Sucesión en la corona de los Aztecas, Prescott, William Hickling

http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/


SUCESIÓN A LA CORONA AZTECA NOBILIDAD SISTEMA JUDICIAL LEYES E INGRESOS INSTITUCIONES MILITARES

LA forma de gobierno difería en los diferentes estados de Anáhuac. Con los aztecas y los tezcucanos era monárquico y casi absoluto. Dirigiré mis investigaciones al sistema político mexicano, tomando prestada una ilustración ocasionalmente de la del reino rival.

El gobierno era una monarquía electiva. Cuatro de los principales nobles, que habían sido elegidos por su propio cuerpo en el reinado anterior, ocuparon el cargo de electores, a los que se agregaron, con un rango meramente honorario, sin embargo, los dos aliados reales de Tezcuco y Tlacopan. El soberano fue seleccionado entre los hermanos del príncipe difunto, o, en su defecto, de sus sobrinos. Por lo tanto, la elección siempre estuvo restringida a la misma familia. El candidato preferido debe haberse distinguido en la guerra, sin embargo, como en el caso del último Montezuma, él era un miembro del sacerdocio. Este modo singular de abastecer el trono tenía algunas ventajas. Los candidatos recibieron una educación que los capacitó para la dignidad real, mientras que la edad a la que fueron elegidos no solo aseguró a la nación contra los males de la minoría, pero permitió amplios medios para estimar sus calificaciones para la oficina. El resultado, en cualquier caso, fue favorable; ya que el trono, como ya se ha notado, fue ocupado por una sucesión de príncipes capaces, bien calificados para gobernar a un pueblo belicoso y ambicioso. El esquema de elección, por defectuoso que sea, argumenta una política más refinada y calculadora de lo que se esperaba de una nación bárbara.

El nuevo monarca fue instalado en su majestuosa dignidad con mucho desfile de ceremonias religiosas; pero no hasta que, por una campaña victoriosa, había obtenido un número suficiente de cautivos para honrar su entrada triunfal en la capital, y para proporcionar a las víctimas los ritos oscuros y sangrientos que mancharon la superstición azteca. En medio de esta pompa de sacrificio humano, fue coronado. La corona, que se asemeja a una mitra en su forma, y ​​curiosamente adornada con oro, gemas y plumas, fue colocada sobre su cabeza por el señor de Tezcuco, el más poderoso de sus aliados reales. El título de Rey, por el cual los primeros príncipes aztecas son distinguidos por los escritores españoles, es suplantado por el del Emperador en los últimos reinados, lo que da a entender, tal vez, su superioridad sobre las monarquías de Tlacopan y Tezcuco.

Los príncipes aztecas, especialmente hacia el final de la dinastía, vivían en una pompa bárbara, verdaderamente oriental. Sus espaciosos palacios fueron provistos con salas para los diferentes consejos, que ayudaron al monarca en la transacción de negocios. El jefe de estos era una especie de consejo privado, compuesto en parte, probablemente, de los cuatro electores elegidos por los nobles después de la ascensión, cuyos lugares, cuando quedaban vacantes por la muerte, eran inmediatamente abastecidos como antes. Era asunto de este cuerpo, hasta donde se puede deducir de los relatos muy sueltos que se le dan, aconsejar al rey sobre el gobierno de las provincias, la administración de los ingresos y, de hecho, sobre todos los asuntos importantes. de interés público.

En los edificios reales también se alojaba un numeroso guardaespaldas del soberano, compuesto por la nobleza principal. No es fácil determinar con precisión, en estos gobiernos bárbaros, los límites de las diversas órdenes. Es cierto que había una clase distinta de nobles, con grandes posesiones, que ocupaban los cargos más importantes cerca de la persona del príncipe y absorbían la administración de las provincias y ciudades. Muchos de ellos podrían rastrear su descendencia de los fundadores de la monarquía azteca. Según algunos escritores de la autoridad, había treinta grandes caciques, que tenían su residencia, al menos una parte del año, en la capital, y que podían reunir cien mil vasallos cada uno en sus propiedades. Sin confiar en esas declaraciones salvajes, está claro, del testimonio de los conquistadores, que el país estaba ocupado por numerosos caciques poderosos, que vivían como príncipes independientes en sus dominios. Es cierto que los reyes alentaron, o de hecho exigieron, la residencia de estos nobles en la capital, y requirieron rehenes en su ausencia, es evidente que su poder debe haber sido muy formidable.

Sus propiedades parecen haber estado en manos de varios titulares y haber estado sujetas a diferentes restricciones. Algunos de ellos, obtenidos por sus propias espadas o recibidos como recompensa de servicios públicos, se celebraron sin ninguna limitación, excepto que los poseedores no podían disponer de ellos ante un plebeyo. Otros tenían que ver con el tema masculino más antiguo y, en su defecto, volvieron a la corona. La mayoría de ellos parecen haber sido agobiados con la obligación del servicio militar. Los principales jefes de Tezcuco, según su cronista, estaban expresamente obligados a apoyar a su príncipe con sus vasallos armados, asistir a su corte y ayudarlo en el consejo. Algunos, en lugar de estos servicios, debían prever la reparación de sus edificios y mantener en orden las tierras reales, con una ofrenda anual, en homenaje, de frutas y flores Era habitual que un nuevo rey, en su ascensión, confirmara la investidura de fincas derivadas de la corona.

No se puede negar que reconocemos en todo esto varias características del sistema feudal, que, sin duda, no pierden nada de su efecto, de la mano de los escritores españoles, que son aficionados a trazar analogías con las instituciones europeas. Pero tales analogías conducen a veces a conclusiones muy erróneas. La obligación del servicio militar, por ejemplo, el principio más esencial de un feudo, parece ser naturalmente exigida por cada gobierno de sus súbditos. En cuanto a los puntos menores de semejanza, están muy lejos de ese sistema armonioso de servicio y protección recíprocos que abarcaba, en gradación agradable, todas las órdenes de una monarquía feudal. Los reinos de Anáhuac eran, en su naturaleza, despóticos, asistidos, de hecho, con muchas circunstancias mitigantes desconocidas para los despotismos de Oriente;

El poder legislativo, tanto en México como en Tezcuco, residía por completo con el monarca. Esta característica del despotismo, sin embargo, fue contrarrestada en cierta medida por la constitución de los tribunales judiciales -de mayor importancia, entre un pueblo grosero, que el legislativo, ya que es más fácil hacer buenas leyes para esa comunidad que hacerlas cumplir, y las mejores leyes, mal administradas, son solo una burla. Sobre cada una de las ciudades principales, con sus territorios dependientes, se colocó un juez supremo, nombrado por la corona, con jurisdicción original y final tanto en casos civiles como penales. No hubo apelación de su sentencia a ningún otro tribunal, ni siquiera al rey. Ocupó su cargo durante la vida; y cualquiera que usurpara sus enseñas fue castigado con la muerte.

Debajo de este magistrado había un tribunal, establecido en cada provincia, y que constaba de tres miembros. Tenía jurisdicción concurrente con el juez supremo en las demandas civiles, pero en el ámbito penal un recurso de apelación recaía en su tribunal. Además de estos tribunales, había un cuerpo de magistrados inferiores distribuidos por todo el país, elegidos por las propias personas en sus diversos distritos. Su autoridad se limitaba a causas más pequeñas, mientras que las más importantes se llevaban a los tribunales superiores. Todavía había otra clase de oficiales subordinados, nombrados también por el pueblo, cada uno de los cuales debía vigilar la conducta de cierto número de familias e informar cualquier desorden o infracción de las leyes a las autoridades superiores.

En Tezcuco los arreglos judiciales eran de un carácter más refinado; y una gradación de tribunales terminó finalmente en una reunión general o parlamento, que consistía en todos los jueces, grandes y mezquinos, en todo el reino, celebrados cada ochenta días en la capital, que el rey presidía en persona. Este organismo determinaba todos los pleitos, que, por su importancia o dificultad, habían sido reservados para su consideración por los tribunales inferiores. Sirvió, además, como un consejo de estado, para ayudar al monarca en la transacción de los asuntos públicos.

Tales son los avisos vagos e imperfectos que se pueden recoger respetando los tribunales aztecas, las pinturas jeroglíficas aún conservadas y los escritores españoles más acreditados. Estos, por lo general eclesiásticos, han tomado mucho menos interés en este tema que en asuntos relacionados con la religión. Encuentran algunas disculpas, sin duda, en la destrucción temprana de la mayoría de las pinturas indias, de las cuales se recopiló su información, en parte.

En general, sin embargo, se debe inferir que los aztecas fueron lo suficientemente civilizados como para envidiar una solicitud por los derechos tanto de la propiedad como de las personas. La ley, que autoriza un recurso ante la máxima judicatura sólo en asuntos penales, muestra una atención a la seguridad personal, que se vuelve más obligatoria por la extrema gravedad de su código penal, lo que naturalmente los habría hecho más prudentes ante una condena errónea. La existencia de varios tribunales coordinados, sin uno central de autoridad suprema para controlar el todo, debe haber dado lugar a interpretaciones muy discordantes de la ley en diferentes distritos, un mal que compartían en común con la mayoría de las naciones de Europa.

La provisión para hacer a los jueces superiores totalmente independientes de la corona era digna de un pueblo iluminado. Presentaba la barrera más fuerte, que una mera constitución podía permitirse, contra la tiranía. En realidad, no se debe suponer que, en un gobierno tan despótico, no se pudieran encontrar medios para influir en el magistrado. Pero fue un gran paso rodear su autoridad con la sanción de la ley; y hasta donde yo sé, ninguno del monarca azteca está acusado de un intento de violarlo.

Para recibir regalos o un soborno, ser culpable de colusión de cualquier manera con un pretendiente, fue castigado, en un juez, con la muerte. Quién, o qué tribunal, decidió en cuanto a su culpa, no aparece. En Tezcuco esto fue hecho por el resto de la corte. Pero el rey presidió ese cuerpo. El príncipe de Tezcucan, Nezahualpilli, quien raramente atenuaba la justicia con misericordia, mataba a un juez por aceptar un soborno, y otro por determinar los pleitos en su propia casa, un delito capital, también, por ley.

Los jueces de los tribunales superiores se mantuvieron del producto de una parte de las tierras de la corona, reservadas para este fin. Ellos, así como el juez supremo, mantuvieron sus oficinas de por vida. Los procedimientos en los tribunales se llevaron a cabo con decencia y orden. Los jueces llevaban un atuendo apropiado, y atendían los negocios durante las dos partes del día, cenando siempre, por el bien del despacho, en un departamento del mismo edificio donde tenían su sesión; un método de proceder muy elogiado por los cronistas españoles, para quienes el envío no era muy familiar en sus propios tribunales. Los oficiales asistieron para preservar el orden, y otros convocaron a las partes y las presentaron ante el tribunal. Ningún abogado fue empleado; las partes declararon su propio caso y lo apoyaron sus testigos. El juramento del acusado también fue admitido como prueba. La declaración del caso, el testimonio y los procedimientos del juicio, fueron presentados por un empleado, en pinturas jeroglíficas, y entregados a la corte. Las pinturas fueron ejecutadas con tanta precisión, que, en todos los juicios que respetaban los bienes inmuebles, se les permitió ser producidas como una buena autoridad en los tribunales españoles, mucho después de la conquista.

Una oración capital fue indicada por una línea trazada con una flecha en el retrato del acusado. En Tezcuco, donde el rey presidía la corte, esto, según el cronista nacional, se realizó con extraordinario desfile. Su descripción, que es más bien un elenco poético, le doy en sus propias palabras: "En el palacio real de Tezcuco había un patio, en los lados opuestos de los cuales había dos salas de justicia. En el principal, llamado el 'tribunal' de Dios, "era un trono de oro puro con incrustaciones de turquesas y otras piedras preciosas. En un taburete al frente, se colocó un cráneo humano, coronado con una inmensa esmeralda, de forma piramidal, y coronado por una aigrette de brillantes penachos y piedras preciosas. El cráneo estaba sobre un montón de armas militares, escudos, aljabas, arcos y flechas. Las paredes estaban cubiertas con tapices, hecho del pelo de diferentes animales salvajes, de colores ricos y variados, adornado con anillos de oro y bordado con figuras de pájaros y flores. Sobre el trono había un dosel de plumaje abigarrado, desde el centro del cual surgían resplandecientes rayos de oro y joyas. El otro tribunal, llamado 'el del rey', también estaba coronado por un magnífico dosel de plumas, sobre el que estaban estampadas las armas reales. Aquí el soberano dio audiencia pública y comunicó sus despachos. Pero, cuando decidió causas importantes, o confirmó una condena capital, pasó al "tribunal de Dios", al que asistieron los catorce grandes señores del reino, ordenados según su rango. Luego, poniéndose la corona mitrada, incrustada de piedras preciosas, y sosteniendo una flecha dorada, a modo de cetro, en su mano izquierda,

Las leyes de los aztecas fueron registradas y expuestas a la gente en sus pinturas jeroglíficas. Gran parte de ellos, como en todas las naciones imperfectamente civilizadas, se relaciona más con la seguridad de las personas que con la propiedad. Los grandes crímenes contra la sociedad fueron hechos capital. Incluso el asesinato de un esclavo fue castigado con la muerte. Los adúlteros, como entre los judíos, fueron apedreados hasta la muerte. El robo, de acuerdo con el grado de la ofensa, fue castigado con la esclavitud o la muerte. Sin embargo, los mexicanos no podían haber tenido una gran aprehensión de este crimen, ya que las entradas a sus viviendas no estaban aseguradas con cerrojos o cierres de ningún tipo. Era una ofensa capital quitar los límites de las tierras de otros; alterar las medidas establecidas; y para que un tutor no pueda dar una buena cuenta de la propiedad de su pupilo. Estas regulaciones evidencian un respeto por la equidad en las relaciones, y por los derechos privados, que argumenta un progreso considerable en la civilización. Los pródigos, que derrocharon su patrimonio, fueron castigados de la misma manera; una sentencia severa, ya que el crimen trajo su castigo adecuado junto con ella. La intemperancia, que era la carga, además, de sus homilías religiosas, fue visitada con las penas más severas; como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque. y para los derechos privados, que argumenta un progreso considerable en la civilización. Los pródigos, que derrocharon su patrimonio, fueron castigados de la misma manera; una sentencia severa, ya que el crimen trajo su castigo adecuado junto con ella. La intemperancia, que era la carga, además, de sus homilías religiosas, fue visitada con las penas más severas; como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque. y para los derechos privados, que argumenta un progreso considerable en la civilización. Los pródigos, que derrocharon su patrimonio, fueron castigados de la misma manera; una sentencia severa, ya que el crimen trajo su castigo adecuado junto con ella. La intemperancia, que era la carga, además, de sus homilías religiosas, fue visitada con las penas más severas; como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque. fueron castigados de la misma manera; una sentencia severa, ya que el crimen trajo su castigo adecuado junto con ella. La intemperancia, que era la carga, además, de sus homilías religiosas, fue visitada con las penas más severas; como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque. fueron castigados de la misma manera; una sentencia severa, ya que el crimen trajo su castigo adecuado junto con ella. La intemperancia, que era la carga, además, de sus homilías religiosas, fue visitada con las penas más severas; como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque. como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque. como si hubieran previsto en ella el cancro consumidor propio, así como de las otras razas indias en tiempos posteriores. Fue castigado en los jóvenes con la muerte, y en las personas mayores con pérdida de rango y confiscación de la propiedad. Sin embargo, una buena convivencia no estaba destinada a ser proscrita en sus festivales, y poseían los medios para satisfacerla, en un licor suave y fermentado, llamado pulque.

Los ritos del matrimonio se celebraban con tanta formalidad como en cualquier país cristiano; y la institución se celebró con tal reverencia, que se instituyó un tribunal con el único propósito de determinar las cuestiones relacionadas con él. Los divorcios no se podían obtener, hasta que lo autorizara una sentencia de este tribunal, después de una audiencia paciente de las partes.

Pero la parte más notable del código azteca era la relacionada con la esclavitud. Había varias descripciones de esclavos: prisioneros llevados a la guerra, que casi siempre estaban reservados para la terrible condena del sacrificio; criminales, deudores públicos, personas que, desde la pobreza extrema, renunciaron voluntariamente a su libertad, y niños que fueron vendidos por sus propios padres. En última instancia, generalmente ocasionado también por la pobreza, era común que los padres, con el consentimiento del maestro, sustituyeran sucesivamente a otros de sus hijos a medida que crecían: distribuyendo la carga, de la forma más equitativa posible, entre los diferentes miembros de la familia. La voluntad de los hombres libres de incurrir en las penalidades de esta condición se explica por la forma leve en que existió. El contrato de venta se ejecutó en presencia de al menos cuatro testigos. Los servicios exigidos fueron limitados con gran precisión. Al esclavo se le permitió tener su propia familia, para tener propiedades e incluso otros esclavos. Sus hijos eran libres. Nadie podría nacer de la esclavitud en México, una distinción honorable, desconocida, creo, en cualquier comunidad civilizada donde la esclavitud haya sido sancionada. Los esclavos no eran vendidos por sus amos, a menos que la pobreza los impulsara. A menudo fueron liberados por ellos al morir, y algunas veces, como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, se casaron con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio. Al esclavo se le permitió tener su propia familia, para tener propiedades e incluso otros esclavos. Sus hijos eran libres. Nadie podría nacer de la esclavitud en México, una distinción honorable, desconocida, creo, en cualquier comunidad civilizada donde la esclavitud haya sido sancionada. Los esclavos no eran vendidos por sus amos, a menos que la pobreza los impulsara. A menudo fueron liberados por ellos al morir, y algunas veces, como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, se casaron con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio. Al esclavo se le permitió tener su propia familia, para tener propiedades e incluso otros esclavos. Sus hijos eran libres. Nadie podría nacer de la esclavitud en México, una distinción honorable, desconocida, creo, en cualquier comunidad civilizada donde la esclavitud haya sido sancionada. Los esclavos no eran vendidos por sus amos, a menos que la pobreza los impulsara. A menudo fueron liberados por ellos al morir, y algunas veces, como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, se casaron con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio. una distinción honorable, no conocida, creo, en cualquier comunidad civilizada donde la esclavitud ha sido sancionada. Los esclavos no eran vendidos por sus amos, a menos que la pobreza los impulsara. A menudo fueron liberados por ellos al morir, y algunas veces, como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, se casaron con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio. una distinción honorable, no conocida, creo, en cualquier comunidad civilizada donde la esclavitud ha sido sancionada. Los esclavos no eran vendidos por sus amos, a menos que la pobreza los impulsara. A menudo fueron liberados por ellos al morir, y algunas veces, como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, se casaron con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio. como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, estaban casados ​​con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio. como no había repugnancia natural fundada en la diferencia de sangre y raza, estaban casados ​​con ellos. Sin embargo, un esclavo refractario o vicioso podría ser llevado al mercado, con un collar alrededor de su cuello, que denotaba su mal carácter, y allí sería vendido públicamente, y, en una segunda venta, reservado para el sacrificio.

Los ingresos reales se derivaron de diversas fuentes. Las tierras de la corona, que parecen haber sido extensas, hicieron sus devoluciones en especie. Los lugares en el vecindario de la capital estaban obligados a suministrar obreros y materiales para construir los palacios del rey y mantenerlos en reparación. También debían proporcionar el combustible, las provisiones y todo lo que fuera necesario para su gasto doméstico ordinario, que sin duda no era una escala limitada. Las principales ciudades, que tenían numerosas aldeas y un gran territorio dependiente de ellas, se distribuyeron en los distritos, con cada una de las tierras asignadas a ella, para su apoyo. Los habitantes pagaron una parte estipulada del producto a la corona. Los vasallos de los grandes jefes, también, pagaron una parte de sus ganancias en el tesoro público;

Además de este impuesto sobre todos los productos agrícolas del reino, había otro en sus manufacturas. La naturaleza y la variedad de los tributos se mostrarán mejor mediante una enumeración de algunos de los artículos principales. Estos eran vestidos de algodón y mantos de plumas, exquisitamente hechos; armadura adornada; jarrones y platos de oro; polvo de oro, bandas y brazaletes; cristal, dorado, y tarros barnizados y copas; campanas, brazos y utensilios de cobre; resmas de papel; grano, frutas, copal, ámbar, cochinilla, cacao, animales salvajes y aves, madera, cal, esteras, etc. En esta curiosa mezcla de las mercancías más hogareñas, y las elegantes superfluidades de lujo, es singular que no se mencione ninguna mención hecho de plata, el gran alimento básico del país en épocas posteriores, y cuyo uso ciertamente era conocido por los aztecas.

Se establecieron guarniciones en las ciudades más grandes, probablemente las de lejos y recientemente conquistadas, para mantener la rebelión y hacer cumplir el pago del tributo. Los recaudadores de impuestos también fueron distribuidos por todo el reino, que fueron reconocidos por sus insignias oficiales, y temidos por el rigor despiadado de sus exacciones. Por una ley estricta, cada moroso podía ser tomado y vendido como esclavo. En la capital había amplios graneros y almacenes para la recepción de los tributos. En el palacio se alojaba a un general de recepción, quien rendía cuentas exactas de las diversas contribuciones y vigilaba la conducta de los agentes inferiores, en quienes la menor malversación era castigada sumariamente. A este funcionario se le proporcionó un mapa de todo el imperio, con una minuciosa especificación de los impuestos evaluados en cada parte del mismo.

La comunicación se mantuvo con las partes más remotas del país por medio de correos. Las casas de correos se establecieron en las grandes carreteras, a unas dos leguas de distancia una de la otra. El mensajero, llevando sus despachos en forma de pintura jeroglífica, corrió con ellos a la primera estación, donde fueron llevados por otro mensajero y llevados al siguiente, y así sucesivamente hasta que llegaron a la capital. Estos correos, entrenados desde la infancia, viajaron con increíble rapidez; no cuatro o cinco leguas por hora, como nos haría creer un viejo cronista, pero con tal velocidad que los despachos se llevaban de una a doscientas millas por día. El pescado fresco se sirvió con frecuencia en la mesa de Montezuma en veinticuatro horas del momento en que se había tomado en el Golfo de México, a doscientas millas de la capital. De esta manera, la inteligencia de los movimientos de los ejércitos reales fue llevada rápidamente a los tribunales; y el vestido del correo, que denotaba por su color el de sus nuevas, esparcía alegría o consternación en las ciudades por las que pasaba.

Pero el gran objetivo de las instituciones aztecas a las que se dirigían por igual la disciplina privada y los honores públicos era la profesión de las armas. En México, como en Egipto, el soldado compartió con el sacerdote la mayor consideración. El rey, como hemos visto, debe ser un guerrero experimentado. La deidad tutelar de los aztecas era el dios de la guerra. Un gran objeto de sus expediciones militares era reunir hecatombes de cautivos para sus altares. El soldado, que cayó en batalla, fue transportado de inmediato a la región de dicha inefable en las brillantes mansiones del Sol. Cada guerra, por lo tanto, se convirtió en una cruzada; y el guerrero, animado por un entusiasmo religioso, como el de los primeros sarracenos, o el cruzado cristiano, no solo se elevó al desprecio del peligro, sino que lo cortejó, por la imperecedera corona del martirio.

La cuestión de la guerra se discutió en un concilio del rey y sus principales nobles. Los embajadores fueron enviados, previamente a su declaración, para exigir al estado hostil que reciba a los dioses mexicanos, y que pague el tributo acostumbrado. Las personas de los embajadores fueron consideradas sagradas en todo Anáhuac. Fueron alojados y entretenidos en las grandes ciudades a la carga pública, y fueron recibidos en todas partes con cortesía, siempre y cuando no se desvíen de las carreteras secundarias en su ruta. Cuando lo hicieron, perdieron sus privilegios. Si la embajada no tuvo éxito, se envió un desafío o una declaración de guerra abierta; se tomaron cuotas de las provincias conquistadas, que siempre estuvieron sujetas al servicio militar, así como el pago de impuestos; y el ejército real, generalmente con el monarca a la cabeza, comenzó su marcha.

Los príncipes aztecas hicieron uso del incentivo empleado por los monarcas europeos para excitar la ambición de sus seguidores. Establecieron varias órdenes militares, cada una con sus privilegios e insignias peculiares. Parece, también, haber existido una especie de caballería, de grado inferior. Era la recompensa más barata de la destreza marcial, y quien no la había alcanzado no podía usar ornamentos en sus brazos o en su persona, y se vio obligado a usar un material blanco grueso, hecho de los hilos del áloe, llamado nequen. Incluso los miembros de la familia real no fueron exceptuados de esta ley, lo que recuerda la práctica ocasional de los caballeros cristianos, usar armadura sencilla o escudos sin artilugios, hasta que hayan logrado alguna durísima hazaña de caballería. Aunque las órdenes militares fueron abiertas para todos,

El vestido de los guerreros superiores era pintoresco, y a menudo magnífico. Sus cuerpos estaban cubiertos con un chaleco de algodón acolchado, tan grueso que era impenetrable para los ligeros misiles de la guerra india. Esta prenda era tan ligera y útil que fue adoptada por los españoles. Los jefes más ricos a veces llevaban, en lugar de este cúter de algodón, una coraza hecha de finas planchas de oro o plata. Sobre ella se arrojó una sobrecubierta del magnífico trabajo de plumas en el que sobresalieron. Sus cascos eran a veces de madera, formados como las cabezas de animales salvajes, y a veces de plata, en la parte superior de la cual ondeaba un garbo de plumas abigarradas, salpicadas con piedras preciosas y adornos de oro. Llevaban también collares, pulseras y aretes, de los mismos materiales ricos.

Sus ejércitos fueron divididos en cuerpos de ocho mil hombres; y estos, nuevamente, en compañías de trescientos o cuatrocientos, cada una con su propio comandante. El estándar nacional, que se ha comparado con el romano antiguo, exhibió, en su bordado de oro y pluma, las insignias del estado. Éstos eran significativos de su nombre, que, como los nombres de las personas y los lugares se tomaron prestados de algún objeto material, se expresó fácilmente mediante símbolos jeroglíficos. Las compañías y los grandes jefes también tenían sus pancartas y dispositivos apropiados, y los llamativos matices de sus plumas multicolores le daban un deslumbrante esplendor al espectáculo.

Sus tácticas eran tales como pertenecer a una nación con la que la guerra, aunque un oficio, no se eleva al rango de una ciencia. Avanzaron cantando y gritando sus gritos de guerra, atacando con energía al enemigo, retirándose rápidamente y haciendo uso de emboscadas, sorpresas repentinas y la escaramuza ligera de la guerra de guerrillas. Sin embargo, su disciplina fue tal que provocó los elogios de los conquistadores españoles. "Una hermosa vista que fue," dice uno de ellos, "verlos partir en su marcha, todos avanzando tan alegremente, ¡y en un orden tan admirable!" En la batalla, no buscaron matar a sus enemigos, sino matarlos. y nunca se escaparon, como otras tribus norteamericanas. El valor de un guerrero se estimó por el número de sus prisioneros; y ningún rescate era lo suficientemente grande como para salvar al cautivo devoto.

Su código militar tenía las mismas características severas que sus otras leyes. La desobediencia de las órdenes fue castigada con la muerte. También era la muerte de un soldado el dejar sus colores para atacar al enemigo antes de que se le diera la señal, o para saquear el botín de otro o los prisioneros. Uno de los últimos príncipes de Tezcucan, en el espíritu de un antiguo romano, dio muerte a dos hijos, después de haber curado sus heridas, por violar la última ley mencionada.

No debo dejar de notar aquí una institución cuya introducción, en el Viejo Mundo, figura entre los frutos benéficos del cristianismo. Se establecieron hospitales en las ciudades principales para la cura de los enfermos y el refugio permanente del soldado discapacitado; y se colocaron cirujanos sobre ellos, "que eran mucho mejores que los de Europa", dice un antiguo cronista, "que no prolongaron la cura, para aumentar la paga".

Tal es el breve esbozo de la política civil y militar de los antiguos mexicanos; menos perfecto de lo que podría desearse, en relación con el primero, de la imperfección de las fuentes de donde se extrae. Quien haya tenido ocasión de explorar la historia primitiva de la Europa moderna ha encontrado cuán vaga e insatisfactoria es la información política que puede extraerse de los chismes de los analistas monásticos. ¿Cuánto es la dificultad aumentada en el presente caso, donde esta información, grabada por primera vez en el dudoso lenguaje de los jeroglíficos, fue interpretada en otro idioma, con el que los cronistas españoles estaban imperfectamente familiarizados, mientras que se relacionaba con instituciones de las que su experiencia pasada ellos para formar una concepción adecuada! En medio de luces tan inciertas, es en vano esperar una buena precisión de los detalles. Todo lo que se puede hacer es,

Sin embargo, se ha dicho lo suficiente para mostrar que las razas Azteca y Tezcucana estaban avanzadas en una civilización muy superior a las tribus errantes de América del Norte. El grado de civilización que alcanzaron, según lo inferido por sus instituciones políticas, puede considerarse, tal vez, no muy inferior al que disfrutaban nuestros antepasados ​​sajones, bajo Alfred. Con respecto a la naturaleza de la misma, pueden ser mejor comparados con los egipcios; y el examen de sus relaciones sociales y cultura puede sugerir puntos de semejanza aún más fuertes con los pueblos antiguos.





Prescott, William Hickling, 1796-1859. 
Historia de la conquista de México, con una visión preliminar de la civilización mexicana antigua, y la vida del conquistador, Hernando Cortés / Por William H. Prescott 
Centro de texto electrónico, Biblioteca de la Universidad de Virginia

Gracias a http://web.archive.org/



 http://jossoriohistoria.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado comparte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...