caputvada", y está a cinco días de viaje de Cartago para un viajero sin trabas.

XV

Y cuando llegaron cerca de la orilla, el general les ordenó que enrollaran las velas, arrojaron anclas de los barcos y se detuvieron. y llamando a todos los comandantes a su propio barco, abrió una discusión con respecto al desembarco. Entonces se hicieron muchos discursos inclinados a cada lado, y Arquelao se adelantó y habló de la siguiente manera:

"Admiro, de hecho, la virtud de nuestro general, que, aunque supera con mucho en el juicio y posee la mayor riqueza de [2-10]La experiencia y, al mismo tiempo, la celebración del poder solo, ha propuesto una discusión abierta y nos pide a cada uno de nosotros que hablemos, para que podamos elegir el curso que parezca mejor, aunque es posible que él decida solo sobre lo que es necesario y en su tiempo libre para ponerlo en ejecución como lo desee. Pero en cuanto a ustedes, mis colegas oficiales, no sé cómo decirlo fácilmente, uno podría preguntarse si cada uno no se apresuró a ser el primero en oponerse al desembarco. Y, sin embargo, entiendo que hacer sugerencias a aquellos que están entrando en un curso peligroso no le da ninguna ventaja personal a quien ofrece el consejo, pero como resultado general resulta culparlo. Porque cuando las cosas van bien para los hombres, atribuyen su éxito a su propio juicio oa la fortuna, pero cuando fallan, culpan solo a quien les ha aconsejado. Sin embargo, hablaré. Porque no es correcto para aquellos que deliberan sobre la seguridad el encogerse de la culpa. Estás pensando en desembarcar en la tierra del enemigo, compañeros oficiales; pero, ¿en qué puerto planeas colocar los barcos en condiciones de seguridad? ¿O en qué muro de la ciudad encontrarás seguridad para ti? ¿No has oído decir que este promontorio, es decir, de Cartago a Iouce, se extiende, dicen, durante un viaje de nueve días, sin puertos y abierto al viento desde cualquier lugar que pueda pasar? Y no queda una sola ciudad amurallada en toda Libia, excepto Cartago, gracias a la decisión de Gizeric. pero, ¿en qué puerto planeas colocar los barcos en condiciones de seguridad? ¿O en qué muro de la ciudad encontrarás seguridad para ti? ¿No has oído decir que este promontorio, es decir, de Cartago a Iouce, se extiende, dicen, durante un viaje de nueve días, sin puertos y abierto al viento desde cualquier lugar que pueda pasar? Y no queda una sola ciudad amurallada en toda Libia, excepto Cartago, gracias a la decisión de Gizeric. pero, ¿en qué puerto planeas colocar los barcos en condiciones de seguridad? ¿O en qué muro de la ciudad encontrarás seguridad para ti? ¿No has oído decir que este promontorio, es decir, de Cartago a Iouce, se extiende, dicen, durante un viaje de nueve días, sin puertos y abierto al viento desde cualquier lugar que pueda pasar? Y no queda una sola ciudad amurallada en toda Libia, excepto Cartago, gracias a la decisión de Gizeric.[48] Y uno podría agregar que en este lugar, dicen, falta agua por completo. Vamos, si lo deseas, supongamos que [10-17]alguna adversidad nos sobreviene, y con esto en mente, tome la decisión. Para aquellos que entran en concursos de armas no deben esperar ninguna dificultad no está en consonancia con la experiencia humana ni con la naturaleza de las cosas. Si, después de haber desembarcado en tierra firme, una tormenta cae sobre nosotros, ¿no será necesario que una de las dos cosas ocurra en los barcos, ya sea que huyan lo más lejos posible o perezca en este promontorio? En segundo lugar, ¿qué medios habrá para suplirnos con necesidades? Que nadie me mire como el oficial encargado del mantenimiento del ejército. Para cada funcionario, cuando se le priva de los medios para administrar su oficina, se lo reduce necesariamente al nombre y al carácter de una persona privada. ¿Y dónde depositaremos nuestras armas superfluas o cualquier otra parte de nuestras necesidades cuando nos vemos obligados a recibir el ataque de los bárbaros? No, en cuanto a esto, no está bien siquiera decir cómo resultará. Pero creo que deberíamos ir directo a Cartago. Porque dicen que hay un puerto llamado Stagnum a no más de cuarenta estadios distantes de esa ciudad, que está completamente desguarnecida y lo suficientemente grande para toda la flota. Y si hacemos de esto la base de nuestras operaciones, continuaremos la guerra sin dificultad. Y yo, por mi parte, creo que es probable que ganemos Cartago por un ataque repentino, especialmente porque el enemigo está lejos de él, y que después de que lo hayamos ganado no tendremos más problemas. Porque es una forma de compromiso de todos los hombres que cuando el punto principal ha sido capturado, colapsan después de no mucho tiempo.

Y [18-25]rechazarlo e ir en la dirección contraria. Y si navegamos directamente hacia Cartago y una flota hostil nos encuentra, los soldados permanecerán sin culpa, si huyen con todas sus fuerzas -porque una delincuencia anunciada de antemano lleva consigo su propia defensa-, pero para nosotros, incluso si venimos. a través de forma segura, no habrá perdón. Ahora bien, aunque hay muchas dificultades si permanecemos en los barcos, creo que será suficiente mencionar una sola cosa: por medio de la cual, especialmente, quieren asustarnos cuando tienen sobre nuestras cabezas el peligro de una tormenta. Porque si una tormenta cae sobre nosotros, una de dos cosas, dicen ellos, necesariamente les sobrevendrá a los barcos, ya sea que huyan lejos de Libia o sean destruidos en este promontorio. Entonces, ¿en qué circunstancias nos beneficiará más elegir? tener Entonces, ¿en qué circunstancias nos beneficiará más elegir? tener [25-31]solo los barcos destruyeron, o lo perdieron todo, hombres y todo? Pero aparte de esto, en este momento caeremos sobre el enemigo sin preparación, y con toda probabilidad saldremos como lo deseemos; porque en la guerra es lo inesperado lo que está acostumbrado a gobernar el curso de los acontecimientos. Pero un poco más tarde, cuando el enemigo ya haya hecho su preparación, la lucha que tendremos será una de fuerza igualada. Y uno podría agregar que quizás será necesario luchar incluso por el desembarco, y buscar lo que ahora tenemos a nuestro alcance, pero sobre el cual estamos deliberando como algo innecesario. Y si al mismo tiempo, cuando nos enfrentamos en un conflicto, también nos sobreviene una tormenta, como sucede a menudo en el mar, mientras luchamos tanto contra las olas como contra los vándalos, lamentaremos nuestra prudencia. En cuanto a mí, entonces, digo que debemos desembarcar sobre la tierra con toda la velocidad posible, aterrizando caballos y armas y cualquier otra cosa que consideremos necesaria para nuestro uso, y que debemos cavar una zanja rápidamente y arrojarnos una empalizada de una tipo que puede contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso, ya que nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". luego, digo que debemos desembarcar sobre la tierra con toda la velocidad posible, aterrizando caballos y armas y cualquier otra cosa que consideremos necesaria para nuestro uso, y que debemos cavar una trinchera rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir para nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". luego, digo que debemos desembarcar sobre la tierra con toda la velocidad posible, aterrizando caballos y armas y cualquier otra cosa que consideremos necesaria para nuestro uso, y que debemos cavar una trinchera rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir para nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". Digo que debemos desembarcar sobre la tierra con toda la velocidad posible, aterrizando caballos y armas y todo lo que consideremos necesario para nuestro uso, y que debemos cavar una zanja rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso, como nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". Digo que debemos desembarcar sobre la tierra con toda la velocidad posible, aterrizando caballos y armas y todo lo que consideremos necesario para nuestro uso, y que debemos cavar una zanja rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso, como nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". Aterrizar caballos y armas y cualquier otra cosa que consideremos necesaria para nuestro uso, y que debemos cavar una trinchera rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso ya que nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". Aterrizar caballos y armas y cualquier otra cosa que consideremos necesaria para nuestro uso, y que debemos cavar una trinchera rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso ya que nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". y que debemos cavar una trinchera rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien ataca nos. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". y que debemos cavar una trinchera rápidamente y arrojar una empalizada a nuestro alrededor de un tipo que pueda contribuir a nuestra seguridad no menos que cualquier ciudad amurallada que uno pueda mencionar, y con eso nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien ataca nos. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". y con eso, ya que nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". y con eso, ya que nuestra base debe continuar la guerra desde allí si alguien nos ataca. Y si nos mostramos valientes, no nos faltará nada en cuanto a provisiones. Para aquellos que tienen el dominio sobre su enemigo son señores también de las posesiones del enemigo; y es el camino de la victoria, primero invertir con todas las riquezas, y luego volver a dejarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". y luego volver a colocarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ". y luego volver a colocarlo en ese lado al que se inclina. Por lo tanto, para ambos, la posibilidad de seguridad y de tener una abundancia de cosas buenas yace en sus propias manos ".

Cuando Belisario dijo esto, toda la asamblea estuvo de acuerdo y [31-36]adoptaron su propuesta, y separándose unos de otros, hicieron el desembarco lo más rápido posible, unos tres meses después de su partida de Bizancio. E indicando un lugar determinado en la orilla, el general ordenó a los soldados y marineros cavar la trinchera y colocar la empalizada sobre ella. Y lo hicieron según las instrucciones. Y como una gran muchedumbre estaba trabajando y el miedo estimulaba su entusiasmo y el general los impulsaba, no solo se cavó la zanja el mismo día, sino que también se completó la empalizada y se fijaron las estacas en todo alrededor. Entonces, de hecho, mientras cavaban la trinchera, sucedió algo que fue totalmente asombroso. Una gran abundancia de agua surgió de la tierra, algo que no había sucedido antes en Byzacium, y además de eso, el lugar donde estaban era completamente sin agua. Ahora esta agua es suficiente para todos los usos de hombres y animales. Y al felicitar al general, Procopio dijo que se regocijaba por la abundancia de agua, no tanto por su utilidad, sino porque le parecía un símbolo de una victoria fácil, y que el Cielo estaba pronosticando una victoria para ellos. Esto, en cualquier caso, realmente sucedió. Así que para esa noche todos los soldados acamparon en el campamento, armando guardias y haciendo todo lo demás como era costumbre, excepto que Belisario ordenó que cinco arqueros permanecieran en cada barco con el propósito de un guardia, y que los barcos de la guerra debe anclarse en un círculo alrededor de ellos, teniendo cuidado de que nadie venga contra ellos para hacerles daño. no tanto por su utilidad, sino porque le parecía un símbolo de una victoria fácil, y porque el Cielo les estaba prediciendo una victoria. Esto, en cualquier caso, realmente sucedió. Así que para esa noche todos los soldados acamparon en el campamento, armando guardias y haciendo todo lo demás como era costumbre, excepto que Belisario ordenó que cinco arqueros permanecieran en cada barco con el propósito de un guardia, y que los barcos de la guerra debe anclarse en un círculo alrededor de ellos, teniendo cuidado de que nadie venga contra ellos para hacerles daño. no tanto por su utilidad, sino porque le parecía un símbolo de una victoria fácil, y porque el Cielo les estaba prediciendo una victoria. Esto, en cualquier caso, realmente sucedió. Así que para esa noche todos los soldados acamparon en el campamento, armando guardias y haciendo todo lo demás como era costumbre, excepto que Belisario ordenó que cinco arqueros permanecieran en cada barco con el propósito de un guardia, y que los barcos de la guerra debe anclarse en un círculo alrededor de ellos, teniendo cuidado de que nadie venga contra ellos para hacerles daño.

XVI

[1-5]

y por esta razón, pensé que no nos fallarían las cosas necesarias y, además, que el enemigo no nos haría daño por un ataque repentino. Pero ahora su falta de autocontrol lo ha cambiado todo y ha hecho todo lo contrario. Porque sin duda ha reconciliado a los libios con los vándalos, trayendo su hostilidad alrededor de ustedes mismos. Porque, por naturaleza, los que son agraviados sienten enemistad hacia aquellos que les han hecho violencia, y ha llegado a la conclusión de que han intercambiado su propia seguridad y una abundante provisión de [5-10]cosas buenas para algunas piezas de plata, cuando era posible para ti, al comprar provisiones de los propietarios dispuestos, no parecer injusto y al mismo tiempo disfrutar de su amistad al máximo. Ahora, por lo tanto, la guerra será entre usted y ambos vándalos y libios, y yo, al menos, digo más adelante que será contra Dios mismo, cuya ayuda nadie que haga mal puede invocar. Pero ¿dejas de invadir las posesiones ajenas y rechazas una ganancia que está llena de peligros? Porque este es ese tiempo en el cual, por encima de todos los demás, la moderación es capaz de salvar, pero la anarquía conduce a la muerte. Porque si presta atención a estas cosas, encontrará a Dios propicio, el pueblo libio bien dispuesto y la raza de los vándalos abierta a su ataque ".

Con estas palabras Belisarius despidió a la asamblea. Y en ese momento escuchó que la ciudad de Syllectus estaba distante a un día de viaje del campamento, yaciendo cerca del mar en el camino que conduce a Cartago, y que el muro de esta ciudad había sido derribado por un largo tiempo, pero el los habitantes del lugar habían hecho una barrera por todos lados a través de los muros de sus casas, a causa de los ataques de los moros, y protegían una especie de recinto fortificado; él, en consecuencia, envió a uno de sus lanceros, Boriades, junto con algunos de los guardias, ordenándoles que hicieran un intento en la ciudad y, si lo capturaron, no hacer daño en ello, sino prometer mil cosas buenas. y decir que habían venido por el bien de la libertad del pueblo, para que el ejército pudiera entrar en ella. Y llegaron cerca de la ciudad al anochecer y pasaron la noche escondida en un barranco. Pero al amanecer, reunión [10-14]gente del campo que entraba a la ciudad con carros, entraron silenciosamente con ellos y sin ningún problema tomaron posesión de la ciudad. Y cuando llegó el día, nadie había comenzado ninguna perturbación, convocaron al sacerdote y a todos los demás notables y anunciaron las órdenes del general, y recibiendo las llaves de las entradas de manos dispuestas, los enviaron al general.

El mismo día, el supervisor del puesto público desertó y entregó todos los caballos del gobierno. Y capturaron también a uno de aquellos que ocasionalmente son enviados a llevar las respuestas reales, a quienes llaman "veredarii"[49] ; y el general no le hizo daño sino que le dio mucho oro y, recibiendo promesas de él, puso en su mano la carta que el emperador Justiniano había escrito a los vándalos, para que se la diera a los magistrados de los vándalos. Y la escritura fue la siguiente: "Tampoco hemos decidido hacer la guerra a los vándalos, ni estamos rompiendo el tratado de Gizeric, pero estamos tratando de destronar a su tirano, quien, tomando a la ligera el testamento de Gizeric, ha encarcelado a su rey y lo mantiene bajo custodia, y los de sus parientes a quienes odiaba excesivamente los mataron al principio, y el resto, después de robarles la vista, se mantiene bajo vigilancia, no les permite terminar sus desgracias con la muerte. . ¿Por lo tanto, unen fuerzas con nosotros y nos ayudan a liberarnos de una tiranía tan malvada, para que puedas disfrutar la paz y la libertad. Porque te damos promesas en el nombre de Dios que estos [14-5]te llegaremos por la mano ". Tal era el mensaje de la carta del emperador. Pero el hombre que recibió esto de Belisario no se atrevió a publicarlo abiertamente, y aunque se lo mostró secretamente a sus amigos, no logró nada de importancia.



Title: History of the Wars, Books III and IV (of 8)

The Vandalic War

Author: Procopius

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...